Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

26 de octubre de 2008

YO FUI MASON, un camelo con envoltorio masónico

Yo creo que lo escribí en varios pots: la masonería vende, pues para el gran público esta organización tiene los ingredientes necesarios como para ser atrayente; las magias, los esoterismos, las vestimentas, ese velo del secretismo y el complot, del que tanto nos revisten, hace que el personal busque con ansias todo lo que se publica sobre Masonería, y hay quien revistiéndose con ella, en este caso nos venden a modo de caballo de Troya su historia de re conversión al catolicismo, tal y como le pasa a Maurice Caillet.

Ya lo había leído algo en francés, y había leído su blog J´étais franc-maçon , en el que narra su trayectoria y final conversión , porque al final de trata de eso de su conversión al catolicismo, otro nuevo Paulo que se cae del caballo, podría titular el libro; Mi conversión, que sería lo más adecuado, aunque lo cierto es que queda como pobre, y además tendría tan solo los consumidores del gremio, por tanto Maurice Caillet, hace una pirueta, al transcribir los recuerdos de su iniciación, con peros y señales, y lo mismo hace con algún que otro ritual de trabajo, lo cual es cojonudo, porque de este modo, alguien terminará pensando que tantas vueltas para esto ¡ Dar vueltas y más vueltas, o que nadie te escuche.

El que crea que este hombre, tal como se ha vendido desde la COPE , que iba a desvelar los grandes secretos, los grandes cultos, y chivarse de cientos de hermanos, y hay quien le colocar el titulo de Traidor, porque al final nada dice salvo lo ya conocido que fue Maestro Masón y Venerable de una logia de Rennes, pero se guarda muy mucho de algunas cuestiones aunque deja entrever lo trepa del asunto en su andadura masónica,

En definitiva lo que Mauirice Caillet, hace es describir los rituales previos y de iniciación, aunque pronto se olvida de su masonería, y a lo largo del libro nos larga su desventurada vida de búsquedas, a través de los más variados senderos en que la encauzado, rosacrucismo de ARMOC, la radiestesia, la magia blanca, etc, para culminar por una sucesión de iglesias la Copta, la Galicana Católica Ortodoxa, y finalmente recalar en la católica apostólica y romana , y no solo ahí sino que recala en los grupos carismáticos, para terminar dando gracias a dios, por ser acogido en la Asociación de escritores Católicos de Lengua Francesa ,etc

El susodicho “yo acuso” hace panegíricos que dan vergüenza por ejemplo cita a un querido amigo Jiri Pragman de que tiene un Blog, que según Caillet, es para a denunciar a masones, y da la referencia de su blog para que sea vea tal cosa, (Juzguen ustedes mismos).

Como gran escándalo masónico que él sabe y conoce, aunque yo creo que habla de referencias, cita el caso Elf- Aquitaine y la implicaciones masónicas; y ya el descojone es cuando achaca a Anderson que en sus Constituciones Maónicas no haya citado a la Santísima Trinidad, la Resurrección, etc…, y como fuente de sus buenas lecturas cita a Cristina Jacq, de atar de histeria está este Caillet

Capítulos del libro son increíbles, como la plancha presentada en la tenida en su última comparecencia [no me extraña] la cual versaba sobre Jesucristo, además de infumable, es un tostón al menos en la masonería del GODF, y sino léanla ustedes mimos en el libro; y ya no citemos un episodio que da idea de la naturaleza de histérico depresivo, y es cuando tira los instrumentos de radiestesia porque las consideraba como herramientas del demonio; o toda su pelea porque su matrimonio con la otra, después del divorcio con una católica, sea bendecido por todo orbe mundial, Habrá descansado de tanta lucha por el reconocimiento, ese Taxil de tres al cuarto.

En fin quien crea descubrir en este libro el misterio o el secreto de la masonería, se va a encontrar con un libro más el tipo de Ediciones Sígueme, que bien se había podido titular: Mi conversión al catolicismo ultra ortodoxo, y en el cual hay un intensa llamada a formar parte de los grupos carismáticos.

