Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

13 de mayo de 2011

Jean van Win. El “CENTRO DE UNIÓN”: Filosofía de la masonería.

Un masón sin cuestionamientos es un masón alineado”,  M. EynaudCouverture de Sade. Philosophe et pseudo-franc-maçon ? de Jean van Win     
                                      

Ficha Técnica
13,5 x 18 cm, 252 pages, noir sur offset sans bois 80 g. Couverture quadri sur carte 250 g pelliculée brillant. Broché dos carré collé. EAN : 9782916123424
Prix public : 21 euros    Pas de frais de port    5 % de remise     21 euros 19,95 euros


Había estado leyendo estos días a diversos autores españoles, y también algunos de sus poscast, y al final de todo ese proceso de relecturas habría que entonar lo que el Hermano de la Gran Logia de Francia: Jean-François Pluviaud plantea en su “Discours de la méthode maçonnique” : “esto ya cansa…” y esto lo decía refiriéndose a los tópicos tan al uso que se dan en masonería.

Por cierto, tal vez algunos amigos no hayan leído dicho libro, pero a buen seguro que encontrarán en Pluviaud, un buen filósofo para el tema del Método Masónico, el cual además es muy amigo de expresiones como eso de la sacralidad masónica, y el tiempo sagrado, y también gusta de decir “la Orden”... etc…

Expresiones que están en boca de muchos autores masones, y en general en toda la masonería, lo cual como todo es tan repetitivo, tan monocorde,  viene a demostrar el escaso pensamiento crítico existente, pues a resultas de ello es que de tanto repetir las formulas a modo de salmodias, tanto logiales como formacionales, terminamos por imprimirles carácter cuasi atávico y sacral, hasta yo mismo que las critico las utilizo.

Por ejemplo soy de la opinión que Orden sólo una,  y esa es el Droit Humanin (DH) que se titula como tal, lo demás pues son Obediencias.

Por ejemplo la figura rectora del Gran Oriente de Francia, creo que no debiera titulada como Gran Maestro, a modo de Orden Caballeresca, sino como Presidente del Consejo de la Obediencia, y más sí tenemos en cuenta que nuestros pretendidos orígenes son más míticos y mitológicos que otra cosa, y si bien nuestra base conceptual ha sido tomada de las cofradías y las guildas, llenas de artesanos y obreros, pues deberíamos ser consecuentes, ya que en dichas organizaciones la más alta designación “aristocrática” podía ser motejar a sus referentes como Venerable, o en todo caso como le gustaba a Roëttiers de Montaleau’ como Gran Venerable, que creo que sería el título ideal para calificar, por ejemplo, en el GODF al Gran Maestro.

Ya que sí partimos de que la masonería, como nos indica, van Win, que esta  nace de una sociedad civil caracterizada por un profunda crisis y de la emergencia del racionalismo en el que se va encarnar la masonería en su desarrollo…;  por eso huelga desde esta  concepción del siglo XXI hablar de ese modo ya que “La Orden no significa específicamente nada dentro del cuadro de una institución iniciática, la francmasonería no es por tanto una Orden, ya que ella no se corresponde con los conceptos que emana de tal calificación, ya que se define desde su nacimiento como una “fraternidad”. Lo que los Hermanos británicos denominan como The Brotherbood”.

Por eso, creo que es bueno “cambiar de palo” olvidar tópicos y dejarse llevar por mentes y parajes mentales y conceptuales que rompen con la pana, para de este modo poder darse un garbeo por otras galaxias mentales y masónicas, más lógicas y sutiles, las cuales sin grandes amaneramientos husserlianos, y desde concepciones bastante más contestatarias con estos temas ya citados, y tan al uso en nuestra piel de toro, donde constantemente se nos que invita a pensar desde las logias en la masonería como un quehacer de alta espiritualidad, eso sí, algunos masones liberales, le añaden para rebajar la carga monacal de la afirmación, el adjetivo de laica”, que parece más moderno y menos eclesiastico.

Por eso es interesante enfrascarse en este tipo de autores, no haciendo reseñas de portada, sino enfrascándose en su lectura para que esta nos ayuden a salir de la salmodia al uso, y más cuando se escribe desde la sinceridad y honestidad, por eso el libro que ha publicado Jean van Win[1]: Sade, philosophe et pseudo- franc-maçon, es toda una invitación a la lucidez, y más cuando el propio Capítulo que él dirige el Prince de Ligne, ha abandonado los cascarones obedienciales, y trabaja dignamente bajo la bóveda celeste.

