Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

31 de diciembre de 2009

UN FELIZ Y VENTUROSO 2010 y UN REGALO…

En principio dar las gracias a todos esos 33. 510 LECTORES que durante todo el año 2009 han visitado este pizarrón, en un año para mí lleno de contrasentidos, de perder pie en el trabajo cercano, y en cambio ver que la proyección del trabajo masónico supera los ámbitos locales. A TODOS GRACIAS

Felcitacion Fr

Como premio a vuestra fidelidad os dejo este regalo, del cual, de uno de ellos especialmente el de RITO FRANCES es todo un logro en el panorama de RF en castellano .

Que lo disfrutéis

image image

http://masonica.es/cm/revista_cm_nov_2009.pdf; http://masonica.es/cm/revista_cm_enero_2010.pdf

ias todos , Víctor GUERRA . Maestro Masón del Gran Oriente de Francia

28 de diciembre de 2009

Pierre Lambicchi y las logias de la Republica

El mundo editorial masónico español, está de secano, y lo único que llega a las repletas estanterías de las librerías es bastante “morralla” que vende a base de bien con el tema de colocar la etiqueta de de masónico ahora que todo el mundo anda detrás del extraño símbolo perdido del Brown, o como se llame

Esta situación de esterilidad hace que tenga que recurrir y esforzarme por tener que leer en francés, que es mi lengua de Instituto, pero en todo caso es un viaje obligado si uno quiere inmersionarse en el tema masónico y tener opinión, pues a falta de poder hacerlo en inglés, en estos momento es Francia quien mejores textos tiene en todos los órdenes que contiene la masoneria.

Y que está sacando adelante una interesante bibliografía sobre la masonería y también en los tema antimasónicos con autores que huyen de la morralla tan a la española, y presentan libros como los de F. Koch “Le vrai pouvoir de franc-maçons” o el de S. Coinarg “Le etad dans l´etad” que nos ponen a caer de una carro, a unos más que a otros. Pero digamos que son libros de investigación y no paparruchas tipo Leo Taxil, como las que publicó en su momento Anglada.

En esa puesta de largo que ha habido estos en últimos meses en Francia con la celebración de diversos Certámenes y Salones del Libro Masónico (todo un lujo) he podido recibir dos libros complementarios aunque desiguales, por un lado tenemos el que viene de la mano del Gran Maestre del Gran Oriente de Francia: Pierre Lambicchi, que siguiendo la estela de otros grandes Maestres como el lúcido Alain Bauer, o el brillante orador Michel Quillardet, aunque debo decir que no llega Mr. Lambicchi a la altura de estos autores, lo cual no es óbice para que se haya lanzado al mundo editorial.

El conocimiento íntimo e intelectual de los Grandes Maestres del Gran Oriente de Francia, es una cuestión que ha parecido interesar a muy pocos, tanto en Francia como en España. Sí uno busca la biografía sobre Grandes Maestres o incluso su bibliografía, se encontrará que no hay nada más que la serie de retratos que se hicieron precisamente desde este blog Masonería Siglo XXI, donde presentamos diversas reseñas biográficas de hombres como Guglielmi, Zeller, Kessel , Ragache, Miterrand , etc, Toda un pléyade de hombres que por primera vez sonaban al publico español, y a los cuales se les ha podido poner biografía a sus fotos.

A mi particularmente para conocer el Gran Oriente de Francia y sus propuestas, amén de interesarme por la propia historia de la Obediencia y el desarrollo de sus ideas y propuestas, me han interesado sus intelectuales, así como la figura de sus Grandes Maestres, pues a través de su estudio he podido ir entendiendo cada día mejor el funcionamiento de la estructura de la Obediencia, la cual hoy da cobijo a casi 50.000 miembros.

Ha sido por ese interés por lo que ha llegado este libro hasta mi mesa, escrito por el Gran Maestre del GODF Pierre Lambicchi en colaboración con Olivier Magnan y titulado “Les Loges de la Republique que en parte se puede considerar como una respuesta a los libros de Koch y Coignar.

Les loges de la République

El libro de Pierre Lambicchi, responde a los cánones que de él se desprenden como persona y personaje, y al cual algunos Hermanos calificaban ya en plena elección, como “llano” que es el calificativo o más suave que se ha escrito sobre el Gran Maestre, al que generalmente se le critica por su posición “neutral” en cuanto al tema de la mixtidad…

Sin embargo he de decir que el libro es flojo, no tanto porque sea aun libro escrito desde la franqueza, sin florituras academicistas o veleidades literarias, sino que es un intento “un totu revolotun” que no profundiza para mi gusto en los grandes temas aunque los esboza , pero no por rello deja de ser un libro atrevido en el cual el Gran Maestre no se corta un pelo al calificar de “nuevos fascistas del pensamiento” a aquellos que preconizan a la masonería como el gran tentáculo que mueve el mundo.

Es como digo un libro en el que nos aporta las claves de su origen y de su evolución y enganche al tema masónico, constituyéndose como no podía ser menos en un defensor a capa y espada la posición y de la visión y vocación liberal del Gran Oriente de Francia, que se engarza en las idea de las Luces y que se proyecta con una defensa a ultranza que no debiéramos perder a día de hoy, y más cuando están de por medio esas diatribas que se nos lanzan algunos, y para colmo se tienen que hacer grandes esfuerzos frente a las tentaciones totalitarias masónicas, incluso provenientes desde el porpio GODF.

El Gran Maestre expone de forma directa sin ambages ni jergas inútiles a un GODF en forma y manera que cuando se habla de esta organización se está refiriendo a una sociedad de pensamiento humanista que influye fuertemente en el exterior, sin obviar que ello se hace para incidir, aún más si cabe, en los aparatos políticos, y por tanto el GM justifica la misión que desarrollan los Hermanos del GODF de ser verdaderos embajadores del pensamiento humanista; enmarcándose como tal Gran Maestre y como masón en una visión russoniana.


Sí de alguien parece heredero este Gran Maestre, al que se calificó como de
“maneras chulescas” cuando se hablaba de su presencia en el marco del EMdE , es de un Gran Maestre como Roger Leray , al que le adjudica el calificativo de “faro”, aunque para los masones españoles sea un un Gran Maestre totalmente desconocido y en cuya figura convergen miembros de distintas corrientes masónicas.

Pierre Lamibicchi desde la sencillez y la llaneza que le caracterizan y que aparecen a los ojos de algunos Hermanos españoles como "marcas de malas formas y de chulería” no deja de plantear , huyendo de las formas políticamente correctas, cuestiones que él califica como la “Cocina dogmatica y sus dependencias” y critica las visiones y praxis tan alejadas de la realidad que tienen los llamados “Hermanos regulares” que se atrincheran en un vacio, como sucede en USA donde la masonería ha perdido toda la “demarche spiritual” , y que además en la Europa Continental plantea su desarrollo como de una huida de los temas actuales y su posicionamiento en pro de ritualismo cuasi atávico y purificador.

Como nos dice Dorna, en la Revista Humanisme n286 de Octubre del 2009, comienza el libro con una frase del ritual para ilustrar su posición y defender además la posición de las otras obediencias deístas, y por eso adopta MI FUERZA ESTA EN DIOS (DIEU) , y aquí viene la ironía de este cardiólogo, eso sí Dios “ a condición de hacer de DIEU (Dios) un acrónimo: Democracia, Iniciación , Europa , Unión.