Víctor Guerra

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno querido don Victor. Usted piensa que los qu enopiensan como usted los qu eviven su vida de una manera distinta a la suya son...digamoslo suavemente: Estupidos
No está mal tanta prepotencia Seguro qu e le ayuda a ignorar sus propias debilidades y limitaciones
La Masoneria e sun club de personas que 1 Creen que estan buscando un "camino" y una "Verdad" aunque se les diga qu eno existe ( un camelo muy barato)
Ademas la spersonas que se acercan al masoneria o bien van buscando algun beneficio personal o bien se les conduce mediante el halago ( aun funciona lo de "una persona de su valia podria sernos muy útil")
Les dan cuerda lo suficiente para tenerles en danza Unos se sometrean a lso dictados de la organizacion ergo: ascenderan y a partir de un determinado nivel Si eres bueno y obediente ( como lalos niños) lo mismo te dan algun premio En fin como en cualquier organizacion PIRAMIDAL y JERARQUICA
los grados de aprendiz mason y maestro son lso mismos qu een la mafia solo que en la mafia los llaman por su nombre de: Victima, complice y verdugo
La amsoneria e suna secta que reprograma a la persona segun unos metodos formales de pensamiento lo cual tiene la ventaja que enmascara mejor la manipulacion
¿Vd ha visto algun manipualdo que se de cuenta de que alguien le manipula? Va a ser que no
Sin embargo poseen la sia creencia d ela que reniegan la creencia en un mundo mejor heredada de la religion Positivista de Compte como ellos lla heredarso del cristianismo No es vano el hecho de que a lso masones y a los laicistas se les vea en el ISlam como sectas cristianas De ellas nacieron y asumen su presuntopoder de cambiar el mundo Creencia por creencia me quedo... sin ninguna
Un saludo
A

Administrador dijo...

No, querido anónimo A, no pienso lo que usted dice, ni pienso que los que piensan y se posicionan distinto sean imbéciles, eso lo dice usted, y no yo.
El que nos toma por imbéciles es Mr Caillet, pues nos quiere meter de rondón una historia e histeria personal edulcorada de masonería, y eso vende., porque de otra manera difícil sería que yo me comprara un libro que el autor llora porque no se le reconoce catolicamente su "conyunta" con la querida de turno.
La masonería no reprograma nada ni a nadie, porque no hay gurús que te indiquen lo que debes hacer, y si se hace pues mal, porque ese no es el fin ni el objetivo de la masonería, sino hacer personas libres y críticas...
Un saludo
B

Anónimo dijo...

saludos, en este interesante debate, hay la impresión de que existen tres opiniones distintas sobre la masonería: 1) reveladora del libro, 2) antimasónica y atea de anónimo y 3)y "auténtica" del Sr. administrador.
es cierto que la masonería despierta mucho interés, aquí en mi país esta de moda y tienen una importante presencia, incluso hay algunos que usan: gorras con la escuadra y el compás e iniciales de la logia a la que pertenecen otros usan protectores de pantalla en computadoras y celulares, fotos de perfil en redes sociales etc., como en una especie de publicidad.
no es extraño que un profano se pregunte qué es la masonería.
En particular pienso que las tres opiniones ocultan algo, ya sea por desconocimiento ó interés, quizás este equivocado, pero el gran secreto de la masonería es el profundo vínculo que mantienen con el judaísmo y más específicamente con el sionismo.
la doctrina masónica y sionista son de gran interés para mi, ya que creo en la necesidad de homologar una sociedad mundial mas justa y pienso que estas 2 doctrinas han hecho grandes avances en ese sentido, pero hay cosas que no comparto, ese empeño de querer distinguirse por encima de los demás, con calificativos positivos para los integrantes de la doctrina y descalificativos paro los que no forman parte de ella, como por ejemplo gentil, pagano, profano, entre otros.
Hay que acabar con la anarquía imperante en el mundo como esa anarquía económica que profundiza las crisis sociales, desmoraliza a las sociedades y se esta consumiendo el planeta, y para ello tiene que elegirse a los mejores que con humildad y humanismo guía a esta sociedad tan corrompida, y entre las doctrinas que he evaluados, son la masonería o el judaísmo las que mas cubren mis inquietudes.

Fermín dijo...

