Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

7 de abril de 2011

Síntesis del Documento del II Encuentro del Espacio Masónico de España


Está claro que la masonería española hace un esfuerzo por lograr  que el templo de  esclarecimiento, que se supone son las logias, salga fuera de éstos.
Aunque  ello se presagia como una tarea complicada y dura y compleja, debido a diversos factores: escasez de efectivos, falta de referentes, diversidad de organizaciones masónicas con dinámicas distintas, falta de análisis conjuntos… y  sobre todo se puede entrever  que no están claros los procesos de reflexión, que a mi juicio no pasan por la profanidad del discurso, ni por discursos franquiciados, sino porque los talleres masónicos se conviertan en auténticos laboratorios de ideas, donde las ideas las reflexiones se reciban, se debatan, reposen y de ese vitriol salgan las conclusiones como escuela de formación en permanente  trabajo sobre temas como  el necesario  regeneracionismo que necesita nuestra sociedad.
Debatir  sin más marcos que los propios y  elaborar un documento interesante, y luego  escuchar una conferencia de expertos , no creo que sea el sistema a seguir .
En todo caso queda claro que la apuesta del EMdE empieza tomar visos de cierta notoriedad dado los espacios que ha ocupado, y espero que el  futuro, al menos así lo espero, sea interesante y aperturista.
VG
Una nueva ética social para el S.XXI
Desde Aristóteles y Spinoza hasta Heidegger, Sartre o Camus pasando por Kant, la ética, en tanto ciencia del comportamiento, como una introspección honda de los valores y vivencias que anidan en cada ser humano, se ha ido construyendo a lo largo de la historia y es objeto de la filosofía desde su mismo origen.
La sociedad industrial primero y la de la información y comunicación después, así como los rápidos avances en el conocimiento científico y técnico, han introducido una considerable variación en costumbres y aspectos morales que determinan nuevos matices en la vida y en la convivencia.
La posmodernidad ha aportado un ansia de exclusividad qaue confunde lo sustancial con lo aparente y en esa sociedad de la novedad, todo es efímero. Es una nueva versión del fanatismo que fructifica en insolidaridad, en el desprecio por el equilibrio con el entorno y en la explotación irracional de la naturaleza por el hombre, justificada por un más que dudoso y, desde luego, nada ético progreso.
En cuestiones fundamentales, el mundo ha cambiado poco, la explotación se ha vuelto mas brutal. El aumento del poder adquisitivo conlleva una mejora en la calidad de vida acompañada de la generalización del consumismo como nueva religión. Los avances científicos que por un lado facilitan la vida, paradójicamente, aumentan las diferencias sociales haciendo a las nuevas mayorías cada vez más dependientes de las oligarquías dominantes. La economía actual no se encuentra al servicio de la humanidad, sino de unos pocos que ponen en jaque incluso a los propios Estados, obligándoles a tomar decisiones que no sólo van en contra de la mayoría de los ciudadanos, sino que están dirigidas exclusivamente a seguir aumentado los beneficios de la minoría. El dominio de los organismos de poder es cada vez mayor, los poderes reales y los poderes fácticos han adquirido un nivel global de poder que aleja cada vez más la posibilidad de control por parte del individuo, por no enfatizar que la manipulación informativa produce una sociedad cada vez mas sumisa y acrítica.
La precariedad, la incertidumbre, la desaparición de referentes hacen que se alcen de nuevo voces que reclaman reflexión y un nuevo paradigma social para afrontar estos nuevos retos.
Esta pos-modernidad globalizada, obliga a redefinir la manera de ser en el mundo y al establecimiento de nuevos códigos. Si queremos enseñar a nuestros hijos a pensar y crecer intelectual, emocional y moralmente;  a vivir y convivir, siempre en un marco de tolerancia y unidad entre el ser y el hacer, entre pensar y actuar, se hace necesario una reacción épica a esta nueva moral dominante y a su razón imperante. Se trata de la lucha del hombre por mantenerse erguido.