El tema de la mujeres en el GODF no lo obvia; en este aspecto creo personalmente que ha sido uno de los Grandes Maestres más claros, concisos y eficaces, al menos en cuanto a plantear el escenario no utópico, sino la cruel realidad que tenemos por delante y que tenemos que despejar.

Mientras otros han estado dando buenas jaculatorias verbales por medio de Europa, y enarbolando nuevos tablones digitales para hacer oír su voz, eso sí para luego plegarse y ver como la tostada se iba al carajo por su complacencia o aquiescencia; en ese sentido se puede decir que Pierre Lambicchi han planteado los escenarios posibles en cuanto a la cuestión que nos compete, y de la cual se ocupan bien nuestros más acérrimos críticos, y parte de nuestros mismos Hermanos, por si se nos olvida el tema.

El GRan Maestre ante esa exigencia que tenemos delante expone lo siguiente “ analyser les raisons réelles d´une telle décisión collective. Les freres ont-ils “peur” des femmes? Pas vraiment pisque nous recevons réguliérement nos soeurs en tenues, S´agirait-il d´une reactión négative du convent. outre par l´attitude antidemocratique de certaines loges qui ont bravé les decisons conventuelles. On peut alors pensers que les choses évolueront” y no se debe olvidar una realidad que nos debe hacer reflexionar “ ¡la maçonnerie rassembleonze pour cent de femmes¡

Es más, Pierre Lambicchi plantea que la cuestión es compleja en tanto en cuanto que una parte de los masones del GODF viven la masonería femenina como una militancia y “ d´oú un “recrutement”lmité aux militantes” y d´autres –tout comme bon nombre de freres du reste – y puisent une connaissance symbolique et initiatique qui constitue leur motivation” Mais les “absences de la maçonnerie ne se heurtent elles pas avant tout au manque de temps?

Este es el Gran Maestre Pierre Lambicchi, llano y directo, y sobre cuya personalidad este blog ya habló en varias ocasiones: Convento de Lyon, el periplo americano, la exteriorización del GODF , la mixtidad, etc, el cual se presenta, se nos presenta como un defensor a ultranza de la posición y posibilidades de una masonería adogmatica fuerte y coherente, y como no, engarzada en los temas actuales, pero como Gran Maestre está claro que se ve incapaz de sacar adelante la reforma de la Obediencia, o temas tan complejos y complicados como la mixtidad, que están perjudicando a una acción de conjunto del GODF, a cuya situación por otro lado está colaborando un sector que ni se sienta y además niega la posibilidad de tender puentes.

Un sector histórico, que está callado, y que jugó un papel importante en el desarrollo de la mixtidad, y cuyo papel perdió el Rito Francés, pero ahora las tornas están a la inversa, y algún día habrá que hablar de ello.. digo yo , por más que se tensione a la Organización, pero debemos ser claros con nosotros mismos para saber a que juego estamos jugando y con que cartas.

En definitiva y volviendo a Pierre Lambicchi, un Gran Maestre, que está en pleno ecuador de este mandato, y que del posible abanico de los tres años para los que puede ser elegido, ver veremos que pasa, al menos su posición queda explicada de sobre en el libro de forma franca y llana.

Datos del Libro Broché : 165 pages; Editeur : Editions du Moment; ISBN-10 : 2354170602. ISBN-13 : 9782354170608

Víctor Guerra MM.:. del GODF.

24 de diciembre de 2009

MAÇONS,ELS FILLS DE LA VÍDUA

image

 

Tomo del Hermano Joaquín Villalta esta entrada que ha hecho en Francmasones. ning sobre una película sobre Masonería, que parece haber pasado desapercibida y de la cual nos nos ha llegado noticia alguna 

Del 25 al 31 de diciembre y en el cine Alexandra (Rambla Cataluña), se estrena la película/documental  de unos 60 minutos.

FICHA ARTÍSTICA
Reparto
Marta MAFER BLANCO
Pare FRANCESC BOSCH
Periodista KEPA ATXA
Germanes MARISA DUASO – ELENA CRUZ
Germà ALBERT CAMPDEPADRÓS


Con las intervenciones de:
JORDI YDALGA - XAVI CASINOS - JOAN PALMEROLA - GALO SÁNCHEZ –
ERNESTO CARRATALÁ –JOSE CAMPOS - RICARD VIÑALS - YVES BANNEL –
MARIO PÉREZ-PUIG –ENRIQUE SAN JUAN -ISIS KYBALION


Agradecimientos:
Ajuntament de Barcelona - Barcelona Catalunya Film Comission -Catalan Films –Acadèmia del Cinema Català -Associació Amics de Mozart -Biblioteca Arús- Ateneo Masónico Kybalión- Associació Amics de Mozart- Gran Logia de España- Grande Oriente Ibérico- Gran Logia Simbólica Española-Àngel Villagrasa-Masonic Film Institute- Buil & Giné- Magda Rull- Hotel Colbert de París- Josep Brunet- Francesc Bofill-
Familia Carratalá


SINOPSIS
"MASONES, LOS HIJOS DE LA VIUDA", narra el camino que hace una joven profesora (papel interpretado por MAFER Blanco), cuando descubre, a la muerte de su padre (papel interpretado por Francesc Bosch), que este pertenecía a la masonería. En su recorrido conocerá algunos aspectos de la organización y, finalmente, entrará a formar parte de una logia secreta.


Los hijos de la viuda  Este es el nombre con el que también se conoce a los masones que promueven, en todo el mundo, el  respeto por los Derechos Humanos, la Democracia, la Educación laica, la Igualdad y la Filantropía.
Organizada en logias, la masonería ha convertido en una sociedad iniciadora con una notable influencia. En la producción intervienen masones y masones de diferentes organizaciones que dan una visión diversa y esclarecedora de la masonería.
Localizaciones.
El documental ha sido rodado en Barcelona, París y Roma, entre otras ciudades, así como a varias logias y ateneos masónicos de Cataluña y París. La Biblioteca Arús de Barcelona y el Palau Moja, han sido algunas de las localizaciones para efectuar las entrevistas.
Blog de la película:
http://masoneshijosdelaviuda.blogspot.com

 

Víctor Guerra

20 de diciembre de 2009

MONTILLA LA MASONERIA ESPAÑOLA… y me pregunto ¿ El EMdE donde está …?

image

Estos días se hacía eco la prensa sobre un encuentro del Presidente catalán Montilla con la llamada Masonería Española y de cuyo encuentro se hacía eco Luis Algorri, dibujando y sobredimensionando a los actuantes de tal evento.

Lo cierto es que no le di más importancia, ocupado en otras tareas , a la noticia en tanto en la encuadraba en clave catalana, pero he aquí el reseña, parte de ella de Luis Algorri,


El presidente de la Generalitat de Cataluña se reunió el 3 de diciembre con cuatro grandes maestres de la masonería española para encargarles un informe anual sobre la situación social de la comunidad.

