Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

7 de julio de 2011

DUQUE DE WARTHON. Una mitomanía masónica (II)



Continuación….
LA REVOLUCIÓN



Tan pronto como el 2 de julio de 1722, “Charles de la Lafaye”(51) el Sub Secretario de Estado bajo Lord Townshend, recibió informes de París acerca de un jacobita que se hacía llamar Capitán Gardiner (alias de Andrew Galloway) de quien se dijo que “había ido para Inglaterra”(52).Para septiembre Carteret recibió inteligencia acerca del propietario de un navío irlandés que estaría reclutando irlandeses para el ejército francés y clérigos irlandeses católicos en Irlanda. (53)

En pocos días se habían descubierto los detalles de la conspiración que llegó a conocerse como el Complot de Atterbury por Francis Atterbury Obispo de Rochester que estaba a cargo de los asuntos jacobitas en Inglaterra.(54) El plan era de capitalizar el descontento entre los Guardias, la Corporación de la Ciudad, los monederos de Southwarks, la canalla de Westminster y los barqueros del Támesis.

Los edificios principales de Londres serían confiscados, incluyendo la Torre de Londres, el Royal Exchange y el Banco de Inglaterra. En cuanto cayera Londres, la revuelta sería apoyada por desembarcos de los regimientos irlandeses al servicio francés y aquellos que estaban bajo el Duque de Ormonde desde España.(55).

Los primeros en ser arrestados fueron dos irlandeses Kelly y Sample y un albañil de Norfolk llamado Christopher Layer cuyos papeles y subsiguiente confesión proveyeron a Walpole con la confesión que buscaba. El embajador británico en Madrid, Coronel William Stanhope también comenzó indagando acerca de los exiliados irlandeses en los alrededores de Bilbao, donde cuatrocientos oficiales irlandeses estaban estacionados con cuatro navíos en el puerto cargados con armas pertenecientes al Duque de Ormonde.

Una gran cantidad de armas se descubrió mas tarde en la casa de un irlandés comerciante cercano a Bilbao, las cuales habían sido enviadas desde Inglaterra, estas armas también eran propiedad de Ormonde (56). El 22 de septiembre el Obispo de Atterbury fue arrestado, acusado de alta traición y encerrado en la Torre de Londres; pronto fue acompañado por el Conde de Orrery, el Dr. Friend, Lord North and Grey y el Duque de Norfolk (57).

Un decreto de Pains and Penalties (Penas y Castigos) contra Atterbury fue elevado a la Cámara de los Comunes, pero el Obispo reservó su defensa hasta que llegó ante los Lores en mayo siguiente (58). Cuando el Parlamento se reunió en octubre de 1722, las bancadas de la oposición estaban virtualmente vacías pues Walpole había operado exitosamente presentando a los líderes Tory oponentes, como cripto-jacobitas . El 28 de noviembre Carteret recibió más noticias del The Revolution, lo que pareció confirmar la anterior inteligencia enviada a Delafaye.

……..(Andrew) Galloway, el anterior Capitán abandonó su (The Revolution) y partió a Inglaterra, desesperando, supongo, de cualquier éxito en su proyectos.(59)

A principios de diciembre, el Capitán Scott, del HMS Dragon arribó a Génova y solicitó autorización para amarrar el “The Revolution” y su tripulación de “traidores y rebeldes al rey”.El Dux se rehusó y así también la República de Génova. A pesar de esto, Scott forzó su entrada al puerto y amarró su navío, solo para hallar que Galloway (alias Gardiner) se había marchado después de quemar sus papeles. El primero y segundo oficiales dijeron a Scott que creían que Gardiner había enfilado hacia los mares del Sur, agregando que el resto de la tripulación había sido forzada al servicio produciendo documentos al efecto (60). Otros oficiales que se encontraban a bordo no fueron arrestados por estar en el servicio activo de España.

Galloway escribió a Carteret quejándose que la incautación de su navío era ilegal pues estaba comerciando a nombre de Suecia (Compañía Sueca de Madagascar) y que lo había vendido a un Mayor, general del Ejército español (61).