El problema del masón es que por serlo se cree "Un poco superior a los demás" y digo un poco para evitar suspicacias y malos entendidos y eso no es bueno porque esto ocurre incluso dentro del templo y cuando es así las diferencias de ¿clase? se dejan ver y comienzan los problemas. Una cosa es ser masón y otra haber sido iniciado en masonería. Para comprenderlo un poco mejor les recomiendo a todos los amigos un libro: "Conversaciones con un masón" donde se expone lo que es y debe ser un masón, un muy buen libro para todo el mundo y además corto y barato y no sigo porque alguien puede sentirse raro leyendo esto y no es mi intención, lamentablemente para mí siempre digo y escribo lo que siento. En masonería: "NI ESTÁN TODOS LOS QUE SON, NI SON TODOS LOS QUE ESTÁN".
Franco no fue recibido en la masonería a pesar de ser enviado por la república de quien era el, mas o menos su primer general a sofocar el golpe de estado de Asturias dado por la izquierda al tiempo que Companys creyendo que el golpe había triunfado proclamó la INDEPENDENCIA de Cataluña siendo encarcelado a continuación y posteriormente exonerado de toda culpa por el propio presidente republicano del estado español al que se había sublevado. Azaña fue recibido en masonería por conveniencia de unos y de otros y una vez iniciado nunca más volvió a saber nada de la Orden (Con mayúscula). Por supuesto que Franco nunca fue masón y por cierto que uno de sus generales y varios de sus mandos que le acompañaron en la restauración de la paz y el orden en España si que lo eran y por supuesto de Azaña ya hemos dicho que fue masón y el flamante independentista catalán que instauró la independencia de cataluña, el señor Companys también lo era

ticuan dijo...

No soy masón. Pero si tengo familiares que son masones. No me gustó en absoluto el libro de Maurice Caillet, tan solo me identifico con este ex-mason, en que yo también fuí ateo y ahora soy católico. Mi "conversión" no fue tan caótica como la de Monsieur Caillet, el cual andaba buscando la VERDAD incluso con los masones, donde precisamente la VERDAD es un concepto basado en el RELATIVISMO. Lo mismo que le pasa a mis familiares, desnortados, buscando algo, algo en que creer, algo que les diera sentido a sus vidas. Y también entiendo a mis familiares.
Pero señor Guerra, el desprecio que muestra al Sr. Caillet, en su artículo, no está lejos del mismo desprecio que sienten ustedes por la Iglesia Católica. Vosotros no sois muy sinceros, cuando por ejemplo, un católico quiere ser masón. Mi familia era católica, católicos inmaduros, con una FE basada en la religiosidad natural (imágenes, que hay que ir a misa los domingos, procesiones, semanas santas) y cuando la logia que los aceptó para iniciarse, no fueron muy sinceros para decirles que se lo pensaran, ninguno de ustedes les avisó que la Iglesia Católica no permite que puedan comulgar, que de facto, un católico por pertenecer a una logia masónica está en grave pecado. Nadie les dijo nada. Varios años después cuando alguno de ellos ya iba a hacer el 3er. grado (creo que ustedes llaman Maestro), se quedaron de una piedra, cuando les leí el decreto del Papa León XIII ("hay que quitarles la máscara a los masones") y el último comunicado que hizo en 1985 el que luego fue Papa Benedicto XVI. Lo único que alguien les había dicho, era que siendo masones, podían ser mejores católicos..aún no habían llegado al grado, en que pisotean una cinta que representa el desprecio a todas las dictaduras (dentro de la cual va incluida la Iglesia Católica)
UN CATOLICO NO PUEDE SER MASON. Esta frase no sale, en ninguno de los ritos iniciales.
Ustedes se jactan de la TOLERANCIA MASONICA, DE LAS BUENAS OBRAS QUE REALIZAIS, DE LOS HOSPITALES QUE PATROCINAIS, ETC. ETC.....pero esa es precisamente la máscara que ustedes presentan a los profanos incautos que se acercan a vosotros.
Y este artículo sobre el libro del Señor Caillet, no parece ser muy tolerante que se diga. Repito, el libro del Señor Caillet es un libro que no es precisamente, para mi gusto, muy interesante.
Pero se merece un respeto. Este artículo suyo, casi me obliga a pensar que usted no es un buen masón.
Por cierto, cuando a mi familia les pregunto, si son felices, si su vida tiene sentido siendo masones, si acaso me responden "los masones son buena gente". Si eso es ser feliz, pues en verdad esa felicidad relativa, es muy triste. Felices tristes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...