Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

4 de julio de 2009

Aportación en el Circulo de Estudios de Rito Francés Roettiers de Montaleau

grand-venerable

El Circulo de Estudios de Rito Francés Roettiers de Montaleau ha publicado un nuevo artículo sobre Especificidades del RF

http://www.ritofrances.es/pageID_7839495.html

Se trata, a modo de avance, de un extracto del contenido de un trabajo con el Título "Rite Moderne Belge, Rite Moderne Français, je t’aime, moi non plus", del M.·. I.·. H.·. Jean van Win, que ha tenido la deferencia y amabilidad de hacernos llegar a modo de colaboración para su estudio y difusión en nuestro Círculo.

http://www.ritofrances.es/mediapool/80/802475/data/Espec_RF_JvW.pdf

En breve lo expondremos íntegro en lengua española en nuestra web

3 de julio de 2009

El ACTA LATOMORUN, de Guy Chassagnard

Este afable viejo francés, padre de tres criaturas que ya le han dado un media docena de nietos, y que lleva a gala para cabrero de algunos de sus amigos decir que es francmasón , afronta como él mismo dice, con serenidad y con mucha calma el termino de su vida.

Este activo miembro de una “cofradía” con apariencia de secta, aunque ello responda más al rumor que a la realidad, emprende en esa recta final de la que nos habla, otro libro que acaba de llegar, junto con otro paquetón de ellos, de variadas autorías y temáticas que me hace llegar DETRAD desde París; nunca tuvieron un cliente tan fiel y contumaz.

crbst_guychassagnard

Guy, se empecinó, como nos pasa a muchos, que hay que historiografiar el quehacer masónico, luego se dio cuenta de que hacía falta a aclarar cuestiones de Rito, y escribió sobre el REAA.

Pero la necesidad de un buscador como é,l necesitó confirmar si la divisa de Libertad. Igualdad y Fraternidad, si era algo propio de la Republica o era una donación de la Masonería, pues ese dato como otros muchos, no están al fácil alcance de los estudiosos o curiosos , o masones que necesitan este tipo de datos para sus trabajos…, y desde esta necesidad Guy Chassanarg, antiguo periodista profesional, se ha lanzado a confeccionar este Acta Latomorun, o Los Anales de francmasonería, dedicados especialmente a la masonería francesa , y cuyo encuadramiento arranca desde los tiempos operativos hasta el día de hoy. O sea hasta Noviembre del 2008.

Una obra de consulta que ha llevado horas y horas de trabajo y contrastación de documentos, de consulta de bibliotecas y archivos privados para dar la cita exacta de un documento o acto y fecharlo… así año tras año, hasta llegar al final del 2008 con un total de 717 páginas, con cientos de citas a la cual más interesante para conocer el desarrollo de la masonería.

Un trabajo que hace falta en España, y que en parte han intentado cubrir Ferrer Benimeli y Susana Cuatrero, con su bibliografía de la masonería.., pero falta ese otro trabajo que el Hermano Chassagnar ha elaborado dando fechas y citas, unas tras otra, para mostrarnos unos interesantes Anales, eso si referidos a la masonería francesa..
IMG_0001

Libros del mismo autor.

- Le Petit Dictionnaire de la Franc-Maçonnerie,

- Aux Sources du Rite écossais ancien et accepté,

- Pourquoi & Comment on devient Franc-Maçon (Ecrit spécialement pour les profanes curieux),

- La Franc-Maçonnerie en Quercy, au siècle des Lumières,

- Les Annales de la Franc-Maçonnerie ou Acta Latomorum.

Los Libros los podéis encontrar en

http://www.chassagnard.net

http://www.chassagnard.webs.com

http://acta-latomorum.blogstop.com

o como siempre en la librería DETRAD o en Cala Sache

Víctor Guerra. MM.:.

30 de junio de 2009

J.Manuel Barroso y organizaciones filosóficas no confesionales

26 de junio 2009 Blog Los Domingos del Laicista (Resumen de la reunión con la postura de cada organización)

Los Presidentes de la Comisión y el Parlamento se entrevistan con las organizaciones filosóficas y no confesionales europeas

El Presidente de la Comisión Europea, el Sr. José Manuel Barroso, y el Presidente del Parlamento Europeo, el Sr. Gert Pöttering, se entrevistan con hoy las organizaciones filosóficas y no confesionales.