En efecto, el navío había sido vendido al último rey guerrero Charles XII de Suecia y fue asignado para transportar al Pretendiente a Inglaterra. Los jacobitas habían incluso negociado con el nuevo rey de Suecia para proveer al Duque de Ormonde de 12000 soldados suecos como una forma de devolver el préstamo que los jacobitas ingleses habían concedido a Charles XII, cinco años antes (62).

Es evidente que se le permitió al navío continuar su camino, pues el 20 de diciembre Carteret recibió cierto informe de inteligencia del The Revolution y otros navios “pro-jacobitas”. “las últimas cartas desde Cádiz, advertían que el navío llamado “The Revolution” después de haber tocado Alicante, y rumbo a Málaga, llevaba a bordo varios escoceses e irlandeses, además de marineros; pero no llevando carga y con el temor de ser apresado por los navíos de Su Majestad, se fue de aquí…”(63)

No fue hasta el 18 de marzo que Carteret recibió noticias de la captura del The Revolution y que viajaba a Inglaterra escoltado por “navío de Su Majestad The Winchester”.(64).

Las cartas halladas a bordo del barco provocaron el arresto e Inglaterra de Catherine Lucas bajo sospecha de reclutar para los jacobitas, hallándose en posesión de la declaración de James III y cartas de un asociado al Obispo Atterbury, el doctor John Friend.

Ella negó los cargos, pero intentó solicitar la ayuda de la Duquesa de Tycornnel, del anterior oficial francés Vizconde Dillon e intrigantemente del “Duke of Worton”(65).

Así que parece que Wharton no prescindía de sus anteriores simpatías jacobitas y que estaba en buenos términos con Atterbury, como lo atestigua una carta escrita al Obispo varios meses atrás: le decía a Atterbury que había completado sus “Northern Travells” y que esperaba “tener muy pronto el honor de besar su mano en Londres”,el mundo entero ha estado por cierto tiempo en suspenso aguardando por el evento de de amistades no previstas” (66)

FALLAS EN LAS CONSTITUCIONES DE ANDERSON
Durante los meses de otoño, Wharton parece haber gastado algo de su tiempo en viajar entre Londres y su asiento en Twickenham. Tambien aparece como activo masónicamente tal como se puede leer en el diario del anticuario inglés Dr William Stukeley del 3 de noviembre, donde describe como Wharton visitó su “logia en la Fountain” junto al Conde de Dalkeith (67). En enero de 1723 de acuerdo a las Constituciones de Anderson de 1723, el Duque de Montagu convocó un encuentro de la Gran Logia para cicatrizar las heridas provocadas por la Gran Maestría de Wharton, y este prometiendo ser “fiel y leal “ fue ceremoniosamente re-instalado, esta vez regularmente (68).

Anversos sostiene que Wharton designó a Desaguliers como su Diputado, a Joshua Timson (herrero) como su Primer Gran Vigilante y el ( Anderson) reemplazó a William Hawkins (cantero o stonemason) como Segundo Gran Vigilante, a quien se daba por “desaparecido” y “estaba siempre ausente de la ciudad

Los miembros asistentes a las veinticinco logias aprobaron ahora su “Nuevo Libro de las Constituciones”, declarando que se encontraba “en prensa al momento” (69).

Si se observa cuando fueron preparadas las Constituciones y sus distintas secciones, comienzan a aparecer las fallas en el relato.

Ante todo, las Constituciones se componen de un frontispicio, una dedicatoria, la historia tradicional, un grupo de cargos, un grupo de reglamentos generales, un comentario final y aprobación y una selección de canciones masónicas.

De acuerdo con el relato de Anderson de 1738, esa fue en la Gran Logia del 29 de septiembre de 1721, cuando el Duque de Montagu anunció a los miembros de dieciséis logias, que había hallado “fallas en las copias de las antiguas Constituciones góticas” y ordenaba al Hermano James Anderson A.M. preparar las mismas en un nuevo y mejorado método”(70). En el siguiente encuentro del 27 de diciembre presentó su trabajo, después de lo cual Montagú “comisionó a 14 eruditos hermanos para examinar el manuscrito del hermano Anderson y presentar un informe”.

