Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

8 de octubre de 2006

“LA MASONERIA AL DESCUBIERTO” o el (El chafarderismo rosa de la masonería)



Lo cierto es que me negaba a dar a este libro cabida en el blog, pero la posición de algunos Hermanos Masones que lo han subido hasta los más altos estándares de la investigación masónica hasta colocarlo como libro de cabecera, pasando por los que lo tienen por un libro regenerador, y hasta parece, a juzgar por sus posiciones manifestadas en diversos foros, que hay que estar agradecidos al autor porque se nos tratado bien, y porque dice con respecto a la masonería liberal que “lideramos proyectos serio y maduros” . Lo cierto es como ya pasé de la cincuentena, y del prurito de ver mi nombre en recetarios bibliograficos, y del sarampión de ser famosillo, hace que se revele en mí el más espíritu crítico y librepensador ante libros y posicionamientos de este tipo que rayan la publicidad más desacerbada en algunos casos, lo cual no se ha hecho con otros textos. Pero allás cada uno...

Por tanto tras culminar la lectura del libro del Sr. Pepe Rodríguez “La Masonería al descubierto. “Del mito a la realidad del 1100 al 2006” la sensación que he sacado con su lectura es que se trata de un libro chafardero, donde ya el título suena y juega a venganza, tal vez por ello en los medios masónicos había expectación por ver lo que iba a desgranar tan polémico autor.

La masonería al descubierto” realmente habría que ver, de verdad que masonería pone al descubierto, y qué pone al descubre o pone sobre el tapete; porque masonerías hay muchas y personajes más ....Por lo que he podido leer lo que sale a relucir en general son las cuatro cuestiones ya tópicas: Tema Sarobe y su ordeno y mando en plaza, la militancia de Conde, o el seudo falangismo del abogado Tuero Madiedo.

En general cosas que ya se sabían, y que se han publicado más de una vez, yn hasta la prensa se ha hecho eco no hay nada más que ir a las hemerotecas y rebuscar, pero hay que hacerlo.

¿Por tanto que ha puesto Pepe Rodríguez con su libro “al descubierto”? Nada, que no se supiera o fuera “vox populi” en los corrillos masónicos, y es más, algunas de las cosas fueron publicadas y venteadas en blogs, libros, y paginas web y foros “cerrados y abiertos”…. En ese sentido el libro se puede concluir como un fracaso, porque lo único ha hecho es universalizar la “casquería” masónica de unos y otros. Eso sí más de unos que de otros. Y sería bueno saber, al menos a mi me gustaría saber porqué de esa descompensación.

Cierto es que la GLE es mayoritaria, y por tanto estadísticamente sabemos que les salpican más cuestiones y conflictos, porque los intereses son mayores dado su perfil socioeconomico y sociopolítico es de peso y ha habido temas de por medio que han tergiversado la conducta Obediencial.

Pero que no se tire la piedra y se esconda la mano., porque si de verdad el autor hubiera querido ser justo y se hubiera querido investigar a fondo, los trapos sucios los ha habido y los hay en todas las Obediencias ...

Por otro lado, el citado libro de Pepe Rodríguez al abordar la historia masónica desde el siglo XIX hasta Franco, se la ventila en unas escasas 97 páginas. O sea que tenemos toda una historia masónica apasionante que baraca desde el siglo XIX al primer tercio del Siglo XX embutida en una serie de tópicos al uso, cuando es uno de los episodios más interesantes de nuestra historia, y hay donde tirar.. pero eso ya no vende , ya lo ha hecho Pio Moa o César Vidal. Lo que vende es lo de ahora, por eso toma toma carrerilla de la mano de diversos “gargantas profundas” que dejan desfilar un buen montón de asuntos, y a veces hasta sacan alguna que otra mala baba, eso sí más bien del tipo doméstico y saldan de este modo cuentas personales por medio de la pluma del buen Pepe Rodríguez, que ensortija con ello otros asuntos más transcendetales que es cierto que generaron en su día conflictos y escisiones varias, y con todo ello pergeña los últimos veinticinco años en 300 páginas.

El tema del tratamiento de la llegada de la masonería desde los dos destinos de origen como es Méjico y Francia, no está tratado de forma entendible, lo cual daría coherencia a lo que luego sucedió en España con la toma de posesión de suelo masónica. Queda más o menos claro el tema de los sucesiones y encontronazos de las dos tendencias al llegar a España, pero aún nadie por ejemplo ha explicado como un socialista como Juan Pablo García, Gran Sobrerano Comendador del Supremo Consejo del Grado 33, representa al ala más conservadora de la masonería en Méjico, cuando en España esa masonería nunca existió como tal aunque la GLE quiera buscar en ella sus raíces y orígenes.

