Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

30 de diciembre de 2006

La Vaina de Rodríguez Zapatero, como Masón

Lo cierto es que a estas altura del siglo, que “reputados” periodistas se empeñen en buscarle el invisible mandil masónico al presidente Zapatero, ya es colmo de los males de este país y más aún que quieran justificar su política bajo la egida masónica, es de bobos.

Aunque ello por un lado ello nos da la medida intelectual que tienen algunos de nuestros preclaros intelectuales a juzgar por sus trabajos empeñados en estas justificaciones, y por otro lado, lo que ya es peor, aunque cada uno que escriba lo que le venga en gana faltaría más, es ver el grado en que nos sitúa el mercado editorial que nos lanza productos como este de los periodistas Isabel Durán y Carlos Dávila que nos proponen como perita en dulce su último trabajo “La Gran Revancha

A mi personalmente no me parece mal que saquen a relucir membresías como las de su abuelo, pues están a disposición de los estudiosos como muchas otras en el Archivo de Salamanca y desde hace años, y como se dice en uno de los blogs digitales “Se reproducen de manera fidedigna los documentos que demuestran que el abuelo Lozano fundó y fue miembro activo de la logia masónica Emilio Menéndez Pallarés n.º15, de León.”

Y es más, esa logia pertenecía a la Gran Logia Regional del Noroeste** con sede en Gijón, en la cual había gran cantidad de reformistas, y sería una labor ingente en este blog dar datos y datos, que harian otra cosa que denotar que el abuelo de Zapatero fue masón, junto con otros muchos.

Cuestión ésta que no debería tener mayor trascendencia de no ser porque alguien se ha dedicado a cruzar relaciones como quien juega al trileo, aportando datos y escamotenado otros, como que la logia en la que trabajaba el capitán Lozano, la Menéndez Pallarés celebraba las tenidas masónicas en la fundación Sierra Pambley a cuya sede acudió en julio del 2006 Rodríguez Zapatero, auqnue lo hiciera en calidad de Presidente del Gobierno para inaugurar la casa museo propiedad de la Fundación Sierra-Pambley, y no para asistir a ninguna tenida masónica

Pero la vaina o pendejada no acaba aquí, sino que hay quien liando la madeja saca un viejo profesor francés de la Universidad de París II, un tal Jean Chalvidant, que parece dar carta de verosimilitud a la vaina en cuestión al calificar de "probable fancmasón", ya que Zapatero "Se define como 'rojo utópico y feminista, esto con otro titulo de D. Manuel Guerra: Bibliografía general y la especial para identificar a alguien como masón y el modo personal de hacerlo, son las últimas herramientas de estos ilustres investigadores.

Si hacemos caso a estas memeces, el Sr. Zapatero no podría estar en la Gran Logia de España, puesto que esta organización no admite mujeres, y además a los masones de la GLE los tengop por poco utópicos, al contrario estoy convencido de su pragmatismo, y ello por tanto desarticularía el entramado de cómo un hombre tan rojo y feminista pues estar en una organización tan conservadora en las formas y en los fondos.

Pretender que existe una adscripción efectiva a la Orden masónica de Rodríguez Zapatero a través de la Fundación Sierra-Pambley, (a la cual he tenido siempre como un ojito de la derecha leonesa) es tanto como decir que porque algún Ministro masón extranjero se haya sentado en la Zarzuela o en la Moncloa en visita oficial, allí se hayan tratado asuntos masónicos de vital importancia o haya una especie de logia secreta en el gobierno o en sus cercanías. Menos mal que tales investigadores ignoran el dato de que en la Diputación de León se publicó un libro sobre un famoso masón leonés ( Alfredo Nistal, leonés, socialista y masón) en 1992 y nadie se rasgó las vestiduras.

Señores, seamos serios. En los Premios de la Fundación Príncipe de Asturias, se han visto notables masones en y no por ello se acusa ni a la Fundación, ni a cualquiera de los organismos cerrcanos de ser células masónicas, o de estar en las cercanías de las logias. Que tendrá que ver el tocino con la velocidad.

Para más recochineo de la cuestión y ya que parecemos estar en el país de Alicia y las maravillas porque no seguimos haciendo paralelismos y decir que la utopía ilustrada del ex ministro asturiano D. Sr. César Álvarez Cascos podía deberse a un la herencia intelectual de un antepasado suyo masón por antonomasia fundador de varias logias masónicas en su Luarca natal, y que se llamaba de igual manera César Álvarez Cascos. **

Por no hablar de la afición del PP a las fundaciones, y a este tenor recodar que entre las que tiene en activo en Asturias está la Fundación Melquíades Álvarez, que fue un notable político masón de la logia Jovellanos dependiente de la Gran Logia Regional del Noroeste, y haciendo más extrapolaciones podíamos decir que seguramente que ello tiene el significado de que es el homenaje de una célula masónica de la derecha española al que pone como patrón a Melquíades Álvarez. Toma ya.

Eso sin utilizar la gran fuente informativa de estos dos periodistas en que se apoyan estos dos periodistas que es nada más ni nada menos que Don Ricardo de la Cierva, al que supongo que también será un agente doble que funciona como intoxicador nato de la masonería camuflado, ya que un antepasado suyo también fue un notable masón y algo le habrá tocado.

Puestas así las cosas decirles a los mencionados periodistas que sacar las cosas de quicio como pueden ver es muy fácil y en nuestro país las tesis complotistas se va instalando de tal manera que habrá que tentarse todo muy mucho los ropajes pues una vez se abra la caja de Pandora, la cosa se puede poner como de locos.

Ni la masonería necesita a Rodríguez Zapatero, cuya membresía masónica no traería nada más que problemas, a la vista de la que ya está cayendo solo con las apreciaciones de una supuesta membresía traída por los pelos de una gocha, que dirían en mi pueblo; ni el Presidente Zapatero necesita ser masón o tener el respaldo de la masonería para hacer su política, que además mucho me temo que más de la mitad de la escasa membresía masónica española, no le secunda en sus propuestas políticas.

Por tanto dejémonos de vainas, que se haga periodismo y no se juegue en honor a la Verdad con el pueblo español.

Victor Guerra

*Isabel Durán y Carlos Dávila. La gran revancha. La deformada memoria histórica de Zapatero. Prólogo de Stanley G. Payne. Temas de Hoy. Madrid, 2006. 317 pp. 19 €
** Sobre estos temas pueden ver los libros : La masonería en Asturias (1850-1938)

17 de diciembre de 2006

La documentación masónica (Comentarios al margen)


El Archivo de Salamanca conservará la documentación de la masonería, nos explica el periódico La Razón


- El Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del grado 33 y último del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España, Ramón Torres Izquierdo, ha informado del acuerdo alcanzado con el Ministerio de Cultura para que los papeles masónicos custodiados en el Archivo de Salamanca «continúen donde están»

Es de suponer que los papeles que estaban en Salamanca quedarán donde están por mucho acuerdo que haya. Digo yo.
1º Porque no son propiedad de la Gran Logia de España, ya que fueron requisadas a logias del GOE y de la Gran Logia Española
2º Porque, que se sepa, la Gran Logia de España no es hereditaria del Gran Oriente Español, por muchos acuerdos que haya firmado con el Sr. Foruria.
3º En que medida quedan el resto de los Supremos Consejos del Grado 33 de España (DH; GLSE)

. El 80 por ciento de esta documentación ya ha sido microfilmado en Salamanca, y se ha cerrado un compromiso con la Gran Logia de España para ampliar sus contenidos, entre los que se encuentran legajos masónicos del exilio español en México, país en el que muchos se establecieron al finalizar la Guerra Civil española.

Esa sí puede ser una documentación ,que puediera ser en parte, de la Gran Logia de España, dada la deriva hacia el conservadurismo masónico que se observó en buena parte de los integrantes de la masonería española en el exilio, auqnue hasta ahora nadie nos ha explicado esa deriva.
Tal vez tenga que ver con la acogida de los Hermanos españoles por parte de los cuerpos masónicos mejicanos.
Pero lo cierto es que no veo a mi paisano Juan Pablo García , Gran Comendador, en esas latitudes. Esa es una gran incónita que nadie explica ¿Qué pasó en el exilio mejicano ...?,
El porqué de esa deriva que tuvo el GOE y sus cuerpos masónicos hacia el conservadurismo anglosajón en Méjico..,
Lo cual llama la atención y más cuando hubo reflexiones muy acertadas como las que expusieron algunos Hermanos "En porqué nos fuimos de REAA? y cuya reflexión tuvo lugar también en Méjico.

Ramón Torres explicó que este compromiso ha quedado materializado con la firma de un convenio de colaboración con la Dirección General de Archivos y Bibliotecas, en el que se reconoce además la honorabilidad de los masones españoles, (suponemos que será extensivo a toda la masonería española (Liberal y regular) reconocimiento que el Soberano Gran Comendador espera que también suscriba el parlamentarismo español ya que, apuntó, «hay mejor sintonía con el actual Gobierno socialista que con el de José María Aznar».

