Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

13 de junio de 2008

El Gran Maestre: Guglielmi. "El Capitán del GOdF" .(1parte)


Para un masón de a pie y situado en la periferia española, como ya he dicho alguna que otra vez, el tema de los Grandes Maestres, franceses sean de la Obediencia que sean resultan en general unos perfectos desconocidos, y aunque pueda parecer sorprendente también para nosotros los miembros del GOdF,, nuestros Grandes Maestres, aquellos que han regido los destinos de la Obediencia en general salvo los tres últimos, (Quillardet, Brandmeyer y Bauer) los demás nos son prácticamente unos desconocidos, salvo claro está aquellos que la historia ha rescatado o puesto en portada por uno u otro motivo.

Es una cuestión que me llama la atención que hombres que gobiernan junto con un Consejo de la Orden, (Cerca de 55.000 masones) pasen desapercibidos para los historiadores, y los periodistas, ya no digo para los españoles, sino también los franceses pasan inadvertidos.

Aunque tal vez sea ese el destino de todo masón que sube al Oriente, pasar al olvido una vez que baja del estrado camino del puesto de guardatemplo. Aunque eso siempre se dice, y se pregona pero rara vez sucede, unas veces por ambición personal u otras porque el carisma del personaje le hace tener un peso que le excede y le precede, al final uno siempre se está en el candelero como le sucede a mi biografiado.

Pues bien, uno de los masones, que siempre ha revoloteado por mi cabeza y por mis oídos , y que aún es contemporáneo, es Philippe Guglielmi, quien ocupó el cargo de Gran Maestre en el bienio 1997 - 1999.

Y me llama la atención Guglielmi, porque cumple una de las premisas que se dan dentro de la masonería, y más en los cargos oficiales de ésta , donde se encuentran muchos masones que o bien han sido bien policías o militares, o en todo caso civiles que han estado relacionados con los distintos servicios policiales o de información, etc. En el caso del Gran Oriente tal cuestión se cumplió con Baroin, con Bauer y con Guglielmi…

Es una adscripción que no es solo una característica del Gran Oriente de Francia, sino que se encuentra en muchas obediencias, y nuestros enemigos atañarian al tema del secreto de las Conspiraciones y Sociedades Secretas, etc, aunque tal vez la raíces a tal inclinación las podemos encontrar en la posición del Caballero Ransay que por 1737 comentaba al Cardenal Fleury: que él desde su puesto podía ser útil a la religión, al estado y a las letras”.

Alain Guyard en su libro sobre el Fin de la masonería, en el capítulo La función de las logias nos habla de una cierta neutralización o centrismo que se produce con la presencia de masones provenientes del ejército en los altos cargos del Gran Consejo, y lo explica desde la vertiente de que “son poco dados a las grandes aventuras u a actos revolucionarios. Diríamos que su presencia mantiene a la Obediencia o a las logias dentro de un cierto “centrismo”.

Edouard Boeglin, relata además un tema relacionado con lo que he comentado de buscar ese guardián del equilibrio, y con relación al biografiado,- comenta Boeglin - que cuando él presentó su candidatura como Consejero en el año 2000, con conocimiento de Alain Bauer- quien finalmente sería Gran Maestre- dice Boeglin, - fue un pasado Gran Maestre, (refiriéndose a Guglielmi) quien promovía una candidatura “in extremis” contra mí , la del comisario Eric Vanlerberghe, presidente de la Mutalidad del Ministerio del Interior; ante ello alguien le dijo a Boeglin “que era mejor un policía por un año que un periodista `por tres años”.

El complejo mandato de Paul Lafogue en el seno del “GO”, viene precedido por una lucha tenaz de un oficial republicano, como Guglielmi que se ocupa de un sector sensible como el de la información dentro del ejército, al cual estuvo dedicado como él mismo nos comenta treinta años de vida militar, que permite conocer la grandeza y las servidumbres de trabajo de las villa y las guarniciones, del teatro de operaciones exteriores.”, en su carrera hacia la Gran Maestría se enfrenta a Stéphane Fillette, fundador de Convergencia Republicana y auditor del l'IHEDN (Institut des Hautes études de la Défense Nationale). Finalmente será Guglielmi quien se eleve a la cabeza del Gran Oriente de Francia desde un trabajo pragmático que le va a permitir, cosa inusual, que el Convento del 1998 apruebe por un 98% de los votos el informe anual.

¿Pero quién es Philiphe Guglielmi? Lo que sabemos de él es más bien poco, y podemos decir que se prodiga muy poco en algunos aspectos que quedan muy reservados o velados, aunque últimamente se le ve con frecuencia en diversos artículos y controversias como las que mantiene con el Blog Le Cactus Rouge que es la expresión satírica de los Comunistas Revolucionarios de Romainville, donde el Capitán Gug, ocupa plaza como sólido socialista.

