Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

29 de abril de 2006

MASONERIA, MAGIA y ESOTERISMO



Artículo publicado en la Revista Acacia que edita la Logia Conde de Aranda de Zaragoza.
http://www.logiacondearanda.org//


Acontece un nuevo siglo, una nuevo periodo de ilustración que podríamos denominar como la era de la ciencia y la razón, aunque parejo a este destello de progreso se va produciendo una cruel paradoja, cuanto más nos adentramos en el mundo del racionalismo, más nos sorprenden la aparición de fenómenos en el ámbito social como la brujería, el esoterismo y la pléyade de doctrinas seudo -espirituales de todo tipo y color que pululan por nuestras calles, prensa y vida cotidiana.

Hasta la iglesia católica ante este fenómeno tan fuerte de esoterismo habla del abandono del “Dios verdadero” y del desamparo en que está cayendo la propia iglesia, la misma que ayudó y cooperó a la propagación de muchos de esos mitos, leyendas y supersticiones.
No hay nada más que acercarse a una a librería, o a la amplia ventana de la mundialización como es Internet, y comprobar la multiplicidad de las ofertas y productos que van desde los talismanes mágicos, pasando por los médium, magos, hechiceros, seudo santones, horóscopos, cartas astrales..y toda muy abundante literatura al uso y consumo, sobre Iluminados y misterisoso y conspicuos masones vaticanistas.. . Y todo ello se produce una vez acabado el siglo de las ideologías, como decía el filósofo.

Esa maraña de doctrinas van a su vez calando en distintas organizaciones, y como no podía ser menos la propia masonería se ha ido dejando permeabilizar por tales fenómenos, con sucesos y situaciones que la van desdibujando hasta hacerla parecer un viejo fantasma plagado de viejos rituales esotéricos y seudomágicos.

A esta enorme torre de babel se suma la acción de muy diversos masones: masones de afición, aflicción, y de ficción, y como no de facción, los cuales se presentan como “iluminados” y recreadores de viejas y antiguas recetas doctrinales, y así nos encontramos con ofertas de grados y mandiles, collares de maravilloso oro alquímico, o auténticas capas templarias o teutónicas, o sabe dios qué parafernalia caballeresca para un fin de semana, o tarde de primavera, para encadilamiento personal y colectivo.

En definitiva venden un adefesio, un fantasma que parece recorrer toda la historia de la masonería, y lo venden desde la perspectiva de que el hombre es un animal religioso, y como tal, el acto propio de toda religión es la adoración. Práctica que tanto pregonan las iglesias católicas y no católicas: adoración si reflexión, en parte esta conceptualización sería lo que diferenciaría a la masonería de las religiones, ahora que hay autores que tanto hablan de la masonería como religión laica.

Hay que decir que en la masonería prevalece la reflexión íntima con dos componentes: esotérico y exotérico, y ello desde una considerable diversidad de concepto y de praxis, vocaciones y concepciones, algunas de ellas pregonadas desde y por diversos integrismos masónicos, personajes y organismos de muy distinto pelaje, los cuales e niegan la carta de autenticidad o de naturaleza a otras masonerías que trabajan desde una concepción abierta y progresista, las cuiales concibien las logias como escuelas de formación de la ciudadanía, y como auténticas redes de socialización , cuestión que ciertos grupos o masonerías en base a la existencia de algunos preceptos y leyes escritos en la Biblia andorsiana, pero reinterpretados por estos mismos niegan el pan y la sal de la autenticidad reflexiva de otros masones.

Situados en ese contexto de mixtura, entre progresismo cientifista y visiones mágicas a lo Harri Potter, mal que parece atacar a la sociedad en general, los profanos parecen venir a las logias a buscar la cienciología del pasado enigmático, y se afanan en la búsqueda de las palabras ocultas y cuasi perdidas de secreto masónico que les lleve a no sé donde, piden les enseñemos los arcanos del poder metal, espiritual y hasta sexual, y se devanan algunos profanos y masones por encontrar y sumergirse en esas cuestiones que ya poco mueven, aunque se encontrasen o se supieran.

