Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

4 de octubre de 2012

Fred ZELLER. Un homenaje

La figura de Fred Zeller, se agiganta en el panorama masónico francés, y más con los años , ya que nos dan perspectiva y nos ayudan a entender el personaje y su entorno, y más en este panorama un tanto gris que se ven en las cúpulas masónicas

A Fred Zeller le dediqué una entrada en este mismo blog,  cuando los Hermanos del GODF de España andaban a otras cosas…, y  el que esto suscribe  abrió toda una serie de trabajos para dar a conocer a las que fueron importantes figuras del Gran Oriente de Francia; Guglielmi, Miterrand, Kessel, [en el enlace pueden bajarse todos los trabajos                   publicados], y uno de ellos fue este hombre al que hoy el GODF le rinde homenaje, y que el abril del 2008 se le hacia este artículo, que tiene su enjundia pues en aquel momento ni en el propio GODF valoraba en la justa medida su persona y trayectoria… no hay nada más que ver las canutas que las pasó dentro de la Orden...

Y cuando esto se escribía en  el 2008 no era bien visto hablar de Zeller, ya que era además una época en  que se trabajó para liquidar dentro del organigrama de la Orden a la facción troskista, muy crítica con la cúpula de poder . y cuya acción lideraba el Consejero Leforestier, al que también le he dedicado alguna que otra pagina

Bueno no han cambiado mucha las cosas, hay quien se dedica a hablar de rigorismo, pudiendo y ejerciendo tal cualidad, y olvida algo tan esencial como conocer y dar a conocer la historia de su obediencia.

Y lo que son las cosas y las paradojas, quien fue tan combatido por sus propios Hermanos, hoy su figura campea por la Rue Cadet y es aceptado por el stablisment masónico de la Rue Cadet…. si la memoria fuese fuerte, a alguno hoy le debieran rechinar los dientes ¡¡¡Vivir para ver….¡¡¡

Traigo de nuevo la colaboración de aquellos momentos:
image
image
GRANDES MAESTRES DEL GODF: Fred Zeller. El Intelectual Atormentado.
Artículo publicado en abril del 2008
Alguien escribió que a Fred Zeller le movían tres grandes pasiones: la pintura, la acción política y la francmasonería. Lo cierto es que cuando uno repasa los textos que escribió, o se hunde en aquellos otros que tratan sobre aspectos de su vida, como el que publicó Denis Lefebre; uno se da cuenta de la realidad en la que vivió Zeller, y a raíz de esas lectura podemos decir que pagó caros ciertos atrevimientos intelectuales, y máxime dentro de la masonería.

Y pese a que ahora se está en plan de reivindicar su figura, no debemos olvidar que a veces la cortesana Rue Cadet(sede del GODF) perdona mal ciertos atrevimientos, y de ello fue sufridor en sus propias carnes Fred Zeller, hasta en su enterramiento en Bergerarc  hubo rasgos de resabio por parte de la fría corte masónica parisina, y de cuyo recuerdo solo lo más audaces e impertinentes se atreven a reflejar...

Su pase al Oriente Eterno, como los masones llamamos a la muerte, fue coreado, como no podía ser menos, por el canto de la Internacional,  entonada por sus históricos compañeros troskuistas, en medio de una corografía de azules cordones que portaban los Maestros Masones presentes, que allá en Bergerac un 12 de febrero de 2003  que le acompañaban en su último tránsito.

Entre los que asistieron a su entierro estaban Patrick Kessel, ex Gran Maestre, del “GO”; algún representante del Consejo de la Orden, contaditos, y el “Hermano” Marc Blondel, dirigente del Sindicato CGT -Fuerza Obrera, anotándose en las crónicas de la época  notable ausencia de Alain Bauer Gran Maestre en esos momentos del GOdF, y de otros notables de la masonería francesa...

SU ANDADURA PRIMERA. Fred Zeller viene al mundo en plena farándula,  pues su padre era hombre de teatro, y dirigente de la Cámara Sindical de Directores de Teatrales de Francia, de ideas radicales y librepensador, y como no, caracterizado por una denotada actividad  anticlerical, y  miembro a su vez del GOdF .

En ese ambiente viene al mundo Fred Zeller en París un 26 de marzo de 1912, hace ahora 96 años. En plena actividad colegial pone en circulación un periódico L´Humanitarie., en el cual denunciaba las duras condiciones de vida del colegio Jacques Amyot de Melun.
Los años pasan.. y Zeller descubre durante sus estudios superiores de artes decorativas en París  las tertulias políticas que se suceden en la calle, cafeterías en los centros estudiantiles, lo que le lleva entrar rápidamente en política, encuadrándose en el seno del Partido Socialista.

