Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

15 de noviembre de 2008

Masoneria y Revolución, una propuesta metodologica

MASONERIA Y REVOLUCION, Una  propuesta metodológica

Hace unas semana me hacía llegar mi querido amigo Alberto Valín , profesor titular de Historia Contemporánea de la Facultad de Historia de la Universidad  de Vigo, su último trabajo editado por la Editorial IDEA, en la colección Compás y Escuadra, y titulado MASONERIA y REVOLUCION, y todo ello con la idea de que le hiciera una recensión de tal obra.

 A modo de Introito

Siempre que me enfrento a los textos de Alberto Valín, no siempre salimos bien parados, pues en parte somos tan parecidos y tan distantes,  y casi siempre saltan algo así como calambrazos, aunque también me sucede con otros sugerentes investigadores, que trabajan sobre el mal llamado fenómeno masónico, y la verdad es que me encuentro en una extraña situación, tal vez  más bien producto de mi propia evolución como masón, lo que me lleva a testiguar, para cabreo de mi querido amigo, lo que decía el masón  e historiador  portugués Oliveira Marqués y que refleja en el libro el propio Valín  “ a todos estos historiadores les falta  siempre un no sé qué, que se revela aquí y allá”.

Y en parte no le falta la razón al historiador portugués, o mejor dicho masón al que le queda mejor la frase, pues estudiar la masonería a través de sus textos, a veces muy escasos,  y parciales, sin deslindar que hay masonerías y masonerías, tan distintas como singulares, olvidando o desconociendo la realidad de  que por el medio  están los Ritos, que obligan, difuminan o intensifican, dependiendo del cual se practique, una u otra cualidad, pues me dejan un tanto perplejo, porque ante este amplio campo los historiadores, hacen un remango de tirar de la mesa de observación aquello que les sobra porque no  lo entienden, como son los símbolos o los rituales que tanto nos modifican, o nos distancia a unos de otros.

Por otro lado,  denominarnos genéricamente como Orden del  Gran Arquitecto de Universo, me da a entender que a veces se hacen trabajos e investigaciones sin delimitar esos campos conceptuales de los que hablo, pues poco tiene que ver la masonería anglosajona, con la masonería continental, llámese francesa o belga.

Por tanto muchas veces, cuando se trabaja con la masonería como estudio, se confunden ambas, y se establecen paralelismos y realidades que poco tienen que ver con la realidad de cada Obediencia,  y ello se ven cuando se colocan textos de autores para contraponer las diferentes conceptualidades sobre lo que es la masonería, como sucede en Valín,  cuando éste  nos coloca un texto de Tourniac  y nos exponer su definición de  que es la masonería, uno puede  estar de acuerdo o no, pero debiera decirse también que  dicho autor está dentro del orbe de la masonería cristiana rectificada, tal vez eso explique algunas posturas o definiciones o porque son tan radicalmente distintas unas definiciones de  otras.

Es más en un momento dado nos habla de un  Rito facilón como el de Emulación, que no dudo que sea fácil ,  pero el cual  lleva implícitas una serie de cargas ideológicas que deben ser reseñadas para entender alguna cosas, les dejo una referencia sobre el  citado Rito de Emulación.

Por otro lado las poliédricas caras de algunas masonerías son difíciles de aprehender  de buenas a primeras, y más,  para sentar cátedra, lo cual no quiere decir que Alberto Valín, no haga los necesarios distingos entre masonería regular y liberal,  como para poder situar al personal lector correctamente ante la historiografía que se intenta plasmar; pero no siempre se hace así, y lo vemos por ejemplo en la mezcla de ilustraciones que hay de una y otra conceptualización masónica, sin ton ni son, como se puede ver en los libros sobre masonería, y bien lo sabe Alberto Valín, que en unos de sus libros pues repite este mismo error de mezclar churras y merinas

A modo de justificación, decir que  no sé de qué le puede valer a todo un señor profesor de la Universidad española, el texto de recensión de un autodidacta en muchos campos incluidos la historiografía y la  masonería, como el que suscribe este texto y queriendo ser legal y leal , lo digo para que no le cojan en falta sus detractores o los míos, que parecen en ambos casos, unos  importantes u otros  abundantes

Ante el texto

Dicen los dictados al uso que la recensión de un libro  debe tener una Lectura reflexiva, o sea leer con reflexión  para  que después de terminado el libro,  tener una "columna vertebral de todo el contexto leído.

