Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

5 de febrero de 2007

CONDE DE ARANDA, Una Revista Masónica

Desde que vi en aquella reseña del El País al Conde de Campo Hermoso y a D. Ilia Galán, presentando una nueva revista de la Gran Logia de España , como dicen los neños en mi tierra , me la pedí para mí.

Aunque la publicidad era grande, pues la reseña se publicó, como digo, en el más prestigioso periódico de la nación, conseguir un ejemplar no fue tarea fácil.

Los correos dirigidos a la Gran Logia se los debía comer el trasgo masónico, puesto que nunca obtuve respuesta, salvo que mí nombre suene a chamusquina… En algunas librerías- almacén de mi ciudad me las prometían felices, y me aseguraban en unos días tal joya estaría en mis manos, la cosa se prolongó hasta los dos meses, finalmente desde Madrid un buen librero me la hizo llegar junto con la factura, que subió por unas 150 páginas unos 24 E.

Con razón algunos maestros masones dicen que la masonería es el club más caro del mundo.

Chanzas aparte, la llegada de la revista a mis manos no es que se me cayera de la mano, pero digamos que me desilusionó puesto que de la buena encuadernación de guaflex y el bien hacer que presentaba en su trabajos editados la Logia de Estudios e Investigación Duque de Whartón (GLE) con interesantes trabajos de Sanchéz Ferré, como siempre, lúcido y sugerente, o los trabajos profundos de León Zeldis por no dejar de citar los ensayos de Jesús Soriano o de Aldo Mola, hemos pasado a una revista clásica y clasista e intelectualista.

Pese a que se citan otras revistas y trabajos como referentes, creo que este número 1 de la Revista Conde de Aranda que edita la GLE, por medio de su Gran Logia Provincial de Castilla, con una más portada más bien sobria a base de cartulinas como pastas y con una maquetación un tanto ñoña, lo cual deja bastante que desear y más cuando el precio raya las casi 4000 pesetas.

No es que me deje llevar por antipatías, o fobias, pero una revista que quiere situarse en el mundo masónico del siglo XXI y que quiere emular al Instituto Masónico de Francia deber huir de trabajos de estilismo intelectuales como los que nos presenta Don Ilia Galán con Estética y Pensamiento masónico ante la postmodernidad, juegos de filosofía estética, que al masón de a pie se le cae de la mano cuando llega al cuarto párrafo del tratado.

Tan original es la revista, que rompe y rasga con su primera apuesta con cosa repetidas como la ponencia como la Fernando Yzaguirre ya presentada en el seno de un Simposiun de la Masonería, que dirige Ferrer Benimeli, ponencia que de leyó hace cuatro años en Leganés:y titulada: Masonería y Secreto una aproximación sociológica, en aquel encuentro de antaño ya a Izaguirre le valieron acertadas críticas a su exposición de Yzaguirre, que presentaba como incipiente sociólogo titulado por la UNED.

Hace la Gran Logia, y eso hay lo hay que destacar, un gran esfuerzo en buscar el consenso, o el ecumenismo masónico, pues no es fácil encontrar en el seno de la Gran Logia de España, que representa la “regularidad” trabajos de otros masones que se sitúan en el lado opuesto, o sea en la llamada Masonería liberal, y denominada por los primeros de “irregular”, pues tanto Izaguirre con la colaboración ya citada, como Javier Otaola que inscribe otro trabajo “Construir con el Nivel y la plomada la horizontal y la vertical” están en la Masonería Liberal mixta de la Gran Logia Simbólica Española.

El resto de las entregas pues hay de todo, un remarque de Espinal Lafuente: Humanismo y Masonería. Un artículo de Jean Luc Maxence: Jung ¿Hijo natural de Goethe?, luego el Marqués de Campo Hermoso, el ya citado Don Ilia con trabajo y presentación, Diego Valverde sobre “G. Herbet y el Suelo del templo” si breve y dos veces bueno, dice el refrán aunque hay que ha quedado quebrado el dicho.

Y cerrando el ejemplar un trabajo de Jose María Lancho, arrimando el ascua a la sardina con el tema de “Aspecto Jurídicos de represión franquista contra la masonería” en cuyo artículo aprovecha el autor para sacar el tema de la devolución del patrimonio.

Y el apartado Reseñas, pues más bien pobre y poco actualizado, vaya como de otro mundo y muy alejado de lo que se está publicando y años de otras revistas y trabajos masónicos que tratan temas como “El nuevo vigor del Rito Francés (Chaine d Unión´) La republica y la Memoria de Georges Ferré en Humanisme o el L´Humanisme revolté de Fred Zeller, o la francmasonería y la práctica societaria en IDERM, si olvidar trabajos que se publican en la Revista Initiatiques de la Grande Loge de France con trabajos en su último número como L’Initiation, voie de libération” de Francis Ducluzeau, o ’Aventure initiatique, à travers la forêt des symboles” temas que le interesan, desde luego, tanto al masón como al profano, que están atentos a las escasísimas producciones masónicas.

Lo que es de aplaudir es que la revista se abra a otras tendencias y a todas aquellos autores que quieran ver sus trabajos en dicha revista que los pueden enviar a Revista Conde de Aranda (GLE) C/ Juan Ramón Jiménez 6 . Madrid

Victor Guerra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...