Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

5 de abril de 2013

EL GADU EN LOS MASONES “MODERNOS Y ANTIGUOS”.

COMPARANDO EN UN PUNTO CRÍTICO DE SUS CONSTITUCIONES el tema del GADU
Hace unos días abrí este pizarrón con un tema: DIOS Y LA MASONERIA, nacido a raíz de una visita y charla del Soberano Comendador de SC REAAA “REGULAR  (GLE) Jesús Soriano y de cuyas  declaraciones a la prensa asturiana, ponía en acento para ser masón en la creencia en Dios y universalizaba para el resto de los masones y masonerías tal condición.
Por mi parte escribí una CARTA AL DIRECTOR del DIARIO LA NUEVA ESPAÑA que reproduje es este blog con ese titulo DIOS y MASONERÍA, que tuvo una larga contestación en la sección “Comentarios” en este mismo  blog, y publicado por el hermano Baruj Spinoza, y cuyo escrito yo  contesté; pero hete aquí que algunos colaboradores como Saul Apolinaire y otros me indicaron algunos  textos con la intención de reafirmar lo ya  expuesto, y para que al Hermano Baruj le quedaran claras algunas cosas.

Parte de ese ofrecimiento es esté articulo publicado en el Blog IMPRENTA DE BENJAMIN (que les recomiendo leer y visitar de forma asidua)  y que fue publicado en Octubre del 2010 en dicho blog.

Darle las gracias al Hermano Baruj Spinoza por darnos pie a sacra estos viejos trabajos para su conocimiento
VG
  En ese punto crítico  “Acerca de Dios y la Religión”.
A continuación se transcribe primero el de los Modernos, en las ediciones de las Constituciones de 1723 y 1738.

Seguidamente la de los Antiguos, llamada Ahiman Rezon, y finalmente el mismo Cargo en la actual Constitución de la Gran Logia Unida de Inglaterra.

El título completo de la edición 1723 fue: ¨Las Constituciones de los Masones Libres-, que contiene la Historia, Cargos, Reglamento, etc de la Mas Antigua y Respetable Fraternidad, para uso de las Logias ¨ .

Cuando en 1738, la Gran Logia cambia su nombre de Gran Logia de Londres y de Westminster, por el de Gran Logia de Inglaterra, las Constituciones fueron redactadas de nuevo por Anderson.

El título de la segunda edición revisada, de 1738 fue : ¨Nuevo Libro de las Constituciones de la Antigua y Honorable Fraternidad de Libres y Aceptados Masones, que contienen la Historia, Cargos, Reglamentos, etc. recogidos y ordenados por mandato de la Gran Logia desde sus antiguos registros, fieles tradiciones y libros de logia,, para el uso de las Logias ¨.

La edición 1723 de las Constituciones fue editada y reeditada por Benjamín Franklin en Filadelfia, en las Colonias Americanas, en 1734, convirtiéndose en el primer libro masónico impreso en América.

Las Constituciones de 1723
Un Masón está obligado por su mandato (tenure), a obedecer la ley moral, y si entiende rectamente el Arte, nunca será un estúpido Ateo ni un irreligioso Libertino. Pero aunque en tiempos antiguos los Masones fueron obligados en todos los países a ser de la religión de ese país o nación, sin embargo, se cree más conveniente sólo obligarlos ahora, a la religión en la que todos los hombres están de acuerdo, dejando sus opiniones para sí mismos: es decir, ser hombres buenos y verdaderos, u hombres de honor y honradez, por cualquier denominación o persuasión de que se puedan distinguir, de manera que la Masonería se convierta en el Centro de Unión y los medios de conciliar verdadera amistad entre las personas que deberían haber permanecido en una perpetua distancia.

