Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

26 de marzo de 2009

“COLGADOS” DE LOS SIMBOLOS

Ritual

Leía hace unas semanas  un estudio penetrante del Hermano Jean Charles NEHR, en el que pone de manifiesto, con un humor muy refrescante, que el simbolismo masónico es una cosa demasiado seria para dejarla en las manos de los habituales panegiristas amantes de un simbolismo confuso e indeterminado, y su trabajo va dirigido a los Francmasones y a los profanos.

En el encontramos varias cuestiones:

A lo largo de varias lecturas sobre del estudio de los símbolos y del simbolismo  dentro del contexto masónico, hay varios aspectos  poco tocados y muchos de ellos dan lugar a ciertas confusiones. Esta  noción  viene de las interpretaciones que de forma indeterminada fueron otorgadas a algunos nuestros de símbolos, en ocasiones buscando y rebuscando los sentidos más secretos a estos símbolos, lo cual parece que al final todo se queda en un honrar  los símbolos porque son símbolos.

A mi juicio existe a veces como una exaltación excesiva de los símbolos y del propio simbolismo masónico que ha generado una cierta obsesión a la que Nehr le da el título “simbolatria”, una palabra que algunos diccionarios como el Oxford definen “como la veneración excesiva de los símbolos”.

La naturaleza de los símbolos y el simbolismo en general.

Yo creo que una comprensión del simbolismo masónico (y por lo tanto  de la simbolatría) exige algún conocimiento previo de la naturaleza de los símbolos y del simbolismo en general. Y debiéramos trabajar en proporcionarnos y dar a nuestros Aprendices y Compañeros los conocimientos básicos para poder desenvolverse en este campo.

Un símbolo simple es un objeto tangible que sustituye o representa a algo con la intención de mejorar una comprensión y, así mismo deviene en un aumento de la importancia de lo que es el propio símbolo.

Para los que gustan de una masonería positiva, se ha de saber que los símbolos y el simbolismo se explican suficientemente, pero no por ello deja de ser interesante realizar una profundización  para una comprensión más completa del tema.

La investigación sobre la simbología profunda.

Creo que los símbolos masónicos en su origen están previstos esencialmente para  enseñar las verdades simples y puras. Esos símbolos usados por la Francmasonería, devienen de una vieja práctica de hacer  pasar  toda la instrucción moral de masón mediante dichas figuras simbólicas.

La proximidad intelectual a los símbolos, desde la abstracción, es ayudada por los símbolos exotéricos: por ejemplo una línea perpendicular enseña la rectitud moral; el  círculo dibujado por los compases es el que nos indica que deberíamos guardar nuestros deseos dentro de los límites de la rectitud; el mazo, expresa la necesidad de limar nuestras nuestros  asperezas junto con el cincel, los cuales devienen dentro de la escenografía masónica en un constante corregir las irregularidades de la conducta.

Estas representaciones de verdades y obligaciones morales son tan útiles que los masones siempre los han considerados como símbolos fuertes. Pero algunos masones preocupados por los orígenes de nuestras enseñanzas pretenden ir más allá si cabe, y buscar hasta encontrar significados perdidos u ocultos. Y por tanto podemos decir que no sólo “se encontró” un simbolismo (found) para palabras y herramientas, que intrínsecamente no son símbolos, sino que dicha búsqueda de un significado “profundo” les ha llevado a un mundo exterior a la francmasonería, buscando y rebuscando en los ámbitos tan dispares como la alquimia, los misterios antiguos, o el hinduismo..

El resultado a día de hoy es que hay un desarrollo de un simbolismo, ya mencionado, que en general tiene una mayor fuerza, pero en ocasiones más que la que los propios símbolos en sí mismos expresan.

El mandil del masón expresa muy bien este ejemplo del que estamos hablando sobre el simbolismo “encontrado”.

El origen el mandil era para los masones operativos un elemento para proteger su vestimenta, con la llegada de los masones especulativos el mandil deviene en la insignia, y en una especie de gran vestimenta de cuero y tela, que representa muy bien Anderson en el frontispicio de sus Constituciones de 1723, con el paso de los años vemos que ha degenerado desde la vestimenta del masón operativo, pasando por los bellos mandiles del siglo XVIII y XIX, a un mandil mucho más homogéneo y normalizado como el que hoy portamos en la tenidas los masones del siglo XX y XXI.

