Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

28 de febrero de 2011

LA MASONERIA ESPAÑOLA ANTE EL RETO DEL SIGLO XIX (I)


Uno que siempre ha estado con la maleta masónica en la mano, dispuesto a emprender el viaje hacia Ítaca, y así comenzar el particular “Tour del Compañero” que todo masón debiera realizar, para poder de ese modo comparar desde la libertad que aporta el “nomadismo” del que nos habla siempre el sugerente  Mafessoli.

De este modo, primero acompañado, y más tarde en soledad, fui visitando Logias y Capítulos por España, Francia, Portugal hasta Suiza y hasta  Alemania me llevó esa avidez de conocer…no como un mero coleccionista de visitas, ó un visitante más, sino observando, viviendo, e intentando comprender los trabajos y estudiando no solo como trabajan dichos Hermanos Masones sino introspeccionando en cómo ellos concepcionan la masonería.

Ha sido, y es un periplo que aún no ha concluido, costoso en muchos sentidos, pero ese esfuerzo hoy me permite tener una perspectiva amplia, y como no, pluridiversa, aunque es evidente que es subjetiva, en tanto que es  la mía, mi propia mirada y opinión

Pero en esa búsqueda y estudio de mundos logiales y masonológicos tan diversos encuentro diferencias notables de desarrollo y de concepto y como no  de formación…lo cual no es malo, muy al contrario.

No hace mucho, en Sevilla ponía en común ciertas reflexiones con José Luis Cobos (GLSE) y concluíamos que daba la sensación de que la masonería española pareciera que tuviera un “numerus clausus” en lo general y en lo particular;  téngase en cuenta que tras 33 años de reimplantación de la masonería en nuestros país, tras la muerte del General Franco, hoy en el 2011 podemos decir que estamos en parecidos números de membresías masónicas que en el año 1928.

No es menos cierto que pasamos por una dura etapa franquista, pero desde esa perspectiva de las comparativas, hay que decir que también los franceses tuvieron su Vichy, y que de aquellas razias dictatoriales pasaron de 45.000 masones a solo 6.000 francmasones en la Francia ocupada, y a pesar de todo ello hoy resulta que los Hermanos Masones franceses se sitúan si no rebasan la frontera de los 200.000 masones.

En España somos, más o menos, unos 3.500 masones, y hemos dejado por las cunetas a otros tantos…por no decir más…; pero las diferencias no se quedan aquí sino que traspasan a la propia articulación de la logia y del trabajo logial.

En Francia vemos que la mayoría de las logias, por ejemplo las del GODF, están situadas en torno a una media de 45 miembros por taller, habiendo una porción importante de logias que supera ampliamente los 50 miembros. Cifras difícilmente alcanzables por la mayoría de los talleres españoles. No digo que no los haya.. Pero se pueden contar con los dedos de una mano los que sobrepasan la cincuentena al menos en el ala denominada adogmatica y liberal.

Eso sin hablar del tamaño de las Obediencias en nuestro país y su dinamismo, que tras esos 33 años de presencia muestran cifras que son un tanto ridículas, y es más sin querer meter dedos en los ojos, no hay nada más que ver qué proyectos masónicos más dinámicos, como los del GODF en España, están superando en un corto  espacio de tiempo  a otras  membresías  incardinadas en las clásicas Obediencias establecidas en suelo español desde hace ya tiempo; lgo querrá decir esa tipo de disfunción.

Pero es más, España enclavada en el orbe continental, donde la mayoría de la membresía masónica está situada en el ala liberal y adogmática: Francia, Bélgica, Italia.., en nuestro país que sin embargo carecía de tradición “regular” por mucho que la GLE quiera enraizarse con el GOE; hoy presenta una mayoría masónica proveniente del ala “ortodoxa” que se cimenta en conceptos que están en cierta medida  fuera de los ámbitos de influencia periféricos y se enlaza con una  tradición que está en el orbe Gran Bretaña, los Países nórdicos, o USA… es claro que la presencia que en nuestras  costas mediterráneas (Levante) está favoreciendo tal crecimiento, aunque supongo que también ello debiera movernos a la reflexión,  O sea que en un país como España sin tradición masónica "Regular"  tras 33 años, hoy sea esta facción masónica la mayoritaria  es algo que sorprende...Como digo, esas cuestiones debieran ser fruto de reflexión sobre perfiles y prospectivas.

