Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

1 de enero de 2008

LA REPUBLICA PLANETARIA de J.Georges Plumet y Charles Porset.

J. Georges PLUME T& Charles PORSET. La lucidez masónica.

Había leído, hace tiempo el pequeño opúsculo del Gran Venerable, que rige los destinos del Gran Chapitre General del Rito Francés del GODF,titulado: Ad Majoren. GODF Glorian, y aunque las reflexiones eran más bien del tipo historicista, me había gustado, aunque me supieron a poco.

Hoy, ya con un pie metido en el 2008, traigo las reflexiones sobre una lectura de otro libro de Plumet t Charles Porset, que me ha impactado y que he tenido como libro de cabecera durante estas fiestas.

No hay muchas ocasiones de leer trabajos de Plumet, ya que no se prodiga en los medios escritos, y sin embargo hace apenas unas semanas ha llegado a las librerías un extenso trabajo titulado: La República Planetaria, y en el cual colabora también el historiador y miembro del GODF: Charles Porset.

Lo cierto es que tener a estos dos Hermanos franceses, enlazados en un libro es toda una delicia, pues la lucidez y simplicidad de sus reflexiones, ayudan a deshacer buena parte de los entuertos masónicos con los que el personal se está pegando desde hace años, y lo hacen no mediante el dato objetivo o porque aporten el documento de certificación masónica adecuado para dirimir las disputas, sino que articulan su reflexión en base a una lectura crítica del trabajo masónico y su proyección, como hacemos modestamente otros masones, pese a quien pese.

No me extrañaría nada que los Hermanos del GODF de otros ritos, miren como de soslayo a Porset y a Plumet, y más aún, que desde la órbita de la “Regularidad escocista ” se los tenga, por poco menos que unos talibanes masónicos, capaces de reventar con su lucidez las duras trincheras de la inoperancia masónica en las que muchos están enterrados mirándose el ombligo simbólico.

Ha sido un deleite leer unas 250 páginas en la lengua de Volteaire, y también ha sido un ejercicio duro pero ha merecido la pena, y recomiendo la lectura de tal ensayo, en especial para los masones españoles y latinoamericanos, por ese corrimiento del velo de Isis tan atrevido que hacen los dos autores y cuya actitud creo que debiera tener seguidores, al menos en masonerías tan jóvenes y frescas como la nuestra o la latinoamericana

El libro además es todo un acierto, porque en contraposición a las exposiciones de J. Georges Plumet, este ha invitado a participar del festín de sus reflexiones con una introducción y un largo prefacio a Charles Porset, Hermano y famoso historiador, que no está a favor de los Altos Grados en masonería, y opta por la potenciación de los grados llamados simbólicos. Sus críticas son demoledoras, pero no por ello se esconde para denunciar la falta de inoperancia y proyección de algunas masonerías y el posible papel que ha de jugar la masonería simbólica como tal, y en especial el Rito Francés.

Ambos autores parten del Rito Francés, como el vehículo ideal para reflexionar en el ambiente neutro de a laicidad que aporta el rito muy alejado de los grandes hierofantes, y por supuesto del onanismo masónico al uso.

Tanto Porset como Plumet, observan que el espacio masónico es un espacio raro, pero es un espacio a su vez que se desenvuelve en un ambiente de carácter laico y por tal consecuencia en el desarrollo del trabajo se obtiene la luz. Es cierto que están hablando de su masonería, la que practica el Gran Oriente de Francia, singular, genuina y moderna.

Tanto es así que J. Georges Plumet más allá, y plantea un tema que parece la piedra filosofal de la masonería española, y que está en los labios de todo el mundo “ la masonería como método iniciático”.

Sobre tal cuestión el Gran Venerable argumenta: Que la Franc-masonería no es una sociedad “iniciática” “sticto sensu”, aunque algunos quisieran o pretenden que fuera algo donde el iniciado entrara en el mundo de las verdades ocultas e inaccesible, y en los grandes y pequeños misterios. El gran Secreto que todos intentan desvelar y que todos intentan aprehender.

Ya en la novela de Giacometi: El Ritual de la Sombra se concluía con ello, y en algunos catecismos y manuales se dice: lo más original del secreto masónico es que no hay secreto. Y Plumet nos lo recuerda.