Pues eso al tajo que dicen en los albañiles operativos. Tras la lectura en tiempo de lluvia otoñal, al calor de un día de asueto y de buen oporto Croft , me di el placer de enfrentarme al texto, y a la prosa de Alberto Valín, [que para sí  quisiera éste autodidacta obrero, de ideales individualistas libertarios]  prosa que admirablemente maneja de nuevo en su reciente y novedoso libro, en el cual reaparece de nuevo  la idea machacona de unir conceptos como Masonería y Revolución, a través de los textos y documentos sobre los que ya había  trabajado  en su libro: Galicia y la Masonería en el siglo XIX.

Pero si bien,  en aquella ocasión era un trabajo aproximativo, ahora tales textos forman parte de una conjetura inicial, a la cual se le va dando  metodológicamente forma a través de documentos  y reflexiones, para intentar constituir todo un corpus sobre Masonería y Revolución.

Pero Alberto Valín, no lo hace fácil en este libro, pues el trayecto que desea iniciar  de demostrar que en el poso masónico ha habido momentos importantes en que ésta  ha jugado, o mejor dicho los masones,  han jugado bazas revolucionarias importantes, a través y desde la masonería,  como fue  por ejemplo,  la fundación de la logia gallega, en la cual participan varios asturianos,  la Logia Constitucional Reunión Española, o el apasionante tema de la las logias flotantes de Rizo, se ve en parte enturbiado el intento de la tesis  por dos motivos, al menos a mi juicio.

De todas formas al texto, en parte,  le sobra esa pulsional idea de Valín de sentar en la bancada a los culpables del miope quehacer  historiográfico  masónico español, idea que le puede,    pero  cuyo texto preliminar se extiende por todo  el libro  más de lo necesario, no porque reparta leña a diestro y siniestro,  que lo hace y no se guarda de ello,  ni de aportar nombres o de refutar tesis; sino porque tras lo expuesto en las primeras páginas, esa labor pedagógica parece convertirse en una personal venganza que consume páginas y páginas, dejando un sabor amargo a un texto que debiera tener otro sentido y que pierde intensidad.

El otro motivo, es que en ese amplio concepto de libro bajo el título de  Masonería y Revolución , ha querido meter muchas cosas, nos habla de la masonería  como una antigua cultura política con hondas proyecciones en la contemporaneidad, de lo difícil que resulta hablar de una cautelosa sociedad poco homogénea como la masonería,  pasa por encima de un tema esencial que llevaría todo un libro,  como  el capitulo dedicado a  las masonerías latinas o liberales y su imbricación política.

Hay a este hilo que hemos enhebrado, un capítulo titulado Entre lo Iniciático y la polis soñada. La masonería entendida como una cultura política, en el cual Valín intenta dar una idea aproximativa  a la situación de la masonería actual, a la cual además de tachar de un cierto “logrerismo y arribismo”, y que pese a la segunda Restauración Borbónica, puede decirse que la masonería sigue en crisis,  y hace un buen retrato de la masonería española, en la que sobran personalismo y faltan ideas , yo creo que pone demasiado énfasis en el personalismo y en la ruptura generacional, a lo que hay que añadir  la ruptura del lazo tradicional de la masonería durante más de cuarenta años, y cuyo retorno vino plagada de todos los problemas del exilio, mejicano y francés, dando de este modo paso a una cultura masónica que no había tenido plaza ni lugar en nuestra tierra, estamos hablando de la denominada “masonería regular” de corte anglosajón, si bien es cierto la masonería española había vivido en una permanente contradicción entre postulados teóricos “regulares” asumiendo textos,  que muy bien ha traído a cuento el propio autor, pero que en parte estaban en contraposición con la praxis masónica  preñada de una  cultura política importante con vocación de proyeccionarse en la contemporaneidad.

Para entenderlo, digamos que a la masonería española de praxis muy afrancesada y seguidista de la política del GODF, sobre manera en el siglo XX, le faltó para se coherente y consecuente, haber abolido el tema del GADU, aunque tal vez la vieja practica ritualista escociste no permitiera tales cosas, sin darle un buen revolcón a los rituales, y a la propia estructura y ensamble de la organización masónica.

Entra el autor en otro tema como es la presencia de la mujer en la masonería, en cuyo  capítulo nos habla de las vanguardistas  Obediencias españolas,  al iniciar mujeres en épocas muy primerizas, dando como dato el de una mujer masona que ejerce el cargo de limosnera en una logia de Rute   en 1891.

