Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

14 de abril de 2009

“Los Altos Grados” o la Historia del Supremo Consejo del Grado 33 de la Gran Logia de España

IMG

Acaba de llegar a mi manos, calentito aún , un extraño libro escrito por Galo Sánchez, y digo extraño porque mi librero habitual me comentó que salía como novedad un nuevo libro sobre Masonería titulado “Los Altos Grados de la Masonería “ así sin  más, y la cita del autor tampoco me sonaba de nada…

Hoy recibo la llamada de que el libro está en los anaqueles reservados esperando mi llegada , y cuando voy a recogerlo me encuentro con un libro envuelto en  un preservativo  plástico que  impide ver más allá de la nota de la contraportada, que por cierto  poco dice sobre el contenido del libro. Por lo cual puede pasar por un libro más de tantos que ahora se publican sobre la masonería, o sea que corre el riesgo que de ser despreciado  por un título que a su vez creo que  desprecia la intrahistoria que luego uno se encuentra dentro.

Luego,  al desvirgarlo quitándole el plastiquillo,  uno se encuentra con Galo Sánchez en la solapa y comprueba  que el autor es miembro de la Gran Logia de España, y no solo eso,  sino que además es Grado 33 del REAA. y por  Delegado del Supremo Consejo del Grado 33 para los temas de Comunicación.

Parecería al leer alguna reseña que era una  historia sobre el REAA , (Rito Escocés Antiguo y Aceptado) pero luego vamos comprobando que tampoco es eso aunque se publicite aduciendo tal cosa.

Ante lo que estamos  una vez uno repasa el índice y las páginas del libro (unas 495)  es ante la reconstrucción “ un tanto parcial” del Supremo Consejo del Grado 33  para España,  sin perder de vista que detrás  hay toda una  reseña también  de la Gran Logia de España, que según dice el autor del libro:  “es una organización independiente, heredera y continuadora directa del fundado en 1811, y que actualmente se nutre de los efectivos de la Gran Logia de España (GLE), por ser la única Obediencia Regular en España,  y que mantiene con ésta un tratado de amistad”.

 

Lo cierto es que me llaman la atención varias cuestiones, por un lado la bibliografía pues hecho de menos los trabajos de Alberto Valín, cuando el autor habla de la la logia Constitucional de la Reunión Española, ya que es el autor que más ha trabajado sobre tal tema, y hecho de menos,  la reseña del trabajo  Gómez Molleda que trata algunas de las cuestiones del Supremo Consejo del Grado 33,.

Veo que no se hay una cita del abundante archivo que por ahí rueda o rodó sobre los líos del Supremo Consejo,  y que venía de la mano de Terradillos y  García Borrajo, al que por cierto conocí  en sus veraneos en Gijón,  y que por ello nos aportó una pequeña parte de todo aquel lioso tema en varias entregas fotocopiadas;.

Por otra parte  en Salamanca hay Revistas del Supremo Consejo del Grado 33 del GOE, que pudieran haber documentado muy bien  algunas cuestiones del “Supremo” y por supuesto me extraña también la falta de mención del trabajo del Supremo Consejo del Grado 33 para España y sus Dependencias  (Revisión de Sentencia-Reparación de una injusticia) que se publica en Méjico en 1950 de la mano del Soberano Comendador Celedonio Cortina López.

Eso en cuanto las reseñas bibliográficas, que en ocasiones creo que son como fuentes escamoteadas . Existe otro tema que veo que el autor reproduce con total satisfacción, aunque algo de ello dice en prologo, para justificarlo y contradiciendo en esto a Ferrer Benimeli, sobre la veracidad de los hechos ha sse probada siempre documentalmente, el autor se desmarca de la tesis, y nos coloca a una retahíla de Soberanos Comendadores, que están por probar, y que el autor coloca como portadores y claras antorchas de la augusta Orden Masónica, entre ellos Aranda u otros, que por cierto los astures nos llevamos la palma, Cangas Arguelles. Porlier, Arguelles…. toda una nómina de paisanos rigiendo  las cúspides masónicas y en la provincia ni un triste taller…

El libro es interesante, pues después de los escasos y documentados  trabajos recogidos en las diversas Actas de los Symposios de Masonería del CEHME, pues tenemos al alcance un trabajo del Supremo Consejo visto por uno de sus miembros, que por cierto el libro parece como la réplica desde la masonería regular al libro de Pepe Rodríguez  “Masonería al Descubierto”. Por tanto es interesante tener recogidas ciertas impresiones y testimonios sobre el fastidioso tema del Supremo Consejo del Grado 33 y su búsqueda de la “regularidad de origen”, y digo fastidioso porque siempre han andado en lios y a palos.

