Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

2 de octubre de 2008

La masonería de cara al siglo XXI, que no es poco


Escribía un buen amigo, Jesús Aznar, director de la Revista Acacia, un texto que me parece muy instructivo y revelador, y que tomo prestado para reflexionar sobre el siglo XXI y los retos que nos quedan por delante a los masones.

¿Quién gobierna el mundo? ¿Cuál es su verdadera influencia en el universo en el que la economía dicta su ley? ¿Cuál es el verdadero poder de los medios de comunicación y de los medios de presión?... Son preguntas que nos planteamos ante el inminente comienzo M siglo XXI y un fin de milenio que tiene algunas características claras que conciernen tanto a la vida social, como a la económica e, incluso, trascienden al plano personal.

La "globalización" es uno de los cauces que ha asumido nuestro siglo XX.

El mundo se ha hecho más pequeño, de modo tal que lo que sucede en es conocido y produce efectos en el resto, aunque con intensidad diferente. Este efecto globalizador ha sido generado por un sistema económico, cuya estructura y elementos dinámicos cubren la tierra: el capitalismo, producido, en gran medida, por la internacionalización de las economías tercermundistas" que han adaptado sus estructuras a la necesidad de entrar en el mercado internacional y por la citada revolución en las comunicaciones, cuya última expresión es la "supercarretera electrónica".

Otra característica del final de siglo es la aceptación del sistema democrático liberal, destacando que los hombres y pueblos de hoy han puesto en jaque a todas las formas de autoritarismo y totalitarismo existentes en épocas pasadas. Apuntemos, además, que mientras en el plano nacional se impone la democracia, en el ámbito internacional se comprueba la existencia de un sistema unipolar de poder.En estas coordenadas aparece el hombre contemporáneo que se mueve motivado casi exclusivamente por la búsqueda de exitismo material y de conducta consumista. Este hombre, aislado cada vez más detrás de las pantallas del ordenador y del televisor se desvía hacia formas extremas de individualismo y egoísmo y hacia la falta de respeto a la palabra como si se tratara de formas particulares de ejercer la libertad.

En este final de siglo, el hombre se transforma en "Liviano" y crece en su entorno el Fundamentalismo en cualquiera de sus expresiones, incluso en las sociedades más desarrolladas, poniendo en peligro la paz común y la relación entre los hombres.

Estas macro-características que el siglo XXI recibe del que termina, constituyen a la vez el marco en que deberá moverse y parte importante de los desafíos a los que se deberá enfrentar la Masonería en la medida que su existencia y acción se proyecten de modo significativo en el siglo y milenio que se inicia.

Preguntas tradicionales a este respecto como si la Masonería tiene futuro o si desaparecerá o se transformará o seguirá siendo igual, me atrevo a contestarlas de inmediato afirmando que la Masonería sí tiene un futuro y que, adaptándose por necesidad a los nuevos tiempos y características, tendrá posiblemente más importancia en el siglo XXI que la tuvo en el siglo XX.

La Masonería es, por definición y vocación, una de las instituciones humanas mejor habilitadas para auxiliar a ese hombre libre que se busca a sí mismo y a sus semejantes usando su razón y su capacidad crítica. Los grandes valores que inspiran a la Orden son la adecuada respuesta y freno a la proliferación del intranscendente "hombre liviano", cuyo aparente triunfo como arquetipo de líder en el mundo post-moderno aún sigue ocultando el lado oscuro del modelo.