Se transcribo aquí, el original en inglés:
A Mason is obliged by his Tenure, to obey the moral law; and if he rightly understands the Art, he will never be a stupid Atheist nor an irreligious Libertine. But though in ancient times Masons were charged in every country to be of the religion of that country or nation, whatever it was, yet it is now thought more expedient only to oblige them to that religion in which all men agree, leaving their particular Opinions to themselves: that is, to be Good men and True, or Men of Honor and Honesty, by whatever Denomination or Persuasion they may be distinguished; whereby Masonry becomes the Centre of Union and the Means of conciliating true Friendship among persons that must have remained at a perpetual distance

Las Constituciones de 1738.
La sección sobre religión de 1738 se refiere a las Siete Leyes de Noé, una lista de siete imperativos morales, que, según el Talmud, fueron dadas por Dios a Noé como un conjunto de leyes vinculantes para toda la humanidad

De Dios y la Religión.
Un masón está obligado por su Mandato (tenure), a observar la ley moral como un verdadero Noaquita, y, si entiende rectamente el Arte, nunca será un estúpido Ateo ni un irreligioso Libertino, ni actuará contra de la conciencia. En tiempos antiguos, los masones cristianos fueron obligados para cumplir con las costumbres cristianas de cada país en el que viajaban o trabajaban; encontrándose en todas las naciones, incluso de religiones diferentes. Están ahora, obligados a la religión en la que todos los hombres están de acuerdo (dejando a cada hermano sus propias opiniones), es decir, ser hombres buenos y verdaderos, hombres de honor y honestidad, por cualquier nombre, religiones o convicciones que se puedan distinguir, porque todos estamos de acuerdo en los tres grandes artículos de Noé, lo suficiente como para conservar el cemento de la logia. Así pues, la Masonería es el Centro de la Unión, y el feliz medio de conciliar las personas que de otro modo deberían haber permanecido en una perpetua distancia

A Mason is obliged by his tenure to observe the moral law as a true Noachide; and if he rightly understands the Craft, he will never be a stupid Atheist nor an irreligious Libertine, nor act against conscience. In ancient Times, the ChristianMasons were charged to comply with the Christian usages of each country where they traveled or worked; being found in all nations, even of divers religions. They are generally charged to adhere to that religion in which all men agree (leaving each brother to his own particular opinions); that is, to be good men and true, men of honor and honesty, by whatever names, religions, or persuasions they may be distinguished; for they all agree in the three great articles of Noah, enough to preserve the cement of the lodge. Thus Masonry is the Center of Union, and the happy means of conciliating persons that otherwise must have remained at a perpetual distance.

Las Constituciones de los ¨Antiguos ¨(1754)
Su autor, Laurence Dermott, fue Secretario de la Gran Antigua Gran Logia, desde 1752 a 1771. El nombre completo de la primera edición fue Ahiman Rezon, o ¨ una ayuda a un Hermano ¨, que muestra la Excelencia del Secreto, y la primera causa o motivo de la Institución de la Masonería, los Principios del Arte, y los beneficios de una estricta observancia del mismo etc, etc,.También el Antiguo y el Nuevo Reglamento, etc ,a lo que se añade la mayor colección de canciones de Masones, etc.
Una segunda edición fue publicada en 1764, y en posteriores ediciones de 1778, 1787, 1800, 1801, 1807, y 1813. La segunda edición fue reimpresa en Filadelfia en 1855 por Leon Hyneman.

Dermott tomó prestado mucho de las Constituciones de la Gran Logia de Irlanda, que se habían publicado en 1751:

El Primer Cargo de la Ahiman Rezon

Concerniente a Dios y la Religión
Un Masón está obligado por su mandato (tenure) a creer firmemente en el verdadero culto del Dios Eterno, así como en todos los Registros Sagrados que los dignatarios y los Padres de la Iglesia han elaborado y publicado para el uso de todos los hombres buenos: Así que si no entiende rectamente el Arte, es posible que ruede en los senderos irreligiosos del infeliz libertino, o verse inducido a seguir a los arrogantes profesantes del ateísmo o deísmo; o los que se tiñen con los errores graves de la ciega Superstición , pero puede tener la libertad de abrazar la fe que él estime, siempre que en todo momento pague la reverencia debida a su Creador, y por el mundo actúe con honor y honradez ,cada vez tomando el Precepto de oro en sus acciones, que se dedica a hacer a todo hombre lo que deberían hacerle a él: Pues el Arte, en lugar de entrar en innecesarias controversias relativas a las diferentes opiniones y convicciones de los hombres, admite la Fraternidad en todo lo que es bueno y verdadero……