Fue el 3 de diciembre, jueves. El lugar, la biblioteca pública Arús, uno de los centros culturales más prestigiosos de Barcelona, 75.000 volúmenes donados al pueblo de la ciudad hace 114 años por el intelectual, filántropo y masón Rossend Arús i Arderiu. Los convocados fueron cinco. En primer lugar, el director de la biblioteca, el ingeniero, intelectual e investigador Josep Brunet, coautor del libro Franco contra los masones. Con él, el gran maestre de la Gran Logia de España (GLE), José Carretero; el de la Gran Logia Simbólica Española (GLSE), Jordi Farrerons; el del Gran Orient de Catalunya (GOC), Antoni Castillo; y la gran maestra de la Gran Logia Femenina de España (GLFE), Ana María Lorente.

Cuatro de los más notables representantes de la Francmasonería de este país. Entre los cuatro dirigen aproximadamente a las dos terceras partes de los masones españoles y a la inmensa mayoría de los catalanes, baleares y valencianos.

Falta el convocante de la reunión, el que los había llamado a todos. Éste fue el presidente de la Generalitat de Cataluña, el molt honorable José Montilla. El president los invitó a comer en uno de los salones de la biblioteca Arús (un catering en el que hubo un buen cordero) y habló con ellos durante más de dos horas.

¿De qué? Pues de todo un poco, pero sobre todo de valores cívicos y humanos. Montilla, en quien los presentes alaban un trato franco, una conversación afable y una evidente sinceridad, quería saber muchas cosas de la masonería. Las cosas que la gente, o al menos la mayoría de los ciudadanos españoles, desconocen aún. Qué es la masonería, de dónde viene, cuáles son sus objetivos, a qué se dedica. Para qué sirve hoy. Cómo se ingresa en ella, cuál es su funcionamiento y, esto sobre todo, cuáles son esos valores éticos, democráticos, laicos e ilustrados que dice promover en todo el mundo desde hace bastante más de tres siglos. Esos valores que, según el presidente catalán y también en opinión de los invitados, están en crisis en una sociedad como la española, que prefiere la inmediatez a la profundidad, la prisa a la reflexión, el precio al valor; una sociedad que piensa -o eso parece- que a la felicidad se llega sólo por el consumo.

La comida terminó con un acuerdo: el presidente de la Generalitat convocará a los grandes maestres de la masonería española con raíz en Cataluña una vez al año, con carácter institucional. Y los grandes maestres se comprometen a elaborar un informe, también anual, acerca de la percepción que los representantes masones tienen sobre la evolución de la sociedad, sobre la situación de los ciudadanos y, claro está, sobre la buena o mala salud de esos valores cívicos y éticos que ahora parecen estar en horas bajas.

Lo cierto es que me parece genial este tipo de encuentros, y que haya normalidad en cuanto a las relaciones de la masonería, y se articulen mecanismos para que se haga llegar ante los Presidentes de todas las Comunidades Autónomas pues las preocupaciones de unos y otros, masonería y los gobiernos, aunque ello traiga todo un follón con otras entidades, y digo que me parece genial para decir a renglón seguido que hay un “pero” en todo esta puesta en escena, y sobre la cual me llamó la atención en un acto solsticial, un Hermano, que planteaba que mientras “unos intentamos unir los disperso”, otros parecen jugar a lo contrario.

y se preguntarán que a qué viene todo esto y es que no hace mucho este autor sufrió duras criticas por la en arboladura de un un Espacio Masónico de España (EMdE) que creo que debiera haber jugado un papel más preponderante en este tipo de actos dando una imagen de unidad , y para que determinados actos que nos han costado a todos algún que otro “palo” sobre manera a los que no somos loadores de todo lo que acontece al rededor de las estructuras y defendemos que los determinadas plataformas no deben quedarse en firmas y en brindis al sol.

Me replicaban desde algunos punto algunos Hermanos, los cuales ponían mi cabeza en la picota, de que el EMdE era la gran herramienta, la gran articulación de la masonería española, y además aunque la firma se restringía a una serie de Obediencias, no por ello, decían, se iba a dejar a las demás Obediencias en el margen del camino. pero no solo eso sino que esa fraterna

Pues bien, ha faltado tiempo para que todo ello no se cumpliera, primero que desde aquella gran firma de la plataforma, más humo que realidad, era la leche, pero de ella no se supo nada más, y ahora que había una ocasión de oro para validar el EMdE, pero como algunas cuestiones las lleva el viento, pues hemos asistido a una convocatoria de Grandes Maestres y “Grandes Intelectuales” en la que curiosamente echo de menos a otros “Intelectuales masones” pero no solo eso sino que echo de menos a uno de los firmantes de la famosa plataforma del EMdE, a la cual se han olvidad de invitar y que tiene presencia en Cataluña desde hace tiempo, una Obediencia como es el DERECHO HUMANO (Droit Humanin), sino que también se ha dejado fuera al Gran Oriente de Francia (GODF), y esa gran idea tan fraterna de tirar de las demás Obediencias con presencia en suelo español y catalán ha dejado fuera del parquet a otras Obediencias como el Gran Oriente Ibérico (GOI) que también forman parte de la MASONERIA ESPAÑOLA, o al Priorato de Hsipania

Es cierto que el invitante tiene la potestad de invitar a quien desea o a quien se le sugiere se invite, y esta ha sido un olvido por parte y parte, y si bien algunas Obediencias tienen presencia reciente en Cataluña, como el GOI, o el propio GODF, de otras no se puede decir lo mismo como es el caso del DH.

Así somos de coherentes.

Otra referencia más sobre el mismo tema . ANTES MUERTO QUE SIN SILLA

Víctor Guerra MM del GODF

19 de diciembre de 2009

“AS DE ESPADAS”. LAS NOVELAS MASONICAS SE PRESENTA EN GIJON

El día 26 de Enero, tengo el placer o la osadía , nunca se sabe de presentar esta novela AS DE ESPAÑADAS y su autor Javier OTAOLA  en la librería ZIFAR  en la calle Cabrales 136, el evento será  a las 19 horas. Estáis todos/as invitados/as

Osa dejo con la reseña

 

 image

En el abundante género de la novela negra, se ha ido introduciendo como de rondón, sin formar aún un corpus, el tema de masónico, ya son varios los autores que han tocado , o están tocando este tema desde hace tiempo , y lo cierto es que con buenos resultados.

 

Para mi gusto los buenos escritores, o los innovadores en este tipo de género son los Eric Giacometti y Jacques Ravenne, que tienen una larga producción en Francia, y en España , cuentan con el título “La Secta del Placer” y con el abren junto con el “Código Da Vinchi”, de Brwon todo un venero al que se han ido sumando novelas de muy diverso espectro entre las que se encuentran “la Escala Masónica” o el “El tiempo de los Emperadores extraños” de Ignacio del Valle, y cuya crítica me ha valido andar rodando por los tribunales…sin olvidar la novela de Antonio Monclús “ Jaque a la logia” o “ El Anillo del Venerable” de Marzal Mayo.

Aunque quien de verdad abre la espita es Galán Eslava firmada como Nicolás Wilcox La Lápida templaria”, donde ya aparecía la figura de una guardia civil investigando un trama donde los símbolos masónicos tenían todo un peso.

