Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

16 de abril de 2008

LA SECTA DEL PLACER



De nuevo Giacometti y el Hermano Ravenne, han puesto en el mercado español su segunda novela, que no entiendo porque le han puesto ese título, cuando el suyo en la tierra de Apollinaire es la Conspiración de Casanova, tal vez crean los mercaderes editoriales que los españoles somos unos incultos y hayan pensado que nada nos debe decir el personaje de Giacomo Casanova, y por ende están convencidos de titulando el libro la Secta del Placer pues atraigan a más compradores.

Está claro que debo entender poco de mercadotecnia editorial.

Lo cierto es que le libro como casi todos dedicados a estas escenografías se dejan leer con cierta comodidad y rapidez , y más este último libro que abandona en parte el río discursivo del anterior novela , para meterse en esta ocasión más en el triller policiaco masónico.

En La Secta del Placer encontramos más andanzas del Comisario Marcas, enrolado en esta ocasión en perseguir por orden directa del Ministerio, y de forma indirecta por la propia Masonería, aquí ya no está tan definida que tipo de Obediencia está detrás del encargo y la presión por resolver con “discreción “ el asunto, para desvelar el misterio de porque un ministro se ve envuelto en un “polvo a muerte”

Pues de eso va la trama en la que se ve envuelto Marcas, es desvelar el asesino u asesinos de una serie de personajes que mueren en pleno climax sexual, que realizan en base a técnicas sexuales tántricas, si bien no se explican en que basan exactamente, pero las cuales resultan mortales para los implicados, y como viene siendo habitual de por medio están los locos, a los que debe descubrir ya metido plena faena de investigación.

Finalmente se ve la mano de una secta que utiliza todo ello para el placer egocéntrico de un líder denominado “Dionisios”, y con una presencia omnipresente así como la de Giacomo Casanova, todo un icono al cual tampoco parece que le saquen el jugo debidamente.

Si bien en el Ritual de la Sombra la trama se envolvía y se enrolaba en los vericuetos y formalidades rituales de la masonería, en esta ocasión la trama masónica es más un decorado de trasfondo que parece justificar la firma del autor masón pero poco más. Esa presencia es más tangencial, en muchos casos deja una nebulosa sin resolver y da la impresión de ser una novela más primeriza que la anterior la del Ritual de la Sombra, más circular y completa.

Si Dam Brown llevó a su opusiano asesino a Oviedo en la novela El Código Da Vinchi, Giacometti y Ravenne no han querido ser menos y aparte de meter menos en la trama una cantante española en plena secta, sitúan al Comisario Marcas y a su mujer-talismán, [siempre le colocan una en su vida de solitario policía-masón, aunque parece que aquí la cosa no va a mucho más allá de una atracción filial y de solidaridad con un antiguo frater de Logia] en Granada y en plena Semana Santa, con un Marcas laicista beligerante con las tumultuosas procesiones religiosas de la citada época.

En general me ha gustado menos la novela que la anterior, creo que a veces le falta resolución, y en otras partes hay nudos gordianos que hubieran podido ser mejor explotados y se quedan un tanto inermes, entre los cuales la masonería como arquetipo podía jugar un papel importante y resolutivo, en este caso es un visillo que nubla más que ayuda además remarcar ciertos tópicos en el uso y mentalidad popular.

Tal vez el libro se me haya caído un poco de las manos, cuando Giacometty y Ravenne me ha llamado a mí y a los de mi especie, los aficionados a la bicicleta de montaña, masoquistas,

Y eso pese a que hablé bien de la anterior novela, no sé que les habré hecho, para que a mi amigo Jiri Pragman le ponga tan bien y a mi me califiquen de masoquista, tal vez hablaron con una tía abuela mía que le comunicaba a su Hermana que le habían dicho que so era masoquista en vez de hiramista o masón. Bromas aparte, recomiendo la atractiva y atrayente lectura que edita Plaza y Janes y que por 19 Euros, o por un simple préstamo bibliotecario pues se pueden pasar unas horas de asueto masónico-literario y espero con fervor se traduzca su última novela los Hijos de la Sangre.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...