Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

1 de mayo de 2015

KOMPAS. Una Experiencia editorial masónica

2015-04-27 12.55.12

Puede parecer que el campo editorial masónico siempre fue estéril en esta España nuestra, y es que durante el siglo XIX se editaron libros sobre masonería con cierta regularidad, no muy buenos, pero también es cierto que el acceso a las fuentes en aquellos tiempos no debía de ser nada fácil, y las practicas rituales por la falta de continuidad en la historia masónica debía de tener ciertas carencias y escribir libros sobre masonería no era una cuestión fácil amén de las persecuciones.

No hay nada más que echar un vistazo a los fondos bibliográficos requisados durante las razias franquistas en las diferentes logias, para ver la poca entidad de lo publicado  y lo que podían estar leyendo los masones de ese momento,que era más bien poco.

Esta carencia era preocupación entre las jerarquías masónicas, y también se hallaba entre algunos inquietos masones, que  teorizaron en la forma de subir el nivel de conocimientos de la membresía masónica, prueba de ellos es la labor que se llevó a cabo en el primer tercio del siglo XX,  y que vino de la mano del  el asturiano Pedro González Blanco  con la  gran Revista Latomia, la cual tuvo una corta vida, y sobre cuyo director y su publicación he escrito un pequeño trabajo que ha publicado Masonica.es Pedro González Blanco y Masonería

Tras el gran parón que conllevó la existencia del franquismo, los masones siempre preocupados por ampliar el mundo del conocimiento de los Hermanos, y pese a la escasez de  potenciales compradores, ya que el numero de masones en España era tras el arranque de la democracia muy exiguo, así con todo hubo, Hermanos preocupados por engrandecer el patrimonio editorial masónico, y uno de esos utópicos Hermanos  que pusieron ganas, dineros y pasión fue Víctor Manuel Blanco López, que en la década de los años 90 se lanzó a la edición de libros masónicos que se tradujo en la articulación de la Editorial KOMPAS, y que pesa a las políticas de invisibilización tan fraternas y tan al uso en masonería, es de justicia hoy reconocer su labor y entrega.


Yo, joven aprendiz , cuando me dejé caer un día en su pequeña librería Athanor de la calle  Fernández de los Ríos 36,  en Madrid, quedé extasiado ante lo que me parecía el santuario bibliográfico más importante que había en España, no conocía entonces el rico inventario editorial francés, y así fue como de aquella librería me llevé mis primeros libros de la Editorial KOMPAS, y me encontré con un fraterno Hermano de la GLE, que se encargó de mí, de mis estancia y de los gastos de la presentación de mi primer libro masónico, luego reeditado por Masónica.es, y cuya historia le venía de rebote, como tantas otras, siendo además yo miembro del GLSE.

Pero dejemos estos temas que son la viruta de nuestras mezquindades como masones y que sea el propio Victor Manuel Blanco López, quien nos cuente su experiencia vital

«A través de distintas conversaciones sobre la situación masónica en general, se habló de con el fin  de introducir la masonería en nuestra sociedad y quitarle ese halo de secretismo que por los tiempos anteriores acaecidos la adornaban, sería interesante ir publicando algunos libros que aclararen la verdad de La Orden Masónica.

Dado que yo, a través de mi editorial IBEREDICIONES, S. L. había publicado en Octubre de 1991, la obra del M. R. G. M. del Gran Oriente de Italia, Giuliano di Bernardo, Profesor Ordinario de filosofía de la ciencia en la Universidad de Trento, “FILOSOFIA DE LA MASONERIA” La imagen masónica del hombre. Obra que se presentó el 21 de Diciembre del mismo año en el Ateneo de Madrid, con gran asistencia de público y gran éxito de ventas de la obra.

En el año 1993, aunque no con la exactitud del tema masónico, publicamos en otra de mis editoriales otra obra de un Hno. Arquitecto sobre los símbolos masónicos implementados en el parque Tierno Galván en la zona conocida como “Puerta Sur” cuyo título es “El Acercamiento profano al Arte Sagrado”. (Parteluz)

Así mismo fuimos recogiendo temas masónicos que algunas editoriales habían intentado ofrecer a sus lectores sin mucho éxito, pero que nos venían bien para ir incrementando nuestro fondo editorial como por ejemplo “Introducción a la Historia de la Masonería Española” de Penthalon Ediciones (1989).

