Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

9 de enero de 2015

EL FANATISMO RELIGIOSO. LA VERDAD ES QUE CAMBIAMOS BIEN POCO

10906056_632405880197481_7491898330627678613_n
La reciente acción armada en Paris, por parte de dos  yihadistas (neologismo occidental para describir las ramas violentas y radicales del Islam político,) contra la revista satírica Charlie Hebdo, donde han muertos unas 12 personas, entre ellas algunos Hermanos masones, hace que tengamos que reflexionar seriamente sobre una situación que se puede volver insostenible, y que puede ser todo un revulsivo para que se de  una convulsa situación de caos y persecución.

Al día siguiente de producirse  tragedia, y  aún con el dolor en el cuerpo y con el corazón  encogido, debemos como comunidad de pensamiento reflexionar en profundidad sobre el mundo que estamos desarrollando.

En nombre de la religiones, cristianas, mahometana, o de cualquiera otra, podemos decir que  han muerto miles de seres humanos, pero si queremos analizar este tema debíamos irnos a tiempos pasados,  muy lejanos… por los que nadie hasta ahora ha perdido perdón por tanta barbarie y ponzoña, aunque no deja de ser cierto que la historia se cuenta como se cuenta, y los defensores del  Islam ha aparecido la mayor parte de las veces como bárbaros del Sur que arrasaban pueblos y nuestra civilización , mientras nuestros Cruzados han sido valerosos Caballeros de noble espíritu a los cuales aún ensalzamos incluso en algunos lares masónicos se recrea su espíritu, retorciendo la historia para ajustarla a una serie de valores que habría que ver hasta que punto nos hemos inventado para crear un imaginario de cuento de fantasías lleno  de guardianes del sacrosanto espíritu occidental.

Tal vez en este artículo se revele mi ascendencia morisca y me revele por ese continuo maniqueísmo de contar  la historia en base a buenos y malos,  aunque no por ello dejo de reconocer que la barbarie venga de donde venga, política o religiosa, es siempre barbarie  y es repugnante y condenable, como lo es el atentado en el  corazón de la república francesa, contra 12 ciudadanos que han perdido la vida, por algo que aún no entendemos.

No entendemos como alguien que vive a nuestro lado, que convive codo a codo en una sociedad dura para con todos, de repente se vuelven  lobos solitarios, que muerden con rabia la mano que les ha sustentado, no hablo del estado, sino de la convivencia  del día a dia, y todo eso sucede de la noche a la mañana. Algo hemos hecho mal y seguimos haciéndolo aquí y allá para que se vayan generalizando este tipo de acciones.

Debemos  mostrar  una condena sin paliativos, tal como dice Jean Francesc Pont , sin enarbolar comunidades ni étnicas, ni religiosas ni políticas, pero dicho esto no debemos olvidar la corresponsabilidad que tenemos en multitud de casos, por nutras pasividad  en múltiples conflictos ante los cuales hemos cerrado los ojos como fue la permisividad que hubo con la  erradicación de los musulmanes en las tierras  Bosnia-Hergovina, o los conflictos de Afganistán, o Siria…, que han ido creando un juego sucio y solapado de intereses políticos y económicos, en un juego de estrategia que ha desembocado en un negocio del odio montado o disfrazado de religión que se inserta en esa aseveración que hacía el premio Nobel en física Steven Weinberg: “La religión es un insulto a la dignidad humana. Con o sin ella, se encontrará buena gente haciendo cosas buenas y gente malvada haciendo cosas malas. Pero para que la gente buena haga cosas malvadas, se necesita la religión”, religión como excusa.

No debemos perder de vista que estas situaciones traen consigo , no solo la barbarie contra la barbarie, sino también la puesta a punto de un sofisticado sistema coercitivo  que va recortando las libertades que Occidente ha ido conquistando, ya se habla de condenas por consultar o ver fuentes yihjadistas”, este tipo de declaraciones  y de planteamientos en caliente, sin reflexión, sin consenso, debieran ser condenables desde las instancias políticas, y sociales ya que al final conlleva a  la aparición y aumento de  cristianos-fascistas o mahometanos-fascistas, en una intensa compleja situación mundial  muy viciada, donde de poder y religión es toda una estrategia de terrorismo social.