Será digno de ver como se materializa ese reconocimiento de la honorabilidad puesto que si la GLE no reconoce a los Hermanos Masones liberales, como es posible que les alcance tal reconocimiento, puesto que el GOE podemos decir estaba más bien el ala liberal (Francia) que en la anglosajona.
Juegos malabares diplomáticos más difíciles se han visto..

Los comentarios en cursiva y en negrita de color son del autor del Blog:Victor Guerra

10 de diciembre de 2006

El auge de los albañiles de la razón


El Diario EL Comercio, (Asturias) nos ha dedicado a los masones un trabajo de investigación que se ha publicado el Jueves 7 de diciembre 2006 . Este es parte del trabajo.

En Asturias funcionan cinco logias masónicas, una de ellas femenina, dos de carácter mixto y otras dos masculinas, que agrupan a más de setenta personas
M. F. A./GIJÓN


No son ni una secta ni una religión sino más bien un club de hombres y mujeres libres que debaten, hablan, buscan la igualdad, la justicia y el perfeccionamiento del ser humano, siguiendo los dictámenes de un rito.
La masonería es por definición del diccionario una «sociedad secreta, extendida por diversos países del mundo, cuyos miembros, agrupados en logias, profesan la fraternidad y ayuda mutua». Y es también, por ese carácter esotérico y cerrado que ha adornado su pasado, un dechado de infundios, mitos y leyendas que, poco a poco, van cayendo en el olvido en un mundo globalizado por internet. Esa leyenda negra se dejó sentir de manera especial en España, donde la guerra civil persiguió a sangre a sus miembros. Había antes de 1936 más de 150 masones en Asturias y ahora son más de setenta. Y es que no fue hasta 1992 cuando se implantó la primera logia tras la democracia.


Ahora son cinco las que tienen sus talleres o templos en el Principado, la mayor parte en Gijón. Son la Gran Logia de España: Jovellanos, el Gran Oriente de Francia: Logia Rosario de Acuña, La Logia Progreso del Derecho Humano (en Oviedo), la Gran Logia Femenina de España: Estrella del Norte y la Gran Logia Simbólica, cuyo nombre en Asturias es La Indivisible.


Cada una de ellas responde a diferentes obediencias y, por lo tanto, su funcionamiento es distinto. Aunque, a grandes rasgos, todas ellas tienen una serie de elementos comunes. Para empezar su origen, que como dice un masón afincado en Gijón, «se pierde en la noche de los tiempos», es el mismo: el gremio de albañiles y arquitectos, del que heredan algunos de sus símbolos más conocidos como el compás y la escuadra con que adornan sus talleres y también un lenguaje que habla de planchas para referirse a temas a tratar en sus tenidas o reuniones, y yeso y teja para mentar el azúcar y el plato, entre otros muchos términos.


Y como su origen es arquitectónico y el primer templo del que existen datos concretos sobre su construcción es el de Salomón en Jerusalén, su era empieza con esas piedras y les hace vivir hoy en el año 6006. «Busco cultivarme»También les unen sus estrictas normas de entrada, el respeto a la tradición y los rituales y el objetivo común de buscar la libertad, la igualdad, la fraternidad, la tolerancia... En el fondo, la masonería se erige como una forma de ética alentada por valores universales que, según las diferentes obediencias, se consagra bien al Gran Arquitecto del Universo bien a la Humanidad.


Dicho de otra forma, aunque en las logias la religión y la política se queden de puertas afuera, unos tienen una visión deísta del mundo y otros no. En Gijón hay dos logias que son un perfecto ejemplo de ambos casos y de lo que se denomina los regulares y los que no lo son (la Gran Logia de Inglaterra otorga ese carácter que muchos no dan por válido).


La Gran Logia de España, con una veintena de miembros, trabaja al servicio del Gran Arquitecto del Universo y coloca textos sagrados -la Biblia en España, el Corán en un país árabe o 'La Torá' en uno judío, por ejemplo, aunque no se pregunta sobre la adscripción religiosa de sus miembros- en sus locales de reuniones. Rechaza de plano esta logia el proselitismo y limita sus discusiones a aspectos de orden filosófico y simbólico, sin hueco para temas sociales, como sí ocurre en las no regulares. «Busco cultivarme, no quedarme en lo superficial», dice uno de sus miembros gijoneses y añade que la masonería, sin imponer nada porque la libertad ha de ser absoluta, marca unos límites morales: «Es algo sutil, que te impregna de una ética diferente», explica y añade que los masones buscan aprender «a tallar su propia piedra», «a ser mejores personas». Un masón -concluye- «es un caballero de honor», que cree «en el valor de la palabra».


Esta logia está restringida estrictamente a los varones, lo mismo que ocurre con la Logia Rosario Acuña fundada en 2004, cuya obediencia es el Gran Oriente de Francia, con taller en La Calzada y 19 miembros. La suya es una sociedad más abierta. Sus miembros no tienen problemas en hablar y dar sus nombres. Víctor Guerra es su secretario y, lejos de cualquier secretismo, habla sin tapujos de lo que hacen sus hermanos, de los que incluso hace un retrato robot: «Es un hombre de entre treinta y pico y cuarenta y cinco años, de tendencia PSOE-IU», dice respecto a los suyos, mientras que entre los masones regulares retrata a personas entre los cincuenta y sesenta años con una profesión liberal y un nivel adquisitivo más alto. En esta logia sí se habla de política, de temas laicistas y sociales. De hecho, su obediencia, con 50.000 miembros en todo el mundo, debate este año de forma global sobre la apertura de las fronteras asiáticas y su impacto cultural.Su ritual de reunión es menos estricto que el de los "regulares".


De hecho, en la Gran Logia de España sus miembros acuden de traje a las tenidas, mientras que en el taller de La Calzada sirve la ropa 'casual'. Eso sí, todos han de aviarse como manda el ritual para empezar sus trabajos, con mandil y el collar que informa del rango.


Mixta es la Gran Logia Simbólica, que en Asturias se ha bautizado como Indivisible. Hace tres años y medio que funciona con hermanos de Asturias y Valladolid. Es común que en las logias haya miembros de otras regiones que se desplazan para asistir a las tenidas, así que no es extraño que después de tener su taller en El Entrego durante dos años, ahora se haya trasladado a la capital castellana. Surgió la logia con el ánimo de incorporar a las mujeres, ya que en aquel momento no existía ninguna agrupación en Asturias abierta a las féminas. Es esta una logia no regular, aunque entre sus trabajos no figuran los temas sociales.


Como bien indica su nombre es fundamentalmente filosófica y simbólica. Se dedica, como explica uno de sus miembros, a la formación personal, iniciática y simbólica, a trabajar aspectos éticos y filosóficos que sirven como una escuela de vida. Entre quince y veinte hermanos es la media de cualquier logia y la Indivisible no es una excepción, con una presencia femenina escasa que alcanza a un tercio de miembros. Muchos de los hermanos, los más veteranos con experiencia previa en agrupaciones sólo masculinas, conocen bien lo que supone la presencia femenina en el taller: «La mujer es más sensible hacia algunas cosas, así que es diferente la forma de llevar las tenidas, mientras que en las masculinas es todo mucho más militar».


Las mujeres asturianas pudieron convertirse en masonas primero a través de la Simbólica, pero ahora existe ya en la región la Gran Logia Femenina de España, constituida hace un año y que comparte el local gijonés del Gran Oriente de Francia . «Las mujeres llevan muy poco trabajando en España, pero son muy serias en lo que hacen», dice un masón afincado en Gijón que conoce su tarea. Porque, aunque pertenezcan a distintas obediencias, todos los masones se conocen y respetan.


Fue en 1984, bajo el auspicio de la obediencia francesa, cuando se creó en España el primer taller de mujeres, y no fue hasta 2005 cuando se constituyó la Gran Logia Femenina de España, que cuenta en Gijón con una agrupación que lleva el nombre de Estrella del Norte y que cuenta con una quincena de hermanas.


La última logia en incorporarse a las que existen en el Principado es la del Derecho Humano, con taller en Oviedo, bautizada como El Progreso y de carácter mixto. Esta es la única obediencia en la que en todos los talleres sin excepción trabajan hombres y mujeres. Se constituyó en octubre pasado y cuenta con unos quince hermanos, aunque el próximo 15 de diciembre se iniciarán dos mujeres y a principios de año habrá cinco hermanos más. Pedro Vila Santos, que se inició en el Gran Oriente de Francia («uno es liberal y cree en la igualdad del hombre y la mujer, esa fue una de las razones por las que cambié de obediencia») es el Orador de la única logia con taller en Oviedo, que empezó a funcionar como triángulo (el paso previo) en 2005.

2 de diciembre de 2006

LA MASONERIA COMO ESCUELA DE FORMACION


INTRODUCCION y ACLARACION SITUACIONAL

Anglosajona : Cantería= Beneficencia = GLUI
Las corrientes masónicas
Europea : Ilustración = Ciudadanía= GODF

Estas dos conceptualizaciones van a desarrollar dos métodos diferentes de trabajar y de entender el propio trabajo masónico.