A raiz de esto, comentar que empieza a darse un interesante paradigma y es que observo que empiezan a denotarse bastantes presencias de masones españoles en logias de la GLUI (Inglaterra) es evidente que los viajes de low-cost, han facilitado mucho ese tipo de acercamiento, que por cierto,  creo que suman muchas más que las presencias de masones liberales en los ámbitos franceses, belgas.. o portugueses…etc…

Sin embargo una de las cuestiones que más me interesa en lo personal y que detecto que también despierta interés en el campo europeo masónico, es analizar el discurso masónico, la filosofía masónica, y el papel de las Obediencias y sus proyecciones, así como las temáticas de sus discursos y proyecciones, que  incluso me mueve a repreguntarme algo más palmario y cotidiano como son las causas del absentismo logial, o un problema que en parte ha motivado esta reflexión: la homogeneidad de las logias y el discurso masónico.

No tengo interés en sacarle los colores a nadie, sino hacer reflexionar a los masones y a los referentes masónicos, sobre estas temáticas para de este modo tener en la mano una serie de conclusiones a cerca de nuestra andadura y proyección de cara a lograr con un trabajo claro y contundente, eso que siempre decimos, de una humanidad más esclarecida, que es a su vez lo que proclamamos en cada tenida como promesa y compromiso

Pero parece que en esta España nuestra la tarea de pensar parece inútil ya que nos mostramos reacios a querer reflexionar acerca de sí nuestra masonería, la española, lleva un buen rumbo, y sí de verdad ofrece una alternativa clara para el siglo XXI, e incluso me atrevería ir más allá, sí esa masonería tiene hoy día un discurso genuino y propio.

Tal vez a la vista de todo este panorama que he tratado de dibujar debiéramos dejar de lado los circunloquios de “filósofos de carrefour”, que decía Charles Porset, y dedicar los esfuerzos para entablar una reflexión profunda, emplazándonos en la cotidiana realidad masónica en la que vivimos, y por supuesto debiera ser a condición de que estuviera alejada de la autocomplacencia en la que parece que nos hemos instalado, ya que no hay nada más que observar los blogs y páginas de colegas, amigos y francmasones, y comprobar la escasa capacidad analítica que existe.. Ejemplos uno y mil, en un conocido blog se exponían una plancha sobre la Masonería de Adopción en España, y venía firmada por un Hermano iberoamericano, cuando la mejor investigación sobre ese tema la han hecho historiadoras masonas y no masonas españolas… estamos en el copia y pega… mucha información repetida…pero poca originalidad.

Hay como un no querer meter la cuchara en este caldo y fermento masónico español, y parece que nos refugiamos en una permanente huida sobre temáticas que preocupan en media Europa, pero de las cuales aquí pasamos como del aire, tal vez porque ya se sabe que a “gallinero pequeño infierno grande” y el personal no está muy dispuesto a que le pisen los juanetes, o que le metan el dedo en el ojo, y dado lo aficionados que somos al cainismo… pues preferimos olvidar que llevamos treinta tres años de historia masónica y estamos como estamos.

Y lo hablaba, como decía antes, con José Luis Cobos,  que tal vez sea el momento, y la hora de hacer un balance y de plantearnos a cara de perro y a calzón quitado por un lado realizando una autocrítica por todo este periplo, y por otro,  debiéramos preguntarnos acerca de sí la vía masónica española es hoy, tal y como se vivencializa, una apuesta de futuro y como tal habría que discernir si hay un discurso y un quehacer masónico propio.

Víctor Guerra.MM.:.  del Rito Francés. Logia Rosario de Acuña. GODF

Google Etiquetas de : , ,
This work is licensed under a Creative Commons license.