Nadie puede entender como de la noche a la mañana pueden aparecer fenómenos como Al Qhaeda, o el  Estado Islámico, que se comen tierras y países, y las conciencias de tantos jóvenes autóctonos y occidentales que no dudan en rebanar el cuello de otros seres humanos en nombre de la religión, un Estado Islámico  que ya gobierna a ocho millones de personas, que tiene todo un ejército y enseña su bandera y bandería de la forma más trágica posible, y todo ello sostenido desde comunidades religioso –políticas eminentemente provenientes del Golfo, en las que estamos insertados como sus aliados y metidos de lleno querámoslo o no en su guerras de sunitas contra chiíes.

Pero no todo se puede cargar sobre el mundo occidental, también las comunidades árabes, y musulmanas (suníes y chiíes)  deben salir a la calle, y deben decir BASTA , porque de lo contrario ese gran lobo que es el terrorismo religioso nos irá devorando a todos, nos irá poniendo en contra unos de los otros, y entonces sí que tendremos un gran problema.

No es que solo se reúnan los lideres mundiales  en las Conferencias de Paz, sino que las comunidades sociales, religiosas del mundo musulmán deben también decir BASTA, no se pueden acoger al miedo, o a esa historia de que ellos son la parte débil del eslabón, porque entre todos  han convertido al Oriente Próximo  en el tablero de juegos religiosos, entre bandos religiosos,  con mucho trasfondo político, que han sido campo de abono  para  cuestiones como las que estamos asistiendo y hemos vivido apenas unas horas.

El mundo musulmán, las comunidades árabes, las mezquitas, deben decir BASTA, y desde ese dolor, desde esa solidaridad empezar a presionar y caminar para poder en la medida que se pueda  emprender de su mano el cambio de signo de ese  tour de force en el que nos hemos visto metidos, uno y los otros, sin esa muestra de dolor, de cansancio y repulsa por parte de la comunidades religiosas y étnicas de mundo oriental, el mundo occidental seguirá en esa escaleta de ver pérdida una guerra ficticia que puede devorarnos a todos en la vorágine política-religiosa que se está creando.

La masonería como think tank que representa la masonería en el orbe mundial debe reemprender el camino de la reflexión sobre asuntos como este, estudiar los hechos, deslindar linderos, religiosos y políticos, y empezar a elaborar en el tanque del debate interno de las logias  una pléyade de reflexiones que podamos presentar en los foros internacionales como una aportación del mundo de la reflexión. Esta puede ser una buena ocasión.


Y a los Compañeros, y Hermanos  fallecidos de Charlie Hebdo, Que el viaje al Eterno Oriente os sea leve¡¡

Víctor Guerra

3 comentarios:

Eddie dijo...

Sabias y claras palabras QH:., gracias por compartirlas. Desde el Gran Oriente de Buenos Aires - Argentina te envio tres fuertes abrazos fraternales.
Eduardo
Logia Salvador Allende 469

Irlandes1960 dijo...

Q.:H.: ¿realmente no puedes entender como surgen Al Qhaeda o ISIS? No surgen de la noche a la mañana, y mucho menos por generación espontanea. Mucho tiene que ver la irresponsable manipulación de los halcones de siempre, jugando al titiritero tras bambalinas, total después los muertos los ponen otros.
Y encima para ellos es gran negocio, vendiendo por un lado las armas, y por otro las mortajas.
Un TAF, desde Buenos Aires

Victor Guerra Garcia dijo...

Gracias por las aportaciones. Creo que tengo claro el porqué de las situaciones y algunas actuaciones, y creoq ue lo he dejado escrito en alguna otra ocasión. Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...