Hay otra serie de títulos esparcidos por nuestras editoriales relativos a la Orden cómo por ejemplo Joyas Masónicas (Iberediciones); Crónica Templaría (Iberediciones); Cronología Masónica Y General (Iberediciones); La actualidad del Krausismo en el contexto europeo (Universidad de Comillas, Fundación Duques de Soria y Ed. Parteluz)., El Mar Muerto (Parteluz)

También Ed. Parteluz publicó otro libro que tiene sus raíces masónicas por los personajes del mismo San Martin y los libertadores de América del Sur.

Muchos de estos títulos son  de Hnos. que quisieron colaborar conmigo en sacar a la luz temas que  creían que serían interesantes para ellos y que lo serian para quien lo leyese, ejemplo es el León Zeldis, Miguel Arias, etc.

Una vez visto el interés que tenían estas publicaciones desde mis editoriales, punto de interés que no se reflejaba en un  grosor de ventas, pues desde el primer momento yo supe que su difusión sería muy lenta, como fue, Pero que me animaron a constituir una nueva editorial dedicada simplemente a la difusión de la Orden Masónica.

Editorial Kompás se constituyó el día 27 de Diciembre de mil novecientos noventa y seis, la composición de la misma  estaba formada por un Hno.: de mi G. Logia y por mi hija, quien asumió el acuerdo de los socios del nombramiento de ADMINISTRADORA UNICA, quien en dicho acto notarial otorgaba poder amplio y bastante, a favor de VICTOR MANUEL BLANCO LOPEZ, para hacer uso de todas las facultades transcritas en el artículo 18 de los Estatutos Sociales, excepto las legalmente indelegables.  Una vez inscrita y con todos sus papeles legalizados comenzamos a buscar obras de Interés y entre ellas comenzamos a comprar derechos y a traducir
  • Las Canteras Masónicas, León Zeldis
  • El Pensamiento masónico, Jean Mourgues
  • La Idea Masónica, H3enri Tort-Nougues
  • Diccionario de Símbolos Masónicos, Jean  Farré
  • El Templo y su simbolismo, Patrick Negrier
  • La Reconstrucción del Templo, Giuliano Di Bernardo
  • Respuesta Masónica, Armando Hurtado
  • Entre la Escuadra y el Compas, Giuliano Di Bernardo
  • Los Ritos Masónicos I, Philippe Langlet
  • Judíos y Franco-masones, Daniel Baresniak
Puestos a la venta y sabiendo que su difusión era lenta se nos ocurrió crear el CLUB MASÓNICO DEL LIBRO el cual tuvo mucha aceptación entre los hnos. de habla hispana en América. [ El Club Masónico se trataba de ir pagando unas cuotas a cambio de las publicaciones y novedades que la editorial iba sacando]

Y así fuimos llegando al 2002 año fatídico para mí,  pues un ictus cerebral, me aparto de mis tareas editoriales, aunque seguimos vendiendo libros a través de los distribuidores que los tenían y les reponíamos hasta que se agotaron. Y ese fue el final de Editorial Kompás, ha habido mucha gente que han intentado convencerme de que relanzáramos el tema del Club Masónico pero yo ya no estoy para estar en la brecha,  Hoy por hoy me dedico a colaborar con algunos editores amigos ya que después de mi salida del año sabático de Hospital estoy recuperándome»

Esta pues la historia de una utopía como tantas otras, enterrada bajo la losa de la invisibilización, y que el 1º SALON DEL LIBRO Y CULTURA MASONICA si tuviera un mínimo de fraternidad y de prospectiva debiera brindar un pequeño espacio en el transcurso de los dos días, para hacerle llegar su reconocimiento al Hermano Víctor Blanco, por su entrega y por su labor pionera en la edición de libros masónicos, muchos de ellos alejado de la corriente masónica en la que se hallaba inserto, y es que el aquella época publicaba los libros de Langlet, que alguien que se preste hoy a trabajar sobre el mundo ritual  tiene que tener sus libros, pero desgraciadamente en francés, y Víctor Blanco editó uno de ellos en 1999, lo cual le situa en un pedestal de visionario.

Espero que ese homenaje, ya que tanto se está  hablando de tender puentes y de ser fraternos, me alegraría por todos, por los organizadores del 1º Salón del Libro y Cultura Masónica, por los intervinientes y sobre todo por el Hermano Victor Manuel Blanco que desde su actual estado, bien se merece un pequeño detalle de la Fraternidad masónica, por todo lo que entregó en su día.

Víctor Guerra.MM.:.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...