Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

18 de febrero de 2007

La Búsqueda Griálica de los Reconocimientos.

Cuando uno lee algo sobre la tradición masónica española, a la que muy pocos prestan atención dedicándose, una vez más, a explicar lo qué es la masonería, sus mitos o sus leyendas; pues lo dicho. lo que llama la atención en ese repaso historiográfico es el hecho de encontrarse con la fundación de muy diversos Orientes y Grandes Logias.

No hay nada más que ir al libro que en su momento coordinó Ferrer Benimeli como fruto de un Symposiun Internacional de la Masonería Española (CEHME) dedicado a : La Masonería en la España del Siglo XIX, para comprobar la multiplicidad de organizaciones masónicas, que en dicha época hubo y que llegaban a rezar con el el apelativo, junto a sus títulos distintivos, como sucedió con el “Oriente de Ros” u Oriente de Pérez”.

Esa cuestión de la multiplicidad obedencial fue concluyendo a albur de trabajos de reunificación que llevó adelante Miguel de Morayta Sagrario, que fue congregando a toda la masonería española bajo un mismo paraguas hegemónico como fue el Gran Oriente Español, el cual brilló hasta finales del primer tercio del siglo XX, o sea hasta que el Sr. D. Francisco Franco Bahamonde dio un taconazo dictatorial y concluyó con todo el periplo masónico español, ¡Una vez más¡

Comentar al respecto, que un hombre y masón, y Gran Maestre como fue Miguel de Morayta, apenas sí se le han dedicado más que un par de trabajos, entre los que destaca el publicado por la Logia de Estudios e Investigaciones Duque de Wharton n 18, de la GLE, que en su volumen de trabajos de 1996- 1997 cuya autoría es del H.:. Guillermo Gozalbes que se extiende sobre figura de Morayta.

Pues bien esa atomización masónica se rompe de nuevo a partir de la década de los 80 cuando recién arribada la democracia empiezan las carreras por hacerse con el suelo masónico español y por hacer imperar otras masonerías que no habían tenido hueco en el suelo patrio.

Así nacieron la Gran Logia de España, y la Gran Logia Simbólica Española, y a partir de ahí ya la aparición de Grandes Logias y Grandes Orientes ha sido una constante.

El hecho es que a día de hoy en el panorama masónico español nos encontramos con las siguientes organizaciones: Gran Logia de España (GLE), Gran Logia Simbólica Española (GLSE), Gran Oriente de Francia (GOdF), Gran Logia de Francia (GLF), Derecho Humano (DH), Gran Oriente de Cataluña, (GOC) los Hermanos del Gran Priorato de Hispania, y la Gran Logia Femenina de España (GLFE) y poco más…

Porque a partir de aquí se abre un sin fin de amalgamientos de organizaciones masónicas, pequeñas o medianas, legítimas o ilegitimas, que tienen en común en muchas ocasiones nacer del disenso, y también fenecer a la velocidad del rayo.

En este enlace encontrarán algunas relaciones y comentarios al respecto de las Obediencias, aunque el trabajo es algo escueto e ignora a algunas organizaciones que se pueden considerar como “estables” y con proyección en España.

Pues bien, entre la amalgama de organizaciones que nacen del disenso pueden estar la la Gran Logia Femenina de Veracruz o la Gran Logia Federal de España que si no ha fenecido, es más un remedo masónico que otra cosa; Luego existen otras organizaciones territoriales que a veces suenan por los pasillos masónicos: la Gran Logia de Canarias, La Gran Logia de Andalucía, etc.. pero que poco se sabe de ellas, y luego hay otras como el el Gran Oriente Ibérico (GOI) con sede en Galicia, que por proximidad territorial y del quehacer masónico pues están en el candelero.

Esto trae consigo que haya una constante y permanente búsqueda de Reconocimientos por parte de estas organizaciones, en ocasiones un tanto filibusteras, hasta que no se demuestre lo contrario, y que nacen del disenso más cerril.