La Corriente; Anglosajona: (Regular) Tenderá al trabajo interior y simbólico y se alineará con el “status quo” social, político y religioso, desarrollando principalmente actividades benéficas.

La Corriente Europea/Francesa. (Liberal) Aprovechando los símbolos y los instrumentos canteriles pero bebiendo del enciclopedismo y de la ilustración dará una vuelta de tuerca a la conceptualización del trabajo masónico, y adaptará las teorías liberales del XVIII, de libertad y ciudadanía para hacerlas suyas, con una premisa importante: la proyección del trabajo fuera de las logias, llegando a constituirse en ocasiones en un loby de opinión

En esta última tradición se envuelve el trabajo masónico en la España del siglo XIX y XX.

En el siglo XXI, las cosas retornan de nuevo a esas dos concepciones expresadas en la presencia de las dos ramas La Regular y La Liberal en suelo patrio: GLE (Regular u Ortodoxa) GODF; DH, GLSE (Liberal)

Es a través del trabajo interior de las logias, como coceptualizamos los masones la logia como un lugar de reunión y de debate, el cual se enmarca en un espacio de sociabilidad que se forma libremente, eso sí bajo unas condicionantes fuertes que obligan a la estructuración en función de unos códigos de relaciones internas muy potentes. Como diría Porset "un club jacobino"

Y a ello contribuye el RITO que se practica, el cual establece un orden, y sería a través de esa ritualización como “saldríamos del caos” en que nos envolvemos las personas en el medio societario.

El ordenamiento de las tenidas y puesta en escena constituye a la vez una interpretación de un universo, y los medios que se ponen para acceder a ese universo, por tanto, el Rito masónico se convierte en la fuente de interpretación del mundo en construcción en el que se inserta el masón, de ahí que los Rituales contengan una serie de aspectos doctrinales que intentan modelar el comportamiento e incluso influyen en la interpretación del universo masónico.

Los Reglamentos de las Obediencias Masónicas han de ser considerados como modelos de sociabilidad que se intentan poner aplicar en cada logia a modo y manera de ensayo de esa scoiabilidad.

Es evidente que este marco choca con la aplicación de la democracia, y más si tenemos como imagen, la de una sociedad que estuvo concebida para funcionar bajo el control social, por medio del mérito, o la coaptación o el interés; pero el aprendizaje de la democracia ha sido una labor que una determinada corriente masónica se ha empeñado en implantar dentro de sus trabajos, de ahí que se viva la democracia interna, y se intente reproducirla, y por último considerarla como un nexo político interno necesario y más con relación a la sociedad profana, dicho lo cual, la democracia constituye la ideología más evidente de la masonería .

Ante lo expuesto podemos argumentar que la sociedad masónica parte de tres parámetros importantes: La ciudadanía. La masonería al elevar al hombre a la condición suprema de la ciudadanía lo remite directamente a su posición en la “polis” en la sociedad, y por ende le otorga un a funcionalidad política, pasando el masón a ser un actor político, no de salón, puesto que su interpretación y concepción le entronca con una larga tradición cosmopolita y universalista que rompe con las barreras localistas o naionaliegas.

Este nuevo estatuto del hombre masón en una sociedad abierta que lo vincula directamente en su devenir, sin la intermediación religiosa, configura el camino de una Masonería que optará por trabajar por la construcción de la sociedad civil, desde un concepto de modernidad política, y ese pilar será la secularización, que es la forma en que algunas Obediencias masónicas participan en las producciones culturales de su época y aún hoy como lo hace el Gran Oriente de Francia

Por tanto el Laicismo no es un elemento exógeno y extranjero en el seno de los trabajos masónicos, al menos en la esfera de la masonería continental, sino que no es propio y consustancial al propio trabajo logial

Si la construcción del ciudadano se presenta como vértice de la “nueva ciudad” esto no se puede realizar sin la libertad y sin el derecho. De este principio se retroalimenta la masonería, que va a empeñarse en una constante demanda de una carta de los derechos fundamentales de la persona, y que se plasmará con la Carta de los Derechos del Hombre y luego en la de Los Derechos Humanos, que preside muchas logias.

Este largo preámbulo conceptual, que he expuesto, nos da el marco en el cual la masonería se desenvuelve ya que entiende que la regulación social comienza por la adquisición de conocimientos de todos los miembros de la sociedad con el fin “útil” de sacarlos de la ignorancia que es el primer paso para “hacerlos ciudadanos” y romper las barreras.

Un ejemplo de los expuesto en toda su dimensión la tenemos en el Manual del Grado de Compañero que nos dice:

“He aquí porque dentro del Grado de Compañero, que se os va a conferir
combatimos todas las esclavitudes y condenamos inicuas explotaciones, queremos
ciudadanos ilustrados y virtuosos; la ilustración aborrece las tiranías la
virtud forja e imprime virilidad para romper el yugo que envilece y degrada a
los individuos y a las sociedades.
Dadnos un pueblo instruido y tendréis un
pueblo libre y valeroso, capaz de acometer magníficas y venturosas empresas. El
ignorante es incapaz de derechos y materia aprovechable para los déspotas que
los explotan a su antojo.


Por ello podemos decir sin ambages que la vocación masónica ha sido esencialmente educadora y está claro que la materialización de ese fin último en el seno de las logias del siglo XIX se logra en un principio por el trasvase entre la cultura de las clases subalternas y la cultura dominante, y cuyos recursos y procedimientos fundamentales eran la oralidad y una auténtica fe en el dialogo, (Cuestión que aún persiste hoy) por tanto el tópico de una cultura masónica burguesa, se cae, en parte, cuando hayamos en el seno de la masonería a los primeros socialistas y anarquistas como ha sucedido en nuestra tierra asturiana con la inclusión de Mallada o Eleuterio Quintanilla.

Pero cuando esa misma función educadora la quiso llevar directamente la propia masonería fracasó, aunque hubo experiencias notables en 1818 en Mulhouse y bajo la dirección de un Hermano masón industrial y protestante y republicano y con el auspicio de la logia Perfecta Armonía se abrió una escuela para hijos de obreros.

En Marsella las logias se asociaron para fundar una casa para la instrucción de los jóvenes del pueblo y en Lyon los Hermanos Masones crearon la Sociedad de Instrucción Primaria del Ródano (1828) o los orfanatos para niños pobres. Pero en general eran proyectos sin mucha duración

Más éxito tuvieron aquellas otras experiencias educativas anexionadas con otros grupos, creando para ello redes vinculantes, multidireccionales y flexibles como pudiera ser la Escuela Neutra o los Ateneos, o las campañas para la creación de Ligas de enseñantes, o centros bibliotecarios

A la región asturiana todo ese compendio de deseos y de utopías le llega con bastante retraso, hay que tener en cuenta que la primera logia de la que tenemos constancia documental en Asturias es de 1850 Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad y tan solo duró unos dos años, hasta después de 1868 no se lanzaron los masones en Asturias a organizarse en logias, pues tampoco el espacio político y social dejaba suficiente margen para los trabajos logiales.

En esos primeros tiempos de reorganización en implantación los masones, en este caso los astures, va a estar más centrados en su propio desarrollo, aunque pasando los años las logias más asentadas y más estables, como la ovetenses, les rondará por la cabeza desarrollar algún tipo de sociedad educadora al modo de las Escuelas laicas, basadas en el modelo francés y que ya tenían alguna andadura en tierras españolas, como la Institución de la Escuelas Laicas que dio en Barcelona en 1883.

Hay que tener en cuenta que en la era finisecular se e estaban dando dos tipos de discursos, y más en el seno de la masonería, como era el tema laicista tanto en los ámbitos escolar como en el cultural, y este discurso se poralizaba en dos extremos uno de cortes burgués muy emparentado con la reforma escolar de la III República francesa apoyada por la masonería europea, y que además entroncaba con los ideales krausoinstitucionistas de la masonería asturiana compuesta mayoritariamente por profesores, abogados e industriales, y del otro lado estaba el laicismo revolucionario de talante proletario, muy propio de los núcleos anarquistas, los cuales tenían muy poca presencia aún en las logias astures, por no decir ninguna.

Tal vez el retraso que se hubo en nuestra tierra de incorporar al proletariado en el seno de las logias, y más concretamente a los elementos anarquistas, sea debido a que la burguesía masónica los veía como unos exaltados extremistas capaces de dinamitar el sistema establecido, lo que hizo que la labor educadora sobre una base universalista no fuera nada más que una deseo o un objetivo de largo plazo, pues carecían del impulso necesarios como articular tal movimiento, sin olvidar que a ello colaboraba el que estuvieran enfrascados en el desarrollo político del momento y en debates importantes contra los elementos reaccionarios y religiosos de la región (recuérdese en este punto las ligas antimasónicas que desarrollaba el Obispo Martinez Vigil, o las campañas antimasónicas de periódicos como La Cruz de la Victoria en constante debate con otro periódico masónico como La Verdad, en este campo si que los masones ovetenses hicieron piña y esfuerzos notables).