Pese a haber dejado atrás la Gran Maestría , sigue en activo, como “Alter Ego “ del Gran Oriente de Francia, pues no hace mucho acompañó al Quilladet, y Alain Bauer, a visitar a Sarkozy con relación a la posición permisiva de este con el tema católico; lo cua que le sitúa en el ojo del huracán, a este ex -oficial de infantería, y alcalde adjunto de la Romainville, donde manda la alcaldesa Corinne Valls; ejerciendo Guglielmi como miembro del Partido Socialista de Presidente de Consejo Federal Socialista de Seine-Saint-Denis.

Esta es su biografiawipedica. ¿Pero qué más sabemos aparte de estas notas que pululan por la Red…? Lo que tenemos es una fuerte personalidad nacida en Forci à Santa Reparata di Moriani (Córcega) el 16 del Noviembre de 1951. Soldado de Infantería, Casco Azul en el Líbano en 1984 y 1985, padre de dos hijos, y actualmente dirige una consultora estratégica dedicada a temas económicos, la cual asesoró a Arcelor en su proceso contra Mittal , ambas dos grandes acerías con intereses en medio mundo.

Por su labor como soldado está en posesión de las Condecoraciones de Chevalier dans l'Ordre National du Mérite y Médaille militaire Croix de la Valeur Militaire; y está en posesión de La Legión de Honor .

De su periplo masónico poco también se sabe aparte de haber sido Venerable de la Logia Pasquale Paoli Sus responsabilidades Masónicas se pueden recoger en las siguientes funciones: Consejero de la Orden (1991-1995 y 1996-1997) Gran Secretario de Asuntos Exteriores; Gran Maestro Adjunto y Gran Maestre 1997-1999. Presidente de la Comisión de Instituciones Republicanas del GOdF; y organizador de los coloquios sobre La República.

Como masón importante, se le pinta siempre en la creencia que el “Capitan Gug” piensa a pies firmes que dentro del GOdF hay toda una operación de desestabilización izquierdo-troskistas, ya que opina que el Gran Oriente puede ser un vehículo interesante para la praxis troskista que encarnan figuras del Consejo de la Orden del GOdF como Huges Leforestier; Patrik Kessel o Eduard Boeglin, con este último tiene un conocido enfrentamiento que ha transcendido a los medios, a pesar de la estrecha colaboración en el seno del Gran Consejo, NO se puede negar que Boeglin no le perdona a Guglielmi, que con el triunfo por mayoría en su carrera hacia la Gran Maestría este quisiera hacer del “GO” una organización muy fiuel a su idea de lo que debía hacer o no hacer una organización como el Gran Oriente de Francia, o que quisiera hacer de la revista Humanisme el “Pravda del Gran Maestre”, y por tanto hayan mediado entre los dos, divergencias importantes que han alcanzado a otros Hermanos como Leforestier…etc..

En medio todo ello está la procedencia corsa, no solo de Guglielmi sino otros cuantos actores que van a jugar un papel importante en un determinado momento de la historia de la Obediencia, como veremos más adelante.

Pero quien crea que el Capitán “Gug” es un clásico profesional del ejército, ya retirado que no tiene ideas propias, se equivoca totalmente, pues tras la fuerte personalidad corsa de Gugielmi se alza un intelectual que impresiona cuando uno se inmersiona en sus trabajos, de los cuales de desprende como un encandilador intelectual que no le tiene miedo a las polémicas, o a determinados temas.

Y todo ello pese a que solo ha publicado un libro, que según dice el mimo Boeglin, fue escrito por este mismo como “negro” del Gran Maestre: este libro que resume muy bien las posiciones de Guglielmi es “Vive la République.

Es un libro interesante pero cuando sale pasa a segundo plano debido a choques internos que muestran a un Guglielmi duro en polémicas, y que hacen que en buen parte se disipe lo expuesto por el Gran Maestre.

Uno de esos factores de que el libro pase a un segundo plano es la polémica sostenida por Charles Porset con Claude Saliceti que publicaba “Humanisme, Franc-maçonnerie et Spiritualite” el cual planteaba la reintroducción de la “espiritualidad en el seno de la prácticas masónicas del GO”. Y en la que al final interviene Guglielmi como Gran Maestre y que recoge muy bien Boeglin en su libro Main Basse Sur la Maisopn Cadet?


En ese sentido, Guglielmi se muestra como un Gran Maestre duro y firme en sus posiciones, como lo demostró con CLIPSAS en el Convento de 1996 donde el Gran Maestre “Gug” reprochó al presidente del CLIPSAS, "el poco trabajo desarrollado y la búsqueda de reconocimientos, como viejo soldado de un intelectualismo primitivo, que ha hecho que CLIPSAS se pareciera más a un Alto Estado Mayor de Grandes Maestres, que al trabajo que se le había encargado a CLIPSAS". Tras esto el GOdF abandonaría tal organización masónica.

Pero Philiphe Guglielmi, cobra para aquellos que profesamos el Rito Francés en los Altos Grados, un papel importante al reintroducir dentro del Gran Oriente de Francia los trabajos de perfección del Rito Francés, tras una accidentada carrera de “Capitulos salvajes” y otras apuestas.

(Pero esto será otro capítulo)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...