Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

29 de mayo de 2010

Crítica de la laicidad francesa, al modo de las "Cartas persas"


image
Foto de Sarkozy y el Rantzinger  


Crítica de la laicidad a la francesa, a manera de las “Cartas persas”


Cómo se puede ser francés? Esta es una cuestión de gran curiosidad para un mahometano, que se pregunta sobre los hábitos y costumbres de este país.  Yo  creo comprender todos los resortes: desde que llegué a París, he tenido tiempo para darme alguna que otra sorpresa. Al principio soñaba que Francia era la hija mayor de la Iglesia, como su rey le gusta celebrar el manto de campanarios que cubre las llanuras y colinas. Entonces empecé a pensar que este pueblo repudiaba toda religión, a ellos que tanto les inquietan  los  minaretes porque  algún día podría  desfigurar su paisaje laico.


Un viejo filósofo ilustrado me aclaraba ."Nuestra ley sólo prohíbe la mezcla de la Iglesia y el Estado, y el Estado y la Iglesia." Aplaudo  la sabiduría del pueblo. "En vuestro país, las fiestas religiosas son privados, y no públicas como  hacemos nosotros? 

- Depende. Respetamos el calendario cristiano, por tradición, pero nuestro Estado (gobierno)  ignora las fiestas  judías o musulmanas por el tema de la laicidad".

A medida que pasaba por delante de un edificio decorado con cruces, le pregunté de nuevo: "Esta escuela es por tanto cristiana y no laica, no?
-Las dos cosas a la vez.  Es dirigida por los Padres, pero el Estado es quien  la financia. Nuestro rey ha proclamado la superioridad del sacerdote sobre el maestro de escuela. Prestar obediencia al Papa es para nosotros un signo de la laicidad positiva". Sabed que a pesar de los estragos del tiempo, este un monarca sigue siendo un gran mago, que ejerce su imperio sobre el espíritu mismo de los sujetos. Sólo tiene que persuadirles de que un “escudo” vale por dos, y ellos lo creen.
Mi confusión estaba en su apogeo: "¿Qué es entonces vuestras laicidad " El hombre me explicó un bonito principio:  "Somos libres para burlarnos de la religión: uno se puede reír de cualquier cosa. Las caricaturas de  vuestro  profeta publicadas en nuestros periódicos lo  han demostrado: nosotros nos mostramos más libres que vosotros.
¿Vuestras leyes entonces  no conocen la blasfemia?
- Unos jóvenes han sido condenados por haber profanado la gran iglesia que usted ve, casando a dos mujeres; es que su parodia faltaba el respeto a nuestra santa religión. "
Sin embargo, yo admiraba la libertad del pueblo francés: "¿Para vosotros no hay nada sagrado? - Nada más que la bandera y el himno del país, el rey, sus ministros y sus prefectos,  la nación y el Estado. Todo está permitido ", continuó el anciano, a condición de respetar las verdades históricas establecidas por el legislador. Así que no hay que criticar demasiado el pasado de este pueblo, ni su presente. Libertad no es en absoluto licencia".
"Sin embargo, -le dije-, vuestras mujeres han perdido todo recato, aparecen delante de los hombres con el rostro descubierto, y el uso de ser servidas por los eunucos se desconoce. " Mi filosofo suspiró: "Es una gran pregunta entre los hombres, si es más conveniente  privar a las mujeres de la libertad que permitírselo. Por nuestra parte, no nos  gusta nada tanto como la libertad de la mujer.
- Vuestras esposas e hijas son  por lo tanto libres de no usar el velo? –
Todo lo contrario: nuestra libertad les prohíbe ocultar su cara.
- ¿Cómo, su política podrá penetrar hasta en el harén? "
- No te preocupes.  Estas mujeres serán finalmente libres de permanecer encerradas. El velo parcial de las chicas ya ha estado prohibido en la escuela: es un símbolo religioso. El velo completo para las mujeres podrá en lo sucesivo estar prohibido en todos los lugares públicos: lo que no tiene nada de religioso". "Así, dije, nuestras mujeres son libres de salir si revisten el velo  y las vuestras para salir  son libres de quitarlo. " Ves que he tomado el gusto por este país que amo  y que tiene la capacidad  der sostener las opiniones extraordinarias  y a reducir todo en paradoja.
"No me malinterprete, me dijo mi sabio profesor, nadie le preguntará a las monjas de este país  si pueden mostrar los cabellos! Nosotros nos preocupamos menos por nuestras  mujeres que por la vuestras. Una de ellas pidió hace poco a hacerse francesa como ya lo eran su esposo e hijos. En su sabiduría, nuestros jueces se negaron: es que  un velo la  cubría por entero"

  ¿Para ser libre en la tierra de la igualdad de género, no haría falta sin embargo que ella legara a ser igual en derecho a su marido? 

