Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

26 de mayo de 2010

“El Rito Escocés Antiguo y Aceptado: su Fundamentos”


Massonic_Scottish_Rite_47
El Gran Maestro de la Gran Logia de Francia, Alain Nöel Dubart nos expone una reflexión ante lo que entiende por RITO ESCOCES ANTIGUO Y ACEPTADO. Cuestiones paradójicas y para el debate, ya que estamos ante una interpretación que busca la tercera vía masónica en la que se encuentra la Gran Logia de Francia, que oscila entre el racionalismo del Gran Oriente de Francia y la dogmática de la Gran Logia Unida de Inglaterra
Aquí queda el texto.
VG
image
El Rito Escocés Antiguo y Aceptado se constituyó progresivamente en Francia y Europa Continental a partir de 1743, fecha de la elección del Conde de Clermont como Gran Maestro de la Obediencia, cargo que ocupó hasta su muerte en 1771.
Si el grado Maestro Masón apareció hacia 1725 en Londres, es en Francia donde los Altos Grados se desarrollaron. Después de un Rito de perfección en 25 grados, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado se estructuró en dos tiempos sucesivos, en primer lugar por las Grandes Constituciones de Burdeos en 1762, luego bajo la autoridad legendaria de Federico II de Prusia, al “Gran” Frédéric, en su aspecto definitivo en el marco de las Grandes Constituciones de Berlín de 1786.
En 1875, en Convento Universal de Lausana, una Declaración de Principios vino a encender algunos puntos del debate, sobre todo la cuestión del Gran Arquitecto del Universo con relación a la creencia en Dios (y en un menor grado, con relación a la inmortalidad del Alma
Todo esto se efectúa guardando las fundaciones primeras, las Constituciones de Anderson de 1723 y 1738, las del discurso de Ramsay de 1736, y finalmente la proveniente de la Masonería de los “Antiguos” a cuyo valor debe hacérsele merecedor a Laurence Dermott hacia 1750. ). [Tales cuestiones no estaban solo en Lausana, son producto de la famosa Querella de Los Antiguos y los Modernos, y el modo en que se fue zanjando, con una figura nuclear como Dermott que estableció de mano tales linderos, deshaciendo el nudo del consenso como era la Religión Natural de Desaguliers establecida en los Reglamentos y Constituciones llamadas de Anderson, como punto de encuentro, de hombres como Toland]
¿Cuáles son pues las características fundamentales del Rito Escocés Antiguo y Aceptado?
Nos dice Nöel Dubart., Que el carácter adogmático de la iniciación en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado lo fundamental está ante los ojos.
Aunque uno de sus orígenes sea la cultura judéo cristiana, y aunque algunos aspectos, como el planteamiento que incluye una cierta aspiración “religiosa”, el Rito no es una Religión de ninguna manera, al menos en el sentido habitual de este término.
El Rito no propone ningún culto, no asegura ninguna liturgia, no impone ningún dogma a la conciencia de cada Hermano.
La Aspiración “religiosa” que evoca aquí sólo se incluye bajo la etimología doble de la palabra Religión. Se trata simplemente “de conectar” a los Hombres, el uno con el otro, y no de conectar a cada Hombre a una divinidad - y aunque las creencias de cada uno son perfectamente libres - cualquiera que sea esa divinidad.
De este modo ello ha de permitir también una “relectura” simbólica de los textos, en particular de los textos religiosos y más concretamente de la Biblia.
“Religare et Religere” así somos nosotros comprendidos.
Ni el misticismo que envolvería al adepto de una gracia sobrenatural, ni director de conciencia que pretendería adoctrinarlo: simplemente una reflexión y una búsqueda libre en el marco de un método colectivo, el método iniciático propuesto por el Rito Escocés Antiguo y Aceptado y practicado en la logia.
La invocación al Gran Arquitecto del Universo aparece en este sentido como una clave indispensable.
La invocación se hace a la gloria y no “en el nombre” del Gran Arquitecto, los trabajos no se desarrollan en presencia del Gran Arquitecto o en el nombre el de Muy Alto.
Los Trabajos masónicos no hacen nunca referencia en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, a cualquier perspectiva teísta que incluiría obligatoriamente la existencia de Dios (el Dios Bíblico creador) o de otro, los Masones trabajando en toda humildad ante este problema que incumbe a la conciencia individual de cada Hermano.
Trabajando en la Gloria del Gran Arquitecto, trabajan con relación a un principio que es también un símbolo.
El Gran Arquitecto es presentado según el Rito, como un principio creador, y se tendrá en cuenta la ausencia de toda ambigüedad, ya que creador se escribe con la “c” minúscula.
No se habla pues del Creador en sentido cristiano del término, sino simplemente de un principio que creó el Mundo y que lo organiza a partir de los materiales que hay. El Rito no impone de ninguna manera la creencia en una creación ex nihilo. No lo tiene, y no lo refuta tampoco.
Se trata efectivamente de un principio, es decir, de lo que tiene en sí mismo la fuerza de comenzar y que está ya presente.
Pero es también un símbolo, no definido al igual que símbolo complejo, y, por lo tanto, perfectamente interpretable en la intimidad de la conciencia de cada Hermano.
En lo que me concierne, y simplemente como ejemplo, mi interpretación del símbolo GADLU es múltiple. Es primer lugar se trata simplemente del tiempo de reconstruir sin pausa: Cronos y Zeus no están lejos, vienen de la Mitología griega más antigua, Zeus teniendo a cargo la labor de mantener la Armonía del Mundo, es decir, garantizar la perpetuidad del cosmos en el equilibrio.