Queda como manifiesto de lo dicho el resumen que le envían al Soberano Gran Comendador, la logia Juan Gonzalez Río con fecha del 25 de enero de 1890 en la cual le dicen:

También hemos hecho extensivos nuestros trabajos aliados de los elementos afines
a la constitución del nuevo ayuntamiento, llevando al seno de aquella
Corporación seis hermanos y alcanzado mayoría los republicanos, derrotando en la
elección de Alcalde a las huestes pidalinas, que contaban seguro el triunfo. De
este hecho trascendental en la marcha progresiva de nuestra Institución en estos
valles, se han ocupado preferentemente los periódicos católicos y monárquicos de
esta capital, atribuyendo el triunfo de los demócratas a la influencia masónica
que consideran irresistible”

Por otro lado hay que tener en cuenta que el debate interno de las logias ovetenses, en un momento dado, versaba sobre la necesidad de incorporar a los obreros a los trabajos masónicos, y se argumentaba de esta manera:

“...Tengamos más que nunca especial cuidado al proponer la admisión de
profanos
trabajadores, procurando que sean de conducta intachable y que les
adornen dotes de virtud y honradez e inteligencia.... y sea realicen trabajos
prácticos que tengan resonancia en la vida profana y que al protestar contra los
actos reprobados de algunos anarquistas se haga patente el fin humanitario de la
masonería, .aunando todos nuestros esfuerzos, nuestra inteligencia y energía,
comencemos la lucha, noble, pero porfiada y ruda contra el crimen y la
ignorancia y contra la mal llamada Anarquía, tendiendo nuestra mano y abriendo
nuestros templos al Socialismo, como uno de los medios que pueden contrarrestar
las nefandas teorías del terror”


No hay duda que, en el siglo XIX, un obrero, obviamente alfabetizado -dado que esta es una de las condiciones imprescindibles para ser masón-, aceptado en una logia, accedía paulatinamente -si se aplicaba- a la posibilidad de ir aprehendiendo, no sólo la variada y compleja serie de usos y maneras conductuales típicas del ethos burgués (lo indispensable para poder ir a su primera tenida era agenciarse -comprarlo, alquilarlo o pedirlo prestado- un "aparente" y oscuro terno que, obviamente no tendría), sino también un verdadero abanico de conocimientos de cultura general, moral, estética, filosófica, simbólica y, obviamente, organizativa que, por otro lado, la clasista sociedad "profana" de la época -salvo algunas organizaciones del liberalismo radical y, quizás, algunas instituciones cristianas-, jamás le brindaría tan fácilmente.

Es decir, que si uno cualquiera de los miles de proletarios que se iniciaron en la masonería a lo largo del diecinueve, llegaba a ayudar en secretaría o a ser "Secretario", "Orador", o cualquier otra "dignidad" del "taller" o, simplemente, a "trabajar" en logia "trazando" "piezas de arquitectura" de cualquier índole o temática cultural, moral o filosófica, se le ofrecía con todo ello una excelente formación práctica para, entre otras muchas cosas, saber hablar en público, desarrollar, defender o debatir cualquier tema monográfico de discusión o formación interna y llevar, burocrática y orgánicamente, cualquier futuro tipo de sociedad reivindicativa, musical, cultural o de ocio y entretenimiento que él mismo quisiese crear con otros miembros de su clase social. Porque con toda su esotéricamente iniciática experiencia en el misterioso y discreto círculo "de la Acacia", no olvidemos que aquel humilde obrero aprendía también a: abrir libros de registro personal, de actas, de contabilidad, de cuotas, hacer expedientes, estadillos personales, llevar la correspondencia, etc., etc., etc.

Además, sus "hermanos" de logia le enseñaban a practicar la democracia interna de grupo, a responsabilizarse en el respeto a las elegidas jerarquías -más tarde secretarios, representantes o delegados de su sindicato, agrupación política u orfeón si fuese el caso-. Asimismo, lo educaban para saber conducirse consigo mismo primero, por medio de una mística e íntima moral interior, y con los demás integrantes de su grupo y de la sociedad en general después, por medio de una laica, cívica y autodisciplinada práctica de ética social. Deontología masónica de antigua y humanista tradición protestante que, a cualquier bien formado anarquista de los siglos XIX, XX y actual, desconocedor de la idiosincrasia masónica, fácilmente identificaría como "tribalmente" propia, así practicase la moral bakuninista, la spenceriana o la kropotkiana.
Victor Guerra:.
(Extracto de la conferencia realizada en el Ateneo Obrero de Gijón en su 125 Aniversario)

28 de noviembre de 2006

A DIOS ROGANDO Y CON EL MAZO DANDO

El tema del patrimonio masónico español, expoliado durante la cruzada por D. Francisco Franco, digamos que es la asignatura que aún le queda pendiente al masonismo español.

Nada más tomar tierra española los masones en el exilio mejicano y francés echaron a correr en pos de obtener el beneplácito de las autoridades del momento (Martín Villa) para poder registrarse como Asociación, una de las intenciones era reanudar los trabajos interrumpidos, las otras menos reconocidas eran hacerse con la "carta patente masónica española " o sea, quedarse con el espacio masónico al completo desplazando otras opciones, carta a la que jugó fuertemente el ala más conservadora de la masonería, la cual está en línea con la rama anglosajona.

La otra intención era hacerse con el gran patrimonio masónico español, que fue todo un botín de guerra que se llevó a cabo a base de miles de incautaciones, de requisas y sustracciones hasta lograr que los pocos masones que quedaron en España quedasen con una mano delante y otra detrás. Sin nada.

Aquí quedaron a merced de las autoridades franquistas cientos de locales, toneladas de mobiliario y decoraciones, joyas, emblemas , bibliotecas, dineros, y registros de toda naturaleza. Casi todo ello acabó en manos de Ulibarri el gran inquisidor del régimen que fue trasladando en vagones y en camiones hasta Salamanca todo cuanto pillaba, que en parte es lo que hoy constituye el grueso fondo del archivo masónico de Salamanca, a cual pertenece la logia allí expuesta, y me supongo que algunos fondos más que estarán a merced del archivo.

El resto se esfumó como los locales, los templos, etc fueron requisados y vendidos fueran estos propiedad de las logias o de los masones, ese fue el destino del edificio de la Gran Logia Regional del Noroeste, sito en la calle La Playa de Gijón (Asturias), lugar donde hoy se levanta un buen bloque de pisos.

De ese gran monto sabían los masones que retornaron, aunque algunos estaban más ilusionados por la recuperación de los trabajos que del patrimonio, pero sin embargo la masonería denominada regular española, siempre le tuvo echado el ojo a ese “gran tesoro masónico” y echo no solo sus cábalas de cuantificación sino que buscó afanosamente documentaciones y argumentaciones para aparecer ante las autoridades como los herederos legítimos de ese perdido patrimonio.

Esa ha sido uno de los grandes objetivos del anterior Gran Maestre de la GLE, el Sr. Sarobe, y del Soberano Comendador del Supremo Consejo del Grado 33 del REAA de la GLE (Gran Logia de España) el Sr. Torres Izquierdo, a los cuales siempre vemos vinculados a estos temas de intentar recuperar parte de ese patrimonio, no hay nada más que echar un vistazo a las hemerotecas para comprobar tal cosa.

Pero dejemos el tema que ya traté en febrero de este año con una colaboración titulada: LA VORACIDAD MASONICA.

Pero el afán por hacerse con parte de ese patrimonio vuelve hacerse patente por boca del Soberano Gan Comendador Sr. Torres que según algunos medios de comunicación ha alcanzado un acuerdo con el gobierno de Zapatero, tras intentarlo con el gobierno del Sr. Aznar con el cual había más sintonía, pero nunca se llegó a formalizar un acuerdo pues se hablaba en nombre de todos los masones españoles ???.

Los pocos intentos de hacer algo en conjunto, me refiero al conjunto de las Obediencias masónicas presentes en España, terminaron como el rosario de la aurora, pues cada uno quiere en función de sus intereses y potencia llevarse la parte del león, dejando al resto sin nada pues además eso llevaría implícito un reconocimiento institucional que es también muy buscado, pues de este modo el que lo consiga sería como el interlocutor válido.

Es la teoría que desarrolla la Gran Logia de España, “a Dios rogando y con el martillo dando” en el yunque del gobierno para hacerse pasar por los valedores natos del masonismo español. Me supongo que el Gobierno tendrá en cuenta de que hay más Obediencias masónicas implantadas en el territorio patrio y que más Supremos Consejos del Grado 33 en esta piel de toro.

Y es curioso y hasta paradójico, pues mientras que unos nos movemos en la dirección de que sean reconocidos los valores de la sociabilidad masónica y más en el período de la Guerra Civil, sin pedir más que aquello que obtuvieron otros colectivos, presos políticos, maquis, brigadas internacionales) y en el mismo plano de igualdad que los citados, otros Hermanos Masones pasan el día haciendo cábalas para ver de que modo se hacen con esa interlocución, entregando a cambio de mucho unos menguados archivos que en parte ya debían estar en el seno del patrimonio archivistito español.