Eso sin olvidar otras novelas como el Triangulo del León, Los Hermanos de mi taller,

A la nueva pléyade de autores de novela negra masónica se une Javier Otaola, al cual en los temas masónicos lo tenía presente en mi biblioteca desde sus comienzos pues no en vano fue Gran Maestre en aquellos tiempos en los que yo me adentraba en los misterios hirámicos, pero si bien lo tengo definido como un autor profundo dando vueltas como las acémilas en las norias, esa persistencia de ir clavando el trabajo de profundización sacando y sacando del venero de la reflexión los temas más angustiosos de la masonería que el plasma en siempre reescrito libro La Metáfora Masónica, siempre me chocó su faceta de escritor de novela negra, su primer libro” Brocheta de carne”, aunque me tiré como un poseso a por su adquisición no fui capaz de hacerme con él, y además fuimos incapaces por temas de agenda a presentarlo en la Semana Negra de Gijón de aquellos momentos.

En esta ocasión ha sido todo más fácil y Felicidad Olaizola, la protagonista de As de Espadas y personaje persistente y central en las novelas de Javier Otaola, la cual ejerce de Suboficiala de la Unidad de Investigación de la Ertzainza (Policía Vasca), ha deleitado buenos momentos de lectura.

El saber hacer en el mundo de la escritura de Javier, ha dado un libro interesante, con extrañas claves familiares transcriptas en pistas como Sarobe y sus Barcos, la fijación por la pelirroja Beaulieu que me llevó hasta Bassusarry.

En este caso la novela, creo que lo masónico es más por el escritor, que por el argumento, pues tan solo hay una extraña y retorcida coincidencia al hacer aparecer a dos personajes como masones en la trama de un asesinato., y creo que en ese momento para mi la novela falla en cuanto la presencia masónica, porque esa trama que ha creado Otaola, podría haber tenido un desarrollo más embrolladlo y retorcido en cuanto a la ligazón de dos fenómenos tan similares y tan dispares como el Opus Dei y la Masonería, antagónicos a más no poder.

Pero lo que me llama más ala tención es que conociendo a Javier, su moderación, y su recato a las buenas formas y maneras, sus espléndidos dibujos de la realidad lésbica con como dirían ahora “una pasada” y cuando he ido leyendo el libro es como si estuviera viendo al autor en ese doble juego de tener una vida escondida de la vista de los demás, una especie de “Belle de jour” que es a su vez para un lector que conozca a Javier Otaola todo un doble juego de imaginarse al autor en esas escenas.

A la novela para mi gusto le sobra toda esa disquisición sobre Dios que hacen los personajes reunidos en la Casa del Opus (Santa Isabel) que se presenta un tanto forzada, y que con otro tipo de tratamiento no chirriaría tanto el dialogo de lo divino entre gentes tan peripuestas como las que plantea como base Javier Otaola.

En todo caso una más que interesante novela.

Víctor Guerra

17 de diciembre de 2009

ACTOS MASONICOS DEL GODF EN VALENCIA

30-10-2009-2208-42

En Valencia entre unas cosas y otras habrá toda una manifestación masónica de gran magnitud.

Por un lado está la exposición "Masonería e Ilustración. Obras del Museo de la Francmasonería. que realiza el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad con fondos de la Colección del Gran Oriente de Francia", y que podrá ser vista entre del 17 de diciembre 2009 al 16 de febrero 2010 La exposición constituye una excelente introducción al sistema de representaciones simbólicas propio de la masonería, a partir de su creación en Francia, en el siglo XVIII, en el marco del conjunto de ideas y propuestas que dieron lugar a la Ilustración. Es la primera vez que se realiza en España una exposición semejante, a partir de un centro museístico que constituye en todo el mundo una referencia de primer orden en su especialidad.

Además se generan actividades paralelas:

en la fechas del 15 y 16 de diciembre de 2009 habrá unas Jornadas internacionales "Masonería e Ilustración. Del siglo de las luces a la actualidad", Participan: Faustino Oncina, Vicente Sampedro y José Ignacio Cruz (Universitat de València), José Antonio Ferrer Benimeli (Universidad de Zaragoza), Charles Porset (Universidad de Paris IV, Sorbona, CNRS), Dominique Soucy (Universidad del Franche-Comte), Pere Sánchez Ferre (Universidad de Barcelona), Francisco López Casimiro (Universidad de Granada), Ludovic Marcos (Museo de la Fracmasonería. Paris), Rodrigo Madrid y se celebrará en el Conservatorio de Música de Valencia) con un cierre de jornadas en la que estarán presentes los representantes de varias Obediencias masónicas españolas en una mesa redonda.

Así mismo en los días 16, 23 y 30 de enero de 2010 habrá visitas guiadas a la exposición, la cual organiza la Logia Blasco Ibañez

El 4 de febrero del 2010 habrá otra mesa redonda con el tema , "Ilustración y masonería, su impacto en la sociedad actual y prospectiva"

Los días 6 de febrero del 2010, habrá un concierto de música masónica por la Orquesta Barroca Valenciana que organiza la Logia Blasco Ibañez, junto con una cena de confraternización que será cerrada por una Tenida Blanca a celebrar el 7 de febrero de 2010.

Más información en http://www.masoneriavalencia.com/exposicion/

10 de diciembre de 2009

JORNADAS DE MASONERIA E ILUSTRACION, en Valencia

 

Con motivo de los  actos que se han programado en Valencia sobre la Masonería (Exposición y otros actos) en los cuales está implicado el Gran Oriente de Francia, tenemos estas Jornadas que coordina un miembro del CEHME) José Ignacio Cruz, y cuyo desarrollo pueden ver en estas fotos que les adjunto.

image

image

Víctor Guerra

6 de diciembre de 2009

LA TRADICIÓN… ¿ TRAICIONADA..?

image

Cuando las cosas no salen como se quiere o se persigue, o cuando el grupo que lidera un taller desea acabar con las voces discordantes, o críticas,  se suele ir a la aplicación "sensu strictu” de las leyes,  en en nuestro caso es  la aplicación de los llamados Reglamentos Obedienciales, y eso los estamos observando en algunos problemas expuestos en los foros masónicos.

Eso de enrocarse en la aplicación a rajatabla de los Reglamentos es toda una tentación que está como bastante extendida en el seno del desarrollo logial y Obedencial.

Es más, me da la sensación que cuando algunos acuden o invocan a los Usos y Costumbres, o sea la Tradición, que debe formar parte de un taller junto  los Reglamentos de la Orden, en forma de Reglamento Particular, noto que hay como una cierta tendencia a pensar que se está invocando una tradición que parece estar fuera de ciertas órbitas obedienciales liberales, pues no es menos cierto que  hay quien  adjudica esos Usos y Costumbres  como patrimonio exclusivo de masonería ortodoxa,  o mal llamada “regularidad”.

Esto de la ausencia de Reglamentos Particulares en la logia siempre nos afectará de un modo u otro, y  sería bueno que estuviesen siempre presentes en la logia como ya he dicho conformando parte con los Reglamentos Obedienciales.