A veces, prefiero al Demiurgo del Timée: “porque dios deseaba que todas las cosas fueran buenas y que no hubiera nada imperfecto dentro de lo que cabe, pero se movía sin concierto y sin orden - y lo que trajo del desorden al orden, considerando que el orden es mejor infinitamente que el desorden”.
Bien es cierto que hay otras interpretaciones del símbolo del G.A.D.L.U que también son posibles, pero cada uno se hace en realidad a su propia imagen, refiriéndose todos a la concretización de la primacía de un planteamiento de espiritualidad que cada Masón intenta hacer surgir, tanto para sí mismo como para sus Hermanos en la iniciación.
El presencia de Volumen de Ley Sagrada sobre el Altar de los Juramento, viene siendo por respeto a la tradición este Volumen la Biblia y también por referencia a su contenido iniciático de Orden, se concibe y como tal se trata efectivamente de un libro de espiritualidad, y no de un libro de una Religión revelada.
El Francmasón, en los Trabajos de su Logia, e incluso si es cristiano, no puede considerar este libro como un libro religioso. Nuestro antiguo Gran Maestro Richard Dupuy, lo había comentado de forma perfecta, a pesar de que él mismo era católico:
“La Biblia no es para el Francmasón, ni un relato histórico, ni un Tratado teológico… Representa el planteamiento de la Humanidad que vacía su carretera sobre el suelo de las realidades gracias al motor del Espíritu, y por el esfuerzo obstinado de su razón, su intuición y su imaginación”.
Es entonces de esta manera posible a cada uno efectuar una lectura simbólica personal, para dibujar los conceptos de la ética, de la justicia, del Amor y Acción que oculta, con el fin de hacer un “meollo” que contribuye al desarrollo de su propia espiritualidad.
A través de este estudio multiforme que se propone al iniciado, el de las características ritualisticas, la de la transposición simbólica de la Biblia y los otros Grandes Textos “Consagrados”, la de la reflexión sobre los grandes temas metafísicos, científicos, sociológicos o filosóficos de nuestro Tiempo, resulta posible entonces al Francmasón evolucionar de manera progresiva hacia un estado de consciencia más agudo, alerta con relación al orden del Mundo, y pretender establecer en sí mismo, luego con otros, las relaciones de Orden y Armonía que constituían para los griegos del Época Clásica, la finalidad de la Vida Humana.
Llevar una “Vida Buena” según la expresión Aristotélica era el objetivo esencial el deber de búsqueda de cada Hombre.
Dar un sentido a su vida e intentar alcanzar la Sabiduría, es el objetivo del Francmasón y es lo que propone el Rito Escocés Antiguo y Aceptado.
El método progresivo que utiliza el Rito es igualmente fundamental. Se realiza por la mediación de un camino en grados sucesivos. Cada grado aporta al iniciado una herramienta específica y un apoyo de reflexión particular.
La herramienta,  es la herramienta simbólica heredada inicialmente de los oficios de la construcción: si para los constructores se trataba de mejorar la arquitectura del templo, para nosotros, los Masones de hoy, conviene sobre todo, inicialmente, proseguir en el trabajo de un constante perfeccionamiento que comienza por nosotros mismos.
Pero, al mismo tiempo, se le nos pide, y esto, a partir del primer grado, de meditar sobre el esquema mitológico y simbólico que se nos presenta:
Cada uno a su ritmo, rechazando todo dogma y toda injusticia, avanzará así hacia el Amor y por ende hacia la libertad.
El Método Iniciático nos propone en realidad una búsqueda incansable de la Verdad, no una verdad científica rigurosamente demostrable, y aún menos una verdad religiosa revelada o no, sino una Verdad que para nosotros viene de la palabra griega “Aletheia”.
Aletheia”.Lo que conviene no abandonar al olvido, es decir, lo que es necesario guardar en la Memoria a lo largo de toda la su Existencia, con el fin de poder transmitirlo.
Cada uno reconocerá aquí sin dolor que se habla de una espiritualidad en acción y de una Tradición viva que puede pasar de Hombre a Hombre, y de Iniciado a Iniciado.
Es la razón quizá más esencial para la cual el Volumen de la Ley Sagrada está abierto al primer capítulo de Juan, el que se nos indica que el alma individual, lal Psyché, podría ser inmortal - a cada uno su fe personal - sino que la respiración, el Pneuma, podría ser la de la Vida Eterna, la que debe estar presente aquí y ahora, en el centro de cada Masón.
La espiritualidad del Rito es así accesible a que quiere darse el dolor de trabajar y reflexionar; a aquél, tanto en logia como fuera de la logia, se abre a cada momento el extenso ámbito del Pensamiento y la Acción.
Es posible para cada Hombre, sin revelación divina, sin iluminación mística, y sin esclerosis racionalista, elevarse progresivamente, en el marco de una progresión colectiva en la Logia, y también con el estricto cumplimiento de un pensamiento personal e individual, de encontrar o dar del sentido a su propia vida.
Encontrar el sentido oculto y proseguir la realización del plan aplicado por el principio creativo, o elaborar el propio plan por la reflexión colectiva, y allí contribuir por la Acción individual, todo es posible para que viene a buscar, incluir y actuar.
El transcendencia, una transcendencia laica está al alcance de cada uno. Basta con pasar sobre la otra orilla, allí donde la riqueza de la Enseñanza iniciática se ofrece a la multitud que sigue siendo inagotable.
Construirse para pensar, y construirse para actuar, el Rito nos da forma plena e inmediatamente la dimensión de la espiritualidad que transporta, con su reflexión Ética y su finalidad Humanista.
Nosotros hemos de adaptarnos, hacerlo vivir y transmitirlo.
Alain Noël Dubart, Gran Maestro de la Gran Logia de Francia