Unos vamos con la idea de recuperar la memoria histórica, y para ello optamos con nuestros menguados medios por colocar en aquellos lugares en que fueron fusilados masones y no masones, de un bando y de otro, una placa en su recuerdo como lo haremos los masones del GODF en Enero del 2007 en el Cementerio del Sucu en Gijón, otros en cambio optan por pactos gubernamentales dejando de lado a otros Hermanos en su reivindicaciones.

Mientras las tumbas de los masones, como los nichos masónicos que se hallan en la parte civil de recinto funerario de Badajoz se mueren de asco, por no hablar de la “zona de nadie” en que se hallan las tumbas de los masones de Valladolid , se piensa en sus herencias pero apenas si se le tributa un merecido homenaje. Es la gran deuda que tiene contraía la masonería española.

Que le vamos hacer.

Tumba en el Cementerio de La Almudena, del Gran Maestre del GOE, en abandono total

Víctor Guerra


19 de noviembre de 2006

Masonería, y producción bibliográfica



La bibliografía masónica en España, después de unos años pegada fundamentalmente a la labor historiográfica y antimasónica, empieza tener un desarrollo que puede ser considerado importante en cuantidad, amén de interesante en calidad

Tras aquella apuesta del Hermano y amigo Victor Blanco, con la Editorial Compás, de carácter multidisciplinar y pluridiversa en su visión, que acabó como el rosario de la aurora, y con la salud de mi amigo.. y cuya experiencia aportó trabajos esenciales en la escasísima producción bibliográfica española “Diccionario de símbolos masónicos” de Farré; "Los Ritos Masónicos” de Langlet, o el “Pensamiento Masónico” de Mourges.

Los cuales cooperaron a abrir nuevas fronteras en el panorama masónico español aunque no sé con cuánta profundidad, si partimos de esa maldad que por ahí pulula de “que los masones españoles no leen” y más analizamos la situación actual y vemos que las nuevas generaciones se pegan al Internet para saber algo más, como si ello fuera el “arcano masónico por excelencia”, u observamos lo poco que cambian la situaciones internas y externas pese a la reflexiones sobre la evolución de la masonería en España.

En la década de los 90 empezaron a prodigarse libros escritos desde la vertiente masónica, Javier Otaola con su eterno y retitulado libro “La metáfora masónica”;o el infatigable Amando Hurtado desde su perspectiva simbolista, vertiente Gran Logia de Francia, aunque alejado de los buenos textos de Jean Verdún, o Barrat ..., pero no por ello menos interesante y con los cuales nos ha deleitado a los nuevos aprendices masones con notables trabajos titulados: “Porqué soy masón” o la “Respuesta Masónica”, in olvidar uno de los últimos “Nosotros Los Masones”.

Todos ellos abren una nueva reflexión desde la llamada masonería liberal.

Pero el gran empuje, ya metidos en el siglo XXI ha venido desde la vertiente masónica regular, esa rama masónica que se levanta cada día diciendo que es la más guapa, la única y la originaria, y que de una parte acá está desarrollando toda una labor editorialista importante, aunque siempre instalada en el marchamo de “regularidad y ortodoxia”, echando al abismo a todo aquello que se sitúa fuera de sus parámetros,

En ese contexto encontramos libros como el de César IzquierdoConversaciones con un masón” o el libro que se sitúa plenamente en este axioma de “verdad revelada” y absoluta que conforma el libro de Jorge Blascheek y Santiago Río “La Verdadera Historia de los Masones”. Sobre algunos de los cuales ya he hecho mi peculiar reconsideración en este blog.

En estos días ha llegado al mercado español dos interesantes libros desde la vertiente “regular” : “La Hermandad. Claves y Secretos de la Masonería” de Tin Dedopulos, libro preciosista e interesante, y equilibrado en Edicciones Robinbook., y el libro de gran formato de W. Kirk MacNutlty: “Masonería : símbolos, secretos y significado” editado por la editorial Electa, de Radon House Mondadori, que aporta para su desarrollo unas 386 ilustraciones.

Pero para que vean que su autor peca de “dogmático” a carta y cabal, lo cual me indica que España es tierra de promisión masónica para La Gran Logia de Inglaterra, y de ahí esa profusión de trabajos en los cuales inciden, como lo hace Kirk con el matillo de herejes de que todos “los masones deben creer en una deidad” y lo hace desde la perspectiva para colmo de gracia de facilitar una información real y veraz sobre los principios de la masonería , su orígenes y para combatir los tópicos y confusiones, y por ello afirma de que los masones juran sus obligaciones sobre el “volumen de la ley sagrada” y por tanto a aquellas logias que no estén en línea de con estas premisas los “auténticos masones” no pueden acudir.

O sea que todos los que no estamos dentro de ese lindero ortodoxo que marca, no la francmasonería, sino la Gran Logia Unida de Inglaterra, no somos masones “enteros” sino un espécimen con mandil.


Es pena que alguien que se denomina masón y que publica un gran libro como el que nos ha presentado Mondadori, lo emborrone con una pragmática dogmática de esa naturaleza y estilo, no se capaza de dar a conocer, que amén de que él se sitúe en donde quiera situarse ha otras masonerías tan regulares de origen y desarrollo como su Gran Logia de Inglaterra, donde no se habla ni de religión ni de política pero donde el claro anglicano y la monarquía está presidiendo toda la Gran Logia, eso lo llaman respeto y dolencia.

Menos mal que nos quedan al menos las ilustraciones y algunos capítulos interesantes, si exceptuamos las perlas que se dedica a los masones "irregulares".


He dicho.

12 de noviembre de 2006

Las chicas de la logia



María José Lacalzada presenta 'Mujeres en masonería', obra en la que se desmiente la idea de que sólo hubiera varones

ALBERTO PIQUERO/GIJÓN

La leyenda sitúa el inicio de la masonería en tiempos tan remotos como el de Hiram Abif, supuesto arquitecto del Templo de Salomón. María José Lacalzada nos remite a la documentación histórica, «a la Gran Logia de Londres, de 1717, y a las Constituciones de Anderson, de 1723», con el ideario de la «fraternalidad universal y la perfectibilidad humana». Sin embargo, las Constituciones de Anderson se olvidaban de incluir en esos propósitos a la mujer: «Se la consideraba tutelada por el padre o por el marido».
Nacida en Logroño y domiciliada en Zaragoza desde hace veinticinco años, la doctora en Historia, María José Lacalzada, presentó ayer en la Librería Central, de Gijón, el libro 'Mujeres en masonería', un desmentido a la idea tópica de que sólo ha habido varones en las logias masónicas.
Con anterioridad, sus investigaciones las había dedicado al movimiento obrero en La Rioja, a la biografía de Concepción Arenal y al humanismo liberal y socialista europeo. En este caso, el fragmento histórico elegido es el que abarca desde 1868 a 1938, «para redondear», dice, «teniendo en cuenta que en 1868 se produce la Revolución contra Isabel II, lo que permitiría asentarse a la masonería a partir de 1870. Y que en 1938, a consecuencia de la guerra civil, los masones hubieron de marchar al exilio».
Sería el Gran Oriente de Francia la logia que abriría levemente las puertas, mediante el rito de adopción, «que permitía a las mujeres llegar hasta el pórtico y ocuparse en asuntos de beneficencia, pero no del trabajo serio de la construcción masónica».
En España, «el Gran Oriente mantuvo el rito de adopción; sin embargo, comenzaron a desarrollarse otras logias que fueron más sensibles a la integración femenina, y algunas mujeres llegaron a ocupar altos cargos, como secretario u orador».
En Asturias, señala tres ejemplos: Salvadora Vigón, que fue guardatemplo externo; Eulalia Menéndez Vizcaíno, que obtuvo el Grado Tercero en el Taller del Gran Oriente de España, y Rosario Acuña, Venerable Maestra Honoraria en una logia exclusivamente compuesta por hijas de Eva.
Esa apertura volvería a cegarse con «la reconducción de Miguel Morayta del Gran Oriente Español, que vuelve al ritual de adopción y penaliza a las mujeres que habían accedido a grados y títulos». La crisis de fin de siglo desarticula a la masonería, aunque en el plano internacional se crearía en 1893 la primera logia mixta, en París, llamada Derecho Humano, que tendrá su correspondencia en España durante la dictadura de Primo de Rivera.
La República favorece la antesala de una masonería femenina con entidad por sí misma, pero el tajo de la insurrección militar la corta de cuajo. El perfil de las mujeres que a lo lago del siglo XIX se incorporaban a la masonería era el de «amas de casa; artistas como Esmeraldina Cervantes, hija del arquitecto Cerdá, o pequeñas empresarias de la rama del comercio».La inquina que la masonería suscitó en Franco, la explica Lacalzada «dentro del contexto de la segunda guerra mundial, que despertó un sentimiento antimasónico muy fuerte. Aunque Franco lo superó con creces.
También es posible que sea cierto que Franco quiso adherirse a una logia y que algo se vio en su temple por lo que se le rechazó. Si se le hubiera aceptado, tal vez la Historia de España reciente hubiera sido otra...», concluye.