Con este motivo, el Presidente de la Comisión, el Sr. Barroso, se expresó en estos términos: “Nuestras instituciones mantienen un diálogo abierto, transparente y regular con el conjunto de las asociaciones de convicción: las iglesias, las comunidades religiosas y las organizaciones filosóficas y no confesionales. En la actualidad, desearíamos orientar nuestros debates sobre la forma en que la tradición cultural humanista de las Luces puede contribuir a reforzar los valores europeos en este tiempo de crisis económica y financiera”.

El Presidente del Parlamento Europeo, el Sr. Pöttering, hizo la siguiente declaración: “La Unión Europea es una comunidad de valores que se basa en la defensa de la dignidad humana. Si nuestros valores europeos, consagrados por el Tratado de Lisboa y por la Carta de Derechos Fundamentales, deben muchas a la herencia judeo -cristiana de Europa, las organizaciones humanistas no confesionales, que se realizaron en la época de las Luces, contribuyeron también a trabajar el pensamiento europeo moderno. Por eso es importante que la UE mantenga un diálogo regular con estas organizaciones en nuestra búsqueda común de un fundamento ético a la política europea”.

Del lado de la Comisión, el Sr. Louis Michel, Comisario responsable del desarrollo y a la ayuda humanitaria, y el Sr. Ján Figel', Comisario responsable de la educación, a la formación, a la cultura y a juventud, participaron también en el encuentro.

Participants:

  • FEDERATION HUMANISTE EUROPEENNE
  • M. David Pollock – Président M. Rob Buitenweg – Vice Président
  • ASSOCIATION EUROPEENNE DE LA PENSEE LIBRE
  • M. Alan Frommer – Président M. Tony van der haegen – Vice Président
  • CENTRE D’ACTION LAIQUE (Belgique)
  • M. Pierre-Arnaud Perrouty – directeur de la Cellule Europe et International
  • GRAND ORIENT DE BELGIQUE
  • M. Jef Asselbergh – Grand Maître Adjoint
  • FEDERATION ESPAGNOLE DU DROIT HUMAN
  • M. Manuel Lopez Alvarez – Président M.
  • GRANDE LOGE SYMBOLIQUE ESPAGNOLE
  • M. Eddy BONTE – Grand Conseiller
  • GRAND ORIENT DE FRANCE
  • M. Pierre Lambicchi – Grand Maître M. Patrice Billaud – Grand Officier pour les Affaires Extérieures
  • GRANDE LOGE FEMININE DE FRANCE
  • Mme Yvette Nicolas – Grande Maîtresse Mme Catherine Charles
  • FEDERATION FRANÇAISE DU DROIT HUMAIN
  • M. Michel Payen – Président Mme Denise Thessier – Vice Présidente
  • ORDRE MAÇONNIQUE INTERNATIONAL DELPHIE (Grèce)
  • M. Vassilios Patkas – Grand Maître M. Ina Piperaki – Affaires Extérieures adjointe
  • GRANDE LOGE D'ITALIE
  • Prof. Luigi Pruneti – Grand Maître Mme Lina Rotondi – Grande Chancelière Adjointe
  • GRANDE ORIENTE LUSITANO (PORTUGAL)
  • Prof. António Reis – Grand Maître
  • NATIONAL SECULAR SOCIETY (UK)
  • M. Keith Porteous Wood – Executive Director M. Stephen Evans – Administrator

Más referencias

Blog de Pierre Lambicchi

Blog Los Domingos del Laicista (Resumen de la reunión con la postura de cada organización)

29 de junio de 2009

MARIO CONDE. Todo un Paradigma

clip_image001

MEDITABUNDO. Conde, 60 años, en el borde de la piscina de su domicilio, al norte de Madrid.

Me ha sorprendido una vez más este antiguo masón, de cuya historia se hace eco un excelente Hermano, historiador, arquitecto Manuel Ayllón,. con sus libro Historia de Masones, aunque me gusta más cuando hace cábalas sobre el Templo de Salomón.