Este libro de van Win, para quien no lo conozca, es un libro extraño ya que antes de indicarnos algo acerca de sí Sade es o no masón, se desliza por temas interesantes un tanto complementarios, en cuyo desarrollo va anotando interesantes perlas en las descripciones de las distintas fases rituales que atraviesan el quehacer masónico.

Uno durante su lectura tiene la sensación de que la cuestión de Sade es solo una excusa , pues hasta bien entrado el libro no se empieza a hablar de Sade, aunque hay que advertir que no es una engañifa, sino un complemento un “ponerse en situación” y en ese sentido se nota la elegancia y la sinceridad de los investigadores, frente a la afirmación de que Sade había sido masón y miembro de la logia las “9 Hermanas” cuya afirmación provenía de varias fuentes: Saunier, Ligou, anterior a ellos de Amiable y otros aún más anteriores.

Pero donde los autores modernos se afianzaban en consignar esa membresía en base  una cita de Charles Porset, ya que este había hecho en su trabajo sobre “Mirabeu franc-maçon” una afirmación positiva sobre la membresía de Sade. Al final van Win , llega a la conclusión de que Porset ha interpretado erróneamente una parte del cuadro lógico de las “9 Hermanas” ya que a van Win le había llamado la atención que en una logia como esa, donde había “21 eclesiásticos de diversas órdenes religiosas, de los cuales dos de ellos eran fundadores de la logia y otros 2 dirigentes…”pudieran encontrarse un personaje como Sade.

Estudiados los cuadros lógicos, es donde se da cuenta del error, el cual  se trata de una grafía del cuadro lógico,  que llevó a Porset a la equivocación, ya que en ese texto se consignaba [ad. sa de le 7 fev.80] y que C. Porset interpretó como Alphonse Donatien de Sade.

La elegancia es como digo un máxima, así como la fraternidad, y más entre ambos autorese investigadores,  ya que planteadas las cuestiones. Será C. Porset quien reconozca su error, y lo hace por escrito sin mayor problema, como así queda recogido en el libro y por tanto  Sade queda desmarcado  de la membresía masónica, al menos hasta que aparezca un documento que diga lo contrario. Ojalá ocurriera eso en España, y se desdijeran muchos de aquellos que han consignado a Jovellanos, o Aranda, etc…, como masones, siguiendo pautas investigativas sin apenas más confirmación que leer a Nicolás Pérez, etc…

Pero si bien es interesante la diatriba historicista en torno a la membresía de Sade, lo importante del libro, es que Sade actúa en el texto a modo de hilo conductor para plantear por un lado el ambiente de las logias y la masonería y el desarrollo de los rituales, todo como formulación de un ambiente y unos conceptos que se podrían resumir en la frase de La manera de practicar el ritual revela el estado de espíritu de una logia, y su contenido revela la finalidad de la masonería a la cual se ha adherido.


Aunque a juicio de Charles Porset, queda claro de que Sade no estuvo, según esas investigaciones, en "Las 9 Hermanas" aún queda abierta su pertenencia a la Orden en función de varias cuestiones. 

Entrando en este otro campo de los rituales y  analizando todo el contexto, es como  Jean van Win, no solo pone en jaque la pretendida sacralidad y espiritualidad que se dicen desprenden los rituales y la masonería, sino que dibuja un panorama ideológico-social donde el Marqués de Sade tenía poco encaje, por más que hubiera ciertas concomitancias en algunos de sus planteamientos.

Para mí lo realmente importante del libro de los 5 capítulos que contiene: 1º.- La FM.:. Católica del siglo XVIII; 2º.- El ateísmo en logia, emergencia y evolución, [a cerca de este capítulo le recomendaría al Hermano van Win, darse un garbeo por el libro de Pedro de la Llosa: Razón y Sin razón. Introducción a una historia social del librepensamiento][2] El Capítulo 3º-. El Marqués de Sade, filósofo y francmasón; y como de suma importancia, está el capítulo 4º: Evolución de los rituales de mason ería francesa tras la revolución, y el capítulo el 5º .- La FM estaba muerta 1789?

En este contexto es donde van Win entra “a saco” ya que nos explica que los rituales no nos exponen al GADU como Dios, como parece desprenderse de ciertas lecturas automáticas, que lo representan como encarnación de Dios, olvidando la actitud latitudinaria de la masonería de aquellos momentos que está muy en relación con los que nos expone más adelante de que el “Neófito no es consagrado, es reconocido y constituido Aprendiz”, lo cual marca una gran diferencia con los presupuestos al uso de claros matices religiosos y caballerescos.