-Desengáñese: la igualdad de derecho no entraña la igualdad de hecho  Las mujeres son libres de igualar a los hombres, solamente si en realidad ellas pueden. Nosotros damos demasiado valor a nuestros principios como para tropezarnos con la realidad. Es lo mismo para con la pobreza desigual entre los sexos: apenas nos preocupamos de soñar con eso, incluso hasta en el momento de debatir las pensiones concedidas a nuestros mayores..


"En Francia, continué," ¿las mujeres son libres para casarse? - Sí, siempre y cuando se casen con un hombre. 

- Los hombres son libres de hacerlo? - Sí, a condición de casarse con una mujer. - ¿Tienen la libertad de casarse con más de uno?  - No! Contravendría la igualdad entre los sexos, que siempre, o casi, tiene tanto encanto para nosotros. Por haberse jactado de multiplicar a las mujeres, un hombre que había adquirido la calidad de francés está hoy amenazado de ser privado de ella.

- Vuestros maridos tienen una esposa, o se debe ser francés de nacimiento para tener varias? - La poligamia está prohibida para todos".
"A menos que se practique  por igual por ambos cónyuges, el adulterio se reprime por igual?
-¡No pienses más! Sería violar la libertad, que desde siempre, o casi, nos es tan querida"
- Por lo tanto, tanto para que la poligamia como para el velo: se tolera  lo que se oculta, basta con no vanagloriarse de ello.
- Para enarbolar más de a una esposa, reconoció mi filósofo, es verdad que hay que ser un gran monarca, o por lo menos un gran cocinero.
-¿No es confundir a la virtud con la hipocresía ", le dije, por último, y reservar la honestidad al privilegio?"
A medida que descubro a este pueblo, me parece menos extranjero. Veo por todas partes aquí el mahometanismo, aunque no encuentro en absoluto Mahomet. Hay que profesar la libertad, la igualdad y la laicidad para ser francés; y hay que ser francés para dispensarse impunemente.
Eric Fassin clip_image001 | 25.05.10 | 14:10

(Traducción de Víctor Guerra y Joaquim Villalta )

26 de mayo de 2010

“El Rito Escocés Antiguo y Aceptado: su Fundamentos”