Sin embargo en el trabajo sobre el Simbolismo de Mackey, en seis páginas se detalla fielmente los rituales análogos dentro de los Antiguas Ordenes, dicha relación con el “rito de Investidura”:

El trozo de piel de cordero, puro e inmaculado es la masonería simbólica una cierta expresión de perfección del cuerpo y de la pureza del espíritu que son las cualidades esenciales de todos los que vienen a participar en los misterios sagrados. Este simbolismo indique el carácter sagrado y religioso que los fundadores decidieron imponer en la francmasonería

Por tanto, aquí estamos en presencia de una “simbolatría”, o para decirlo de otro modo,  de un simbolismo inútil que habla de un simple instrumento de trabajo de la masonería operativa que deviene en ser aceptado como mandil e insignia del masón, y cuyo ejemplo ilustra a las claras el simbolismo atribuido y que aporta bien poco a la significación simbólica del mismo elementos

La contestación de los Hermanos Instruidos

La literatura masónica moderna ha fundamentado alguna que otra contestación al simbolismo imaginativo, y a las interpretaciones exageradas de los símbolos usados en masonería. Dos ejemplos que muestran este desacuerdo:

El Hermano J.R. Rylands expone:

La francmasonería aparte de sufrir los ataques de los enemigos del exterior, también puede sufrir ataques a sus actividades por parte de sus miembros más entusiastas e imprudentes. Es difícil evaluar y entender la cálida amistad de la Orden en la cual se pueden dar una serie de trabajos que nos pueden hacer aparecer como una escuela sudo-mística.

Sin embargo existe, sin ningún género de duda, un rechazo y desprecio por el método científico y a veces se facilita el que se de la extravagancia de inventar dentro de esa sustitución de la fraternidad por el individualismo. “Los esfuerzos de cierta escuela son diametralmente opuestos a los objetivos de cierta logi”a (Quator Coronati).

¿Como puede desarrollarse el espíritu de una búsqueda crítica en una Orden considerada como un culto seudo-místico…?

Reconocemos dentro del seno de la Francmasonería que todas las categorías y escuelas filosóficas tienen cierta presencia pero también tienen sus límites, es más, yo sugeriría que no nos desviemos de nuestro objetivo, y llamo a estar en guardia ante una posible emergencia del dogmatismo, donde la libertad de interpretación ha prevalecido hasta este momento…

Sin embargo no puedo negar que el dogma está en la francmasonería de forma diferente y contenido en diferentes explicaciones que han llegado hasta nosotros.

Somos conscientes de que somos portadores de una jerga filosófica que nos dice que la francmasonería es esto y aquello, y estamos invitados a aceptar un juego de significaciones profundas y un simbolismo escondido “

Nueve años más tarde F.R Worts nos hace una advertencia:

…La Orden moderna es especialmente especulativa, en cuanto en que soy Masón debo necesariamente ser especulativo de cierta manera y dentro de una actitud con respecto los principios , pero desde una tendencia largamente esparcida de hacer brotar la verdad y la búsqueda especulativa, sin exageran los valore simbólicos.

Esta tendencia está fuertemente devaluada desde los finales del siglo XVIII y ello en los tiempos modernos, ha devenido en una fe peligrosa para la Orden, y para la comprensión correcta de las exigencias morales y enseñanzas de la masonería.

Malamente el simbolismo increíblemente exagerado y enseñado por los masones sinceros y celebres, tal que Olivier, Paton Fort Newton y Wilms Hurst que tuvieron una notable influencia en su época… podemos decir que tales extremos de interpretación especulativas son inaceptables…

Las explicaciones simbólicas que son virtualmente estandarizadas dentro de los rituales modernos son claras y simples y totalmente satisfactorias. Y hay un derecho incuestionable en cada masón. El de buscar las diversas interpretaciones que colmen sus inquietudes espirituales. Más deberá recordar la línea trazada por Tennyson sobre la “falsedad de los extremos que nos pueden llevar a aceptar las más largas explicaciones”

Yo concluiría con los registros críticos y con la advertencia dada por el Hermano H. Ward en los Resúmenes que presentó de la Logia de estudios Quator Coronati de 1969:

Descubrir nuestra propia interpretación de nuestros símbolos es el mejor ejercicio masónico, el peligro está en que ello os puede conducir a lejanas explicaciones que normalmente son simples y se pueden prever

Como conclusión dos pregunta y una afirmación:

¿La “simbolatría” no hace a nuestro simbolismo inútilmente complejo y obscuro? ¿ No engendra un alejamiento inútil del simple simbolismo original adoptado para una mejor compresión de conceptos morales…?

La francmasonería no se define por la significación de todos de sus símbolos, ella invita a sus miembros a especular sobre su sentido. Esta libertad de interpretar es buena, pero cuando ello nos lleva al extremo opuesto, ello no nos aporta ningún beneficio, y puede que sea hasta en sí mismo peligroso para tener una buena cultura masónica.

¡Abajo la simbolatría, y defendamos los conceptos fundamentales del simbolismo masónico ¡

Jean Charles Nehr. Es un Físico e Ingeniero-Químico de formación, que se recibe como Masón en 1965 a 27 años en una del GODF (La Enciclopédica), y llega a Maestro Masón 1966, tres años más tarde es Venerable de su logia llegando al grado 30 grado del REAA en 1979 en el propio GODF. Participa activamente en la refundación del Gran Chapitre General del GODF, ejerciendo además como Redactor en Jefe de la Revista JOABEN

Víctor Guerra.:.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...