Enganchando con esa idea Plumet expone que no hay iniciación como tal, es algo más sencillo puesto que ese supuesto iniciado, por ejemplo en 1801, ya se le decía prosaicamente que era recibido y no iniciado”, este enfoque de plantear al profano como un "recibido" o sea como un aceptado, cambia muchas cuestiones y eso es importante, en una época en que hemos vuelto en masonería a las concepciones seudo-metafísicas, instalando sesudos y misteriosos arcanos del saber. Ante ese discurso hermético se desmarcan, tanto Plumet como Porset. de ese espiritualismo masónico que nos ronda por doquier, y ante lo cual nos proponen encarar un trabajo masónico laico, lleno de reflexión basado en la razón y por tanto desvestido de ropajes artificiosos de cara a lograr esa ansiada utopía: República Planetaria.

Cuando hablan del trabajo de los Altos Grados, exponen que ya está bien de la “marca simbólica del método iniciático", que ya no es suficiente tras una práctica onanista que ya supera casi los 200 años. “Es necesario cambiar el objetivo y encontrar otras razones para huir de mundo delicuescente y la eternidad de sus propios errores” refiriéndose al método y el modelo masónico, y a la propuesta de Gran Colegio Internacional de Vº del Rito Francés para una práctica masónica de nuevo cuño.

Reflexiones que va desgranando Jean Geoges Plumet, y que muchos suscribimos en el fuero interno, pero que luego son difíciles de hacer entender en las estructuras obedienciales y en el trabajo logial, pue tal c cuestión significa toda una nueva reconstrucción del edificio conceptual masónico.

Es esta caso el ensayo La Republica Planetaria está más bien orientado a los masones, pero sobre manera para aquellos que trabajamos en el Rito Francés.

Tras unas 140 páginas de un discurso clarividente y lúcido, entra en escena, con otras tantas páginas, Charles Porset, que no se anda con paños calientes y lo hace como una tromba de aire fresco, que para masones delicados e iniciáticos les recomiendo se lo lean con precaución, puesto que este defensor de las logias azules expone que la política de la libertad es la religión del masón, y por tanto ataca a esa masonería, que crece, en base a pagar el precio de una amnesia constitucional sobre sus orígenes históricos, realizando contorsionismos exegéticos que dan lugar a toda una literatura y práctica fantástica, como vemos en nuestras librerías y en algunas logias.

Lo que lleva a muchas masonerías a ser auténticas capillas esotéricas que van camino de ser, o convertirse en una religión sustituida, los cuales a su vez, tienden puentes y flirtean con la Iglesia y el Poder Político, por debajo del mandil haciendo caso omiso de su compromiso de trabajar por la humanidad, como sociabilidad masónica.

Eso lo estamos viendo día tras día, desde altos minaretes masónicos se dice que se revalorizan los valores iniciáticos por el método masónico, pero luego cuando uno analiza la realidad circundante ve que hay mucho humo espiritualista y poca apuesta por la modernidad, como ha sucedido con el tema de la Declaración de Ilegitimidad del Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo, por parte del Gobierno Socialista español, de lo cual nadie se ha hecho eco, ni logias ni Obediencias, salvo algunas del Gran Oriente de Francia.

Es por esas carencias, que tanto Plumet como Porset, plantean que debemos ir hacia esa República Planetaria, y que puede tener unos grandes valedores, y esos somos los masones que podemos jugar un importante papel, pues tenemos el método del esclarecimiento, la práctica de reflexionar en conjunto, el marco legislativo básico que nos conforma como grupo, y como no, la vocación, al menos de algunos, de proyectarnos en el medio social en el que estamos insertos. Esa es la propuesta.

Estamos ante un libro indicado, para todos profanos y masones, aunque más bien enfocado para éstos últimos, y en especial para los masones de Rito Francés, a los cuales se nos convoca al rearme ideológico abandonando la esfera del onanismo masónico tan al uso, mostrándonos clarividentes y lúcidos, y con el valor que ya demuestra Charles Porset, de no tener ningún miedo a llamar las cosas por su nombre y actuar en consecuencia.

De todas formas en la pagina Web del Chapitre General de Rito Francés encontraréis más reseñas y comentarios sobre el libro La República Planetaria, yo lo he querido hacer desde mi postura personal como Masón del Gran Oriente de Francia, y desde el más escrupuloso respeto a las posiciones del Gran Oriente de Francia.

He dicho.

Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...