Massonic_Scottish_Rite_47
El Gran Maestro de la Gran Logia de Francia, Alain Nöel Dubart nos expone una reflexión ante lo que entiende por RITO ESCOCES ANTIGUO Y ACEPTADO. Cuestiones paradójicas y para el debate, ya que estamos ante una interpretación que busca la tercera vía masónica en la que se encuentra la Gran Logia de Francia, que oscila entre el racionalismo del Gran Oriente de Francia y la dogmática de la Gran Logia Unida de Inglaterra
Aquí queda el texto.
VG
image
El Rito Escocés Antiguo y Aceptado se constituyó progresivamente en Francia y Europa Continental a partir de 1743, fecha de la elección del Conde de Clermont como Gran Maestro de la Obediencia, cargo que ocupó hasta su muerte en 1771.
Si el grado Maestro Masón apareció hacia 1725 en Londres, es en Francia donde los Altos Grados se desarrollaron. Después de un Rito de perfección en 25 grados, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado se estructuró en dos tiempos sucesivos, en primer lugar por las Grandes Constituciones de Burdeos en 1762, luego bajo la autoridad legendaria de Federico II de Prusia, al “Gran” Frédéric, en su aspecto definitivo en el marco de las Grandes Constituciones de Berlín de 1786.
En 1875, en Convento Universal de Lausana, una Declaración de Principios vino a encender algunos puntos del debate, sobre todo la cuestión del Gran Arquitecto del Universo con relación a la creencia en Dios (y en un menor grado, con relación a la inmortalidad del Alma
Todo esto se efectúa guardando las fundaciones primeras, las Constituciones de Anderson de 1723 y 1738, las del discurso de Ramsay de 1736, y finalmente la proveniente de la Masonería de los “Antiguos” a cuyo valor debe hacérsele merecedor a Laurence Dermott hacia 1750. ). [Tales cuestiones no estaban solo en Lausana, son producto de la famosa Querella de Los Antiguos y los Modernos, y el modo en que se fue zanjando, con una figura nuclear como Dermott que estableció de mano tales linderos, deshaciendo el nudo del consenso como era la Religión Natural de Desaguliers establecida en los Reglamentos y Constituciones llamadas de Anderson, como punto de encuentro, de hombres como Toland]
¿Cuáles son pues las características fundamentales del Rito Escocés Antiguo y Aceptado?
Nos dice Nöel Dubart., Que el carácter adogmático de la iniciación en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado lo fundamental está ante los ojos.
Aunque uno de sus orígenes sea la cultura judéo cristiana, y aunque algunos aspectos, como el planteamiento que incluye una cierta aspiración “religiosa”, el Rito no es una Religión de ninguna manera, al menos en el sentido habitual de este término.
El Rito no propone ningún culto, no asegura ninguna liturgia, no impone ningún dogma a la conciencia de cada Hermano.
La Aspiración “religiosa” que evoca aquí sólo se incluye bajo la etimología doble de la palabra Religión. Se trata simplemente “de conectar” a los Hombres, el uno con el otro, y no de conectar a cada Hombre a una divinidad - y aunque las creencias de cada uno son perfectamente libres - cualquiera que sea esa divinidad.
De este modo ello ha de permitir también una “relectura” simbólica de los textos, en particular de los textos religiosos y más concretamente de la Biblia.
“Religare et Religere” así somos nosotros comprendidos.
Ni el misticismo que envolvería al adepto de una gracia sobrenatural, ni director de conciencia que pretendería adoctrinarlo: simplemente una reflexión y una búsqueda libre en el marco de un método colectivo, el método iniciático propuesto por el Rito Escocés Antiguo y Aceptado y practicado en la logia.
La invocación al Gran Arquitecto del Universo aparece en este sentido como una clave indispensable.
La invocación se hace a la gloria y no “en el nombre” del Gran Arquitecto, los trabajos no se desarrollan en presencia del Gran Arquitecto o en el nombre el de Muy Alto.
Los Trabajos masónicos no hacen nunca referencia en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, a cualquier perspectiva teísta que incluiría obligatoriamente la existencia de Dios (el Dios Bíblico creador) o de otro, los Masones trabajando en toda humildad ante este problema que incumbe a la conciencia individual de cada Hermano.
Trabajando en la Gloria del Gran Arquitecto, trabajan con relación a un principio que es también un símbolo.
El Gran Arquitecto es presentado según el Rito, como un principio creador, y se tendrá en cuenta la ausencia de toda ambigüedad, ya que creador se escribe con la “c” minúscula.
No se habla pues del Creador en sentido cristiano del término, sino simplemente de un principio que creó el Mundo y que lo organiza a partir de los materiales que hay. El Rito no impone de ninguna manera la creencia en una creación ex nihilo. No lo tiene, y no lo refuta tampoco.
Se trata efectivamente de un principio, es decir, de lo que tiene en sí mismo la fuerza de comenzar y que está ya presente.
Pero es también un símbolo, no definido al igual que símbolo complejo, y, por lo tanto, perfectamente interpretable en la intimidad de la conciencia de cada Hermano.
En lo que me concierne, y simplemente como ejemplo, mi interpretación del símbolo GADLU es múltiple. Es primer lugar se trata simplemente del tiempo de reconstruir sin pausa: Cronos y Zeus no están lejos, vienen de la Mitología griega más antigua, Zeus teniendo a cargo la labor de mantener la Armonía del Mundo, es decir, garantizar la perpetuidad del cosmos en el equilibrio.
A veces, prefiero al Demiurgo del Timée: “porque dios deseaba que todas las cosas fueran buenas y que no hubiera nada imperfecto dentro de lo que cabe, pero se movía sin concierto y sin orden - y lo que trajo del desorden al orden, considerando que el orden es mejor infinitamente que el desorden”.