Puede parecer extraño y hasta paradójico que desde aquí se traiga esta larga reseña del Magazine de El Mundo, pero lo cierto es que el único banquero, que a mi me dió dinero casi que gratis, se había diseñado desde Banesto bajo su batuta una gran campaña publicitaria, y es que en vez de gastar miles de millones en anuncios, pues este hombre echó por los pueblos de España a ciudadanos que tuvieran en la mano o en el bolsillo algún producto de Banesto, por lo cual te entregaban unos cuantos dineros por cada uno de ellos.

Como yo en ese tiempo vivía en un Término Municipal muy poca gente, pronto se corrió la voz por la zona, y nos echamos al bolsillo , la libretas de Banesto, las tarjetas, etc. tuve la suerte de tropezarme con una chica de la Campaña de Banesto, y me ví beneficiado de unas cuántas pesetas, que me vinieron que ni genial.

Seguí su estela, y su historia masónica que Manuel Ayllón pues cuenta de forma amena, y cuando terminó en la cárcel, quise tener el detalle de devolverles en parte lo que me había dado a su vez, por lo cual le envié no dinero, sino que un par de libros de masonería que yo había escrito, como detalle.

No sé si los recibió, pues no tenía yo muy clara la dirección exacta a donde enviárselos, pero lo cierto es que nunca me fueron devueltos, por lo cual presumo qu los habrá recibido.

Por tanto desde esa misma paradoja, que es el mundo, pues expongo aquí lo que El Mundo ha publicado en una larga entrevista.

VG


El interés por lo trascendente le viene de lejos, pero fue en la cárcel donde el ex presidente de Banesto, el hombre más envidiado y emulado de los 80, dio rienda suelta a su debilidad por las cuestiones esotéricas. Hoy, recién publicado su libro Cosas del camino, se atreve a profetizar en Magazine la 'nueva conciencia' que vendrá tras la crisis.

Por SILVIA GRIJALBA. Fotografía CHEMA CONESA

Tiene algo de personaje de El Greco peinado hacia atrás, con esa elegancia que aportan la delgadez, algunas arrugas y un cierto aire de melancolía que no tenía el amo del universo de hace 20 años. Pero no, no va en chándal (como se ha leído por ahí), ni vestido con una túnica blanca, ni entona cánticos exóticos, ni, como él mismo remata, ha perdido la cabeza. «Hombre», apostilla con leve sonrisa, «no sería raro que alguien pudiera pensarlo. Pero eso es que no me conoce, porque yo siempre he estado interesado por estos temas, desde que tenía 17 años».

Con «estos temas», Mario Conde se refiere a la espiritualidad, y la espiritualidad, claro, va por dentro. Por fuera, Mario Conde nos recibe con su porte intachable de siempre: zapatos castellanos, corbata de seda y un impoluto traje gris cruzado.

Romper con el tópico es complicado. De entrada, resulta difícil creer en el nuevo Mario Conde que se ha dejado entrever en sus últimas entrevistas televisivas: un estudioso del mundo espiritual, sin aparente rencor después de la lluvia caída, que ha pasado los años de prisión meditando y estudiando el Tao y la Biblia. Porque recordemos de quién estamos hablando. De Mario Conde, el adalid del éxito, el hombre más envidiado, odiado, admirado y emulado durante los años 80… Si Tom Wolfe le hubiera conocido, seguro que le habría inspirado una nueva versión de La hoguera de las vanidades, tan larga, que ahora tendría una segunda parte de la novela aún más interesante que la primera.