Tiene un encuentro con con Leon Trotsky del cual terminará siendo secretario cuando este se instale en París en 1932. (1)

En 1932 es nombrado Secretario General de las Juventudes Socialistas del Seine coincidiendo con Leopoldo Senghor, luego Presidente de Senegal; Georges Ponpidou; David Rousset. A la vez ejerce como Redactor Jefe del periódico Revolution.

Excluido en 1935 de la SFIO, Trotsky le invita a visitarle en Noruega, y cuando retorna a París funda las Juventudes SocialistasRevolucionarias que se adhieren a la 4ª Internacional, y colabora con el periódico La Verité. En 1936 denuncia los procesos de Moscú y los acuerdos de Munich y el nazismo, y se refugia en su trabajo como pintor en la villa de los Alpes Marítimos de Ezé.

Pero el gusanillo político le atrapa de nuevo y será en 1956 cuando crea el Circulo Fraternal de Estudios Socialistas y retornará al seno de la SFIO en 1958 con el retorno de Gaulle al poder.

LA PINTURA COMO PASIÓN. Como pintor prefirió el dibujo y el color. A pesar de una vida militante, afirmará que la pintura era el mejor medio de expresarse y la actividad más seductora. En los avatares políticos, encontrará su paleta y sus pinceles. “Las luchas que llevé, las responsabilidades a menudo muy pesadas o peligrosas que he aceptado, no tuvieron, en mi vida, un lugar más importante que mi arte”, escribía.

Aunque la pintura bajo distintas formas: dibujos, proyectos, tarjetas postales, pintados modelados, pergaminos, litografías y cuadros, le hayan garantizado, mal que bien, sus medios de existencia, consideraba que la pintura no era un oficio, pronunciándose en estos términos:

Pruebo siempre algún malestar delante de estos pintores que sólo piensan en “la venta” a la progresión de la “cuota” - bien artificiales por otra parte - que buscan relaciones útiles y se agitan para ponerse en valor. El verdadero éxito para un artista es el sentimiento, profundo, íntimo, haber traducido su visión personal del mundo y de allí seguido siendo fiel, cualquiera que sea el método que pasa”.

Su obra que se puede evaluar en 3000 cuadros es múltiple y variada, de los primeros dibujos de juventud (1925) a los retratos sobre tela. El carácter adoptado del pintor se afirma con dibujos a la pluma durante la segunda Guerra Mundial; los cuadros “Universe concentrationnaire” (1945), aguada  que realiza en homenaje a David Rousset, antiguo deportado de Dachau son todo un referente.

Fred Zeller presentará su primera exposición en París “La historia de la Francia explicada  a los niños (dos volúmenes publicados por Blanco Michel en 1946), acompañada de las “Calles de París”, guiño  un tanto cómico que pone  en escena la historia y la vida diaria de manera irrespetuosas. Conjuntamente, el artista modela los pequeños personajes en   la esfera  cocinada de los cuentos de Perrault, adaptándolos a los distintos hechos, a los hombres políticos de cada momento, nada le escapa y parece todo un  pretexto para la ironía.

Es el tiempo de la “Novela cómica de Scarron expresión un poco lasciva que alcanzará su apogeo con “Adán y Eva” que hará escándalo a según que  independientes de París y “La boda delante del fotógrafo”, le valdrá una multa por parte del Prefecto de los Alpes Marítimos (1964) y la prohibición de exposición pública (original y copias). Retirado temporalmente de la vida militante, hará una vuelta sobre sí mismo en  San Dennis de Orcas, lo que nos valdrá para poder contemplar hoy los cuadros de manifestaciones populares incluidos “El banquete de boda” y la “Feria popular” (1947).