Por esta razón nos encontramos en las logias con una cierta incapacidad para trasmitir que el único arcano que mueve el mundo es el pensamiento, la reflexión pausa y pautada, y que nuestra misión es poner al profano en el camino de construir su propio edificio, desbastando su propia piedra hasta conforma un todo con los demás.

Aún somos incapaces, y no digamos de puertas afuera, el poder dar a entender que la masonería ha sido, y debe constituirse y debe entenderse como una escuela e formación del ciudadano, donde el símbolo tiene su sitio, pero donde la palabra, la reflexión social, política, ideológica y religiosa ha tener plaza y tribuna para conformar al hombre libre del futuro.

De lo contrario, sin esa visión y sin la práctica de la tolerancia, y el compromiso de trabajar por la libertad absoluta de conciencia del propio del hombre y del propio masón , nos podemos encontrar no muy lejos de un clímax donde la magia y el ocultismo de pacotilla que tanto se desarrolla en estos tiempos solapen en toda su dimensión el quehacer diario y cotidiano de los masones y las logias

Es un peligro, y máxime para la masonería española que tantas veces se ha visto acosada por los becerros de oro y las artimañas de los vendedores al uso, algunos de ellos están logrando crear una imagen, y máxime a través de una herramienta como Internet, de la masonería como prima hermana de todo lo oculto y mágico conspiracionista. Cuando en realidad los masones, más unos que otros, nos situamos en las antípodas de esos axiomas y muy en la línea que marcaron hombres como Condorcet o Augusto Comte.

Sería interesante echar un vistazo al libro de Pedro de la Llosa: La Razón y la sinrazón para comprobar las bases del trabajo social que han realizado los librepensadores masones en Europa, y en la propia masonería. Trabajo que en España parece como desdibujarse perdiendo de esta manera nuestro bagaje más sutil y útil para el proyecto global del trabajo de formación sobre, para y desde la “res publica”.

Víctor Guerra MM:.

27 de abril de 2006

¿Qué le está pasando a la masonería?


Frente a la cantidad de noticias que este mundo globalizado nos hace llegar a la hora del desayuno, y más desde que los sistemas de “alerta tipo Google” que nos despachan una “jartá” de noticias de todo tipo y condición, en el caso que nos ocupa uno saca la conclusión de que la masonería en general, al menos la continental está pasando por un momento de crisis, aunque hay que reconocer que es una impresión muy subjetiva, pues uno a no ha vivido tanto como para tener elementos de comparación, y tampoco parece que la bibliografía al uso nos permita hacer muchas comparaciones.

Pero desde la modesta membresía y experiencia masónica que uno va acumulando empieza a ver que al menos hay “movida” en esto de la vida masónica obedencial, porque la de uno sigue el curso que cada cual se traza, sin mas sobresaltos que los que arroja la vida cotidiana.

Pero en las estructuras obedenciales vemos y observamos vaivenes, cambios, dimes y diretes, que hacen pensar en una crisis que se viene larbando desde hace tiempo, ya no estamos en el debate de las ingerencias políticas en las logias, como sucedió en el primer tercio del siglo XX, ahora estamos en otros debates sobre mixticidad, envejecimiento de la membresía masónica, desajustes funcionales, etc.

Llama la atención en una organización que se dedica a la reflexión, el escaso ejercicio que se debe hacer al respecto, a juzgar por las situaciones que se producen.

La Gran Logia de España lleva dando tumbos con sus Grandes Maestres: Sarobe, Corominas, y ahora comienza el H:.Carretero, al que algunos ya le quieren poner la proa; y es que los grandes prebostes de la Obediencia asfixian la modernidad y posible evolución, mientras las bases se revelan como pueden: foros, chat, mensajes subliminales. Algunos argumentan que este efecto se debe a la llamada“regularidad” y a su verticalismo casi absolutista, donde los “Pasados Grandes Maestros” tienen un peso excesivo y fuera de toda lógica. Pero así son las cosas.

La Gran Logia Simbólica Española, pasa también por su propio calvario desde el mandato de Javier Otaola a la presencia de la actual Gran Maestra Ascensión Tejerina, han pasado unos años, la cosa parece que se mueve menos de cara al exterior, pero la resaca interior o de bajo fondo no deja de ser menos dura, pues algunos Hermanos le han dedicado crudos artículos en blogs, de los cuales aquí ya se han comentado,.
Y aunque la mixticidad parece que va en aumento en cuanto a su membresía también es cierto que es proporcional al peritaje en lunas en que se envuelven. Ni es malo ni deja de serlo, digamos que es la realidad de entender la masonería de ese modo.

