Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

22 de septiembre de 2008

EL VESTUARIO MASONICO



Uno de los temas más recurrentes en las Convocatorias de algunas logias, y Obediencias es encontrarse con una nota sobre el vestuario para acudir a las tenidas masónicas, “ se interesa a los Hermanos que deben presentarse a la Tenidas con guante blanco. Mandil de grado y traje oscuro y corbata”

Esta exigencia es curiosa ya que los Hermanos deben saber a que deben acudir y por tanto será natural que vayan con los utensilios obligatorios, guantes y mandil... pero la nota la coloca esa exigencia de traje oscuro y corbata

Este acudir a las tenidas de esta guisa hace que se den las más peripatéticas situaciones a la hora de acudir a los trabajos masónicos , bien sea en el Norte o en el Sur, pues ver en las inmediaciones de los templos o talleres, si se poseen, o en los lugares como los hoteles donde se puedan celebrar dichas tenidas o ceremonias extraordinarias lo que suele ocurrir es de los Monty Pyton , pues eso, desde confundirnos con testigos de Jehová, o pensar que somos un grupo orquestal, tal y como nos preguntaba, no hace mucho una señora ante n el Ateneo de Cartagena, según ella no había prevista ninguna actuación orquestal que ella supiera y se extrañaba por tanto de nuestra presencia; eso cuando, no nos confunden con un cortejo fúnebre.

La verdad es que no es para menos, pues ver desfilar un Sábado o un domingo, o por semana a diversos, en Asturias a individuos con traje oscuro y corbata y con carteras de mano, no deja de sorprender al personal, o ver ese mismo o parecido cortejo en la costa mediterránea con un calor que te mueres y el personal en pantalones cortos y ver un desfile de funeral a pleno sol es para “cámara oculta”.

Ante tales situaciones se han ido orquestando soluciones en algunas Obediencias o logias lo que se hace es que cada masón deja su traje de faena en la taquilla correspondiente, y acude al taller como más le convenga.

Y digo individuos, porque las señoras masonas, al menos en algunas Obediencias, las señoras acuden como creen conveniente , o sea de calle, y luego ya en tenida, se ponen un sayón negro, que les cubre por completo lo que les ha reportado que se las titule como las “Harry Potter” , sin que ello evite situaciones internas bastante paradójicas, como desalojar a los Hermanos, para que las Hermanas se puedan cambiarse porque hace mucho calor y se considere que la ropa de calle y el sayón ya sea mucho para una tenida, y por tanto tengan que deshacerse de algunas ropas, lo que da lugar a situaciones que para algunas mentes puede rozar lo calenturiento.

Bromas aparte, el tema de que a los trabajos se tenga que asistir compuesto de tarje oscuro y corbata, o con un esmoquin siempre me ha parecido, un tanto desconcertante y carente de cierto sentido.

Cierto es que ver una Maestro de Ceremonias o a un Gran Experto circunvalar vestido de colorines, como si fuera un semáforo ambulante, no es lo más adecuado para la reflexión, pero llama la atención de que se quite la biblia de un ara en virtud de la libertad de conciencia y se pida la incorporación de la mujer a los trabajos en planos de igualdad, y luego obliguen a uno a vestirse de una determinada manera, y se precise para ello un utensilio o aditamento como la corbata.


Personalmente he seguido la regla general, aunque carezco de traje, y he acudido a las tenidas desde que soy masón, pues lo más discreto posible, a veces llevando corbata , otras pajarita, y últimamente pues con cierta normalidad y rompiendo el rancio protocolo que impone el traje oscuro y la corbata, que según a algunos Hermanos su colocación les supone como una transposición a otro plano, a mi me recuerda al traje de los domingos, y a las imposiciones burguesas del siglo XIX.

Esta situación que además se da como mucha regularidad dentro de la masonería dogmática, se resquebraja cuando se acude a una tenida del Gran Oriente de Francia, en Francia donde el relajo en las formas del vestuario son más que notables, aunque no en todas es igual, ni la concepción de los Hermanos tampoco

A lo largo de las logias que he ido visitando en Suiza; Bélgica, Alemania o en Francia, he visto de todo, hermanos en mangas de camisa, y sandalias, correctamente limpios y aseados, pero a su libre albedrío, y otros de una , modernez que llamaban la atención, y a Hermanos que parecían o los Hombres de Matrix o funcionarios “oscuros del gobierno”,por sus vestimentas

Pero en general en Francia, y en el GOdF es donde he observado es muchas logias donde se da una cierta libertad pues cada uno va como cree preciso, sin ajustarse a reglas ni patrones determinados ni determinantes. lo que ha hecho que mi noción primera de “ir como de funeral o discretamente de oscuro” haya ido decayendo con el paso del tiempo, y a cada Tenida, pues acuda como crea más conveniente según estética, comodidad, interés o gusto..


Buscando las razones a esa exigencia en el vestuario para los trabajos masónicos, me encuentro que por ejemplo en los Reglamentos, al menos los del GOdF, nada se dice del tema, salvo la obligación de portar el mandil , la banda de grado, junto con los guantes que es lo “regular” masónicamente hablando.

Cuando uno va a buscar en otros veneros documentales, el tema de la rigurosidad del vestuario masónico brilla por su ausencia pues ni las enciclopedias más modernas, ni siquiera el Frau y Abrines nos indican nada, salvo en una nota que nos dice que hay ciertos altos grados de determinados Ritos que llevan vestiduras, sin más precisiones.

Es más, en los trabajos masónicos que han generado las logias parisinas del GODF durante 10 años con un total de 6.5oo planchas, solo hay una dedicada al vestuario masónico, y siento ignorar su contenido.

Me pregunto por tanto de donde viene esa exigencia…?

La respuesta que hallo a bote pronto es que tal vez ello tenga más que ver con los Usos y Costumbres, de aquellos tiempos, en los cuales para salir de casa todo “quisqui” se acicalaba, y más si asistía a una reunión, tertulia, o acto social, y como señal de respeto o más cierta honorabilidad pues uno salía como de “domingo”, pero hoy me pregunto qué sentido tiene exigir tal etiqueta y de forma tan rigurosa…?

Y ello cuando somos capaces de exigir cambios de más profundidad y sin embargo se exige traje y corbata, que visto desde una perspectiva liberal obrera, para muchos tal vestimenta representaba la opresión de la burguesía acomodada, una burguesía acomodada y progresista, cuando no conservadora, que de todo hubo, iba a las Tenidas pues como la “decencia y su clase” requería, hoy copiamos el modelo como sigo de respeto y honorabilidad y ello me recuerda a una anécdota que me contaba hace poco un Hermano sobre el traje de las lagarteranas, que ha quedado como traje clásico y popular siendo un burdo remedo de cómo iban engalanadas las clases pudientes.

Y esas, son a veces, las contradicciones, o las cuestiones que me chocan en masonería, y que en virtud de una tradición que creo debe ser revisada, pues se ha basado en una multitud de tópicos, de extraños reglamentos y leyendas que han constituido en nuestra cultura masónica, toda una simbiosis que no tiene en muchas ocasiones mucha explicación lógica y coherente con un mensaje liberado de conciencias y sentido crítico


Ahí queda la reflexión y la pregunta….?

Victor Guerra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...