Después de mayo de 68  esto le conducirá a mejorar su expresión surrealista. Armand Lanoux, de la Academia Goncourt, lo definirá así: “Fred Zeller sabe que el surrealismo es el realista, más algo, este inefable cuyo pintor con los famosos trucos de sioux del niño preservado en él”, “el encuentro imposible”, “el nacimiento” o “la interrogación” en homenaje a Magritte, vuelven a entablar con la primera generación de los surrealistas.
La observación del mundo lo conducirá a un universo ilustrado de profunda originalidad. Guarda sus lazos con los naif pero ha surrealista por el sentido de la imagen choque de la garantía visual y la utilización extraña del real. Es el tiempo “del ocupado de la noche” “de la edad de hierro” y de “llevamos todos cadenas pero son invisibles” que manejó la paradoja presentando a numerosos personajes sobre una gama, ociosos y sin embargo víctimas de ellos mismos.
.
Sacrificará en 1975, al encanto de la  Dordogne, a  cuya región se incorporará al final de su vida, efectuando bonitas acuarelas, es una etapa mucho más contemplativa pero que demuestra el pleno conocimiento de su arte y la búsqueda de los colores.

Es en su taller, rue François Miron, Fred Zelle durante los años 1980, encontrará su expresión definitiva, astucia de colores, personajes al límite de la caricatura, tomada de su su actividad diaria o reflejados como tal, y la intrusión de un cuadro miniatura en la obra principal para facilitar las comparaciones,  o el lado ridículo o incluso ridículo de la situación, todo eso versa sobre interrogación permanente que realiza sobre la existencia (Este texto proviene de la página de Les Amis de Zeller)


LA MASONERIA y ZELLER. Este proviene de la izquierda, pero  tal y cómo plantea Boeglin, no estaba en la izquierda “encuadrada” como Jacques Miterrand; digamos que Zeller estaba más en la onda de la izquierda libertaria, y por tanto más incontrolable, ya que  desde su vocación de intelectual, y muy inquieto políticamente critica esa masonería que algunos hermanos practicaban, de un humanismo de compasión, de buena conciencia que exonera cualquier voluntarismo para ejercer el rol de sociabilidad en acción, lo que le hará decir que el no está por una ” masonería progresista, sino por una masonería progresiva” a diferencia de otros que opinaban lo contrario.

Del periplo masónico de Zeller poco se deja traslucir al menos de su boca ya que sus propias palabras son escuetas, como lo expuesto por sus biógrafos.

Sabemos que se inició  en la  francmasonería en  1953 en la Logia de su padre L´Avant –Garde Maçonnique, fundada el 4 de marzo de 1884 y situada al Oriente de París, en ella alcanza el grado de Compañero el 26 mayo de 1955, y el de Maestro Masón el 29 marzo de 1956, siempre fue fiel a dicha logia, en la cual ocupó muchos cargos y oficios.

En 1964 es elegido Presidente del Congreso Regional de logias de París por unanimidad. En 1965 participa en el Convento de ese año  que cierra de una manera que se califica de poco frecuente,  dada  la importancia de ese Convento  decide que se imprima y se haga llegar a todas las logias de la Obediencia. (lo que hoy es una obviedad).

Es un periodo letárgico, que como dice Lefebre, había un runnrún de confortabilidad dentro de la Rue Cadet que se irá rompiendo con la llegada de nuevas generaciones que van coadyuvando a una imagen de modernidad en la organización, que se remodela  en base a coloquios abiertos al exterior, en cuyo seno se reflexiona sobre la democratización de la enseñanza o los problemas de la agricultura, o las condiciones democráticas de la información, como bien reflejan  en las  revistas Humanisme de de la época.

En tales actos participan tanto masones como figuras de cierta notoriedad gubernamental; dicha fórmula es abandonada en 1964 para entrar en un periodo de cierta politización de la Obediencia,  lo que le hace decir a Alexandre Chevalier en ese momento Gran Maestro: “Podemos estar orgullosos de estas realizaciones que se desarrollaron en nuestra casa, el GODF y que han traído al templo Arthur Groussier la élite del pensamiento o contemporáneo”.

Tal cuestión de modernización trae consigo la revitalización de las comisiones radiofónicas del GODF, las fraternales profesionales como las parlamentarias, etc.

Es un tiempo de efervescencia a los cuales no estuvo ajeno Zeller, que impulsó buen parte de ese gran edificio; de hecho el GOdF contaba con un medio de expresión como era el Boletín del Centro de Documentación del GOdf, y Zeller regalará una cabecera a la Obediencia que tenía en su poder, pasando a convertirse el citado boletín en el Humanisme, que aparecerá en julio de 1965, y su figura representa una de la mayores voluntades de exteriorización de la potencia masónica que es el GOdF más importantes.