Para la siguiente Gran Logia mantenida el 25 de marzo de 1722, Anderson declaró:
La dicha Comisión de 14, informó que habiendo revisado el manuscrito del hermano Anderson, viz. History, Charges, Regulations and master´s Song (Historia, Cargos, Reglamentos y canciones del Maestro) y que después de algunas enmiendas lo aprobaban: Ante lo cual la Logia deseaba que el Gran Maestre ordenara su impresión”

Sin embargo, sabemos que esa declaración es parcialmente incorrecta, pues la primera edición de las Constituciones finaliza con una página sancionando la impresión del trabajo firmado por “Philip, Duque de Wharton, Gran Maestre” ese día 17 de enero de 1723”
Sin embargo, se puede asegurar que las Constituciones fueron preparadas antes de la reunión del 17 de enero de 1723.

Podemos también decir con alguna certidumbre que las “General Regulations” (Reglamentos Generales) fueron compiladas por el Gran Maestre George Payne (1720/1), ya que fueron aprobadas el 24 de junio de 1721 (73).

La sección histórica o tradicional fue evidentemente preparada entre el 24 de junio de 1721 y el 25 de junio de 1722, donde finaliza con las palabras “nuestro presente y digno Gran Maestre el mas noble Príncipe John, Duque de Montagu” (74).

Por lo tanto la aseveración de Anderson de que esa parte del manuscrito fuera aprobada el 25 de marzo de 1722 no es verosímil, aunque no pueda precisarse la fecha precisa de los Cargos. Pero al examinar el resto de las Constituciones, comienza a fallar el relato de Anderson.
Primeramente el “POSTSCRIPT” con la manera de constituir una nueva logia es presentado por su Gracia el Duque de Wharton, el “actual Muy Venerable Gran Maestre”(75). En segundo lugar, la “DEDICATION” fue escrita por J.T. DESAGULIERS, Diputado Gran Maestre”. Claramente esas secciones fueron escritas después del 25 de marzo de 1722, cuando Wharton no había llegado aún a ser Gran Maestre hasta tres meses después. Mas aún la “APPROBATION” puede ser fechada precisamente, pues constan las firmas de la nomenclatura de la Gran Logia, como también de los Maestros y Vigilantes de veinte logias (76)

Significativamente el Maestro de la quinta logia se da como Matthew Birkhead de quien se sabe que falleció el 30 de diciembre de 1722. De la logia listada por el puesto diecinueve se sabe que había sido constituida un mes antes- el 25 de noviembre (77) Por tanto es lógico concluir que esa sección fue preparada entre el 25 de noviembre y el 30 de diciembre de 1722.
Y a pesar de eso, Anderson nombra a los Grandes Maestres como “Philip, Duque de Wharton y al Diputado Gran Maestre como “J.T. Desaguliers” quien mas adelante declararía que no fue designado Diputado hasta el 17 de enero de 1723 (78). Evidencias similares pueden obtenerse del análisis del frontispicio. Este elegante grabado dibujado por el artista y masón Sir James Thornhill, y realizado para la imprenta por el grabador John Pine de Aldersgate, presenta al anterior Gran maestre, John, 2do. Duque de Montagu ( parado al centro- izquierda) entregando al Duque de Wharton una copia de los Antiguos Cargos. Detrás de esas dos figuras centrales están de pie los diputados y vigilantes de sus respectivos cargos en el oficio (79).

Una vez más, no solo está Wharton representado como Gran Maestre en un momento cuando de acuerdo con Anderson su posesión se suponía era “irregular”, sino que parado detrás con el cargo de Diputado Gran Maestre está el Dr. Desaguliers.

