Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

10 de julio de 2006

Cronica de unas Jornadas masonológicas

Durante tres días, (6 al 8 de Julio) largos e intensos diversos miembros del CHEME y participantes del XI Symposiun Internacional Historia de la Masonería Española fueron presentando sus comunicaciones sobre los mas variados temas referidos a la historia de la masonería, aunque como patina de fondo la figura de Sagasta

Temas algunos sugerentes, entre los que destacaría, como no, la lección inaugural del profesor Ferrer Benimeli, sobre Sagasta como Gran Maestre de la Masonería, luego aunque no pude estar por una doble sesión que se organizó para esa tarde (Torrecilla y Logroño) opté por esta última, perdiéndome la ocasión de escuchar la comunicación de Maria José Lacalzada La Regularización entre el GADU y las manos femeninas dispuesta para la obra: El Oriente de Sagasta al de Morayta.

En Logroño, donde asistí a toda la sesión, a lo largo de toda ella fueron desfilando conocidos amigos y temas: Salmerón como fondo en una comunicación llena de interrogantes, quedándonos con el suspenso, si la autora preferiría que el prócer hubiese sido o no masón, a falta de otras pruebas documentales.

Manuel de Paz que dió un vuelta de tuerca más a su larga investigación sobre Masonería y militares, presentando: El enigma Sandoval y otros enigmas militares españoles…

El profesor Ollero nos deleitó con una impecable conferencia sobre Sagasta y la masonería ¿Un camino de ida y vuelta? Interesantes las aportaciones de miembros destacados comunicantes venidos de Argentina: Archivera de la Gran Logia, y un miembro de la Academia de Estudios Masónicos de Buenos Aires, que nos refrescaron la existencia de nuestros ilustres masones exiliados, la deuda que con ellos tenemos, y los interesantes fondos existentes al otro lado del charco.

André Combes, del IDERM de París, vertió en breves minutos una ponencia sobre Emile Combes y la masonería francesa. Se echó de menos a Aldo Mola, a Luca Fucini, aunque Italia estuvo representada por Marco Novarino que habló sobre El Gran Oriente de Italia (1896-1905).

El profesor López Casimiro, sin corbata prestada y en su línea: conciso y pegado a la ortodoxia de este tipo de comunicaciones expuso: Un modelo de sociabilidad masónica: Republicanos y Liberales en la Logia Paz Augusta de Badajoz.. Lo mismo se puede decir de Sanllorente Barragán con La Represión sobre los masones menorquines, o la exposición de Juan José Morales con su eterno e intenso trabajo sobre Franco y los discursos antimasónicos.

Simpáticos como siempre los jóvenes profesores Zavala Flores y Guzmán-Stein, de Zacatecas Méjico y Costa Rica respectivamente en sus respectivas temáticas ya conocidas.

Intensos e importantes las comunicaciones del profesor Valín sobre la masonería coruñesa, o Luis P. Martín sobre Ciudadanía y Masonería en la España Contemporánea, cuyo tiempos de exposición le resultaron cortos y cuyos argumentos sintonizaron muy bien con ciertos aspectos de la formación en los altos grados y su proyección.

El catedrático Leandro Álvarez Rey cambiando el tercio expuso en una corta pero brillante exposición una tematica nueva La Gran Logia Española. y merecen una mención los descollantes jóvenes como Sergio Sánchez Collantes, un asturiano que trabaja sobre Republicanismo en Asturias, y del que esperamos rompa el circulo en el que se mueve la historiografía republicana astur que no parece tener ojos nada más que para los republicanos federales. Lo mismo se puede decir de Javier Domínguez y de su trabajo sobre Juan Tusquet y sus ediciones antisectarios.

Tal vez la nota anecdótica del Symposiun la puso un Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33, de la Gran Logia Simbólica Española que pedía ayuda a los historiadores presentes en la jornada, para que coadyuvaran a historiar la larga vida del Supremo Consejo de Grado 33 español.

El mismo que un día se fue camino del exilio y que retornó 40 años más tarde a sus postreros lugares de asiento con una bicefalia que hoy representan los Supremos Consejos del Grado 33, de la GLSE y de la GLE, sintiéndose ambos legítimos herederos de aquel que se dice articuló en su día el Conde Grasse-Tilly.

Cuestión atrevida ésta, pues resulta paradójico que un alto organismo masónico tenga que recurrir a métodos de esta naturaleza para que se historie la vida de un Supremo Consejo, cuando creo que lo primero que habría que dilucidar es quién es el heredero universal del primigenio Supremo Consejo para encargar tal cuestión. Y resultó hasta simpático que tal invitación se hiciera en presencia de otro alto Comendador de otro Supremo Consejo del Grado 33, que tuvo la delicadeza de no intervenir ante tan curiosa como paradójica petición.

Me pregunto: ¿Para cuando los propios masones encararemos la responsabilidad que tenemos en hacer nuestra propia historia…¡ Hay la masonería española, no tenemos remedio ¡


Por lo demás el Symposiun, sigue siendo interesante para ir reuniendo todo un corpus historiográfico, al menos para que no se pierda nuestra memoria histórica, y ya metidos en paradojas recordar que mientras en Logroño se hablaba de masonería en Valencia estaba quien representa el poder que tanto luchó para que la masonería desaparezca de la faz de la tierra.
'Así son las cosas¡

Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...