Unos “Usos y Costumbres” a modo de Reglamentos Particulares, que no estarán evidentemente en contraposición con los Estatutos y Reglamentos de la Orden, pero que ayudarán a la hora de organizar y articular un buen desarrollo de la vida logial y que deben recoger los acuerdos y el ser y estar de la logia, para que haya menos hueco a los personalismos.

Los Usos y Costumbres significan  recoger y plasmar, unas reglas del juego a donde no llegan los Reglamentos y que debe  formar parte de nuestro bagaje a trasmitir, y no es menos cierto que  a veces esos parámetros de uso y aplicación se pierden como una referencial vital de la propia masonería.

En este sentido quiero traer hasta este pizarrón un  artículo de un Maestro Masón de la Gran Logia de Francia, de cuya Obediencia me queda por decir que siempre se han significado por tener una membresía de una alta talla intelectual, en general muy equilibrados, es por ese motivo por el cual aporto el trabajo del Hermano Jean-François Pluviaud, que publicó en el en el Nº 133 de Points de Vue Iniciatiques, que es la Revista oficial de la Gran Logia de Francia., y que viene a situar muy bien el contexto de la Transmisión y la Tradición y el papel que juegan en la vida logial y cuya conceptualidad debiera empaparse esa confección del Reglamento Particular de “Usos y Costumbres” logiales.

Dice Pluviaud:

"La Transmisión es una de las palabras fundamentales de la Masonería. Se nos presenta como un deber inexcusable, una de las finalidades específicas de la Orden. Como ocurre con la mayor frecuencia, le compete a cada masón (es algo intrínseco a nuestro método) descubrir qué es aquello que está obligado a transmitir, cómo debe transmitirlo y, sobre todo, a quién debe transmitirlo.

En primera instancia, la transmisión tiene que ver con la perpetuación de la vida; pero también, por extensión, con la perpetuación en el tiempo, a través de una cadena de transmisión humana, de una idea o de un comportamiento determinado. ¿Qué sentido cobra entonces la transmisión en la Masonería? Un masón no debe conformarse con cualquier respuesta a esta cuestión, con una idea vaga; pues requiere de una reflexión para encontrar y dar el sentido correcto a la palabras y a las ideas.

La Orden Masónica halla su fundamento en una Tradición, que contiene y da expresión a lo esencial de la vida iniciática y en particular a cuanto concierne al papel y al lugar del hombre en el universo. La Tradición no es “la Verdad”, objeto de la búsqueda de los masones. La Tradición es, simplemente, la búsqueda de una respuesta para la pregunta primera que ya debió plantearse el hombre al convertirse en sapiens-sapiens : “¿Quién soy? ¿Por qué estoy aquí?”.

La Tradición es obra de los hombres, lo que quizás no resulte demasiado gratificante para algunos de ellos. Pero una Tradición es algo muy diferente a lo que solemos llamar “las tradiciones”. La Tradición es original, fundacional; las tradiciones contienen y expresan las creencias de un grupo determinado y son generadas por ese mismo grupo; dependen de la existencia de éste, son contingentes. A la misma pregunta, única, constante y universal, se ha dado una diversidad de respuestas de diferente naturaleza y de ellas han surgido las distintas religiones y, en consecuencia, las civilizaciones. En Occidente, la respuesta más frecuente ha recurrido a la verdad revelada y al correspondiente teísmo. Otras posibles respuestas se apoyan en postulados metafísicos y espiritualistas acompañados de todo un sistema moral y del comportamiento y de las implicaciones que de él caben deducirse.

En la Orden Masónica los diferentes Ritos se prefiguran en función de las tradiciones a las que están asociados, todas ellas interpretaciones específicas de una misma Tradición primera y sus diferencias atañen también al modo en que son puestas en práctica. La propia Orden es la responsable de la Tradición fundacional, cuyo olvido o modificación supondría una desnaturalización del pensamiento masónico en su conjunto y afectaría incluso al sentido mismo de nuestro compromiso con él. La primera responsabilidad de la Orden consiste, pues, en asegurar la transmisión de la Tradición, expresión del fundamento de nuestro empeño y camino iniciático, de la doble naturaleza del hombre –espíritu y materia-, y de la necesidad absoluta que éste tiene de restablecer el equilibrio entre ambas naturalezas, si quiere cumplir su proyecto de transformación de la humanidad.

Pero si la Orden es la responsable de la Tradición, esto no implica que la haya recibido en depósito oficial ni que sea su propietaria exclusiva. En caso contrario no nos hallaríamos muy lejos de una forma de revelación, acontecimiento totalmente antinómico con el hecho masónico. La masonería es una propuesta que se hace a los hombres para que encuentren el sentido de sus vidas y nunca ningún masón ha pretendido que se trate de la única respuesta posible o de la única solución imaginable; es una vía entre otras, aunque su coherencia y sobre todo las perspectivas que ofrece le confieren un atractivo innegable.

La Masonería ha heredado un método que, a través de los siglos, se ha ido enriqueciendo con cierto número de procedimientos, de maneras de ser que ya le son propios y que suponen un modo de llevar a la práctica una metodología iniciática universal. El conjunto constituido por la búsqueda de respuesta a la cuestión existencial, más todas las implicaciones derivadas de esa misma búsqueda –incluyendo elementos comportamentales- es lo que se denomina por extensión como “Tradición masónica”.

La Tradición de la que la Orden es depositaria ha sido elaborada a partir de una interpretación propia de la Tradición primera, de una lectura específica de ella, y de la tradición humanística de la que se reclama el pensamiento occidental, con una mirada particular que nace de una sensibilidad también particular. Quienes nos adherimos a la Masonería lo hacemos por afinidad con esta visión de la naturaleza del hombre y de su misión existencial; una visión con la que nos identificamos con precisión y que nos identifica, una visión de la que nuestra Orden es depositaria y responsable, una visión que la misma Orden ha construido.

 No hay en ella presencia alguna de la revelación: son los hombres, armados sólo de su inteligencia, de su “espíritu” y su incoercible necesidad de saber, quienes han formulado las etapas de esta búsqueda destinada a conjugar su angustia vital. Para el hombre que ingresa en la Masonería, aquél que comienza a hacerse preguntas y, evidentemente, a imaginar las respuestas sobre la naturaleza de sus mismos aspectos constitutivos, se produce una especie de revelación a partir de este acceso a la conciencia de sí mismo: la revelación de la idea.

Esta Tradición, que constituye el alma y el corazón de la Masonería, es lo que debe ser transmitido. Sin embargo, debemos tomar conciencia de que dicha transmisión sólo puede realizarse en el tiempo, en el largo plazo, no en el espacio de una sola vida sino a escala de todo el género humano. Para que pueda llegar a convertirse un día en una realidad para todos los hombres, es necesario que esta Tradición permanezca inmutable a través del espacio y del tiempo; por tanto, es necesario que sea transmitida en toda su integridad y su autenticidad. Y tal es la misión de nuestra Orden.

Para asumir su elevada misión, a partir del principio anteriormente insinuado (“sólo lo vivo transmite y sólo lo vivo puede ser transmitido”), la Orden masónica hace vivir la Tradición en los seres gracias a la vivencia de los principios masónicos. Al dotarlos de vida, la Masonería logra que esos principios puedan ser transmitidos ya que “estar vivo” es la única condición indefectible para la transmisión.