Pero no crean, que esto es un ataque personal hacia otras obediencias [aunque los análisis podían ser largos y prolijos, cuestión de la cual parece que huye todo el mundo como gato escaldado]- por ello no se puedo dejar de plantear que también en el Gran Oriente de Francia se cuecen habas.
Los Grandes Maestros Bauer, y Brandemeyer tuvieron sus más o menos, del primero se habla de una forma denostada por jugar a romper el GOdF y llevarlo hacia la deriva ideológica en lo masónico y en lo social en un intento de desestabilización. El segundo tuvo una salida poco digna co o Gran Maestre, de la Rue Cadet, al menos para un alto dicnatario, y el nuevo Gran Maestre: Quillardet, autor de un estupendo libro “Le Malentendu Maçonique” se ve acosado por múltiples bandas, dados los posicionamientos que está haciendo el Consejo de la Orden que preside, donde se decanta muy escasa presencia lo cual compromete las decisiones del Consejo que por otra parte hasta sus propios posicionamientos son atacados, mientars paradojicamenet se celebarn por "casi todos", tales cuestiones se puede verse en la página que el mismo GOdF publicita en su Web ofical: Web Ferederic Desmons.org (http://www.frederic-desmons.org/

Es evidente que faltan liderazgos fuertes y carismáticos que puedan representar a las Obediencias en toda su dimensión. Tal vez es disculpable en el caso de España que llevamos pocos años de andadura masónica, muy errática por otro lado, pero no parece que sea tan disculpable en organizaciones tan cimentadas como el GOdF. ¿Por lo tanto hay que preguntarse que está pasando?

Personalmente creo que es preciso pararse un momento en ese reflexionar hacia el exterior en el que nos hemos envuelto, y volcarse en una introspectiva mirada hacia el interior para poder analizar qué es lo que sucede en el seno de la masonería y de cada Obediencia.
Pues nos están afectando los fenómenos sociales, políticos y tecnológicos de forma a veces cruel, sin que parezca que haya un momento y margen para la reflexión interna para dar respuesta al futuro que ya está entrando por las puertas de nuestras logias.
Pese a lo cimentado que parece el edificio, éste presenta algunas fallas y fracturas que hay que remedar, y empieza a ser urgente.

Es un esfuerzo titánico y difícil , y hay muchos intereses para que esa deriva esté presente en lel seno de la Obediencia, pero los masones hemos superado retos más difíciles, y esperemos que todos podamos superarlo para construir una masonería como una auténtica academia de formación del ciudadano.

Víctor Guerra

24 de abril de 2006

V Centenario de La Compañía de Jesús, y la masonería


Con motivo del V Centenario de la obra de Iganacio de Loyola, el llamado jesuitismo, viene en Asturias publicando varios artículos en prensa regional sobre los grandes beneficios que la institución religiosa ha prodigado en la región , y en concreto en las ciudades de Oviedo y Gijón: colegios casa de acogida, etc.

Y es cosa normal que se publiciten y se expongan ellos mimos como un modelo a seguir y con importantes valores morales, pero lo que ya no es tan discupable es la afasia que hay entre aquellos que debían contituir el "sector crítico" , intelectuales, historiadores y políticos de izquierdas, que creo debieran exponer la otra cara de la moneda de los Jesuitas en nuestra tierra, que también tiene su historia , larga, compleja y llena de tachones.

Y lo expongo no con afán revanchista o por un prurito anticlerical, sino para que en la memoria histórica de las generaciones venideras quede una clara imagen de que todo no fue tan bonito y tan llano, como los pintan los padres jesuitas, que por otra parte hay que decir que tuvieron del otro lado de la trinchera defendiendo a la ciudadanía a las logias Caballeros de la Luz de Oviedo, y la logia Amigos de la Humanidad de Gijón (siglo XIX) talleres que se constituyeron en auténticos observatorios sobre el quehacer de los hijos de la "monita secreta".