P.Cuando usted estaba en la cárcel, su mujer le dijo que no iba a haber quién le sacara de allí, que estaba haciendo exactamente lo que llevaba años deseando: estudiar, leer, meditar…

R.Sí, efectivamente. En una visita que Lourdes me hizo con mi hija Alejandra, ésta me dijo que me veía feliz, cuando, claro, lo lógico, si vas a ver a tu padre a la cárcel, es que esté derrotado, deprimido… Pero tenía razón. Estaba haciendo lo que yo, a los 17 años, cuando Lourdes y yo nos conocimos, quería hacer. Levantarme de madrugada, disfrutar del silencio de esas horas, estudiar, profundizar en temas relacionados con la espiritualidad, la trascendencia y meditar, que es algo que me ayudó entonces y que sigue siendo muy importante en mi vida, porque al fin y al cabo, lo que consigue es ponerte en contacto contigo mismo, con tu esencia y eso sólo se logra así, con el silencio. Eso es lo que siempre me ha interesado y había tenido que dejar un poco de lado durante años, porque con Banesto había tenido menos tiempo para dedicarme a ello. Mario Conde ha abandonado su mirada de Mario Conde, la que imaginamos que pone cuando habla de su pasado financiero. Relaja la mandíbula, baja la voz, entrelaza los dedos…. Cuenta que, al principio, a los 17 años, pensó que la respuesta estaba en el catolicismo. Después, según confiesa, hacia el 68 –claro–, pasó por una etapa existencialista, pero Sartre tampoco le convenció e inició el largo recorrido, la investigación propia, sincrética, apartada de la ortodoxia de las religiones establecidas....

P. Usted ha dicho que las creencias son «analgésicos para el alma». ¿Vivimos en una sociedad de la analgesia, donde no se busca la cura sino la anestesia?

R. Sí, efectivamente, estoy convencido de que las creencias religiosas son analgésicos espirituales, pero no curan. Hay un momento en la historia de la farmacopea (no así en China) en la que se abandona al hombre y en vez de intentar curarle, se pasa a intentar apaciguar el dolor y se empieza a volcar todo el esfuerzo en crear analgésicos. Y eso se traslada, especialmente en la edad moderna, al tratamiento del espíritu. Es la necesidad de atenuar esa angustia de no saber quién soy, de dónde vengo y adónde voy. Y esta sociedad se preocupa de apagar el dolor físico, sin curar, se apoya en las creencias que aportan las religiones para amortiguar el dolor espiritual, pero también de una manera superficial, sin profundizar.

P. ¿Qué es para usted la espiritualidad?

R. La espiritualidad es un sentido de trascendencia. Hay un fenómeno no tangible, que tiene que ver con lo que uno siente, por ejemplo, al ver determinados fenómenos de la naturaleza. A partir de esa emoción sutil, te empiezas a plantear que hay una dimensión con algo que podemos llamar El Todo. Y empiezas a pensar que, quizá, cabe la noción de una materia más sutil que a lo mejor no es aprehensible por los sentidos. Esto, en la Edad Media, sería motivo de herejía, pero ahora sabemos que hay una materia que nos rodea, que son las ondas. De ahí se asciende a lo que podíamos llamar el concepto «alma».

P. Pues ya puestos, ¿qué es el alma?

R. El alma es eso que nos individualiza mientras estamos por aquí.

P. Pero a eso hay quien le llama personalidad.

R. En este mundo del espíritu, hay que acostumbrase a que la terminología no tiene la misma precisión que la ciencia. Sí, hay quien le llama personalidad, pero la personalidad se compone con elementos intrascendentes, como tu nombre, de dónde eres o quiénes son tus padres. Por encima de esos factores tenemos un alto reconocimiento interior y eso coincide, precisamente, con la capacidad de emocionarse ante determinadas cosas.

P. En su libro Cosas del camino, usted se refiere a esa corriente que relaciona cosas tan dispares como la física cuántica y lo espiritual, Dios, el alma…

R. Los buscadores científicos del alma dicen que la física cuántica no consigue demostrar que el alma existe, pero es que tampoco encuentran la materia esa de la que hablan. Han descompuesto el átomo, han llegado a los quarks y, al final, lo que encuentran es un vacío… Ese vacío no es vacío, ese vacío está lleno de sustancia sutil. Tan sutil, tan sutil, que nosotros, que somos unos groseros, le llamamos alma. ¿Que quieren llamarle energía? Pues energía. ¿Que quieren llamarle lo que sea? Pues nos ponemos de acuerdo, y le llamamos «tunfun», pero está claro qué es.