Esa evidencia aparece corroborada en el informe del Daily Post del 27 de junio de 1722, donde consigna que Wharton había designado a Desaguliers como su “Diputado”.
Y si miramos con cuidado, viendo a quien Anderson dice en la “Approbation” que era el Segundo Gran Vigilante- William Hawkins- las posteriores incongruencias se hacen aparentes.

Anderson posteriormente declaró que reemplazó a William Hawkins como Segundo Gran Vigilante el 17 de enero de 1723, diciendo que estaba “desaparecido” porque siempre estaba ausente del poblado”(80). Pero William Hawkins aparece en el frontispicio y se lo muestra parado detrás del Duque de Wharton y cerca del Dr. Desaguliers.

Las actas de la primera Gran Logia del 24 de junio de 1723, originalmente dicen: “Joshua Timson y el Reverendo Mr. James Anderson quien oficiaba por William Hawkins” (81) Pero esas últimas seis palabras fueron borradas mas tarde, lo que indicaría que William Hawkins aún era el Segundo Vigilante en junio de 1723, pero alguien adulteró las actas (82). Aunque esto no parezca ser debido al trabajo de Anderson mismo, está claro que él fue responsable de calificar la elección de Wharton como “irregular”, lo cual a la luz de la evidencia citada aparece no solo tendenciosa sino espuria.

Las inexactitudes del relato de Anderson en lo relativo a Wharton, atrajeron la atención de al menos dos historiadores, Lionel Vibert y Ferry Haunch. Vibert, escribió en los 1920s, comentando que “ sabemos que su (Anderson) historia completa de Wharton es una trama inventada”(83). Terry Haunch, anterior Bibliotecario de la Gran Logia Unida de Inglaterra coincide: “los informes muestran que existió algo irregular acerca de la instalación de Wharton”(84).Y con todo, ningún escritor ha podido explicar porqué Anderson deliberadamente construyó un relato tan profundamente defectuoso.

El historiador escocés David Stevenson, en un comentario reciente acerca de la adulteración de las actas de la Gran Logia ha propuesto un motivo probable:
El incidente ha sido muy discutido, pero casi en su totalidad en términos de la inescrupulosidad de Anderson como un intento de auto engrandecimiento. Sería mas plausible verlo como parte de una permanente batalla de facciones dentro de la gran logia” (85) De hecho, en 1738, las simpatías jacobitas de Wharton eran de todos conocidas, pero en enero de 1723 su verdadera lealtad quedó expuesta.

Debe recordarse que tanto Anderson como Desaguliers eran ambos ferozmente pro-Hanoverianos y que el primero de ellos además había publicado un gran trabajo genealógico diseñado para exaltar el linaje Hanover.(86). Y como tal debe de haber tomado un punto de vista especialmente ofuscado del apoyo de Wharton a los exiliados Estuardo. También debe tenerse en cuenta que Wharton defendió a Atterbury y su vuelco al bando jacobita mientras era aún Gran Maestre. Eso debe de haber sido especialmente embarazoso para la nomenclatura Whig dentro de la Gran Logia, sobre todo en una atmósfera política tan cargada.

Visto en ese contexto, los Cargos no fechados aparecen como altamente pertinentes. Por ejemplo, el segundo cargo concerniente al ”Magistrado Civil Supremo y Subordinado”, instruye a un masón para ser “ una persona pacífica sujeta a los poderes Civiles” que “jamás debe involucrarse en complots y conspiraciones contra la paz y bienestar de la nación”(87). Los Cargos además estipulan que el Diputado Gran Maestre tiene el poder de actuar como Gran Maestre, a menos que el dicho principal esté presente, o que interponga su autoridad por una Carta (88), y que en la logia no debe de haber discusión de religión o “política de estado.

Así es que parece que fueran preparados después del descubrimiento de la conspiración de Atterbury en el verano de 1722, pero antes que las verdaderas lealtades de Wharton fueran conocidas.