Luego sería la logia Jovellanos de Gijón y la Gran Logia Regional del Noroeste las que tomarián a lo largo del primer tercio del siglo XX, el relevo de controlar la fuerte implantación de los jesuitas en la ciudad.

A pesar del gran parangón informativo y de ensalzamientos por parte de los jesuitas gijoneses sobre su quehacer en Gijón y en Asturias en general, éstos no pueden estar plenamente satisfechos, a pesar de sus buenas obras que las hay, pues sobre ellos pesan duras circunstanciasque pueden verse ccomo anécdotas pero que son parte de una realidad donde hubo un total alineamiento con un determinado bando, y testigos de todo ello son los hitos fascistas levantados, y que aún perdura, en dos de sus establecimientos, como es la lista de asesinados por las ordas rojas enclavadas en el pórtico de la Iglesiona, o el Momumento " a los héroes del Simancas" en el Colegio de la Imaculada.

En mi memoria están relacionadas esas dos cuestiones con la presencia de los Jesuitas en Gijón, y como no, temas apasionantes, pero muy oscuros, como son el encontronazo, y el entrecruce de caminos que siempre ha tenido la masonería y el jesuitismo.

Es por tanto de lamentar esa afasia en los historiadores "críticos".

Víctor Guerra

Nota: Les dejo un enlace para una ampliación del tema

23 de abril de 2006

83 Aniversario de la muerte de Rosario Acuña

Casa del Cervigón donde vivió Rosario de Acuña (Gijón)


Dentro de pocos días, el 5 de mayo de 2006, se celebrará el 83 aniversario del fallecimiento de Rosario Acuña, escritora prolífica, librepensadora, mujer que vivió una intensa existencia entregada a la defensa de las libertades de la ciudadanía de su tiempo.

Rosario Acuña fue perseguida por la intolerancia de la España de finales de siglo XIX y principios del XX. Hubo de exiliarse temporalmente como castigo por su enfrentamiento con los totalitarismos religiosos y políticos, tanto de la Iglesia Católica como de lo que hoy llamaríamos la derecha sociológica. Su militancia y activismo real en favor del la educación laica, los derechos de las mujeres y de las clases más desfavorecidas le valieron tanto el desprecio de la España negra, como el homenaje y reconocimiento de todos aquellos de los que fue valedora y voz.

Su entierro, a pesar de su voluntad, no pasó desapercibido para la clase trabajadora de la ciudad en donde residió sus últimos años, Gijón. Y desde esa fecha, cinco de mayo de 1923, cada año, cada aniversario, se convirtió en un homenaje expontáneo a aquella mujer que había dedicado su existencia a creer en una sociedad más justa, más libre y, en definitiva, mejor.

Reproducimos aquí su testamento, recordando que por primera vez desde que la Guerra Civil cercenara en España la democracia, se realizará un acto recordando su figura

el próximo 6 de mayo, a las 12 horas del mediodía, y ante su tumba en el Cementerio del Civil Sucu (Gijón ) y por iniciativa de la Logia gijonesa que lleva su nombre.


"TESTAMENTO"

En la ciudad de Santander a veinte de febrero de mil novecientos siete yo, Rosario de Acuña y Villanueva, viuda de D. Rafael de la Iglesia y Anset; de edad de cincuenta y seis años-, usando de las facultades que otorga el artículo seiscientos setenta y ocho del Código Civil en relación con el seiscientos ochenta y ocho del mismo, hallándome en pleno uso de mi voluntad e inteligencia, hago este testamento ológrafo que anula cuantos hubiera hecho anteriormente y dejo dispuesto o expresado lo siguiente:Habiéndome separado de la Religión Católica por una larga serie de razonamientos derivados de múltiples estudios y observaciones conscientes y meditados, quiero que conste así, después de mi muerte, en la única forma posible de hacerlo constar, que es no consintiendo que mi cadáver sea entregado a la jurisdicción eclesiástica testificando de este modo, hasta después de muerta, lo que afirmé en vida con palabras y obras, que es mi desprecio completo y profundo del dogma infantil y sanguinario, visible e irracional, cruel y ridículo, que sirve de mayor rémora para la racionalización de la especie humana.Conste pues, que viví y muero separada radicalmente de la Iglesia Católica (y de todas las demás sectas religiosas) y si en mis últimos instantes de vida manifestase otra cosa, conste que protesto en sana salud y en sana razón de semejante manifestación, y sea tenido como producto de la enfermedad o como producto de manejos clericales más o menos hipócritas impuestos en mi estado de agonía; y por lo tanto ordeno y dispongo que diga lo que diga en el trance de la muerte (o digan lo que yo dije) se cumpla mi voluntad aquí expresada, que es el resultado de una conciencia serena derivada de un cerebro saludable y de un organismo en equilibrio.

