Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

19 de julio de 2007

En Defensa de Ferrer Benimeli

PREAMBULO

Cada vez que sale en el nombre de Ferrer Benimeli en relación a la masonería hay quien se le eriza los pelos de la nuca, y como respuesta enseguida lanzan ataques a diestro y siniestro, bien por su condición de jesuita, o bien por colaboracionismo, o porque es considerado como un “submarino de los Jesuitas en la masonería, o finalmente se le critica a uno porque colabora con él en el seno del CEHME, como es mi caso.

Y no deja de ser paradójico que haya hasta masones que critican esta relación que me une con Ferrer Benimeli y sin embargo ven con buenos ojos, o se prodigan en la colaboración con Pepe Rodríguez y sus trabajos de poner a los masones y a la propia masonería al descubierto, serán como decía aquella vieja canción “son cosas del querer”.

JUSTIFICACION

Mi relación con Ferrer Benimeli, no es muy vieja, creo que data del año 2000, cuando por primera vez aparecí en el Symposiun Internacional de la Masonería Española que se celebraba en Toledo, y donde aparecí con un primer libro debajo del brazo, lo que sorprendió al querido profesor Ferrer, que pronto me propuso como hace con otros muchos como miembro del CEHME, y hasta ahora he ido colaborando con el CEHME , aportando ponencias, artículos y algún que otro libro, pero dado el nivel de exigencias de los blogs, mi vida laboral y demás mi grado de colaboración ha bajado de forma alarmante.

Y ello no ha traído ni un mal gesto por parte de Ferrer, ni una exigencia a la hora de elaborar mis textos, ni siquiera me ha comentado, como otros, mi peculiares formas de expresarme o de tratar los asuntos masónicos, o de comportamientos en los Symposiun, puesto que en algunos no he querido intervenir para dejar espacio a otros que estaban más interesados porque les iba en ello la justificación académica o curricular, ello quiere decir que siempre he trabajado con plena libertad, tal vez decir que algunas temáticas me han sido sugeridas por abordar cuestiones que podían quedar cojas en un Symposiun o porque pudiera ser interesante su abordaje.

Por tanto reconozco la labor investigadora de Ferrer Benimeli, la propia y la coordinación que ha hecho a los largo de los distintos Symposiuns que ha habido, concretamente 11, lo cual producido un volumen de 19 tomos de unas 500 a 600 páginas cada uno de ellos, lo que supone un gran aporte a la historiografía de la masonería.

Se puede argumentar que es una historiografía que solo ha tenido en cuenta logias y masones, y que ha diseccionado a estos de tal forma que solo se les presenta como masones, y no rodeados de sus circunstancias, políticas y sociales, o que se prodiga una historiografía positivista, no seré yo quien juzgue a un investigador de su talla, aunque he de decir que una vez encarrilado en los temas historiográficos, y habiendo aprendido de su mano varias cuestiones no niego que me gustan más la veneros de investigación de J. P. Martín o de mi querido amigo gallego y admirado Alberto Valín, y que por tanto me alineo más en sus consideraciones críticas e investigadoras, y creo que este blog ha expuesto algún pots de crítica hacia algunos desarrollos historiográficos de Ferrer o del propio CEHME, no personales sino de otros autores de más talla y enjundia.

Se puede criticar que desde el CHEME se prodiguen unos temas sobre otros, que hay más inclinación a la rama regular y andorsiana y que se tratan temas menos escabrosos o polémicos, ya lo he comentado algunas veces, o que los temas tratado sean a veces muy superficiales en tanto que se limitan a la pura y simple contdauria, pero ello es debido a que la aproximación de muchos investigadores a la masonería es muy tangencial y esporádica, y no hay nada más que consultar la nómina de investigadores que publican de forma continuada, que es muy escasa.

Por tanto todo el respeto para Ferrer Benimeli, y añadir que nos consultamos temas y temáticas, pero digamos que me enmarco más en la línea antes comentada, y por supuesto en el ámbito de la masonería adogmática, y por tanto alejado de la “Regular” en la que se encuentra muy a su gusto Ferrer, sabiendo cómo es sabida su opinión sobre GODF no es la masonería ideal que le gusta estudiar y trabajar, y aunque se produce esa divergencia no nos impide que fraternalmente compartamos preocupaciones y tertulias, y no contubernios seudo-religiosos como parecen dejar caer algunos comunicantes, cosa cuanto menos extraña al estar situado además en el campo beligerante del laicismo.

Por tanto como historiador de la masonería, le reconozco el haber sido vanguardia, le alabo su capacidad de trabajo, le respeto como persona, y su condición polémica como Jesuita, decir que nunca he visto en él maneras u ostentaciones de tal condición, es más en alguna ocasión le he tratado de “pater” y fui recriminado por ello.

Me dice Luis Linero en un comentario a mi sugerencia de lecturas, “que Ferrer estará próximamente en Cuba”, y debo decir que antes ha estado e Edimburgo, y que entra en Grandes Logias y Grandes Orientes , mixtos “regulares” a dogmáticos, masculinos y femeninos de Europa, América y Asia, ya no digo como “Pedro por su casa”, porque sería tratar a la masonería como “la casa de tocáme roque”; pero puedo decir es invitado en muchas de esas Obediencias, y es más es invitado por logias poco sospechosas de contubernismo religioso como pueden ser las logias del Gran Oriente Francia que le han invitado a sus bancos para exponer sus opiniones,

Pudiendo añadir que mantiene excelentes relaciones con profesores, masones,y logias u Obediencias, como ya he dicho y para mi sorpresa situados en ámbitos opuestos en todos los sentidos a su posición entre los que pueden ser el GOdF o profesores como Charles Porset.

Por tanto ignorar a Ferrer Benimeli, es ignorar una parte de nuestra propia historia que ha sido escrita por dejadez de los propios masones, que no hemos sido capaces de escribir la nuestra o de hacer un trabajo crítico con lo que se hace desde algunos ámbitos.

Valga por tanto este post como justificación de una amistad y de un reconocimiento desde la divergencia pero desde el respeto, y he oído de todo sobre su persona y labor, pero no a todo se le puede dar pábulo, y sobre si Ferrer es o no masón, o un submarino de Ios Jesuitas en la masonería, pues ya lo dije en una cena del CEHME, la gran incógnita que nos quedará será buscar tras la muerte de Ferrer, al que le deseo larga vida, su diploma de iniciado masón, con lo cual nos queda una larga y profunda investigación por delante.


Victor Guerra, MM.:. del GOdF
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...