28 de octubre de 2006

POLITICA Y RELIGION DOS CUESTIONES CONTROVERTIDAS EN MASONERIA



Dos cuestiones asaltan a todo aquel que entra en Masonería, y son dos cuestiones que a fuerza de oírlas se han hecho tópicas, pues se repiten una y otra vez, y por tanto se han quedado prendidas de la psique masónica, tantoen los miembros de una como de otra tendencia o raiz masónica, bien se trate de la “regular” o “liberal”, de la bíblica o de la secularizada, al final siempre se oye la misma cantinela, en el seno de la logia, que en las tenidas está prohibido hablar de política y religión.

¿Pero de dónde parte esta prohibición..? Se pregunta el neófito Aprendiz que calza sus guantes por primera vez, o el Compañero que levanta su baveta interrogándose ante tal landmark, hasta el Maestro, si es que aún se lo pregunta, pues tanta es la insistencia que ya se da por hecho la prohibición, que a estas alturas no debe ni siquiera plantearse en el fuero interno de algunos Hermanos.

Nos hemos acostumbrado en masonería a tanto tópico que nadie se interroga desde el espíritu libre que debemos encarnar sobre las cosas, por eso mismo siempre planteo reflexiones nacidas al calor de la duda.

Como antes comentaba la prohibición nace o se encuentra en las Constituciones de Anderson de 1723, en las que se recoge, en los Deberes de un francmasón, en su primer apartado sobre Dios y la Religión, en el que dice: “El masón está obligado por su carácter a obedecer la ley moral, y si debidamente comprende el arte, no será jamás un estúpido ateo, ni un libertino irreligioso. Y aunque en tiempo antiguos los masones estaban obligados a pertenecer a la religión dominante en su país, cualquiera que fuese, se considera hoy mucho más conveniente obligarlos tan sólo a profesar aquella religión que todo hombre acepta, dejando a cada uno libre en sus individuales opiniones…”

Esto es lo que nos expone Anderson, luego en un segundo apartado Del Jefe del Estado y sus subordinados. Dice el pastor Anderson que: El masón ha de ser pacífico súbdito del Poder civil doquiera que resida o trabaje...”

En el capitulo VI, que trata de la Conducta. 1 En la logia durante los Trabajos en el apartado 2, dice: “..Por tanto no se habrán de promover disputas ni discusiones en el recinto de la logia y mucho menos contiendas sobre religión, nacionalidades y formas de gobierno, pues como masones solo pertenecemos a la religión universal antes citada y también somos de todas las naciones, razas y lenguas y nos declaramos contra toda política, que nunca condujo ni conducirá al bien de la logia. Este deber se ha mantenido y observado siempre estrictamente; pero en especial desde la Reforma en Britania y la secesión de la Iglesia Romana”.

A más de esto, tenemos las Marcas o los antiguos landmarks, que los hay muchos , y variados.

Así el Manuscrito Regius de 1390 nos dice, “Quienes deseen ser masones y practicar el arte masónico han de amar a Dios y a su santa Iglesia”. Este manuscrito nos habla de que: “.. No debe haber disputas ni contiendas…” y ahí se acaba su advertencia, salvo que más adelante nos ordena “…obedecer las leyes del país

No quisiera cansaros con la larga lista de marcas y landmaks, que hubo, sobre manera a partir de 1723, en los cuales machaconamente se nos repite que debemos creer en Dios, y que nuestros libros deben ser los sagrados, y que debemos ser conformistas con el poder.

Es evidente que han pasado los tiempos, y que esa condición de la creencia y el respeto religioso y político de los masones, [sin saber apenas nada de la historia de Inglaterra y Escocia, salvo por las referencias bibliográficas y cinéfilas] deben responder más bien a una actitud que buscaba la masonería de entonces, de entroncar con un conformismo en lo religioso y en lo político, para no alterar la paz de las logias, y guardar el “estatus quo” de éstas y de sus dirigentes, pues no en vano en aquellos momentos el “orangismo empezaba a perfilarse en el ala liberal, Whig: de religión protestante alrededor de la cual brotan ciertas ramas disidentes, rodeado el conjunto por una corola de creyentes latitudinarios (latitudo en latín amplitud) y completando todo ello con un funcionamiento de un Parlamento , a la sombra de la Hill o Rights (Declaración de Derechos), en el que dirimen sus diferencias las fracciones de la oligarquía

Nos sigue exponiendo en este caso, Pedro de la Llosa, que este estado de cosas sigue durante el siglo XVIII y XIX con una cierta compostura aceptando el consenso entre la aristocracia rural y la burguesía, dibujando, yo creo lo que en parte acontecía en el interior de las logias.

Me ha llamado la atención, y os hago llegar a vosotros esta reflexión: Porqué esa insistencia de que la religión no esté en las logias, para después a renglón seguido entablar todo un desarrollo de deberes, creencias y leyendas basadas en hechos religiosos. Me pregunto ¿ No es en sí mismo una contradicción?.

No hubiera sido interesante en ese momento haberse quedado en la base andorsiana de es “más conveniente obligarlos tan sólo a profesar aquella religión que todo hombre acepta, dejando a cada uno libre en sus individuales opiniones”.

Pero supongo que todo el posterior desarrollo tendió a incidir en los más diversos aspectos religiosos por mantener ese estatus del que he hablado, pues no se entiende sino que se prohíba hablar de religión en las logias, y atizar a la membresía con todo un catálogo religioso partidista, y con obligaciones de creencia que van desde la Trinidad, a la trascendencia del alma, pasando por la reencarnación sea esta cristiana, católica, musulmana o hebrea.

Es de suponer que todo este estado de cosas, Landmaks y Marcas, chocaban una y otra vez con la incipiente posición racionalista europea, y más aún con la de los enciclopedistas franceses, y pasando el tiempo era inevitable que tal cuestión pesara y mucho en el fuerte mundo librepensador que pobló las logias francesas del Gran Oriente de Francia, que rectificaron aquella cláusula de 1849 de que “La francmasonería tiene por principio la existencia de Dios y la inmortalidad del alma” por la que hoy aún reza en nuestra Orden y que se instituía en 1877 : “La masonería tiene por principios la tolerancia mutua, el respeto a los demás y así mismo y la absoluta libertad de conciencia”

De este modo el GODF restituyó su constitución, volviendo al estado que tenía de conformidad con la primera Constitución de la Gran Logia de Inglaterra, en la cual nada se dice acerca de la creencia en Dios y la inmortalidad del alma.

Porqué entonces esa pertinaz insistencia de la regularidad masónica en seguir insistiendo en esas dos cuestiones que no hacen nada más que separarnos, y que sitúa a algunos hermanos, por ejemplo de la GLE, en una difícil posición, si son agnósticos o inclusos ateos, o militantes políticos al tener que negar ambas realidades como realidades de su mabito personal, y tener que pasar por lo que no son, o porqué no pueden manifestarse en lo político o lo religioso, y tener que quedarse en el mundo de lo simbólico?

¿Es respetable y por tanto es éticamente tal postura y tal obligación, dentro de la concepción masónica?… ¿Me pregunto?

Y no creáis que me invento nada, esa concepción y esos landmarks son los que inciden en la naturaleza de los trabajos que abordamos, y sino aquí tienen una pincelada.


GRAN LOGIA NACIONAL DE FRANCIA (1975) (GLNF) (Masonería bíblica)
Rito Francés Tradicional: Estudio de los grandes principios tradicionales cristianos y masónicos.
Rito de Escocés Rectificado: Estudio del medio masónico lionés de 1730 (nacimiento de Villermoz y el Convento de Wilhelmsbad
Rito de Emulación: Rol y función de los Oficiales dentro de la Masonería de tradición inglesa

DERECHO HUMANO (DH- 1975) (Masonería esotérica laica)
Tema Social: Como asegurar la circulación de las ideas y de los hombres en el mundo?
Tema Masónico: El juramento masónico

GRAN LOGIA FEMENINA DE FRANCIA (GLFF- 1975)
Tema filosófico: De la angustia a la serenidad
Tema simbólico: Vivir es transsmitir
Tema Laico:

GRAN LOGIA DE FRANCIA. (GLF -1975 )
La iniciación del maestro y su tiempo: crisis de conciencia tomada como consciencia
La Orden pervertida
La conjunción de los iniciados

GRAN ORIENTE de FRANCIA ( GOdF -1975 ) Masonería secularizada
Numerosas publicaciones abordan el plan técnico y económico y la eventualidad de crisis “cero” dentro de los países industriales. Cual sería la posición de la Franc-masonería de cara a este problema.
Como llevar adelante la formación de los masones?
La franc-masonería paga igualmente el trabajo intelectual y manual.¿ Cómo obrar para que el trabajo manual tenga su valor y su sitio en el sociedad?
La paz en el mundo reposa seguramente sobre una equidad en el reparto de las riquezas y productos materiales e intelectuales entre todos los hombres de cualquier origen. Vías y medios de poner en ejecución tal cuestión (2 año)


Por eso el GOdF, está siendo consecuente con una tradición antigua, que respeta al hombre y le deja en libertad ,lo que coopera a que se uno se respete así mismo, no teniendo que ni mentir o buscar subterfugios para estar en masonería, pues cada uno es libre de pensar y obrar en absoluta libertad de conciencia.