Sin embargo, lo que parece probable es que la Gran logia se haya reunido el 17 de enero de 1723. Y si ese encuentro fue usado para reprender a Wharton, como afirma Anderson, entonces lo que ayuda a explicar porque apareció un crudo ataque satírico varias semanas mas tarde. El viernes 15 de febrero de 1723, el “The Daily Post anunciaba THE /FREEMASONS; AN/ Hudibrastick POEM, que subsiguientemente fue reimpreso muchas veces (90). A pesar de que se publicó en forma anónima y que se supone escrito por un “FREE MASON” y la crudeza del lenguaje sugiere muy fuertemente que Wharton haya podido ser su autor.

El poema fue dirigido “ Al Venerable Mr.……./ Uno de los Vigilantes de la / Sociedad de los Free-Masons”(91) y el autor declaraba que no hacia mucho tiempo que se le había admitido en la Sociedad de los Masons, de besar sus traseros (un honor superior a besar la punta del pie del Papa). Afirmaba que los políticos de Corte y los francmasones con frecuencia son aliados y en referencia al juramento que deben tomar en su iniciación, dice “Yo tengo un sacerdote a mano ( que fue muy servicial durante la última rebelión) (92) y me dará el beneficio de la Absolución ( 93).

El estilo y contenido del trabajo sugiere fuertemente que fue escrito por un masón que exteriorizó un rencor, alguien con aptitud para escribir con esa erudición literaria, alguien que aparentemente era un simpatizante de los jacobitas y alguien evidentemente resentido por el hecho de que ciertos francmasones estaban aliados con “politicos de la Corte”, por ejemplo Whigs.

En el caso de la logia de Westminster esto era esencialmente cierto, pues su membresía incluye un número de políticos de corte, tales como el autor de las Constituciones, el Rev. James Anderson y Dr. Desaguliers (94).

Los primeros meses de 1723 pueden ser resumidos en las palabras del historiador escocés David Stevenson, “ Los sentimientos marchaban rápido”. “En abril se reportó que los masones “estaban determinados ( escuchamos) a usar todos los métodos en su poder para elevar su reputación entre la gentey suprimir así falsos informes acerca de su movimiento”.

Un masón fue perseguido por atacar a un hombre que se burló de la francmasonería, pero escapó con una multa por que se juzgó que estaba “bajo una gran provocación”(95)
Los sentimientos cabían en su obra y fuera de los confines inmediatos de la francmasonería.

Durante mayo y junio, Walpole preparó espectaculares paradas militares que marcharon por las calles de Londres desde su campamento temporal en Hyde Park, y que fueron diseñadas para desanimar cualquier desafío a la autoridad de su régimen (96).

El 14 de mayo, un día antes de la segunda lectura del Decreto de Penas y Castigos contra el obispo Atterbury en la Cámara de los Lores, Wharton es sospechoso de haber visitado a Walpole en su residencia en Chelsea, informando al primer ministro que estaba determinado a ganar el favor real por hablar en contra del Obispo y habría pedido asesoramiento acerca del procedimiento a seguir. Walpole no habría dudado de la sinceridad de su visitante, coincidiendo en todo el asunto con él.(97).

Al día siguiente, Wharton fue a la Cámara de los Lores y ante el estupor de los presentes se unió a la bancada de la oposición desde donde habló elogiosamente en defensa de Atterbury. A pesar de eso, su discurso no afectó la decisión de la Cámara, y Atterbury fue despojado de sus cargos eclesiásticos y civiles y desterrado del país (98).Pero, al final de mayo, uno de sus cómplices principales Christopher Layer fue ejecutado en Tyburn y su cabeza colocada en Temple Bar (99).

Aunque había un grado de cinismo en las acciones de Walpole, estaba genuinamente preocupado por la amenaza jacobita, y a principios de junio escribió al embajador británico en Paris, Sir Luke Schaub, pidiendo información de los complots jacobitas (100).
Sin embargo, las paradas militares regulares por las calles de Londres no intimidaron a Wharton.