Por poner un ejemplo que viví de cerca. El actual Gran Maestre del Gran Oriente Ibérico, [que poco o nada tiene que ver con el legendario Gran Oriente Ibérico del XIX] al que conocí dentro de la Gran Logia Simbólica Española (GLSE) arrojando alguna que otra vez el mandil por no estar de acuerdo con ciertos postulados, cierto es que largas peroratas sobre el hecho de ser "progresivos o progresistas", que llevaban horas y horas de debate, terminaban con la paciencia del más pintado, pero de ahí a tirar el mandil y salir tarifando, no deja para un aprendiz masón de primera hornada no deja de llamarle la atención estas cuestiones y haceres.

Luego, quiso la fortuna que nos encontrásemos en medio del trabajo masónico en el seno de la GLSE, y a una pregunta mía en una Tenida Abierta de la logia que presidía en esos momentos la ARA SOLIS, a un ilustre profano socialista que hoy pulula por los pasillos vaticanos, y realizada en dicha Tenida, desde la más docta ignorancia, sobre el laicismo en las escuelas en Galicia, cayera como una bomba de fragmentación, y como es sabido las relaciones se enturbiasen.

A partir de ahí la separación de ambas trayectorias, la mía la de Alvaro Marcos, y su logia fue clara, yo he concluido en el Gran Oriente de Francia, y el que hoy es Gran Maestre del GOI., Don Álvaro Marcos tras perder las elecciones a Gran Maestre de la GLSE, en liza con Ascensión Tejerina, funda o refunda el Gran Oriente Ibérico.

Y aquí empieza la gran búsqueda de los Reconocimientos como organización masónica, a lo cual no hay nada que objetar, salvo cuando uno quiere ocupar el espacio de otros, y tiene un discurso similar, o se presenta bajo banderas de conveniencia o se hurtan discursos y maneras.

Al tenor de esto decir que no hace mucho en Gijón, el GOI se presentaba como una organización con cierto reconocimiento del Gran Oriente de Francia, y hasta parecía aojos de los presentes que lo expuesto, en medio de un acto a medias entra pubicidad sobre la venta de unos libros sobre masonería y la presentación del GOI, que eran algo así como los legítimos representantes del marchamo francés en España.

Cierto es que en ese momento el tema de la adscripción de logias españolas al GOdF no estaba del todo cerrada, y se daba esta curiosa circunstancia y en cierto modo una carrera por ocupar espacios masónicos.

En clave externa, algunas de estas organizaciones masónicas hemos comprobado que tienen referencias importantes entre logias u Hermanos del otro lado de la frontera, ignorantes en ocasiones de la situación interna de cada país o de los periplos singulares que se dan en suelo patrio, eso fue lo que me sucedió no hace mucho en Suiza donde me hablaba bien de una Gran Logia u Oriente español, para mí sin peso ni gloria, y que para los Hermanos suizos les parecía que eran como el renacer masónico español.

Esto tiene mucho que ver con esa búsqueda de reconocimientos, que para algunos ya constituye toda una marcha en pos del grial masónico para que le reconozcan como Gran Logia o Gran Oriente, de ahí que se den peticiones de logias inmersas en un proceso de separación de su Gran Logia, y soliciten “garantes de amistad” a otras logias para completar ciertos protocolos de regularidad a base de reconocimientos, desconociendo su realidad, el origen, y hasta la tendencia de a quien se le solicita.

Lo que crea un desconcertante intríngulis de extrañas relaciones donde el Reconocimiento, que por otro lado es la carta que a uno primero le presentan a modo de patente de corso, y en muchas ocasiones invocando esos reconocimientos soliciten tener asiento en el Oriente en diversos actos protocolarios, como ha sucedido hace unos días en nuestra tierra.

Cosas que pasan y que debieran erradicarse, y donde el propio trabajo masónico, de una logia o de una Gran Logia o Gran Oriente debiera ser su mayor exponente para ese reconocimiento, y no la búsqueda graalica de tal preciado tesoro que cada vez se devalúa más por lo esperpéntico de la situación.


Victor Guerra



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...