A Mason is obliged by his Tenure to believe firmly in the true Worship of the eternal God, as well as in all those sacred Records which the Dignitaries and Fathers of the Church have compiled and published for the Use of all good Men: So that no one who rightly understands the Art, can possibly tread in the irreligious Paths of the unhappy Libertine, or be induced to follow the arrogant Professors of Atheism or Deism; neither is he to be stained with the gross Errors of blind Superstition, but may have the Liberty of embracing what Faith he shall think proper, provided at all Times he pays a due Reverence to his Creator, and by the World deals with Honour and Honesty ever making that golden Precept the Standard-Rule of his Actions, which engages, To do unto all Man as he would they should do unto him: For the Craft, instead of entering into idle and unnecessary Disputes concerning the Different Opinions andPersuasions of Men, admits into the Fraternity all that are good and true…..

LAS CONSTITUCIONES DE LA GRAN LOGIA UNIDA DE INGLATERRA

Cuando se creó la Gran Logia Unida de Inglaterra, al unirse los Antiguos y los Modernos, se redactó una nueva versión de las Constituciones, que es una síntesis de las Constituciones de Anderson de los Modernos, y del Ahiman Rezon de los Antiguos.

El Cargo referente a Dios y la Religión:
Un Masón está obligado, por su mandato (tenure), a obedecer la ley moral, y, si entiende rectamente el Arte, nunca será un estúpido ateo ni un libertino irreligioso. Él, de todos los hombres, debe comprender mejor que Dios no ve como el hombre ve, pues el hombre mira en la apariencia externa, pero Dios mira al corazón. Un masón, por lo tanto, en particular, nunca será obligado a actuar contra los dictados de su conciencia. Deja que un hombre tenga la religión o dé el culto que pueda, y no será excluido de la orden siempre que crea en el Glorioso Arquitecto del cielo y la tierra, y practique los sagrados deberes de la moralidad.
……………………………………………………………………….
TENURE:
Se traduce corrientemente como mandato, o título. Tal vez sea de interés el parecer siguiente extraído de un trabajo publicado en la página de la Gran Logia Suiza Alpina, titulado justamente Las Constituciones y el principio de la tolerancia.

“..En primer lugar está la palabra tenure (mandato) que merece una explicación. De las palabras de este texto, a diferencia de todas las demás, que han cambiado el sentido de lo largo del tiempo, es la que está demasiado atada a una institución específica para adaptarse. Es un término del derecho feudal.

En el feudalismo, un soberano confiaba a sus vasallos un bien, una propiedad, para que pudiera prestar los servicios que se esperaba de ellos, especialmente el servicio de defensa, o lo que hoy llamaríamos el servicio militar. Téngase en cuenta que en la sociedad medieval, después de la introducción de los estribos para montar, y su corolario de una pesada armadura, requería de los siervos para mantener un caballero y su equipo. Cuando el Señor le daba a su vasallo un feudo, le ponía en condiciones de cumplir su tarea. Tenure es la asociación de fidelidad y deberes. La tenure de un noble en la Edad Media, eran todos los medios a su alcance para que pudiera desempeñar sus funciones.

La proyección de este concepto en la condición del constructor o masón es obvia: mediante su admisión, el constructor ha recibido privilegios que le permiten cumplir su juramento.

Saul Apolinaire
En todo caso para ampliar informaciones les dejo con estos dos enlaces:
imageimageimage
Victor Guerra MM.:.

2 de abril de 2013

La masonería y Dios

 
DSCN4185vv[5]

La Nueva España » Cartas de los lectores » La masonería y Dios   31 de Marzo del 2013 - Víctor Guerra (Gijón)

Esta “Carta al Director del “Diario La Nueva España” fue motivada por las declaraciones que realizó el Soberano Comendador del Supremo Consejo del Grado 33 del REAA (GLE)  Jesús Soriano que daba este titular: “ENTRAR EN LA MASONERÍA ES MUY FÁCIL, HAY QUE CREER EN DIOS Y NADA MAS y que contrasta con lo expuesto en la pagina web del Supremo donde habla de “libertad de culto y de conciencia”.

Foto  de Pepe Rodríguez a  Jesús Soriano, que ilustra la entrevista ante el monolito a otro conocido masón “adogmatico” que fue miembro del Gran Oriente de Francia, ubicado en las antípodas masónicas de Jesús Soriano y su masonería  se trata de José Maldonado, que fue el último Presidente de la República Española en el Exilio.