El lunes 3 de junio lanzó un periódico antigubernamental titulado “The True Briton” (El verdadero britano) en homenaje al Pretendiente, donde atacaba el ministerio de Walpole, proporcionando noticias de la inminente elección de los Sheriffs de la Ciudad y dando apoyo al Obispo Atterbury (101). El 18 de junio Atterbury tomó a un navío de guerra amarrado en el Puerto de Londres esperando que le condujera al exilio; la multitud distante, pero el único Par que concurrió a verle era el Duque de Wharton, quien le regaló una espada ( 102)

Robert Walpole escribió a Lord Townshend quien estaba con el Rey George I en Pyrmont en Prusia:
“Junio 20 de 1723   Whitehall
El último Obispo de Rochester se fue el martes. La multitud que le seguía hasta su embarcación no era más numerosa que lo esperado; pero un gran número de embarcaciones acompañó a su navío. Nada muy extraordinario excepto el comportamiento del Duque de Wharton, quien estaba a bordo del navío acompañándolo” (103)

Justo seis días después, el lunes 24 de junio, la Gran Logia se reunió en el Merchant Taylor´s Hall para instalar al sucesor de Wharton, Francis Scot, Conde de Dalkeith (mas tarde segundo Duque de Buccleuch). Anderson registró que una Comisión designada para alejar a los Cowans (no masones) llegó temprano y fue reunida por los Stewards quienes recogieron “los Tickets”. El Duque de Wharton “llegó asistido por algunos eminentes hermanos, sus colaboradores” y con cerca de cuatrocientos miembros presentes, el encuentro quedó debidamente abierto.

Algunos miembros propusieron que Wharton debía “nominar otro sucesor”, pues Dalkeith estaba ausente en Escocia. Ante esta solicitud los Vigilantes de la logia de Dalkeith anunciaron que pronto retornaría. Y después de la cena, designaron a Desaguliers como su Diputado, así como a los dos Grandes Vigilantes. Quizas sea significativo decir que los Vigilantes de la logia de Dalkeith, que se reunía en The Rummers, en Charing Cross, eran oficiales militares: Coronel Thomas Inwood y Capitán Andrew Robinson ( 105)

Sin embargo, no tenemos porqué depender del relato de Anderson, pues esa fue la primera reunión de la Gran Logia donde se levantaron actas, las que dan un relato diferente de ese día y revelan la inconfundible traza de una disputa enconada.

Registran que a William Cowper, un miembro de la logia que se reunía en la Horn Tavern de Westminster, se le “ORDENÖ” que fuera el Secretario de la Gran Logia”, lo que es significativo pues William Cowper era también el Clerk (Secretario) del Parlamento (106).
Se resolvió que “no está en el poder de ninguna persona o cuerpo de hombres, hacer alguna alteración o innovación en el cuerpo de la masonería sin obtener primeramente el consentimiento de la Gran Logia Anual”.

Wharton fue entonces invitado a”nominar a su sucesor” pero “declinó hacerlo”, con lo que la Gran Logia procedió a nominar y elegir al Conde de Dalkeith (107). Las actas consignan que Dalkeith “había propuesto al Dr. Desaguliers como su Diputado” pero el consiguiente balotaje dividió la asamblea y Desaguliers fue elegido por mayoría de un solo voto. Después de la cena. Wharton cuestionó la validez de la votación y “con varios hermanos abandonó el Hall apartándose de la aprobación del Dr. Desaguliers

Durante su temporal ausencia, uno de los Vigilantes de la logia de Dalkeith, el Capitán Andrew Robinson, presentó una carta del Conde de Dalkeith. El Capitán Robinson afirmó que el Conde “había propuesto al Dr. Desaguliers (como) su Diputado” y a favor del Conde y “de toda la Fraternidad” protestó por las acciones del “último Gran Maestre”, al que describe como “improcedente. Injustificable e irregular”. A su regreso al Hall, Wharton fue “informado de la declaración del Hermano Robinson” y a disgusto, él y sus seguidores abandonaron la Gran Logia “sin ceremonia” Lo revelador es que las minutas estén firmadas por “John Teophilus Desaguliers, Diputado Gran Maestre “(108)