Tanto en el siglo de las luces como en el XXI, reconocer a los demás como iguales, luchar por la libertad y buscar la fraternidad de los seres humanos en un mundo armónico han sido pilares de un comportamiento y un discurso ético y al mismo tiempo divisa de la masonería porque la ética  implica una reflexión sobre la moral, un análisis crítico de esas reglas que nos permite llegar a conclusiones acerca de nuestro comportamiento social.
Esta postura ética implicaría la lucha por construir unas estructuras sociales que se basen en el Desarrollo Sostenible de todas las sociedades humanas; donde los recursos estén equitativamente distribuidos, y donde la compulsión consumista de Occidente, muchas veces asentada en la explotación de hombres y recursos de otros continentes, se frene y sea sustituida por un consumo responsable y racional.
Buena parte de los problemas de la humanidad se resolverían con una justa distribución de los recursos, con la ayuda real a un desarrollo económico para la población de los países afectados, y no para sus corruptos gobiernos.
¿Cuál es el método para alcanzar este objetivo?. Sin duda pasa por una educación integral que posibilite la capacidad crítica para volver a ser  dueños de sí mismos. Por recuperar el poder del individuo en las democracias, porque la tolerancia guiada por la razón sea la única ley moral, el camino para refundar la idea de progreso de la Humanidad. Por forzar a nuestros Gobiernos desde una decidida actividad ciudadana a que primen en las relaciones internacionales el pleno respeto a los Derechos Humanos frente a los diferentes intereses financieros o estratégicos. Si queremos un mundo justo debemos comprometernos y actuar con justicia luchando por el ejercicio de nuestra libertad individual, alejando de nosotros ese gran enemigo interno que es el miedo.
En la esperanza de que la ilustración se imponga al fanatismo, la libertad de conciencia, la laicidad, la comprensión y la tolerancia deberán ser el mortero que una las piedras que deberemos aportar nosotros en la eterna construcción del templo.
La Masonería adogmática no existe sino por sus valores de libertad absoluta de conciencia, de tolerancia y de aspiración a la mejora material y moral de la humanidad. Defendemos que la piedra de toque para construir el siempre inacabado edificio, debe ser esa vieja roca firmemente tallada por aquellos que nos precedieron. Para afrontar los nuevos retos bastan las viejas herramientas, los principios del humanismo que se encuentran en la base de nuestra filosofía  desde el mismo momento en el que nacimos como Órdenes y permanecen inmutables, ellos que deben alumbrar nuestro caminar por el tiempo, no son otros que la libertad, igualdad y fraternidad.
Las Obediencias que componemos el Espacio Masónico de España, como parte de la sociedad civil organizada, siempre trabaja y ofrece su apoyo en la difícil tarea de conseguir una sociedad más libre, más igualitaria y más fraterna.
Espacio Masónico de España. Gran Logia Simbólica Española; Gran Logia Femenina de España; Gran Oriente de Francia, y Droit Humain (DH)



Publicado por Victor Guerra. MM.:. Rito Francés (GODF)

2 comentarios:

Aurora dijo...

Sorprende mucho una frase de este documento y con la que no estoy de acuerdo. Es esta:
"Los avances científicos que por un lado facilitan la vida, paradójicamente, aumentan las diferencias sociales haciendo a las nuevas mayorías cada vez más dependientes de las oligarquías dominantes."

Pregunto: ¿Qué tienen que ver los avances científicos con el aumento de las diferencias sociales?

Por favor, no culpemos a los avances científicos de los desmanes del mercado capitalista imperante y la corruptela política.
No culpemos a los científicos de la desigualdad social, cuando ven recortados sus presupuestos para investigación porque las partidas presupuestarias se van a donde no debieran.

Por favor: diferenciemos entre un avance científico y el uso que nuestra sociedad capitalista hace de él.
Ejemplo: los avances científicos dieron a la humanidad el acero y el motor de explosión. La sociedad puede construir arados o espadas, ambulancias o carros de combate.

No demonicemos el avance de la ciencia, por favor.
Un fuerte TAF

Anónimo dijo...

Bueno es lo entenderás cuando entiendas algo de masonería, tranqui todo llega

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...