Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

19 de enero de 2007

CITA DE FRANCMASONES del GODF


El gran maestre del Gran Oriente de Francia inaugurará el taller de la Logia «Rosario de Acuña»

Por primera vez en la historia, un gran maestre del Gran Oriente de Francia estará en Gijón, la ciudad que, en la historia de la masonería asturiana, fue la que tuvo el protagonismo más destacado, sobre todo en el período comprendido entre los años 1912 y 1931. Jean Michel Quillardet vendrá a Gijón, al frente de una delegación de 130 masones franceses, para inaugurar el taller (sede) de la Logia «Rosario de Acuña», fundada en 2002.

J. M. C.

La Logia «Rosario de Acuña» se fundó en Gijón en el año 2002 y tras el período de afirmación de sus actividades, pondrá el broche final a este primer tiempo mañana y el sábado, con la visita de Jean Michel Quillardet, gran maestre del Gran Oriente de Francia, a cuya obediencia (región 17) pertenece la Logia «Rosario de Acuña». Luego, según cuenta uno de sus dieciséis miembros, el gijonés de Tremañes Víctor Guerra García, comenzará un período de dos o tres años en los que las actividades se interiorizarán.

Jean Michel Quillardet vendrá a Gijón encabezando una delegación de aproximadamente 130 personas, muchas de ellas hijos de exiliados que abandonaron España tras la guerra civil, entre ellos varios miembros de la Logia Toulouse, fundada por españoles en la citada ciudad francesa.

Con sede o taller, en la jerga masónica, situado en la calle de Costa Rica, en el barrio de La Calzada, la Logia «Rosario de Acuña» («el hecho de que se haya tomado el nombre de una mujer como título distintivo de la logia, responde al modelo librepensador y tolerancia que marcó la existencia de Rosario de Acuña», explican en su página web los miembros de esta logia), es una de las cuatro que funcionan actualmente en Asturias, tres de ellas en Gijón. La Logia «Rosario de Acuña» es masculina, lo mismo que la Logia «Jovellanos», situada en Gijón y que obedece a la Gran Logia de España. La Logia «Progreso», radicada en Oviedo, es mixta y pertenece a derecho humano, mientras que la cuarta, la Logia «Estrella del Norte», también con sede en Gijón, pertenece a la Gran Logia Femenina de España.

En total, según los cálculos de Víctor Guerra, que en el año 2004 publicó el libro titulado «El Gran Oriente de Francia en Asturias. Las logias gijonesas, 1850-2004», Edt La Productora. en Asturias hay actualmente unos cien masones, de ellos alrededor de 45 en Gijón, de los aproximadamente 3.000 «censados» en España.

Comúnmente se acepta que la masonería nació en España en Madrid, en el año 1728, quince años después de la llegada al trono de los Borbones tras la guerra de Sucesión (1702-1713) y siempre se mantuvo en la órbita de los postulados masónicos franceses, encontrados históricamente con la otra gran rama masónica: la Gran Logia Unida de Inglaterra.

En Gijón, la ciudad históricamente más masona de Asturias, la primera logia, según relata Víctor Guerra, se implantó en el año 1850, aunque la «edad de oro» de la masonería local fue entre los años 1912 y 1931, con la salida de la obediencia de Melquíades Álvarez, el político reformista gijonés, tras su alianza con la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA).

En su libro, Víctor Guerra, al relatar la fundación de la Logia «Rosario de Acuña», escribe que su filosofía es trabajar en una «institución esencialmente filantrópica, filosófica y progresiva (...). Tiene por principios la tolerancia mutua, el respeto a los otros y a uno mismo, la libertad absoluta de conciencia (...). Se abstiene de toda afirmación dogmática y tiene por divisa: libertad, igualdad y fraternidad».

Para pertenecer a la Logia «Rosario de Acuña», cuyo venerable maestro es Ricardo Fernández, «sólo hay que picar a la puerta», afirma Víctor Guerra, aunque hay que ser mayor de edad, «de buenas costumbres y disponibilidad económica para hacer frente a la cuota mensual de veinticinco euros, además de poder disponer de dos días al mes para reuniones, que suelen celebrarse de siete a doce de la noche».

Tras «picar a la puerta», el aspirante a masón de la Logia «Rosario de Acuña» deberá pasar tres entrevistas, cada una con un miembro distinto de la logia, quienes, al final, emitirán un informe. Como en algunos clubes y sociedades gastronómicas locales, existe la «bola negra». Si el aspirante es admitido, la ceremonia de iniciación, con los ojos vendados, dura entre dos horas y media y tres horas, explica Víctor Guerra.

¿Y qué hacen los masones de la Logia «Rosario de Acuña»? Pues llevar a debate asuntos con el objetivo de llegar a un consenso, en caso contrario se retiran. Unas conclusiones son exclusivamente para uso interno; otras, cuenta Víctor Guerra, «se dan a conocer a través de nuestra página web, que es www.asturmason.es», como los debates sobre la Constitución europea, la violencia en la escuela o la globalización.

Según Víctor Guerra, la fuerza de la masonería no es la que era, debido al escaso número de miembros que tiene en España, aunque en otras épocas «sí fue un "lobby"». Ahora, cuenta Guerra, «conozco masones del ala liberal del Partido Popular y del PSOE, y alguno de Izquierda Unida, aunque masonería y Partido Comunista nunca se llevaron».

En cuanto a los actos previstos por la Logia «Rosario de Acuña» son los siguientes: mañana, 19 de enero, a las siete y media de la noche, en el auditorio Príncipe Felipe de Oviedo, el gran maestre del Gran Oriente de Francia, Jean Michel Quillardet, dará una conferencia titulada «Laicismo y democracia», y al día siguiente, 20 de enero, a las once y media de la mañana, se realizará una ofrenda floral en la fosa común del cementerio de El Suco (Ceares) como acto de homenaje y reconocimiento a los fusilados durante la guerra civil y en la posguerra. También se colocará una placa en su recuerdo en el paredón.

Publicado por el Diario La Nueva España edición de Gijón
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...