A raíz de lo cual deja caer esta losa en su página 209 “Nosotros que vivimos el cuarto siglo de existencia de la Orden masónica, es una manera de hablar que facilita un lenguaje erróneo. Ya que “Orden” no significa nada en el seno de una institución iniciática La Masonería no es una Orden, en tanto que ello no corresponde con las definiciones dadas a ese concepto. La masonería se define, en su nacimiento como una fraternidad”

Y desde esa sencillez. Jean van Win, nos dice que pese a las creaciones míticas andorsianas, y otras influencias llegadas de las más distintas escuelas, no tienen sentido ya que los orígenes de los que hemos bebido “son artesanales y obreros sus referencias genealógicas son corporativas apoyadas en la solidaridad social y sobre manera somos los inventores de proyecto inicial importante como es el “Centro de Uniónpor desplazamiento de los objetivos y las estrategias y las composiciones sociológicas que hace que las clases medias tomen las logias”, y se pregunta van Win, si ese desplazamiento del clero y la nobleza de las logias, por las nuevas clases emergentes no debieran conllevar también un cambio de las bases espirituales y religiosas, y con ello una reforma de los Rituales masónicos…”sin alterar sus espíritu esencial” a fin de hacerlos comprensibles a los masones contemporáneos, y limitar así la actividad folclórica ?

El irónico autor belga, que no es precisamente lo que algunos definirían como “un autor correctamente político”, supongo algunos se sienten más cómodos en el deísmo de Beresniak, se revolverán en el sillón cuando afirma que “la libertad absoluta que reina en la logia, por la gracia de la disciplina del secreto masónico, favorece un cierto abandono de la espontaneidad y la autenticidad

Y critica van Win “la ataraxia que se establece a veces en las logias a modo de acompañamiento del ritual con todo el apoyo brindado por este y que sin embargo contribuye a la apertura progresiva montada en etapas de “buenos elementos” dentro de una jerarquía cualitativa”, en pro de la conquista de grados cada vez más y más solemnes, con un acceso a las ambigüedades del poder…y jaleado de ser parte de grupo de “elegidos” lo cual conduce a pensar y considerar a veces a los otros como “masones perdidos”.

Y cierro esta lectura con otro párrafo del Hermano van Win , con quien mantengo cierta comunicación, y a quien será todo un gusto poder escucharle en el Congreso de Barcelona del Rito Francés: Sería importante verificar el valor pedagógico y real de las practicas rituales hoy día, y determinar si este método engendra resultados positivos en el despertar personal e íntimo de los miembros, o sí ello constituye un simple divertimento social dentro de una cuadro pintoresco obsoleto que ha perdido el Sentido y la Esencia.

Ahí queda la recomendación de lectura  de SADE PHILOPHE ET SEUDO-FRANÇ-MAÇON?

Víctor Guerra MM.:. Rito Francés  

[1] Escritor e historiador masónico con diversas obras publicadas. Especialista en estudios de las sociedades de pensamiento y Rituales masónicos del S. XVIII Musicólogo especializado en Mozart y Muy Sabio del Soberano Capítulo “Prince de Ligne” en Bruselas, en posesión de la Vª Orden y Grado 33 REAA. Tiene varios libros publicados: El Renacimiento del Rito Francés. Bruselas masónica falsos misterio y verdaderos símbolos (2008) El Marqués de Sade, filosofo, ateo y francmasón; y Contra Guenónn (2009)
[2] Bioquímico español, que plantea por primera en España un trabajo con un intenso acercamiento al librepensamiento desde sus orígenes (Tuve ocasión de conocerlo en el Homenaje que nos dieron en Madrid los amigos de Europa Laica, y fue todo un acontecimiento poder hablar con él de estos temas y la presencia de los masones en dicho desarrollo.

10 de mayo de 2011

PARA EL GENERAL CONOCIMIENTO DE LOS LECTORES

Comunicar a quien viera y conociera:   que Quien suscribe este documento,

el día 4 de Mayo del 2011 ha presentado la petición de baja como miembro en la Logia Rosario de Acuña nº 1563, federada al Gran Oriente de Francia, y  de la cual  era miembro desde su fundación. Así mismo se ha presentado la baja ante el GCGRF-GODDF y ante el Capitulo Apertura.

 

Para que conste y surta los efectos necesarios en pro del conocimiento general

Víctor Guerra

MM.:. del Rito Francés, y 4º Orden de Sabiduría  (desde hoy bajo la Bóveda Celeste)
Posdata Importante que me han hecho llegar: No se puede ser miembro de nuestra organización y criticar a nuestros autoridades, sin estar expresamente mandatado para ello”
En todo caso una puerta se cierra pero se abren muchas otras ventanas, y una de ellas les invito a abrirla.
This work is licensed under a Creative Commons license.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...