Quien sale mal parado de este libro en general, no solo es la GLE, sino la masonería en general, por mucho que haya quien tire voladores porque a la GLE se la ponga de “chupa domine” . Creo que al final el vulgo , o sea el publico en general se queda con la idea generalizada de que los masones somos algo así como; camorristas, coleccionista de fatuos honores, y unos exhibicionistas de mandil y como no adictos al “collarismo”, y por supuesto muy dados a trabajar por debajo del mandil en los negocios personales.

Este nuevo “Leo Taxil” de la casquería rosa masónica, como es Pepe Rodríguez, no hace investigación sino que aprovecha la situación de los desencuentros y problemas personales para que los interlocutres anónimos de sus entrevistas se desahoguen, y le cuenten las cuitas de los demás. Sería bueno saber, aunque algo se intuye, de quienes fueron esas "gargantas profundas" que le dieron al dictado sus personales diarios de abordo masónicos, y más interesante es saber que papel jugaban y juegan en toda esta trama de unos contra otros, tales "entrevistados"


Desde este blog MASONERIA SIGLO XXI, he sido crítico y ácido con la GLE como Obediencia, y con algunos de sus dirigentes, y eso en ocasiones me ha dolido y puedo decir que hasta lo he hecho a contrapelo, pero la crítica siempre ha sido en función de las cuestiones doctrinales, o de orientación masónica, o sobre las directrices que emanaban desde las altas instancias, y todo porque se suplantaban discursos y posiciones masónicas, pero nunca se traté sobre los encontronazos personales con otros liderazgos masónicos en lo personal, o en lo masónico, al final porque esa creo que es una cuestión de orden interna, a pesar de mediar abundantes expedientes al respecto.

Otra cosa es que se haga una lectura crítica sobre el sentido piramidal de una organización y se explique tal conceptualización por medio de la explicación de algunos hechos, pero yo creo que ese mensaje que sí que existe en el libro, se ha diluido en medio de la casquería de “quitate tú para ponerme yo” que dibuja abundantemente el autor.

Digamos que el libro de Pepe Rodríguez es un todo un cañonazo en la línea de flotación de la Gran Logia de España (GLE), y ha dejado más que tocada la honorabilidad de muchos de sus dirigentes masónicos “regulares”. Hasta tal punto que algunos Hermanos masones han comentado que el libro puede ser una especie de regeneración masónica. Curiosa concepción esta de la regeneración que se logra por medio de la desconfianza y la casquería, pues ahora en las logias, en algunas más que en otras, se miraran los Hermanos de reojo para intentar escudriñar quien ha sido, o es el “garganta profunda” , y que puede decir o que intereses le mueven para decir.... Amén de que está por ver las posibles repercusiones sobre la utilización de la carnaza expuesta por Pepe Rodríguez, por los sectores antimasónicos y más reaccionarios de la sociedad española.

Y más, en unos momentos en que da la sensación de que hay un intento de equilibrar la cosas, de ir a más consensos y a calmar las cuestiones más espinosas, es cierto que hay cosas como las de Franco Foruria que no se entienden, pero creo que se estaba entrando, en general, en una etapa de no pisarse demasiado los “juanetes” y dejar trabajar a unos y a otros.

Soy de la opinión de que Pepe Rodríguez tenga toda la libertad para hacer lo que crea más conveniente, pero lo que no me parece de recibo es que haya masones que exalten esa posición, y hasta la defiendan, hasta tal punto que se recomienda en algunos foros tener ese libro en la estantería, supongo que será la personal, y que nadie se le esté ocurriendo entregarle como recomendación tal libro a los Aprendices masones, visto los anuncios del libro en algunos blogs y fosros masónicos a modo y manera del "Amazón masónico" o como ejercientes marchantes del prolifico autor.

Como dicen por estas tierras “Ojo al parche” porque hasta algún Hermano Masón se muestra satisfecho por el tratamiento que se hace al GOdF en el libro, por colocarnos como un “proyecto serio” y en realidad creo a pies juntillas que lo somos y en ello estamos, pero digamos que hemos tenido mucha suerte, pero mucha, porque la pedrada a la GLE nos puede darnos de rebote, y además tan buena opinión de Don Pepe ha sido fruto de algunas casualidades, y supongo que de otras interioridades.

Continuará…

Víctor Guerra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...