La Masonería, por sí misma, no transmite nada: forma hombres, iniciados en la vivencia de sus principios y son estos hombres quienes, a su vez, los transmitirán a otros hombres formando una cadena de iniciados que, ésta sí, asegura y garantiza la transmisión. No hay que confundir el principio fundador y el mensaje que contiene en su seno (mensaje que, a pesar de las vicisitudes de la Historia, debe mantenerse vivo y atravesar el tiempo) con los procedimientos de formación del hombre en tanto instrumento de la transmisión. Son procedimientos idénticos en su esencia pero contingentes en su forma. La Masonería suscita y construye hombres que darán vida a los principios al vivenciarlos, y así lograrán transmitirlos. Sin la acción de tales hombres la Masonería sería letra muerta, una mera curiosidad intelectual.

Es esta la Tradición que estamos obligados a transmitir como mensaje a todos los hombres de buena voluntad.

El deber de la ejemplaridad.

La cuestión no es, pues, la de saber qué se ha de transmitir, sino cómo podemos transmitirlo. Hoy, los masones dejamos a nuestros sucesores unos trazos e indicios muy concretos: escritos, rituales, procedimientos.., lo que los masones operativos denominaban un “saber hacer”.

Todo eso es muy útil e importante, pero no es suficiente; porque, a pesar de todas nuestras precauciones, ese “saber hacer”, ese método, se perderían o se desviarían si no alcanzamos a transmitir su razón de ser. El conjunto de nuestra Tradición no puede resumirse o traducirse a unos cuantos discursos, palabras o escritos. Ser masón es un estado, una manera de pensar y de vivir. El método adecuado para transmitir esta esencia es simple. De hecho, sólo hay uno: vivir. Vivir la Masonería en todo cuanto implica. Lo que da forma a eso que conocemos como “ejemplaridad”: Seremos creídos sólo si somos creíbles; seremos respetados sólo si somos respetables.

Esta forma de transmisión, la “ejemplaridad”, es la primera y más importante de todas. Sin ella, sin los comportamientos que implica, todo resulta una simple ilusión. Cualquiera que sean nuestros principios y teorías, no serán sino letra muerta si no los practicamos, si no los vivimos.

Cada masón está llamado a transmitir la Masonería viva. Y la transmitirá siendo él mismo Masonería, pues los masones no somos, ni individual ni colectivamente, más que transmisores, ejemplos vivos. Nuestros comportamientos son los responsables de la supervivencia de la Orden.

Transmitir, si, pero… ¿trasmitir a quién? Si dijéramos que a todos los hombres, diríamos una profunda verdad. Sin embrago, tal respuesta ha de ser convenientemente modulada.

A los Hermanos masones, en primer lugar, además de los principios que constituyen lo que podríamos denominar “la gran idea”, hay que transmitirles el método, los usos y costumbres, los comportamientos, los procedimientos y el vocabulario de la Orden. Esta transmisión intenta explicar el sentido profundo y la razón de ser de nuestra manera de actuar y de comportarnos; y las razones que nos llevan a adoptarlas. En una palabra, debemos explicarles la Masonería, instruirlos en Masonería. Depende de nosotros que se conviertan en buenos masones, pues la naturaleza y la calidad de nuestros discursos son con la mayor frecuencia determinantes en la evolución de los demás. A ojos de los Hermanos, de todos los Hermanos, somos enseñantes; pero enseñantes que no enseñan lo esencial y que son conscientes de la imposibilidad de hacerlo. Ayudamos, señalamos el camino, rectificamos… pero cada uno ha de recorrer su propio camino.

En segundo lugar, en lo concerniente a los profanos, nuestro papel no es el mismo; no podemos, evidentemente, mostrar la Masonería de la misma manera. Por definición, los arcanos de la Orden, el detalle de sus procedimientos, debe permanecer en el secreto reservado sólo a los masones. Hemos jurado no revelarlos. El secreto es el fundamento mismo del método, del descubrimiento de sí mismo conforme se va progresando. Revelar este secreto abiertamente, sin ninguna precaución, supondría la negación misma de nuestro sistema.

Como contrapartida, se puede decir algunas cosas, mostrar cuál es nuestro ideal, expresar nuestros principios, recordarlos o proclamarlos, dirigirnos a lo que hay de más elevado en cada persona.

Todo esto quiere decir, una vez más, que la transmisión no puede existir ni cumplirse si no es por medio de la ejemplaridad.

Cualquiera que sea la calidad o la elevación de nuestros discursos, si las palabras no están de acuerdo con los actos no servirán de nada. Logramos transmitir cuando somos precisamente aquello que queremos transmitir, “mostrándolo” antes que “diciéndolo”. Sin excluir por ello, obviamente, el decir: Hay que decir, decir incansablemente… y mostrar, y poner al alcance de los ojos. Esta ejemplaridad debe ejercerse en todos los dominios. No se pueden mantener dos actitudes diferentes según se trate con masones o con profanos, pues no hay más que una actitud posible: ser conforme a los propios principios.

Se puede por tanto afirmar que es necesario transmitir y que de ello depende la supervivencia de la especie, la pervivencia del espíritu; que no podemos elegir, que estamos ante una necesidad vital. Al igual que transmitimos la vida biológica debemos transmitir la del espíritu, de manera que ambos, armoniosamente equilibrados, avancen a un mismo ritmo, que es la condición esencial para la realización del progreso de la humanidad.

Debemos transmitir nuestra Tradición, nuestra visión del hombre, de su papel y de su lugar en el mundo, debemos transmitir el espíritu. A la pregunta: “¿según qué método de transmisión?” sólo hay una posible respuesta: siendo ejemplares, encarnando los principios que queremos transmitir.

Y debemos transmitir a todos los hombres sin ninguna restricción, por cuanto somos universales.

Debemos transmitir un mensaje único en el espacio y en el tiempo. En el espacio, esto es, en toda la superficie de la tierra, y en el tiempo, es decir, a todas las generaciones futuras. Y en eso consiste nuestra misión.”

Jean-François Pluviaud

Texto recogido por Víctor Guerra MM.:.

4 de diciembre de 2009

La Masonería en el Oriente de Asturias

Víctor Guerra: «Los masones fueron la base del movimiento obrero en Asturias»

El libro «La masonería del oriente de Asturias (siglos XVIII-XX)» desvela parte de una historia desconocida

Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Juan Luis Rodríguez-Vigil y Víctor Guerra.
Juan Luis Rodríguez-Vigil y Víctor Guerra. jesús farpón

Oviedo, Ángel FIDALGO

Víctor Guerra, masón de la logia del Gran Oriente de Francia, presentó ayer su último libro, «La masonería del oriente de Asturias (siglos XVIII-XX)», en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA.

En el acto intervino el ex presidente del Principado de Asturias Juan Luis Rodríguez-Vigil, que calificó el libro como importante «porque trata de una historia oculta, tal vez porque la masonería estuvo perseguida de forma cruel durante el franquismo».