Por cierto,  el  autor no debe leer ninguno de los libros que le hecho llegar, pues en ellos se dice “que unos años más tarde (1888) encontramos en la Logia asturiana Juan González Ríos,  a  una joven de apenas 30 años: Eulalia Menéndez Vizcaíno, que posee el grado de Maestra Elegida de Los Nueve (9º)[ o sea que llevaba unos años iniciada] y que a su vez  era  una de las dos mujeres que tuvieron sitial de pleno derecho dentro de la francmasonería asturiana. La otra es Salvadora Rodríguez Vigón [que se había iniciado en una logia rural y de cierto tono militar]  en la Logia Luz de Bimenes  en 1892”. La Masonería en Asturias. Víctor Guerra. Oviedo

Hecho estos apuntes, el autor de Masonería y Revolución, da diferentes pespuntes como para ir observando los contrastes historiográficos propuestos por diferentes formas de hacer la historiografía masónica de este país, lo cual no deja de ser un buen ejemplo pedagógico.

El libro  tiene  tres  partes bien diferenciadas,  esta que les he contado la cual  se refleja en centenar de páginas, y la segunda parte más centrada en el Ejército, la revolución  y la masonería en la Historia de España, donde hace un retrato variopinto sobre la presencia del ejército en el seno de la masonería  y sus distintos marchamos dentro y fuera de la masonería introspección que llega a las ochenta paginas, y que está presente el quehacer de gallegos y satures en la Constitucional Reunión Española, con clara vocación y filiación revolucionaria.

Finalmente remata la faena con otra larga  tanda de unas sesenta páginas sobre  la Masonería en la construcción simbólica de la identidad revolucionaria.

El libro tiene de garra, al colocar al lector frente a textos ya conocidos, pero desde una perspectiva y tesituras diferentes, advirtiendo a éste que se desmarca de ciertos trabajos y por tanto que se aventura en campos, sino novedosos  para el autor, sí para el lector que observa como se “garlopa” en varias pasadas a quien  fuera más que probable su referencia más autorizada en el tema como Ferrer Benimeli.

Tal vez en este libro personalmente no encuentro al autor e investigador más sugestivo que he encontrado en los trabajos sobre masonería y obrerismo, que son toda una referencia en el nuevo campo que el mismo autor abre sobre la presencia obrera en la masonería, y sus intimas ambivalencias y  proyecciones, donde encontramos a un Alberto Valín más coherente y prolongado en el discurso, manejando conceptos que avalan su conocimiento y su destreza profesional del oficio de historiador  de la masonería, y donde la justeza de los ajustes académicos está en consonancia con el gran abanico que nos abre de todo un desarrollo que ha pasado casi desapercibido como es la presencia obrera en las logias, y la relación de estas con el oberismo, escenificado en las culturas políticas socialistas y anarquistas.

EPILOGO

Refutar las tesis de Alberto Valín para mi es sumamente difícil  ya que no soy historiador profesional,  y por tanto no manejo ni épocas ni estilos historiográficos, pero si que le escribo como masón que no estoy dentro de esa Orden del Gran Arquitecto del Universo, por tanto deja a unos cuántos cientos de miles de Hermanos Masones, franceses y belgas, expresamente, además de a otros muchos ibero -americanos  que han renunciado expresamente a la utilización del GADU, y por tanto a que se les vincule de esa manera,  los cuales muchos de nosotros  estamos en esa subcultura política que subyace como una diversidad ideológica de amplio espectro de centro izquierda.

Hago esta recensión final,  también como masón que ha evolucionado, que  ha ido distinguiendo las singularidades de una y otra masonerías y  de los ritos que las sostienen como columna vertebral ideológica, cuya carga de sociabilidad a veces se ve comprometida por un determinado ritual,  cuando no se crea todo un caos, como puede suceder con ciertas masonerías españolas del siglo XIX y XX que trabajan con un ritual muy escociste, y con cierto marchamo de “regularidad” en sus predicas y escritos “ideologicos” , y luego comprobamos que su praxis es el de una Obediencia Liberal, tomando como modelo al Gran Oriente de Francia; y aporto ese grado de conocimiento de haber optado por una determinada manera de entender y ejercer la masonería con vocación de proyección social.

Hago también esta recensión como vetusto Secretario de una logia federada al Gran Oriente de Francia, que intenta dejar plasmado en sus actas, todo aquello que en un futuro pueda servir para comprender mejor los intereses, y objetivos que se reunían en torno a una serie de Hermanos masones que trabajan en una logia liberal y adogmática, bajo esos prismas hago esa recensión del libro de Valín que espero le pueda servir.

Y como punto final tal vez aportar que  la mayor revolución, y el concepto más revolucionario,  sería desentrañar,  lo que  el propio Valín expone en su libro, página 52,  desentrañar el porqué  gentes tan diversas categorizaciones ideológicas, sociales y económicas  nos da por reunirnos en una tenida masónica, y sacrificar horas y trabajos en esto que se llama Masonería, y que en nuestra vidas es toda una revolución.

Víctor Guerra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...