Esta es la razón por la cual nosotros, masones del Gran Oriente de Francia sí podemos llamarnos librepensadores, y no así otros hermanos que se envuelven en tal bandera, pero su razón está cegada al esclarecimiento por diversos Lanmarks y Marcas, que le coartan y le mutilan como hombre o mujer, y como no, como masón libre, pues es deber como tal miembro de una determinada masonería a creer en una trascendencia. ¿ Es eso libertad de pensamiento..?.

Victor Guerra.

16 de octubre de 2006

Pepe Rodríguez de la Investigación a las casquería masónica

El confesionario masónico de Pepe Rodriguez

Es duro tener que decir de un colega de la pluma que se está situando en la sección de la casquería masónica, y que es una especie de “Leo Taxil profano”, pero no puede ser de otra manera, cuando se pergeñan citas y comentarios como las que ha pergeñado Pepe Rodríguez en su libro “Masonería al descubierto”, no es para menos, y eso como dice alguno, que yo he salido bien librado del tema por varias razones y hasta debería a tenor de los alateres que le han salido a Pepe Rodríguez desde los minaretes masónicos, estarle como agradecido.

Pero las razones de porque escribo contra ese libro, y al margen de aparezca en su recetario bibliografico, decir al respecto de esa bibliografía al cierre del libro, que está claro que sirve para lo que sirve, amén de para rellenar páginas, y para decir que tiene fuentes interesantes.
La mayor parte de ella, digamos que el 99% no sirve nada más que para algunas páginas de esas 97 primeras páginas que citaba en el post anterior, lo demás está escrito con qué y como.... fuentes... entrevistas...de quién, como y cuando...?

Por lo caul todo lo demás ha sido un desarrollo de argumentos sin apenas apoyatura bibliográfica, pues las citas de autoridad son mínimas, y es más, hay referencias bibliograficas que se han excluido de forma premeditada, porque sus contenidos han sido utilizados por el autor del libro como posiciones u opiniones propias, cuando realmente esos textos son de otros autores que van desde Manuel Ayllón, pasando por textos que se han tomado del que esto suscribe, aunque sean notas retocadas y maquilladas pero se toman prestadas s para colocarnos como ejemplo del “hacer masónico”

Tal vez el mayor valor no está en ser citado en la bibliografía o ser participe de una acción masónica, sino en que haya utilizado un texto como el que toma prestado del libro: El Gran Oriente de Francia en Asturias. Las logias gijonesas de 1850-2004, que se publicó en Mayo del 2004 con motivo del Levantamiento de Columnas de la Logia gijonesa Rosario de Acuña del Gran Oriente Francia http://www.asturmasón.es , y donde se ha huido en todo momento del casquerío y la venganza editorial, y más cuando había habido problemas de enfrentamientos personales gordos, pues bien se intentó hacer una historiografía objetiva y alejada de estos dime y diretes, de colocar a este y poner a parir al otro, porque bebe o porque le gustan las otras de “papo”.

Eso es lo que hace Pepe Rodríguez, ir a la apropiación más o menos sibilina de tomar textos para explicar su capítulo del “Bosque de Bonsáis” donde relata que Asturias es un ejemplo paradigmático en el orden masónico.

Es muy posible que lo sea, y estoy creído de ello. Pero Pepe Rodríguez no nos trae a colación por ello, o porque no haya encontrado una “garganta profunda” que le susurrara los temas y rencillas, en Asturias no ha encontrado eso, si nos trae a colación como ejemplo, es porque ha sido lo único que ha encontrado escrito sobre la masonería del siglo XXI, por un masón actual y sobre la vida interna de nuestro periplo masónico, y puedo decir que medio apropiado el tema y del tratamiento para dar un cierto giro a la cuestión o quedando claro si el transcriptor es él o la autoría es de otro, en este caso mía, las comillas sin citable autor traen esas cosas.

Al menos es de agradecer que esos textos que en su día se esgrimieron desde ciertas instancias para socavar mi posición, o se utilicen hoy por Pepe Rodríguez, y que haya Hermanos Masones que exalten tal cuestión, que no deja de ser paradójico si se confronta todo ello con polémicas habidas y guardadas celosamente en abultados expedientes que dejan a uno leyendo estas cosas un tanto boquiabierto.

Y la comprobación kantiana de este tema es que Asturias puede haber sido, o ser un paradigma masónico, pero más bien de convencimiento y de cabezonería y de un cierto hacer masónico que hemos sobrellevado varias personas que van desde Paulino Lorences pasando por Ricardo Fernández o por mi mismo.


Y lo mismo ha sucedido con el tema de Conde, Pepe Rodríguez, toma prestadas, de mala manera, algunas informaciones de Manuel Ayllón, al cual cita en un tema dentro de la GLE, pero guarda celosamente sus libro Historia de Masones, en el cual además de ser un admirable trabajo de erudición hay un tratamiento del tema de Mario Conde de quitarse el gorro, y sé que eso le ha costado sudor y lágrimas en el seno de la masonería.
Echen un vistazo a este libro porque de verdad si que merece la pena tenerlo en la estantería y ojearlo de vez en cuando.

Lo mismo sucede con otros autores como con María José Lacalzada, que es obviada de un plumazo cuando sus trabajos sobre masonería y mujer son famosos y reconocidos y el citado autor de Masonería al descubierto entra sin empacho en el tema si apenas mencionar aquellos que han trabajado el tema.

Pero cambiando de tercio si hay alguien que se lleva todos los tortazos y parecen los malos de la película masónica es la GLE, desde este modesto blog de opiniones personales decirles que eso ha sido suerte y e influjo contrapuesto de intereses. Pues a poco se lea entre líneas se entresaca que alguien que ha jugado a pactos de silencio, y quien se ha aprovechado para sacar otros asuntos.

O alguien se cree a estas alturas de la película que la GLSE o el GOdF o el DH, no tienen sus propios tingladillos, todos recordamos asuntos como patadas en la puerta de logias, cambios de llave y hurto de documentos, Hermanos pillados infrangantí con “otras” u “otros”. Hermanos que piden préstamos a la Orden, y si te ví no me acuerdo, amén de los encontronazos personales duros donde los haya, perdidas de expedientes, carreritas para llegar primero, presiones sobre instancias masónicas propias para liquidar de al presumible enemigo, filtración de notas y fotocopias para paralizar expedientes o hermanos en auge… y así cientos de casos, pero tal vez porque como dice un antiguo compañero de asiento masónico, somos unos “mindunguis” y eso no vende, por eso nos hemos librado de salir en l papel couché de Don Pepe Rodríguez.

Sí se quiere hay carnaza, y de sobra no se crean ustedes como en toda casa de vecinos, pero creo que hay posiciones en la vida en que esas cosas deben quedar donde deben quedar, y si Pepe Rodríguez las quiere sacar pues adelante , pero que medien Hermanos Masones que se esconden bajo el anonimato y el pacto de ocultación para susurrarle a las orejas del autor del libelo, eso me preocupa, por eso decía que son tan llamativas las menciones como las ausencias, pues entre los escasos dos mil masones que hay en España, aquí se conoce aunque sea de oídas a todo “mariasantíma”.

Y la prueba de que este libro puede ser un mazo de destrucción, es lo que cuenta el propio autor sobre la masonería femenina y la posición que ha quedado la Hermana Rosa Tur, que tiene en el libro capitulo propio, por “garganta profunda”, a la cual se le pasó factura por su amistad y por sus “confidencias”. Es cierto que se sabía de su posición en este tema, porque tal tema era semipúblico, y no se puede negar que las Obediencias, más unas que otras son muy susceptibles con estos temas, y si alguien quiere buscarte las cosquillas pues eso se logra con este tipo de cosas en horas tan bajas como estas.

Rosa Tur como Gran Oficiala de su Obediencia debía saber los peligros que corría con este tipo cuestiones tan delicadas, y más en organizaciones tan protocolarias como estas, aun no media mucho tiempo cuando alguien envió a las altas instancias del GODF que yo había escrito en una potadilla de un libro que era miembro de tal organización, faltaba el cuño, pero para el filtrador era suficiente para paralizar el tema. Y la organización respondió como era pertinente llamándome al orden.

En cambio hay quien no se ha tentado las ropas para colocar en sus “trabajitos virtuales· sellos oficiales o se ha revestido de autoridades que no le competen, o ha susurrado cuestiones que se debían haber dejado quietas, por más que se piensen que son muy regeneradoras.

Y ese es el gran enfado que me corroe, que sean masones los que susurran a las orejas de otros, y que los primeros no se atrevan a firman en publico y acara descubierta tales cuestiones si tan claro tienen que debe salir todo ello a la luz para la regeneración masónica que algunos pregonan.

Porque además me molesta que haya quien pregone a los cuatro vientos y se erija en portavoz a modo de librero virtual, y sea incapaz de comprar ni diez libros de autores que son masones,o sea sus hermanos, será porque los primeros regeneran y los segundos huyen del casquerío.