3 comentarios:

vicente rm dijo...

Comparto la inquietud que te ha llevado a escribir esta entrada.
La masonería no puede; si quiere sobrevivir, quedarse en una cómoda autocomplaciencia, dejandose mecer por una idea romantica, subjetiva y lejos de la realidad, en relación a la masonería.
Recuerdo cuando me tocó en suerte presidir una logia, el silencio denso entre columnas, y el parlotéo en pasos perdidos.
El presidente de una logia no es un sacerdote ni una tenida es una misa, y una tenida de rito escoces en silencio es un fracaso de la logia.
No se puede seguir culpando al franquismo, como bien dices, porque ahora mismo, que el tiempo pasa volando, hará tanto tiempo que la masonería fue legalizada como tiempo duró la dictadura, no se puede seguir usando al franquismo para disculpar errores propios.
En la cuneta hemos quedado muchos, pero muchos que en soledad, a modo de eremita masonico, hemos seguido estudiando y observando, según nuestro tiempo y capacidades, lo relacionado con lo masonico.
En cuanto a la reflexión masóica en torno a su filosofía, se hace dificil, porque es precisamente el temor al dogmatismo, lo que vacía de discurso filosofico a la masonería española, al no poder esta ser definible.
Un temor a la reflexión que lleva a la filosfía Carrefour.
Me hace feliz que hayas planteado la necesidad de autocritica, permiteme que te augure el fracaso, yo lo hice hace unos años cuando era un vicioso de la Orden y participaba en todos los foros, incluso redacté un libro critico, lo único que conseguí fue ser considerado un masón problematico del que se huye como de la peste.
Pues lo que se desea, por parte de la mayoria de masones es ser feliz en su fantasía, y que nadie venga a estropearsela.

Administrador dijo...

Estimado Hermano Vicente: Sobre estos temas ya he publicado bastante, desde el pregonamiento que existe en las logias a cerca del Pensamiento Único, pasando por el extrañamiento logial que le lleva a uno a ser como tu dices un ermitaño, un “frére isolé”.
Sé qué todo ello querido Vicente, no me trae nada más que problemas, apenas si hace unas horas me llegaba un requerimiento logial para que diera explicaciones sobre con quién me reuní sin dar cuenta al taller”, ya sabes lo que ello significa…
Pero creo que como bárbaro del norte, soy cabezón y testarudo, y sé que el tiempo da la razón, lo ví en otros temas en los que me apasioné, hoy tras muchos años veo pasar los entierros y las justificaciones por delante de mi puerta.
Artículos que no eran míos sino reflexiones de Kalbach, o Eynaud u otros las he pagado como mías, solo por el hecho de traducirlas o de interpretarlas, llevo ya años de lucha y embate, sé que al final el “aparato” y los burócratas del masonismo podrán conmigo, y engrosaré esa inmensidad de hombres y mujeres que en soledad, habiendo tenido que dejar la Orden, no dejan de profundizar en ella, será tal vez un dolor y un alivio y tiempo para trabajar más y mejor en pro del esclarecimiento.
Es la falta de madurez lo que nos lleva a este enganche enfermizo de la fraternidad que a veces no es tal, en parte, porque lo hemos dado todo y nos vamos quedando solos y nos enfada y nos molesta irnos y reconocer tanta soledad, pero como buen lobo estepario que soy, eso ya no me asombra y me duele cada día menos el despego.
Al personal se le va cayendo la máscara es lo que tiene también la masonería, un fraternalismo mal entendido que esconde mucha miseria e injusticia, pequeña, pero injusticias al fin y al cabo, y mucha envidia y rencor entre medio de todo un “buen rollito”.
Y nada bienvenido al club, el libro se lo tengo pedido al Editor, para reseñarlo tras leerlo, pero se me hace de rogar.
UN TAF y gracias por tus palabras, y consideraciones

Victor Guerra

Anónimo dijo...

Interesantísimo pot sobre los retos de la masonería española decimonónica. Enhorabuena, estás sembrao.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...