Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

10 de marzo de 2011

LOS ALTOS GRADOS DEL REAA.

Somos inseguros, temperamentales, apasionados y nunca estamos contentos con nada y un día, con el tiempo, descubrimos que la prudencia, como forma y función de la inteligencia, representaba un buen sistema de guía en nuestros comportamientos y relaciones. Con el tiempo también descubrimos que nuestra naturaleza carencial, por ser hijos de la viuda, nos hace ambiciosos de ser libres y manifestarnos como somos a través del trabajo, única herramienta que conocemos para modificar la base arquetípica de partida original”
Narciso Sáez Narro

Algo va cambiando, lentamente pero en ello estamos, y lo digo porque en el mercado editorial masónico empieza a darse una ruptura importante, primero porque el cambio en la edición permite hacer libros y tiradas a la carta, y segundo porque no tiene por qué haber grandes desembolsos, y eso está generando una llegada de nuevos libros con un sello distinto a casi todo lo anterior, sí antes teníamos novelas y libros de historia, ahora empieza a denotarse una serie de escritores e investigadores que incursionan en otros campos, como el ritual.

Y eso es lo que traigo hasta este pizarrón, el libro de un amigo: Narciso Sáez Narro que hace dos años me envío su borrador sobre los Grados Filosóficos y de Perfección del REAA, del cuyo texto saqué una cita para el libro de Rito Francés que publique no hace mucho.

Al final aquel borrador que además traspasé a algunos otros Hermanos interesados en la profundización de las Altas Cámaras del REAA, hoy se ha convertido en un libro que ha materializado la Editorial Clavell, en su colección Acacia. “La Masonería y sus Grados Escoceses, un diálogo desde la Laicidad y la Racionalidad” y que tiene un prólogo de Joan-Francecs Pont, Gran Comendador del Supremo Consejo Masónico de España (GLSE) compañeros ambos en la lides masónica dentro de la Gran Logia Simbólica.

Poco más puedo decir, porque el libro acaba de llegar, y sobre la mesa reposan otros cuantos, y apenas si puedo dar algún apunte, más allá de recordar aquella lectura de hace un tiempo…

En un principio el libro aunque es muy personal, más lo era el primer texto que era una destilación interna para usos internos, por tanto estamos ante una obra “capada” para los profanos [ ese es otro miedo o prejuicio muy español autocensurarse en el manejo referencial de los rituales] y no por ello deja de rezumar todo el texto esa “caldera simbólica” tan típica del REAA, (y que tanto parece molestar cuando lo significo) y lo digo porque encima de mi mesa están ahora, por un trabajo de comparativa ritual del RF, libros tan calentitos como el de Darche, “Vademecum de las Ordenes de Sabiduría”, y ahí se ve por contrastación la poca armadura simbólica del Rito Francés, que la tiene, pero finalmente deja lugar más al debate filosófico humanista; por ejemplo, en los primeros grados del RF (1º Orden) se sumergen en una intensa reflexión sobre los conceptos de Venganza, Justicia y Perdón… [a raíz de esto último recomiendo la lectura atenta para masones del libro de Amelia Valcárcel, “La Memoria y el Perdón”] abandonando otras tesituras más más “geométricas y numerológicas y alegóricas” un tanto deterministas.

Está claro que estamos ante universos formacionales y conceptuales distintos, y eso lo compruebo a diario en las lectura de la bibliografía francesa y española, y constato que son en muchos casos universos formacionales distintos, digamos grosso modo que el racionalismo entra en el universo francés hasta el tuétano modificando enteramente todo el edificio conceptual, mientras en España estamos más imbuidos es esa concepualización espíritu-simbólica que aportó nuestra peculiar cultura, en la cual se rastrea la presencia de las tres religiones y sus distintos parangones filosóficos.

En todo caso, es un libro que hay que leer despacio, pues entre en esa barahúnda filosófica, Narciso Saéz entremezcla interesantes perlas: “Piensa que en esa percepción del cambio, el infierno y el cielo forman parte de la vida cotidiana, y que el Oriente Eterno, lo conformamos mediante el respeto, la continuidad y el embellecimiento del trabajo, de los trazados y columnas que nuestros Hermanos nos dejaron en herencia”

Victor Guerra. MM.:. Rito Francés . Logia Rosario de Acuña. (GODF)

Etiquetas de Technorati: ,,,

2 comentarios:

vicente rm dijo...

Me gusta la idea de un libro que tenga rasgos de reflexión personal, eso evidencia que lo expuesto a sido "rumiado" en la mente de su autor hasta transformarse en idea concreta, y no es una repetición de lo que ya estamos acostumbrarlos a leer y escuchar.
Para el carácter español, quizá por lo que apuntas, sea el REAA el más apropiado, quizá porque nos gusta discutir y perdernos en especulaciones muchas veces peregrinas.
Al final esa poco armadura simbólica del RF, sea más una ventaja que un inconveniente, pues cuanto más carga simbólica, más peso ha de tener el Rito, y al final acabamos perdidos en lo formal.
A mi el filosofismo nunca me interesó, de haber continuado en la masonería nunca hubiera entrado en ese bosque

Administrador dijo...

Estimado VIcente Te recomiendo vivamnete su lectura, porque si el primer libro ya partía de buenos cimientos este segundo espero que sea mejor.
UN TAF

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...