Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

17 de febrero de 2016

LA JUVENTUD Y ACCIÓN MASÓNICA

alt "acción civica"


El Gran Maestro del Gran Oriente de Francia, (GOdF)  Daniel Keller, ha puesto de nuevo el dedo en la llaga al colocarlo sobre la pirámide de edad que conforma la estructura masónica, y sobre cuya cuestión  dará una conferencia en el Anfiteatro del Antiguo Liceo de Montauban

Aunque la realidad en cuanto a la estructura de edades en la masonería es muy diferente, bien se hable de Francia o Europa del Norte, o USA, siendo casos aparte, lo que acontece en el continente iberoamericano, o en España…

Digamos que son realidades distintas, ya que el reenganche de jóvenes/as en los ambientes masónicos en Iberoamérica o en España es diferente y sin que porcentualmente hay más jóvenes en otros ámbitos geográficos, lo cual es una realidad que estamos viendo a diario en la Red, otra cosa es su consistencia y perdurabilidad.

Aunque en la cuestión central de juventud y masonería, medie otro acontecer cenital como es no llegar a los números ideales de miembros, y que la pirámide se vea truncada cada día, no tanto por la muerte de los mayores, sino por el goteo de abandonos por parte de miembros en general proveniente de los estamentos de los Compañeros (2º), y mayoritariamente de los Maestros (3º).

Hace días podíamos leer un «triunfal» artículo proveniente de miembros de la Gran Logia de España, La masonería española sesacude el misterio, y en un perfil donde se colgó el enlace, alguien apuntaba «que en 15 años se ha afiliado tan solo 500 Hermanos»,

Esto nos lleva a la paradoja de la botella y su visión e interpretación, pero sí lo ponemos en relación con la cantidad de abandonos, pues se puede considerar que ese crecimiento puede resultar una cifra ridícula, al menos para una organización como la GLE.

Otra cuestión que entra de lleno en la aproximación que hace el GM del GOdF, es plantearse de sí partimos de la premisa de que los jóvenes buscan el compromiso con la realidad social, y entonces habrá que ver cómo es ese papel y rol del compromiso masónico y la masonería como una forma más de compromiso,

Habrá que preguntarse, sí las nuevas generaciones son atraídas más bien hacia masonerías del tipo adogmático, o por el contrario por las dogmáticas, ya que su grado de compromiso, de visibilidad, estética y hasta conceptual es distinto

Y cabría pensar ¿Acaso hay masonerías que por su estructura, mensaje y formulación ética y estética se hallan fuera del campo de atracción y compromiso de los jóvenes?

Es posible que sí, y habría que estudiar porqué sucede, puesto que como dice el GM. Daniel Keller, incluso en el «revolucionario» GOdF de los 51.000 miembros actuales solo hay 1000 miembros que tengan menos 30 años.

Aunque recalco, la realidad francesa es muy distinta a la española, pero tampoco se distancia tanto, y puedo poner de ejemplo la logia de Le Droit Humain (DH) en la que trabajo, detrás de los 25 miembros que la componemos como miembros activos, por debajo de la edad de 30 años solo hay 3 miembros, situándose la mayor parte de ellos en el abanico que media entre los 40 y 60 años.

El problema de esa falta de enganche de los jóvenes al compromiso social masónico, a mi juicio viene determinado, por la falta de oportunidades y de poder adquisitivo y de autonomía que existe en dichas franjas de edad, lo que hace casi imposible un enganche de los jóvenes a la masonería,  pues sabemos que la membresía masónica requiere, madurez y autonomía, y hoy por hoy entre los jóvenes estas cuestiones, no diré que son escasas, pero no empatizan con lo que comporta la membresía masónica de cierta estabilidad espacial, cierta autonomía del individuo, y cierta capacidad adquisitiva,

Creo que si no se dan esas mínimas condiciones uno no puede incardinarse en masonería, soy de los que piensa que a la masonería hay que llegar «vivido». Digamos que como un poco de vuelta de muchas cosas, y con el poso que ello nos suele dar.

Sin olvidar que el mensaje de compromiso social, puede ser actual pero las formas de presentación, los actores y las referencias a veces se perciben en los otros bajo tono «casposo», y hasta un tanto anacrónicos, y eso lo vivimos a diario en las familias de masones, donde los hijos ven ese ejercicio de sus progenitores como un compromiso un tanto burocratizado y anacrónico,

Sí esa barrera no somos capaces de saltarla, ¿Cómo vamos a lograrlo en el medio social?

En todo caso habría que pensar sí de verdad la masonería tiene que ser «joven» biológicamente hablando, o por el contrario la edad ideal es otra, para mí es cuando la persona está «madura y tranquila» o sea cuando ha experimentado y vivido, y cuando se halla «reposado» es el momento ideal para entrar en masonería, personalmente no me preocupa la falta de estancia de jóvenes en masonería, me preocupa que la franja intermedia no esté presente entre los 35 y los 55 años, y no de la batalla interna, y se conviertan las logias en grupos de masones esclerotizados.

Y eso sí que debe preocuparnos tal y como sucede en Europa y en Inglaterra, donde las membresías masónicas son realmente «viejas», con hasta con muchos años de membresía, lo cual conlleva muchos años con el mismo discurso, la misma imagen y los mismos tics y manías, y habrá que preguntarse ¿Hay qué cambiar, y como y hacia dónde...?

Esas son las cuestiones a responder, no sí tenemos chicos y chicas de 25 años  en las logias, que también.

He dicho Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...