Traducción libre de Víctor Guerra MM.:. del Rito Francés del GODF

4 comentarios:

Masonería Mixta dijo...

Lo que tú dices una posición difícil la de la GLdF. No pude evolucionar sin perder "su" tradición, la GLNF le come por la "regularidad" e intenta enrocarse en un rito que evoluciona y que ha dejado al Convento de Laussana como referente histórico pero no como herramienta, al igual que ya pasó en el siglo XIX con Anderson y en el XX con Mackey.

Spartacus dijo...

Algunos "descubrimos" el principio de laicidad del REAA hace ya algún tiempo, incluso estamos convencidos de que, al no tratarse de ningún dogma, este debe adecuarse a lo que la sociedad necesita en cada momento.
Como bien dice Masonería Mixta, hay figuras, hechos, que van pasando mientras que el rito permanece.
No olvidemos que el rito es una herramienta para uso en provecho de la realización y perfeccionamiento del ser humano y no un fin en si mismo

Administrador dijo...

lAs posiciones intermedias y más queriendo ceñirse a una vieja tradición escocista, poco evolucionada, hace que la GLD tenga esos problemas, cirtas tradiciones que no Andorsianas sino Dermotistas pesan tanto y han trenzando de tal manera la liana que es necesario hacer todo un ejercicio de voluntad importante para despegarse de esta "tradición de " Los tres golpes Distintos" Pero bueno ahí está la clave.. y pocas entelequias pueden hacerse, aunque cada uno vuela en los trapecios cirquenses que puede o le deja,

Joaquim Villalta dijo...

Con vuestro permiso, voy solamente a limitarme a opinar, con todo respeto, sobre la endulcorada mini introducción histórica que Alain Noël apunta y que proyecta indirectamente como ciertas algunas afirmaciones históricas que se han lanzado desde el Supremo Consejo del la GLF, confundiendo cuanto menos al bienintencionado o ingenuo lector.

Así, estudiosos del escocismo como Laurant Janaux, en su Estudio "Introducción sobre el escocismo" deja al descubierto las miserias sobre la hipotética autenticidad de la Grandes Constituciones de 1786, y de sus múltiples versiones.

Más contundente se muestra aún Patrick Négrier en su trabajo de 2004 "Respuesta a Contrasentidos Históricos" donde desmonta toda la tesis histórica en la que se basaba gran parte del corpus histórico que fundamentaba el SC de la GLF y que publicaba en su revista oficial (y lo conocía a findo desde dentro).

Dicho esto, no quiero que se tome como un ataque a tal o cual rito, porque lo mismo podríamos decir sobre otros aspectos del RF que ya analizaré llegado el caso.

Lo bueno que tiene la masonología si se está bien asesorado y conducido, es que ya no te meten tantos "goles", o si te los meten, es porque quieres.

Joaquim Villalta

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...