P. ¿A qué achaca usted el auge de corrientes espirituales fuera de las religiones «oficiales»?

R. A que, por una parte, cuando confundes lo religioso con lo espiritual y lo religioso con una forma de poder, más pronto o más tarde aquello no funciona. Y, en segundo lugar, Occidente, el Occidente mayoritariamente católico, ha fracasado en la gestión del Misterio. No es tanto que la gente se separe de la creencia en el Misterio, es más bien que no se cree que ese intermediario tenga que ser el que lo gestione y quiere hacerlo él mismo, directamente.

P. ¿Y es ahí es donde se explica ese triunfo de algunas filosofías orientales?

R. Efectivamente, en Occidente se está produciendo una cosa interesante que es el orientalismo. Llevamos demasiado tiempo viviendo en una cultura de la frivolidad, y lo espiritual no cabía. Hay una serie de gente que está convirtiéndose, entre muchas comillas, a la espiritualidad oriental, porque está cansada de pelear con los curas y las iglesias. En muchos casos es un acercamiento anecdótico, epidérmico, pero bueno…

P. ¿Hay cierto esnobismo?

R. Algo de eso hay. Técnicas como la meditación están teniendo más aceptación porque no nos suenan a nada de lo que nos han inculcado, ni a esa lucha con los curas… A lo mejor, queda menos elegante decir que estás sentado en el banco de una iglesia de pueblo, rezando, que decir que estás asistiendo a un curso de meditación.

P. Algunos conectan la crisis económica actual con la digamos «cultura de la frivolidad» que ha vivido Occidente durante las últimas décadas…

R. Yo ya lo dije hace tiempo, que estamos en una crisis que no es sólo económica, que es algo mucho más profundo. Concretamente, hablé de ello en el Vaticano en 1992 y en la Universidad Complutense de Madrid. Yo creo que es una crisis de sistema. Sí, muchos hablan de una «crisis sistémica», pero dan a entender que es únicamente del sistema financiero. Pero los sistemas financieros los gestionan personas. Unos señores que son presidentes, que son consejeros delegados, que son directores generales de los bancos, de los que controlan los bancos…

P. Cuando habla de «sistema», ¿a qué se refiere exactamente?

R. Un sistema es algo muy sencillo. Es la manera que tiene el hombre de relacionarse con el hombre y con las cosas. La gente percibe actualmente que, en el capitalismo en su versión más salvaje, el modo de relacionarse el hombre con el hombre, y el hombre con las cosas, no sirve. Y se pueden poner muchos parches, se pueden aplicar miles de trillones de dólares, pero ahí no está la solución… Hay un refrán: «Que tus bienes reparen tus males», pero los bienes del dinero no pueden reparar estos males, porque la cuestión es que no son males del dinero. Se trata de una crisis mucho más profunda, es una crisis de valores.

P. De valores, pero hay que advertir que no estamos hablando de los bursátiles…

R. Sí, sí, claro. Pero lo que puede parecer una broma no lo es tanto. Hace unos meses di una conferencia en Galicia hablando de todo esto, comentando que estábamos asistiendo a una crisis de valores, etcétera. Al final, en el turno de preguntas, un señor bastante mayor pidió la palabra y me dijo: «Don Mario, ya que usted habla de la crisis de valores, ¿nos puede decir en qué valores tenemos que invertir para ganar dinero?». Hubo una carcajada general, claro. A aquel hombre no le cabía en la cabeza que se pudiera hablar de otros valores. No he visto nunca una manera más gráfica de explicar que estamos ante una crisis de valores.

P. ¿Usted es de los que creen que esta crisis es positiva, que va a traer algo bueno?

R. Sí. Yo tengo mucha ilusión con lo que viene después de esta crisis. Me gusta vivir esta etapa de cambio. Cuando tenía pocos años, pensaba: «Al descubrimiento del cosmos no voy a llegar, América y todo eso ya está descubierto… ¡Pues vaya aburrimiento!». Pero ahora vamos a descubrir algo realmente nuevo: un nuevo proceso en las relaciones humanas, y eso me hace estar muy contento.