VGG


Realmente cuando se leen este tipo de titulares uno no sabe si es que el profano periodista ha cogido el rábano por las hojas o ha sido una astuta maniobra de entregarle de esa manera el rábano esperando que ello contribuya de manera efectiva a eso de barrer para casa.

Y es que el titular que se dio o se escribió en una entrevista en la sección «Conversaciones en Primavera» con el francmasón Jesús Soriano, Soberano Gran Comendador General del Supremo Consejo del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, vinculado a la Gran Logia de España, padece de una miope mirada; por un lado, porque a estas alturas de la historia no se puede hablar de Masonería, sino de Masonerías, y no se puede poner de pronto a primeras eso de entrar en masonería es la creencia en un Dios, porque la masonería es además otros muchos, una sociedad fraternal donde se pueden hacer buenos amigos, y ejercitar la beneficencia, puede ser todo ello..., pero lo que sí es seguro es que es un fuerte compromiso intelectual.

Pero para explicar el porqué de ese titular habría que decir que:

Hay un masonería llamada «regular y dogmática» en la cual es condición «sine quanon» ser «creyente y por tanto tener un Dios» entre otras cuestiones que se exigen y que rigen los distintos landmars que demandan algo más que una simple creencia y que a nivel mundial representa la Gran Logia de Inglaterra; y luego hay otra gran familia masónica, la denominada «liberal ya dogmática», en la que no es necesario la creencia; es más, llega a tanto el respeto, que a nadie que entre en esa masonería se le preguntará si cree o dejar de creer, ya que ello compete al ámbito personal del individuo, esta masonería en el continente europeo estaría representada por el Gran Oriente de Francia.

Decir que casi siempre con este tipo de entrevistas pasa lo mismo, y al final cuando uno lee el resto de las afirmaciones del entrevistado uno se da cuenta de que no ha sido un desliz del periodista, sino que hay un pretendido deseo de patrimonializar el hecho masónico para su propio lindero.

Y digo esto porque en España la mayoría de los masones pertenecen a la rama «creyente», o sea, a la llamada «regular dogmática» que capitaliza casi en solitario una sola Obediencia la Gran Logia de España; pero en el otro lado de la balanza, hay otra masonería más estratificada en distintas Obediencias, en la que no es necesario ser «creyente» y se denomina: «Masonería liberal y adogmática», y si quitamos los Hermanos ingleses y alemanes bajo el auspicio de la Gran Logia de España, pues digamos que esa masonería liberal adogmática, que no exige la creencia, casi que podemos decir que es mayoritaria, aunque más estatificada.

Pero no sólo es eso, sino que esa masonería que se presenta como «cenital» por parte de Jesús Soriano no es precisamente la que se enraíza, al menos en la masonería azul, con la tradición masónica española y asturiana de nuestra historia hiramista más inclinada hacia las tesis liberales, y que durante el siglo XIX y el primer tercio del siglo XX digamos que mayoritariamente era más tendente hacia un claro anticlericalismo, que hacia la creencia en «divinidades» tal y como Jesús Soriano, que además se contradice con lo que fueron manifestando las distintas logias en sus aposturamientos, y hasta sus grandes maestres, como el caso de Alberto de Lera, o personajes masones como Melquíades Álvarez, mientras estuvo en masonería, de huir de esa «divinización masónica».

No se puede negar que el tema de la deidad, y del GADU, es un tema central, como así vengo exponiendo en los blogs que edito, «Masonería Siglo XXI», en los cuales queda patente que hay muchas estructuras masónicas que han obviado ese tema del GADU ya desde 1877; es más, en estos momentos en el blog «Rito Francés», estoy publicando «El GADU en la tradición masónica francesa, problemas históricos y malentendidos», pero aunque la masonería «regular» se empeña en poner ahí el acento, éste está por encima de todo en el compromiso intelectual que se le pide al profano cuando entra en masonería, y además ese quehacer y preocupación luego van a tener ese respaldo en las temáticas que se tratan en las tenidas, y que el propio entrevistado apuntaba de compromiso social.

Víctor Guerra.
MM.:. e historiador del CEHME. Villaviciosa
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...