Y así se cuenta la historia masónica española y así la susurran otros.
Víctor Guerra

8 de octubre de 2006

“LA MASONERIA AL DESCUBIERTO” o el (El chafarderismo rosa de la masonería)



Lo cierto es que me negaba a dar a este libro cabida en el blog, pero la posición de algunos Hermanos Masones que lo han subido hasta los más altos estándares de la investigación masónica hasta colocarlo como libro de cabecera, pasando por los que lo tienen por un libro regenerador, y hasta parece, a juzgar por sus posiciones manifestadas en diversos foros, que hay que estar agradecidos al autor porque se nos tratado bien, y porque dice con respecto a la masonería liberal que “lideramos proyectos serio y maduros” . Lo cierto es como ya pasé de la cincuentena, y del prurito de ver mi nombre en recetarios bibliograficos, y del sarampión de ser famosillo, hace que se revele en mí el más espíritu crítico y librepensador ante libros y posicionamientos de este tipo que rayan la publicidad más desacerbada en algunos casos, lo cual no se ha hecho con otros textos. Pero allás cada uno...

Por tanto tras culminar la lectura del libro del Sr. Pepe Rodríguez “La Masonería al descubierto. “Del mito a la realidad del 1100 al 2006” la sensación que he sacado con su lectura es que se trata de un libro chafardero, donde ya el título suena y juega a venganza, tal vez por ello en los medios masónicos había expectación por ver lo que iba a desgranar tan polémico autor.

La masonería al descubierto” realmente habría que ver, de verdad que masonería pone al descubierto, y qué pone al descubre o pone sobre el tapete; porque masonerías hay muchas y personajes más ....Por lo que he podido leer lo que sale a relucir en general son las cuatro cuestiones ya tópicas: Tema Sarobe y su ordeno y mando en plaza, la militancia de Conde, o el seudo falangismo del abogado Tuero Madiedo.

En general cosas que ya se sabían, y que se han publicado más de una vez, yn hasta la prensa se ha hecho eco no hay nada más que ir a las hemerotecas y rebuscar, pero hay que hacerlo.

¿Por tanto que ha puesto Pepe Rodríguez con su libro “al descubierto”? Nada, que no se supiera o fuera “vox populi” en los corrillos masónicos, y es más, algunas de las cosas fueron publicadas y venteadas en blogs, libros, y paginas web y foros “cerrados y abiertos”…. En ese sentido el libro se puede concluir como un fracaso, porque lo único ha hecho es universalizar la “casquería” masónica de unos y otros. Eso sí más de unos que de otros. Y sería bueno saber, al menos a mi me gustaría saber porqué de esa descompensación.

Cierto es que la GLE es mayoritaria, y por tanto estadísticamente sabemos que les salpican más cuestiones y conflictos, porque los intereses son mayores dado su perfil socioeconomico y sociopolítico es de peso y ha habido temas de por medio que han tergiversado la conducta Obediencial.

Pero que no se tire la piedra y se esconda la mano., porque si de verdad el autor hubiera querido ser justo y se hubiera querido investigar a fondo, los trapos sucios los ha habido y los hay en todas las Obediencias ...

Por otro lado, el citado libro de Pepe Rodríguez al abordar la historia masónica desde el siglo XIX hasta Franco, se la ventila en unas escasas 97 páginas. O sea que tenemos toda una historia masónica apasionante que baraca desde el siglo XIX al primer tercio del Siglo XX embutida en una serie de tópicos al uso, cuando es uno de los episodios más interesantes de nuestra historia, y hay donde tirar.. pero eso ya no vende , ya lo ha hecho Pio Moa o César Vidal. Lo que vende es lo de ahora, por eso toma toma carrerilla de la mano de diversos “gargantas profundas” que dejan desfilar un buen montón de asuntos, y a veces hasta sacan alguna que otra mala baba, eso sí más bien del tipo doméstico y saldan de este modo cuentas personales por medio de la pluma del buen Pepe Rodríguez, que ensortija con ello otros asuntos más transcendetales que es cierto que generaron en su día conflictos y escisiones varias, y con todo ello pergeña los últimos veinticinco años en 300 páginas.

El tema del tratamiento de la llegada de la masonería desde los dos destinos de origen como es Méjico y Francia, no está tratado de forma entendible, lo cual daría coherencia a lo que luego sucedió en España con la toma de posesión de suelo masónica. Queda más o menos claro el tema de los sucesiones y encontronazos de las dos tendencias al llegar a España, pero aún nadie por ejemplo ha explicado como un socialista como Juan Pablo García, Gran Sobrerano Comendador del Supremo Consejo del Grado 33, representa al ala más conservadora de la masonería en Méjico, cuando en España esa masonería nunca existió como tal aunque la GLE quiera buscar en ella sus raíces y orígenes.

Quien sale mal parado de este libro en general, no solo es la GLE, sino la masonería en general, por mucho que haya quien tire voladores porque a la GLE se la ponga de “chupa domine” . Creo que al final el vulgo , o sea el publico en general se queda con la idea generalizada de que los masones somos algo así como; camorristas, coleccionista de fatuos honores, y unos exhibicionistas de mandil y como no adictos al “collarismo”, y por supuesto muy dados a trabajar por debajo del mandil en los negocios personales.

Este nuevo “Leo Taxil” de la casquería rosa masónica, como es Pepe Rodríguez, no hace investigación sino que aprovecha la situación de los desencuentros y problemas personales para que los interlocutres anónimos de sus entrevistas se desahoguen, y le cuenten las cuitas de los demás. Sería bueno saber, aunque algo se intuye, de quienes fueron esas "gargantas profundas" que le dieron al dictado sus personales diarios de abordo masónicos, y más interesante es saber que papel jugaban y juegan en toda esta trama de unos contra otros, tales "entrevistados"


Desde este blog MASONERIA SIGLO XXI, he sido crítico y ácido con la GLE como Obediencia, y con algunos de sus dirigentes, y eso en ocasiones me ha dolido y puedo decir que hasta lo he hecho a contrapelo, pero la crítica siempre ha sido en función de las cuestiones doctrinales, o de orientación masónica, o sobre las directrices que emanaban desde las altas instancias, y todo porque se suplantaban discursos y posiciones masónicas, pero nunca se traté sobre los encontronazos personales con otros liderazgos masónicos en lo personal, o en lo masónico, al final porque esa creo que es una cuestión de orden interna, a pesar de mediar abundantes expedientes al respecto.

Otra cosa es que se haga una lectura crítica sobre el sentido piramidal de una organización y se explique tal conceptualización por medio de la explicación de algunos hechos, pero yo creo que ese mensaje que sí que existe en el libro, se ha diluido en medio de la casquería de “quitate tú para ponerme yo” que dibuja abundantemente el autor.

Digamos que el libro de Pepe Rodríguez es un todo un cañonazo en la línea de flotación de la Gran Logia de España (GLE), y ha dejado más que tocada la honorabilidad de muchos de sus dirigentes masónicos “regulares”. Hasta tal punto que algunos Hermanos masones han comentado que el libro puede ser una especie de regeneración masónica. Curiosa concepción esta de la regeneración que se logra por medio de la desconfianza y la casquería, pues ahora en las logias, en algunas más que en otras, se miraran los Hermanos de reojo para intentar escudriñar quien ha sido, o es el “garganta profunda” , y que puede decir o que intereses le mueven para decir.... Amén de que está por ver las posibles repercusiones sobre la utilización de la carnaza expuesta por Pepe Rodríguez, por los sectores antimasónicos y más reaccionarios de la sociedad española.

Y más, en unos momentos en que da la sensación de que hay un intento de equilibrar la cosas, de ir a más consensos y a calmar las cuestiones más espinosas, es cierto que hay cosas como las de Franco Foruria que no se entienden, pero creo que se estaba entrando, en general, en una etapa de no pisarse demasiado los “juanetes” y dejar trabajar a unos y a otros.

Soy de la opinión de que Pepe Rodríguez tenga toda la libertad para hacer lo que crea más conveniente, pero lo que no me parece de recibo es que haya masones que exalten esa posición, y hasta la defiendan, hasta tal punto que se recomienda en algunos foros tener ese libro en la estantería, supongo que será la personal, y que nadie se le esté ocurriendo entregarle como recomendación tal libro a los Aprendices masones, visto los anuncios del libro en algunos blogs y fosros masónicos a modo y manera del "Amazón masónico" o como ejercientes marchantes del prolifico autor.

Como dicen por estas tierras “Ojo al parche” porque hasta algún Hermano Masón se muestra satisfecho por el tratamiento que se hace al GOdF en el libro, por colocarnos como un “proyecto serio” y en realidad creo a pies juntillas que lo somos y en ello estamos, pero digamos que hemos tenido mucha suerte, pero mucha, porque la pedrada a la GLE nos puede darnos de rebote, y además tan buena opinión de Don Pepe ha sido fruto de algunas casualidades, y supongo que de otras interioridades.

Continuará…

Víctor Guerra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...