P. Habla de una transformación total, y las transformaciones suelen ser dolorosas.

R. Por supuesto, hay cosas inevitables. Yo creo que, lamentablemente, habrá rebrotes racistas. Sí, habrá momentos duros, pero todo eso pasará y lo que está por venir es muy positivo. Las estructuras básicas van a cambiar. Yo veo un nuevo sistema financiero, veo una sociedad que se va a fijar más en la estructura social de la convivencia y no en la acumulación por la acumulación.

P. Quizá ahora sea el momento de retomar esa idea que tuvo en 1993 de hacer una Fundación del Hombre…

R. Pues es algo que me vuelve a rondar la cabeza. Sí, estando en Banesto, en 1993, estaba muy enfadado con el hombre, con el producto humano que estábamos construyendo. Quería montar una Fundación del Hombre para decir: «Reflexionemos sobre lo que estamos haciendo, hacia dónde vamos», desde una dimensión espiritual. Eso ha sido algo que, como ya digo, me ha preocupado siempre, lo que pasa es que pocas veces trascendía a los medios de comunicación. Pero durante mi etapa en Banesto también organicé un Encuentro de las tres religiones, por ejemplo.

P. Una de las personas con las que contactó para crear esa Fundación del Hombre fue el marqués de Nothfort, uno de los nombres más relevantes de la masonería británica. Siempre se ha hablado de su relación con esa institución. ¿Pertenece usted a ella?

R. Efectivamente, el marqués de Nothfort era el gran maestre de Inglaterra, pero yo ya hace más de 20 años que no tengo ningún contacto con la masonería. En España ha sufrido muchos ataques. Por una parte, desde fuera, con el franquismo, que tenía una especie de obsesión con la conspiración judeomasónica. Y, por otra, desde dentro, porque había mucha gente que estaba metida en ella movida por cualquier cosa menos por una cuestión espiritual. Lo veían como una hermandad de socorros mutuos o como una vía para llegar al poder… Y eso mismo ha provocado su muerte. Se están haciendo, según me consta, esfuerzos muy notables por regenerarla en nuestro país, para devolverle su verdadero sentido, pero no estoy seguro de que se consiga.

P. Volviendo al día después de la crisis, ¿ve usted ya algún atisbo de esa «nueva sociedad» en la que tanto confía?

R. Sí, se está conformando una masa crítica de conciencia. Me refiero a eso que, si aludimos a Jung [Carl Gustav, psiquiatra suizo fundador de la psicología analítica], también podríamos decir que es un «inconsciente colectivo», aunque yo lo llamaría «consciente colectivo». Está empezando a surgir esa masa crítica, que es muy importante, porque ese pensamiento colectivo en una dirección concreta hace que el resto sintonice con esas ondas de pensamiento. No es algo nuevo. Un monasterio cisterciense, por ejemplo, es un lugar donde se crea una masa crítica de pensamiento, donde los monjes rezan, piensan y crean esa corriente que beneficia a toda la Humanidad.

P. Donde parece que no acaba de llegar esa masa crítica es a algunas grandes instituciones…

R. Sí, a mi todo esto me recuerda a la película El sexto sentido. Hay instituciones que están muertas, pero ellas no lo saben. Es como en la Revolución Francesa, cuando llevaban a los nobles para guillotinarlos y ellos saludaban a la muchedumbre, pensando que en vez de abuchearlos, los estaban aclamando.

P. Alguno podría pensar que dice esto (si obviara que ya lo decía en los 90) porque está resentido con todo «aquello»...

R. Si yo mintiera al decir que salí de allí sin odio y sin rencor sería un imbécil, entre otras razones, porque esas cosas se notan... Realmente, me permito ver el sistema financiero sin ningún tipo de rencor y decir claramente, porque lo sé: «Es que esto no es». Y, además, lo digo desde el que ya no tiene ninguna aspiración, de ningún tipo. A estas alturas: ¿a qué voy a aspirar? Pero sé que puedo ser muy útil y por eso tengo que decirlo aquí o en mi blog, donde ya hay una serie de gente que se da cuenta de todo esto.

El Blog de Mario Conde

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...