Bien es cierto que hay otras interpretaciones del símbolo del G.A.D.L.U que también son posibles, pero cada uno se hace en realidad a su propia imagen, refiriéndose todos a la concretización de la primacía de un planteamiento de espiritualidad que cada Masón intenta hacer surgir, tanto para sí mismo como para sus Hermanos en la iniciación.
El presencia de Volumen de Ley Sagrada sobre el Altar de los Juramento, viene siendo por respeto a la tradición este Volumen la Biblia y también por referencia a su contenido iniciático de Orden, se concibe y como tal se trata efectivamente de un libro de espiritualidad, y no de un libro de una Religión revelada.
El Francmasón, en los Trabajos de su Logia, e incluso si es cristiano, no puede considerar este libro como un libro religioso. Nuestro antiguo Gran Maestro Richard Dupuy, lo había comentado de forma perfecta, a pesar de que él mismo era católico:
“La Biblia no es para el Francmasón, ni un relato histórico, ni un Tratado teológico… Representa el planteamiento de la Humanidad que vacía su carretera sobre el suelo de las realidades gracias al motor del Espíritu, y por el esfuerzo obstinado de su razón, su intuición y su imaginación”.
Es entonces de esta manera posible a cada uno efectuar una lectura simbólica personal, para dibujar los conceptos de la ética, de la justicia, del Amor y Acción que oculta, con el fin de hacer un “meollo” que contribuye al desarrollo de su propia espiritualidad.
A través de este estudio multiforme que se propone al iniciado, el de las características ritualisticas, la de la transposición simbólica de la Biblia y los otros Grandes Textos “Consagrados”, la de la reflexión sobre los grandes temas metafísicos, científicos, sociológicos o filosóficos de nuestro Tiempo, resulta posible entonces al Francmasón evolucionar de manera progresiva hacia un estado de consciencia más agudo, alerta con relación al orden del Mundo, y pretender establecer en sí mismo, luego con otros, las relaciones de Orden y Armonía que constituían para los griegos del Época Clásica, la finalidad de la Vida Humana.
Llevar una “Vida Buena” según la expresión Aristotélica era el objetivo esencial el deber de búsqueda de cada Hombre.
Dar un sentido a su vida e intentar alcanzar la Sabiduría, es el objetivo del Francmasón y es lo que propone el Rito Escocés Antiguo y Aceptado.
El método progresivo que utiliza el Rito es igualmente fundamental. Se realiza por la mediación de un camino en grados sucesivos. Cada grado aporta al iniciado una herramienta específica y un apoyo de reflexión particular.
La herramienta,  es la herramienta simbólica heredada inicialmente de los oficios de la construcción: si para los constructores se trataba de mejorar la arquitectura del templo, para nosotros, los Masones de hoy, conviene sobre todo, inicialmente, proseguir en el trabajo de un constante perfeccionamiento que comienza por nosotros mismos.
Pero, al mismo tiempo, se le nos pide, y esto, a partir del primer grado, de meditar sobre el esquema mitológico y simbólico que se nos presenta:
Cada uno a su ritmo, rechazando todo dogma y toda injusticia, avanzará así hacia el Amor y por ende hacia la libertad.
El Método Iniciático nos propone en realidad una búsqueda incansable de la Verdad, no una verdad científica rigurosamente demostrable, y aún menos una verdad religiosa revelada o no, sino una Verdad que para nosotros viene de la palabra griega “Aletheia”.
Aletheia”.Lo que conviene no abandonar al olvido, es decir, lo que es necesario guardar en la Memoria a lo largo de toda la su Existencia, con el fin de poder transmitirlo.
Cada uno reconocerá aquí sin dolor que se habla de una espiritualidad en acción y de una Tradición viva que puede pasar de Hombre a Hombre, y de Iniciado a Iniciado.
Es la razón quizá más esencial para la cual el Volumen de la Ley Sagrada está abierto al primer capítulo de Juan, el que se nos indica que el alma individual, lal Psyché, podría ser inmortal - a cada uno su fe personal - sino que la respiración, el Pneuma, podría ser la de la Vida Eterna, la que debe estar presente aquí y ahora, en el centro de cada Masón.
La espiritualidad del Rito es así accesible a que quiere darse el dolor de trabajar y reflexionar; a aquél, tanto en logia como fuera de la logia, se abre a cada momento el extenso ámbito del Pensamiento y la Acción.
Es posible para cada Hombre, sin revelación divina, sin iluminación mística, y sin esclerosis racionalista, elevarse progresivamente, en el marco de una progresión colectiva en la Logia, y también con el estricto cumplimiento de un pensamiento personal e individual, de encontrar o dar del sentido a su propia vida.
Encontrar el sentido oculto y proseguir la realización del plan aplicado por el principio creativo, o elaborar el propio plan por la reflexión colectiva, y allí contribuir por la Acción individual, todo es posible para que viene a buscar, incluir y actuar.
El transcendencia, una transcendencia laica está al alcance de cada uno. Basta con pasar sobre la otra orilla, allí donde la riqueza de la Enseñanza iniciática se ofrece a la multitud que sigue siendo inagotable.
Construirse para pensar, y construirse para actuar, el Rito nos da forma plena e inmediatamente la dimensión de la espiritualidad que transporta, con su reflexión Ética y su finalidad Humanista.
Nosotros hemos de adaptarnos, hacerlo vivir y transmitirlo.
Alain Noël Dubart, Gran Maestro de la Gran Logia de Francia

Traducción libre de Víctor Guerra MM.:. del Rito Francés del GODF
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...