Estamos en Mayo del 68 y las logias más conservadoras, o los masones con más edad no ven las cosas con la misma facilidad que Zeller, que pronto se engancha al Movimiento de Mayo del 68 con estas palabras “Nosotros nos sumamos en solidaridad con los estudiantes y los obreros en la revuelta contra un mundo implacable. Nosotros que somos por formación intelectual y tradición, siempre preocupados, por el futuro de los hombres y de la sociedad estamos interesados en la originalidad, la profundidad y la calidad del movimiento, que como dio M. Pompidou :jamás ya nada será como antes”.

Y así fue como Zeller provocará que en el seno del Consejo de la Orden del GOdF se apruebe una propuesta de apoyo a Mayo del 68, que finalmente será impresa fuera de la Orden, y que le creará al propio Zeller y al Gran Maestro en activo: Anxionaz una serie de quebraderos de cabeza por manifestaciones tan abiertas. Lo que hace que Zeller se retire a sus trabajos de pintura alejado de París. (se anexa el documento titulado en su momento como el “ Affciche de Mayo 68)

En 1970 vuelve al Consejo de la Orden y es elegido Gran Maestro Adjunto de Jacques Miterrand.

Deviene así mismo como Gran Maestro de la Obediencia, con 28 votos a favor de  32 votantes que había, y eso será para ejercer como GM durante el período de 1971-1973. En el cargo sucede a Pierre Proteau, hombre denominado en la casa como un “tecnócrata”, pero no nos extendemos  sobre él ya que analizaremos su figura dentro de pocas semanas.

El periodo bianual en que ejerció Zeller como Gran Maestro, fue caracterizado por Lefebre de “multiforme” y fijado con una divisa, que propone a los Hermanos que no olviden: Ni Dios, ni César ni Tribuno”.

En ese período pondrá en marcha la Revista Humanisme para que ésta sea puesta en la calle con el objetivo de que se empiece a vender en los quioscos , para ello promueve una reforma intensa tanto en el formato como en el fondo de la revista, y aunque el éxito económico no fue como se esperaba, el hecho de sacar la Obediencia al mundo profano y viceversa ya constituía en si mismo un gran éxito.

El año de 1976, Zeller va a marcar la escena mediática con la publicación de su  libro de memorias “Tois points, c´est tout”, un libro polémico en muchos sentidos y más en el seno del Gran Oriente de Francia, en donde levanta algún que otro sarpullido,  a la vez que suscita algunas agrias querellas hasta el punto que entra en un duro proceso de suspensión de sus derechos masónicos,

No hay que olvidar que en el seno del Gran Oriente de Francia había una gran división entre  los socialistas por el programa común con el Partido Comunista.

Zeller plantea en plena época del mandato giscardiano que la masonería se estaba derechizando, y que se quiere mantener en un centro que no existe nada más que la imaginación de algunos. Mensaje simple y directo, pero que despierta ciertos recelos y más cuando concede una entrevista el 24 de Mayo a Georges Mamy de Le Nouvel Observateur en la cual defiende con mucho vigor sus posiciones y opiniones.

(Georges Mamy, tiene muy buenos trabajos que pueden ayudar a entender aquellas épocas)

En un momento dado, tras la publicación de la entrevista titulada: “Francs-maçons: Un grand maître révelé” aparecida el 24 de mayo, trae como consecuencia que el 19 de junio Fred Zeller sea suspendido de sus derechos masónicos por el Consejo de la Orden por 22 votos contra 9, de los 32 que tenía en el Consejo que presidía el Gran Maestro: Serge Béhar, y para emitir  tal condena se basan en la violación del secreto masónico, críticas públicas de los Consejeros del Gran Oriente de Francia; y revelación de la calidad masónica de Hermanos Masones.

Zeller que debiera quedar callado como le aconsejan desde su propia logia en la que es Venerable de Honor, decide hacer caso omiso sobre estar callado o  como de obedecer la propia suspensión, y lleva su protesta hasta las ultimas consecuencia a lo que  se suma el propio Congreso de la Región de París, pero Zeller reacciona aún con más fuerza y facilita una nueva entrevista a Georges Many de Le Nouvel Observateur el 28 de junio que se convertirá en el best seller del verano.

Pero habrá aun más plomo para el personaje, pues antes de celebrarse el Convento del GOdF en Septiembre, en ese mismo periódico publica un artículo “Giscard y los masones” donde se habla de la actitud de ex Grandes Maestros, de asociaciones de todo tipo y de acciones de ministros masones para reorientar al GOdF hacia una actitud más centrista.