El autor, tras advertir que pertenece a la logia del Gran Oriente de Francia, «que es mucho más liberal y aperturista que la anglosajona», explicó que en su libro no sólo se desvelan aspectos hasta ahora ocultos de la masonería en el oriente de Asturias, sino que se demuestra que la de entonces, se refiere a la de finales del siglo XIX y a la de la primera mitad del siglo pasado, «era tan abierta como la nuestra».

Guerra sostuvo que los masones de entonces estuvieron presentes de forma muy participativa en las agrupaciones locales de los pueblos y también en los movimientos políticos.

Tras realizar numerosas investigaciones sobre la masonería del Oriente, llegó a una conclusión que dijo le sorprendió. Y es que en una zona tan liberal como era el Oriente no localizó ninguna logia, tan sólo un taller en Bimenes.

«En el siglo XIX la masonería en Asturias estaba presente con sus talleres primero en Oviedo y después en Gijón y Navia, Luarca y siempre ligada al republicanismo», explicó el autor, al tiempo que destacaba que los masones en Asturias fueron la base del movimiento obrero. «Esto es normal, porque las logias eran escuelas de formación».

Con este libro intenta dar una imagen lo más liberal posible de la masonería en Asturias.

Rodríguez-Vigil centró gran parte de su intervención en la persecución que sufrieron los masones en España durante el franquismo, que la llegó a satanizar.

Fuente : Diario La Nueva España

Editorial MASONICA. ES

NOTA: Como autor y en nombre también de la Editorial MASONICA. ES, agradecer la presencia de todas las personas y Hermanos que arroparon el acto de la presentación, entre ellas destacar la presencia de algunos Hermanos de la propia logia Rosario Acuña (GODF) y del Derecho Humano (DH), Logia Progreso de Oviedo.

A todos muchas gracias

27 de noviembre de 2009

SILENTUN AUREUM, o Palomo –Lamarca a “pelo”

image

Conocí al Hermano Antonio Palomo-Lamarca, hace ya tiempo, y me llamó la atención por un lado su desdoblamiento entre lenguaraz y mal hablado y lo profundo de sus reflexiones, y por otro lado con el me sucede una cosa muy extraña y es la cercanía y mimetismo que puedo tener con él en las teorías que expone, yo creo que estoy más cerca de como las expone, que algunas de sus esencias de las cuales en ocasiones estoy muy distante, no hay nada más que contrastar su libro con lo que expongo en estos momentos en el Blog de Rito Francés sobre Anderson y la Querella y sus derivas…. lo cual me hace tener o estar en una extraña posición que el calara muy bien en un email que me envía: “ creo por esa afinidad de pensamiento eres mi "fan" y yo el tuyo” En esas estamos

Nada más anunciarse el libro enseguida pedí el libro a la editorial, y lo cierto es que todavía no estaba publicado, este fin de semana en Portugal, me lo llevé recién llegado, y allí en los vientos apacibles del Centro Balneario Do Caramulo, me dediqué en las horas libres a leer sus trabajos, unos me acercaban a un bagaje afín para en otros capítulos enviarme a su estratosfera. Pero no puedo negar que el libro amén de estar muy bien escrito y construido, aunque no sé que pintan unos trabajos de Leon Zeldis…? tengo que decir que es un libro interesante e importante.

Tan interesante es, pues aún es más su atrayente prólogo , que se lo he pedido para reproducir en este blog, para que vean como se las gasta este quijotesco Hermano “regular” español pues es nacido en Córdoba , pero incrustado en Minnesota, que tal vez estaría más a gusto o a disgusto en el GODF, al menos igual tendría más salsa que en la singularidad americana ,… Bromas aparte les dejo con su prologo que no tiene desperdicio y que a buen seguro que el resto les atraerá del mismo modo.

PROLOGO DEL LIBRO SILENTIUM AUREUM , CEDIDO POR EL AUTOR PARA ESTE BLOG

A Modo de Introducción.

Ya se ha dicho que las introducciones a los libros sólo sirven para una cosa: para no leerse. En lo personal, sinceramente, me da lo mismo, como si el lector no quiere ni leer siquiera el libro; pues los hay que lo miran, leen las primeras páginas y luego lo dejan en la estantería, o aquellos que los leen de cabo a rabo, o incluso aquellos que se dedican a buscar erratas, fallos, minuciosidades, etc.. Hagan ustedes lo que les plazca. Esto, como diría Nietzsche, no es un libro, sino más bien un “martillo,” un modo de filosofar a martillazos. Cada ser humano ve el mundo de acuerdo a la física de su retina y a la química de su cerebro, y en ello, se establecen nuestras opiniones. Esto es un libro de filosofía, y en ningún momento, he intentado hacer ciencia experimental, excepto por algún que otro dato histórico que haya podido dar. No se trata de un libro perfecto, y menos aún, mi visión, el modo romántico en que veo a la Masonería es el que ha de tener todo el mundo—nada más extranjero a mi doctrina.

La serie de ensayos que el lector tiene en sus manos no son ensayos sacados del sombrero del mago, que contienen un conejito y algo de confeti; por el contrario, no hay nada mágico en ellos, ni menos aún algo que tenga que ver con los trucos. Se trata de una secuencia definida, estructurada e hilada de pensamiento masónico y filosófico. De una u otra forma la mayoría salieron vía internet en las revistas internacionales masónicas Fénix e Hiram Abif. Los he revisado, corregido, quitado, puesto, etcétera. Es una oportunidad tremenda la que me brinda el editor de esta casa editorial al ponerlos en fila, estructurados y capaces de ofrecer un pensamiento masónico unilateral y monolítico.

Yo no soy un masón apologista, de hecho detesto la apología porque suena a pena de circo; no deseo (ni he deseado jamás) hacer apología de la Masonería, sino por el contrario, he sido y lo sigo siendo y soy conocido por serlo, muy crítico con el aparato masónico. Mi empresa es meramente filosófica y esencialmente investigadora; no me interesa explicarle al público qué sea o deja de ser la Masonería, o si las logias masónicas practican ritos ocultos, o si la Masonería es o no es una sociedad secreta. No somos un error de la historia, y por ello, no le debemos explicaciones a nadie; el que quiera saber, que investigue, que busque, que reflexione, y si tiene madera de masón, pues lo llegará a ser. Hace 50, 100, y 200 años no había internet y había masones, y muchos de ellos mejores que los que hoy se inician; la vocación siempre va por delante, el esnobismo es el perrito faldero. Yo no apoyo las páginas de internet que explican la Masonería, menos aún las páginas de las logias y las Grandes Logias que hacen patética propaganda sobre el ser masón. Con todo esto se está consiguiendo que la Masonería se convierta en una especie de teatrillo de pueblo, donde la gente, el vulgo, mira, toma decisiones, mal-entiende, se ríe, etc.