La Masonería debe enfrentarse ante el reto del nuevo siglo y en ello trabajan los masones mejicanos convocando para 1999 un Concilio Masónico de América Latina, con el fin de que sirva de base para un futuro Gran Concilio Masónico Mundial. Dentro de los preparativos de esta magna reunión, los masones latinoamericanos elaboran un extenso programa del que extraemos algunos puntos a continuación:

  • Tenemos derecho a que nadie disponga de lo ajeno para enriquecerse a costa M hambre, la miseria y el dolor de ningún pueblo.
  • Tenemos derecho a que nada ni nadie quebrante la paz social y la ley.
  • Tenemos derecho a que nadie ejerza el terrorismo, el genocidio, ni la tortura, como medios de "la eficiencia y la modernidad" siendo la práctica más equivocada y desigual de la justicia.
  • Tenemos derecho a que nadie explote el trabajo de otro sin una justa retribución.
  • Tenemos derecho a que nada ni nadie contamine el ambiente de nuestros países, pues nuestro planeta; al igual que nosotros, está vivo y es nuestra única casa, la cual pertenece a toda criatura viviente.
  • Tenemos derecho a que nadie utilice la ignorancia de otro para aprovecharla con algún propósito.
  • Tenemos derecho a que nadie, imponga ni por "traición", ni por "cultura" cualquiera de los dogmas existentes en el mundo.
  • La Masonería es enemiga irreconciliable de todo fanatismo y dogma.
  • La Masonería está cada día más cercana al progreso del género humano, porque esa es la razón primordial de su existencia.

Los masones trabajaremos siempre unidos:

  • o Porque jamás se rompan las cadenas de la Fraternidad Masónica Universal.
  • o Por el respeto a todas las formas de gobierno de todas las Organizaciones Masónicas, su concepción y práctica del simbolismo, sus prácticas litúrgicas, como partes doctrinarias integrantes de la Masonería Universal.
  • o Porque el trabajo entre los masones, con todo su pensamiento y acción, sea siempre armónico y conjunto.
  • o Porque el crecimiento económico se logre con independencia, libertad y justicia, pluralidad y diversificación, y así mismo, se alcancen las metas que los pueblos requieren para su crecimiento y desarrollo.
  • o Porque la familia, como base de la sociedad se mantenga siempre unida ante todo ataque ya sea político, económico, social y cultural.
  • o Porque los Masones luchemos unidos para lograr la libertad y el progreso de todas las Naciones del Mundo.
  • o Porque los Masones luchemos unidos para que la niñez sea la única que cuente con todos los privilegios.
  • o Porque los Masones para que los que trabajan cuenten con una vida digna, ausentes de carencias y opresiones.
  • o Porque los Masones y los ancianos, en general, quienes integran la Tercera Edad, tengan lo mínimo necesario para su subsistencia pues ellos representan la sabiduría y experiencia.
  • o Porque los conceptos de Filantropía y Fraternidad, adquieran la dinámica y autenticidad que actualmente requieren, como una de las maneras esenciales de preservación de la Unidad masónica.
  • o Porque la igualdad mantenga su equilibrio, como tabla rasa entre todas las Potencias Masónicas del Mundo.
  • o Porque los Masones, participemos en lograr que las ciudades de todo el mundo tengan un desarrollo educativo, político y económico, permanente, tanto en las ciudades como en el campo.

Asumiendo en la parte que nos toca estas ideas, pensamos que la Masonería se encuentra frente al imperativo moral de preparar al hombre del siglo XXI para ayudarle a sortear los "peligros" venideros, del "hombre liviano" y del Fundamentalismo.

Pero para cumplir sus funciones en el nuevo siglo como comunidad de hombres libres efectivamente útil en términos sociales, posiblemente deberá revisar sus estructuras, a fin de llegar de manera más clara y amplia a cada vez mayores sectores sociales.

Seguramente será necesario hacer una distinción más fina entre lo que debe seguir manteniéndose como reservado y lo que puede pasar a ser de conocimiento público y general. Tal vez los símbolos tradicionales y aún las herramientas de trabajo tendrán que ser actualizadas.

Mayor creatividad, así como prudente audacia, serán indispensables para enfrentar los desafíos del siglo XXI. Lo cierto es que un siglo que se anuncia como el del logro de los mayores niveles de libertad para el hombre, ha pasado a ser indispensable darle sentido a la vida del hombre libre. Frente a esa tarea, la Masonería puede volver a ser no sólo el gran Centro de Unión para lo cual fue creada, sino la guía más clara para encontrar el camino adecuado.

Jesús Aznar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...