Cuando mi cuerpo dé señales inequívocas de descomposición (antes de ningún modo, pues, es aterrador ser enterrado vivo) se me enterrará sin mortaja alguna, envuelta en la sábana en que estuviese, si no muriera en cama, echéseme como esté en una sábana, el caso es que no se ande zarandeando mi cuerpo ni lavándolo y acicalándolo, lo cual es todo baladí; en la caja más humilde y barata que haya, y el coche más pobre (en el que no haya ningún signo religioso ni adornos o gualdrapas, de ninguna clase, todo esto cosa impropia de la sencilla austeridad de la muerte) se me enterrará en el cementerio civil, y si no lo hubiere donde muera, en un campo baldío, o a la orilla del mar o en el mar, pero lo más lejos posible de las moradas humanas. Prohibo terminantemente todo entierro social, toda invitación, todo anuncio, aviso o noticia ni pública ni privada, ni impresa, ni dada de palabra que ponga en conocimiento de la sociedad mi fallecimiento: que vaya una persona de confianza a entregar mi cuerpo a los sepultureros, y testificar dónde quedé enterrada. Si no se me enterrase en Santander que no se ponga en mi sepultura más que un ladrillo con un número o inicial; nada más; pero la sepultura sea comprada a perpetuidad.

[…]La propiedad de todas mis obras literarias, lo mismo las publicadas que las inéditas, se las dejo también a D. Carlos Lamo y Jiménez […] Desearía que a la muerte de Don Carlos Lamo y Jiménez pasara la propiedad de todas mis obras literarias a poder de los hijos de Don Luis París y Zejín, en recuerdo de la fraternal amistad que me unió a su padre […]

Todas las coronas y ramos de laurel que poseo, regaladas en homenaje al mérito de mis escritos, ordeno que sean depositadas sobre el sepulcro de mi padre Felipe de Acuña y Solís que yace en el cementerio de San Justo y sean allí dejadas hasta que el tiempo las consuma, como última ofrenda del inmenso cariño que nos unió en […]

Creyendo en el Dios del Universo: con la esperanza de poseer un espíritu inmortal el cual no se hará dueño de la conciencia y de la voluntad interín vaya unido intrínsecamente a la naturaleza terrestre; segura de que la inmensidad de la creación nada se pierde ni se anonada; presintiendo, con los fueros la razón, una justicia inviolable cuyos principios y fines no pueden ser abarcados por la flaca naturaleza humana, confiando en la existencia de la verdad, la belleza y la bondad absolutas, Trinidad omnímoda de la Justicia Eterna, me recomiendo a la memoria de las almas que amen la razón y ejerzan la piedad perdonando a todos aquellos que me hicieron sufrir grandes amarguras en la vida, rogando me perdonen todos a quienes yo hice sufrirlas

[…]Dejo por Ejecutores testamentarios de mi voluntad a Don Carlos Lamo Jiménez y a Don Luis París y Zejín, y encargo a Don Luis París y Zejín que ayude a ordenar coleccionar, corregir y publicar (poniéndole prólogo a la colección) a D. Carlos Lamo y Jiménez todas mis obras literarias publicadas o inéditas, en prosa o en verso, recomendándole que para la colección y publicación se atenga al orden de las fechas, con la cual podrá seguirse la evolución de mis pensamientos.Este es mi testamento, que deseo y mando sea fielmente cumplido en todas sus partes […]

Rosario de Acuña y Villanueva20 de Febrero de 1907

Trabajo tomado del Blog: http://www.memoriamasonica.blogspot.com//

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...