Se ha preguntado, y se sigue preguntando, si la Masonería es o no es una sociedad secreta. Esto es tan absurdo como preguntar si el agua de lluvia es tan húmeda como el agua de grifo. La Masonería no solamente es una sociedad secreta, sino que lo ha sido por muchísimos siglos hasta que una serie de snobs y apologistas decidieron quitarle ese rango y decir que es una sociedad “discreta.” Bueno, pues esto es una frivolidad tan grande como un Partenón griego. El hecho de que sea una sociedad secreta no quiere decir que sea una “secta,” ni una organización “paramilitar,” ni un “conventículo” donde se reúnen una serie de políticos para preparar asesinatos, golpes de Estado y un sin-fin de elegidas conspiraciones incluso a nivel internacional. Todo esto es un invento del cine de Hollywood y de la mente moderno-sensacionalista. Una mentira más del mundo—una de tantas. Yo no soy amigo de los sinónimos, y como buen andaluz que soy pues me gustar llamar al “pan” y al “vino” por su nombre. Soy un hombre de “sí” o “no,” y detesto el “quizá.” Por esto, deseo llamar a la Masonería por su nombre, es decir, fraternidad secreta, sociedad secreta. La Masonería no es que sea sólo una sociedad secreta, es que lo secreto es la esencia misma de la Masonería. Hay una virtud masónica que se enseña e inculca al aprendiz desde que comienza a subir por la escalera de la Masonería, esta virtud es el silencio.

El silencio es la otra cara, el trasfondo del secreto, la coraza que protege al edificio masónico y la pulpa mística de la Masonería. Por lo tanto, la Masonería no es una sociedad “discreta,” discreto es mi vecino el panadero, o mi amigo, a quienes no les gusta que se metan en su vida, y que hacen las cosas sin meter ruido; la Masonería es otra cosa, no es discreta ni lo ha sido jamás, y al que le pique pues que se arrasque : es secreta, y es en el secretismo que mana como la miel, que surge como un manantial puro y cristalino de los mismos juramentos masónicos, que hemos de tomar, donde se ve, se palpa a viva mano este secreto. El secreto es el almíbar de la fruta masónica, la savia que nutre al árbol que el masón planta y cuida a lo largo de su vida. Una vez que este secreto se viola, el árbol se seca, la fruta no madura, y los pocos frutos que se recogen son insulsos conllevando a la larga a la muerte de sus raíces. Una vez que se convierta a la Masonería en una sociedad “discreta” la muerte, el fin, el declinar de la misma la perseguirá como a un hombre le persigue su propia sombra. ¿Posee por lo tanto la Masonería un secreto? Sí, por supuesto, y son muchos los que posee, no ya solamente uno; y para no revelarlo, como los juramentos nuestros dicen, implica que el candidato firme con su sangre la fidelidad al secreto, que se haga carne de carne y sangre de la sangre masónica; que entienda y acepte el simbolismo del mismo, así como las consecuencias de su des-encubrimiento a aquellos que no entienden. El simbolismo masónico del aprendiz nos enseña que revelar el secreto significa ser penado con “tener la garganta cortada y la lengua arrancada de cuajo.” Entender, digerir, aceptar e investigar esto lleva toda una vida, por ello, pienso, que el primer grado, el de aprendiz, es el más importante de todos: quien no aprende bien jamás llegará a ser un buen maestro.

Por último destacar que referente a este “secreto” nuestra excelsa Constitución de 1978 en su artículo 22 prohíbe el asociacionismo secreto. ¿Es por lo tanto la Masonería ilegal en una sociedad democrática o ha de ser reformulado y revisado este artículo constitucional?

Masones se han puesto de ejemplo para ejemplificar nuestra egregia Fraternidad; nombres como el primer presidente de los Estados Unidos, George Washington, o nuestro premio Nobel Santiago Ramón y Cajal; pero cuando se menciona esto no se exhibe la otra cara de la moneda: que Washington refirió en varias ocasiones su poco interés en la Masonería, Benjamín Franklin, otro masón, incluso llegó a decir que era “un juego de niños.” Cajal abandonó la Masonería, se retiró de su Logia madre y jamás llegó a alcanzar el grado de Maestro. Dejemos, por favor, de engañarnos a nosotros mismos y a los demás dando una imagen que es falsa o, quizás, falseada. La Masonería, como sociedad secreta, como institución, no es perfecta, pues está compuesta por seres humanos, los cuales difieren en sentido y opinión los unos de los otros. Yo mismo retiré en su momento mi membresía de la Gran Logia de Minnesota por diferencias de pensamiento, pero jamás retiraré mi pertenencia de la Masonería a la cual pertenezco muy grata y orgullosamente. Hoy en día mis hermanos masones pierden el tiempo en hacer páginas webs, en explicar qué es ser masón, en luchar por una ideología que se ha ido fabricando en nombre de una futura mentalidad de camaradería-snobista que posee ya su avanzado estado embrio-ilógico. El centro de la Masonería no es, ni lo ha sido jamás, una campaña vía internet haciendo una lista de masones famosos, ni mucho menos una campaña política a favor de la “regularidad” masónica o de la admisión de la mujer en la Fraternidad; el centro del círculo que forma la Francmasonería no ha sido jamás ni el asunto político, ni el asunto místico tampoco, sino muy por el contrario la fraternidad y comprensión y ayuda mutua de los unos con los otros, porque es solamente a través de esto cómo la buena política nace, y cómo la mística abre sus puerta a nuestro corazón.

Sin ayuda de unos con otros, sin entendernos a nosotros mismos como seres humanos, como masones y hermanos que nos debemos lealtad y fraternidad por juramentos de sangre, sin aceptar esto hasta la misma médula de nuestro más humano ser, sin esto, digo, la Masonería queda hueca, sin sentido y huérfana de padre y madre en esta tierra infértil. La voz de un masón que pide ayuda es la voz de nuestro Maestro Hiram que muere golpeado, que sufre el brotar de su sangre de las sienes rotas por el Destino. La voz de ese Masón que llora desde su ataúd y sus hermanos no lo resucitan, es una voz que como la del profeta Juan Bautista clama sola en el desierto. Un masón que no ayuda a su hermano es un hombre que no merece ser llamado “masón” y menos aún “hombre.” Pues es sólo mediante la ayuda, mediante la caridad, la acción y el diálogo como la Masonería vive eternamente, como la acacia verde que jamás se seca. El resto, la política, la mística, y demás, son pequeñeces que dejamos detrás, que nos despedimos de ellas en nuestras últimas horas, nuestros últimos minutos; pero la vergüenza de saber que no nos hemos ayudado los unos a los hombres, que solamente nos hemos criticado, eso nos persigue a la tumba como la misma sombra persigue a su alcornoque. Quien tenga oídos para oír, que oiga…

Por último deseo dar las gracias al Hermano Juan Orrego del Oriente del Perú, al Hermano Ricardo Polo del Oriente de la Argentina, el primero director de la revista Fénix y el segundo de la revista Hiram Abif, por sus muestras de apoyo y de solidaridad fraterna para con mi filosofía. Al editor y Hermano Javier León por su paciencia y fraternidad: un sentido abrazo. Y por último, al igual que mi vida, mi horizonte, y mi lealtad, todo mi trabajo se solidifica en el edificio de mis tres mujeres, y razón de ser: Paula, Rebecca y Julia—sin cuyo ser yo ni tan siquiera existiría.

Dixi,

Antonio Palomo-Lamarca Maestro Masón. y Maestro de la Sagrada Orden del Real Arco de Jerusalén; Grado 14, Sublime Masón, del Rito Escocés.

Isanti-Minnesota, Estados Unidos, Septiembre del 2009

Victor Guerra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...