No soy un especialista , ni siquiera un mediano conocedor de los asuntos del Supremo Consejo del Grado 33, que siempre me han parecido unos señores  masones muy envarados, amantes de los grandísimos mandilones y colgantes, y defensores acérrimos de una supuesta corriente hereditaria del masonismo de los “Supremos”, y defensores del apoliticismo  de casta, aunque luego se sirvan de ello para entonar otras puertas más democráticas… me gustaría oir en estos temas  a un tocayo importante miembro del “Supremo” y que terminó fundando la Gran Logia Federal… Sería interesante..

Lo cierto que la lectura es entretenida, hasta que el autor se desliza por la pendiente de pontificar sobre los que se considera Regular o lo que no, que  es discutible, pero la pendiente ya le pasa factura cuando habla de lo que es masonería o no es masonería. Es paradójico porque hay un momento que dice que aquellos que hablan de política y religión no son masones,  y  parece olvidar que el Supremo Consejo del Grado 33 del que se pretende heredero, en la década de los 30 fue todo u  torbellino político y de un cierto apoliticismo como el de Barcia que juagaba a la contra.

Dice el autor  que “la regularidad no significa otra cosa que la AUTENTICIDAD de la masonería, La regularidad consiste en el respeto a los ladmarks , usos y costumbres que fueron recogidos en las Constituciones de Anderson de 1723… EL GODF es irregular porque ha eliminado la necesidad de invocar al GADU, y porque ha ha convertido a nuestro institución en mera asociación profana al intervenir directamente en política y hacer debates en las logias de temas profanos… .. En el fondo no existe opción alguna, el masón si está bien informado y tiene una conciencia recta, no puede optar entre ser masón EN TODA SU PLENITUD o bien quedarse a mitad del camino de SERLO.” 

Lo cierto es que parece olvidar que de las fuentes de las que bebe para justificar todo la regularidad de origen del Supremo han estado plagadas de una cierta contradicción,  pues si bien en las logias del XX se invocaba el GADU, esto no dejaba de ser una fórmula, puesto que la praxis era otra totalmente distinta a la que el autor considera una cabal regularidad, y no fue un año o dos fue una praxis continuada que manifestaba a la lectura al contradicción de trabajar en un Rito cuya égida no deja ser caballeresca en lo ético y en lo épico, más cerca de la cuestión religiosa  que le ética de la igualdad y la fraternidad de los iguales que generaron el silo de las Luces, y ello continuó  hasta que ha aparecido la Gran Logia de España adscrita a los postulados y landmarks de la Gran Logia de Inglaterra, no hay nada más que fijarse en el perfil de los masones de aquellos momentos…y los doy, el ese continuo querer acercarse a la Iglesia para ser reconocidos como unos custodios más y no sus enemigos, como parecen exponer cuando se defiende el carácter laico en que se debe mover la sociedad, Por tanto no se puede hacer amnesia sobre el pasado haciéndolo pasar  por una tabla rasa que no es tal.

Hemos  tenido durante todo el siglo XX una masonería republicana- reformista y más radical a medida que nos acercamos a 1931, la cual estuvo muy implicada en separar Iglesia y Estado,  con hombres y trabajos  como Melquiades Alvarez pero también con miembros del Supremo como Alberto de Lera Gran Maestre del GOR en Región Noroeste, muy alejada de las practicas de la GLE de España que ha optado por otra vía, y que en función de una cierta linea consanguínea de Soberanos Comendadores se ha ido como adueñando de algo que no  es patrimonio suyo solamente, digamos que ha habido como un secuestro del Supremo COnsejo, en vez de montar como casi todas las Obediencias Españolas el suyo propio…. Pero como digo no soy un estudioso del Supremo Consejo… y por tanto lo dejó aquí

De todas formas es un interesante trabajo en tanto que es de las pocas veces que se escribe sobre el Supremo Consejo, a excepción del libro de Vicente  Guarnez publicado en Mejico,  aunque eso sí es un libro un tanto tanto extraño de querer guardar la celosa historia del “Supremo” de los regulares, bajo un anodino titulo como: LOS ALTOS GRADOS y  sobraba  ese querer  pasar la cuchilla a todo lo que se mueva y no suene a la Gran logia de España. Recomiendo  asi todo el trabajo y no está de más leerlo en forma comparada utilizando  los libros de Galo Sánchez,  Pepe Rodríguez y Gomez Molleda, de ese modo tendrán un panorama como más global .

 

Y al autor que por cierto me cita con respecto al Jose Maldonado y  su regularización masóncia… Gracias por el trabajo, y decirle que este año haré un trabajo sobre Maldonado….

Que les aproveche, ah y el libro ha sido publicado por AKAL en su colección FOCA INVESTIGACION.

Victor Guerra

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...