A pesar de que los historiadores masónicos, en general están bien familiarizados con ese acta, muchos desconocían adonde fue Warthon inmediatamente después de abandonar el Merchant Taylor´s Hall. Esa noche Wharton se hizo presente en la elección anual de verano de el Sheriff de la Ciudad quien controlaba a las caravanas de la ciudad, una fuerza de varios miles. En efecto, esa mañana, antes de asistir a la Gran Logia, apareció en las elecciones de la ciudad para hablar en apoyo de dos candidatos Tory para Sheriff.(109)

Claramente había estado intrigando por cierto tiempo, pues las elecciones eran cubiertas por el True Briton y el 7 de febrero, Wharton se unió a la Wax Chandler´s Company con su secuaz Walter Pryse, para poder participar (110). Se cree que se incorporó a una de las mas pequeñas Compañías de la ciudad porque estaba dirigida por un rico fabricante de cerveza jacobita de Aldgate, Humphrey Parsons (111)

Entretanto, desde el gobierno se observaba cuidadosamente cada movimiento. El 28 de junio, el Duque de Newcastle escribió a Lord Townshend desde Claremont.
“ Usted ha oído acerca de Su Gracia el Duque de Wharton, quien aparece en la ciudad a la cabeza de los jacobitas y cuyo discurso es un infame escándalo contra el Gobierno.
Si Usted tiene el folleto titulado The True Briton, verá que ese joven esta en acción. Hemos ordenado que el impresor sea perseguido y por esto el Duque de Wharton se tendrá algunos gastos (112).

Al día siguiente James Anderson también escribió al anterior Gran Maestre, el Duque de Montagu:
“Pluguiera a Su Gracia aceptar el agradecimiento de nuestros hermanos por su buen deseo y generosa paga por el ticket; pero la compañía de Su Gracia hubiera sido útil, porque aunque con unanimidad se eligió al Conde de Dalkeith como Gran Maestre representado por su apoderado, el Duque de Wharton intentó dividirnos en contra del Dr. Desaguliers (a quien el Conde había propuesto antes de que Su Señoría viajase a Londres).

El dicho Duque había estado involucrado profundamente en esa semana entre los Livery-Men de Londres para la elección de los Sheriffs, aunque no enteramente a su satisfacción, lo cual deploro, pero nadie puede ayudar excepto Mr Wallpool (Sir Robert Walpole, el primer Ministro) (113), quien, dicen, piensa que no vale la pena aconsejarle.” (114)
Anderson claramente estaba atento y profundamente preocupado por las actividades políticas de Wharton y en consecuencia, parece que la Gran Logia ajustó sus Reglamentos.
El 27 de noviembre de 1723, Desaguliers redactó las actas del tumultuoso encuentro de verano y la Gran Logia también destituyó al maestro de una logia que había levantado denuncias injustificadas en su contra (115).

El 19 de febrero de 1724 una reunión cuatrimestral se realizó en The Crown detrás del Royal Exchange, donde quedo establecido que “ningún hermano” podría pertenecer a mas de una logia a la vez dentro de los decretos de Moralidad “ (116).

Curiosamente se hizo una excepción para los miembros de la French Lodge (logia francesa) que se reunía en Salomón´s Temple, Hemmings Row Num.29, que incluía a Desaguliers, Anderson y más adelante a Charles Labelye.

También se decidió que “ningún hermano perteneciente a alguna logia dentro de los decretos de Moralidad podría ser admitido como visitante en una logia a menos que personalmente algún hermano le conociera” y que los masones que formaran una logia sin autorización del Gran Maestre no podrían “ser admitidos en las logias regulares.”

Además, se dispuso que “todos los Maestros o Vigilantes confeccionaran una lista de los miembros de su logia para el siguiente encuentro cuatrimestral de la Gran Logia”(117)

M. Scalan.  Historiador. Traducción de Saul Apolinaire

Publica. Víctor Guerra. MM.:. Rito Moderno

This work is licensed under a Creative Commons license.

1 comentario:

Aurora dijo...

Muchísimas gracias por publicar un trabajo tan interesante
TAF

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...