Es un momento delicado pues alrededor,  y hasta en el propio seno de del GODF se juega colocar a esos peones y torres "centristas" dentro de la Obediencia para neutralizar a ciertos sectores más vanguardistas que colocan al Gran Maestro Behar como partidario de Marais y de los giscardianos liberales.

Está claro que tras todo este bombardeo mediático, el ex Gran Maestro Zeller no podrá recuperar sus derechos, puesto que el Convento confirma tras mucho debate y resquemor por lo publicado,  la sanción impuesta en su momento a Fred Zeller.

Tal sanción será derogada en Diciembre de 1976 por La Cámara Suprema de Justicia Masónica del Gran Oriente de Francia, que dicta suspensión de la sanción impuesta.

Tras ello Zeller se retira a uno de sus largos silencios, aunque se dice que  de ellos también salía con una impetuosidad extraordinaria, que a veces no le cuadraba con ese semblante sereno y pacifico con el cual sale retratado en múltiples fotografías.

Hasta aquí el intento de reflejar a uno de los más interesante Grandes Maestres del GODF el Hermano Fred Zeller, ni César ni Tribuno, sino un masón inquieto y intelectual "atormentado"

Manifestación del Gran Oriente de Francia, Mayo de 1968 *
Los franc-masones del Gran Oriente de Francia, fieles a su larga tradición secular de Liberta, Igualdad y Fraternidad, saludad con emoción el grandioso movimiento de estudiantes y de trabajadores de las villas y del campo, que expresan su voluntad ferviente de justicia, de democracia y de progreso en salvaguardia de sus responsabilidades.
La negativa después diez años al derecho de contestación al diálogo con los representantes de los estudiantes y los trabajadores, el poder, monopolizando el uso exclusivo de la información pública, ha hecho del Estado una colectividad cerrada y teocrática atribuyéndose el monopolio de las decisiones.

El rechazo de las aspiraciones populares ha conducido inevitablemente a la revuelta. Y son los estudiantes los primeros en despertar a la Nación, y en hacer su examen de conciencia de su propia condición. Los millones de huelguistas y la ocupación de las empresas lo prueban.

El Gran Oriente de Francia reprueba de nuevo la represión brutal que transforma y enmudece la voluntad de una reivindicación pacífica. No es concebible una sociedad que ignora a su juventud.

El Gran Oriente de Francia estime que el Gobierno democrático y progresivo apoyado sobre las fuerzas vivas de la Nación y sobre los organismos representativos, puede de esta manera responder a las exigencias de nuestro tiempo.

Ese exigencia común de la sociedad del mañana, el Gran Oriente de Francia se esfuerza en definir y en aportar soluciones modernas y constructivas como se ha visto en el curso de estos pasados diez años con la organización de coloquios, congresos y jornadas de estudios sobre:
La Educación nacional; La agricultura, la información, el futuro de la juventud, la ciencia y la medicina y el sindicalismo; la liberación de la mujer o la planificación democrática.

Con un cuidado de hacer una obra síntesis, el Gran Oriente de Francia apela a los Representantes de todas las fuerzas vivas de la Nación para que colaboren en una gran jornada de estudio. Y se felicita de la libre participación de todos los miembros en revalidar el espíritu cívico y de galvanización de las voluntades democráticas.

Estos son los objetivos permanentes del Gran Oriente de Francia que busca la forma de regenerar dentro del respeto a la dignidad humana los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad que es la primera expresión donada por la Revolución Francesa.

La franc maçonnerie aujourd'hui
También se pude leer un trabajo sobre el en castellano:

Publicaciones de Fred Zeller, las cuales en parte han servido como documentos para elaborar este texto:
  • · Trois Points C'Est Tout. Les Memoires De L'Ancien Grand Maitre Du Grand Orient de France. Editor> Laffont ( Collection Vecu)
  • · FFred Zeller, Des Trois Flèches Aux Trois Points, Lefebvre, Denis Editor : Bruno Leprince -
  • (1) (1)Wikipedia, da un dato y es que Zeller asistió al Congreso de Tours en 1920, con lo cual tenía 8 años,  y debió acompar a su padre...? porque de otro modo no podría ser cierto dicho dato.)
Ahora resta hacerle un homenaje al Hermano E. Boeglin , un Hermano que lidió con todas estas situaciones. y de los cuales  aprendí  trabajando sobre las figuras que marcaron ese siglo al GODF la dura escuela … de que el secreto masónico no es la rienda que debe sujetar la crítica estructural y de comportamientos de los hermanos…


Víctor Guerra. MM.:.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...