Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

28 de noviembre de 2006

A DIOS ROGANDO Y CON EL MAZO DANDO

El tema del patrimonio masónico español, expoliado durante la cruzada por D. Francisco Franco, digamos que es la asignatura que aún le queda pendiente al masonismo español.

Nada más tomar tierra española los masones en el exilio mejicano y francés echaron a correr en pos de obtener el beneplácito de las autoridades del momento (Martín Villa) para poder registrarse como Asociación, una de las intenciones era reanudar los trabajos interrumpidos, las otras menos reconocidas eran hacerse con la "carta patente masónica española " o sea, quedarse con el espacio masónico al completo desplazando otras opciones, carta a la que jugó fuertemente el ala más conservadora de la masonería, la cual está en línea con la rama anglosajona.

La otra intención era hacerse con el gran patrimonio masónico español, que fue todo un botín de guerra que se llevó a cabo a base de miles de incautaciones, de requisas y sustracciones hasta lograr que los pocos masones que quedaron en España quedasen con una mano delante y otra detrás. Sin nada.

Aquí quedaron a merced de las autoridades franquistas cientos de locales, toneladas de mobiliario y decoraciones, joyas, emblemas , bibliotecas, dineros, y registros de toda naturaleza. Casi todo ello acabó en manos de Ulibarri el gran inquisidor del régimen que fue trasladando en vagones y en camiones hasta Salamanca todo cuanto pillaba, que en parte es lo que hoy constituye el grueso fondo del archivo masónico de Salamanca, a cual pertenece la logia allí expuesta, y me supongo que algunos fondos más que estarán a merced del archivo.

El resto se esfumó como los locales, los templos, etc fueron requisados y vendidos fueran estos propiedad de las logias o de los masones, ese fue el destino del edificio de la Gran Logia Regional del Noroeste, sito en la calle La Playa de Gijón (Asturias), lugar donde hoy se levanta un buen bloque de pisos.

De ese gran monto sabían los masones que retornaron, aunque algunos estaban más ilusionados por la recuperación de los trabajos que del patrimonio, pero sin embargo la masonería denominada regular española, siempre le tuvo echado el ojo a ese “gran tesoro masónico” y echo no solo sus cábalas de cuantificación sino que buscó afanosamente documentaciones y argumentaciones para aparecer ante las autoridades como los herederos legítimos de ese perdido patrimonio.

Esa ha sido uno de los grandes objetivos del anterior Gran Maestre de la GLE, el Sr. Sarobe, y del Soberano Comendador del Supremo Consejo del Grado 33 del REAA de la GLE (Gran Logia de España) el Sr. Torres Izquierdo, a los cuales siempre vemos vinculados a estos temas de intentar recuperar parte de ese patrimonio, no hay nada más que echar un vistazo a las hemerotecas para comprobar tal cosa.

Pero dejemos el tema que ya traté en febrero de este año con una colaboración titulada: LA VORACIDAD MASONICA.

Pero el afán por hacerse con parte de ese patrimonio vuelve hacerse patente por boca del Soberano Gan Comendador Sr. Torres que según algunos medios de comunicación ha alcanzado un acuerdo con el gobierno de Zapatero, tras intentarlo con el gobierno del Sr. Aznar con el cual había más sintonía, pero nunca se llegó a formalizar un acuerdo pues se hablaba en nombre de todos los masones españoles ???.

Los pocos intentos de hacer algo en conjunto, me refiero al conjunto de las Obediencias masónicas presentes en España, terminaron como el rosario de la aurora, pues cada uno quiere en función de sus intereses y potencia llevarse la parte del león, dejando al resto sin nada pues además eso llevaría implícito un reconocimiento institucional que es también muy buscado, pues de este modo el que lo consiga sería como el interlocutor válido.

Es la teoría que desarrolla la Gran Logia de España, “a Dios rogando y con el martillo dando” en el yunque del gobierno para hacerse pasar por los valedores natos del masonismo español. Me supongo que el Gobierno tendrá en cuenta de que hay más Obediencias masónicas implantadas en el territorio patrio y que más Supremos Consejos del Grado 33 en esta piel de toro.

Y es curioso y hasta paradójico, pues mientras que unos nos movemos en la dirección de que sean reconocidos los valores de la sociabilidad masónica y más en el período de la Guerra Civil, sin pedir más que aquello que obtuvieron otros colectivos, presos políticos, maquis, brigadas internacionales) y en el mismo plano de igualdad que los citados, otros Hermanos Masones pasan el día haciendo cábalas para ver de que modo se hacen con esa interlocución, entregando a cambio de mucho unos menguados archivos que en parte ya debían estar en el seno del patrimonio archivistito español.

Unos vamos con la idea de recuperar la memoria histórica, y para ello optamos con nuestros menguados medios por colocar en aquellos lugares en que fueron fusilados masones y no masones, de un bando y de otro, una placa en su recuerdo como lo haremos los masones del GODF en Enero del 2007 en el Cementerio del Sucu en Gijón, otros en cambio optan por pactos gubernamentales dejando de lado a otros Hermanos en su reivindicaciones.

Mientras las tumbas de los masones, como los nichos masónicos que se hallan en la parte civil de recinto funerario de Badajoz se mueren de asco, por no hablar de la “zona de nadie” en que se hallan las tumbas de los masones de Valladolid , se piensa en sus herencias pero apenas si se le tributa un merecido homenaje. Es la gran deuda que tiene contraía la masonería española.

Que le vamos hacer.

Tumba en el Cementerio de La Almudena, del Gran Maestre del GOE, en abandono total

Víctor Guerra


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...