Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón, y tienen por tanto derechos de autor ©.

27 de diciembre de 2017

DATE UN CAPRICHO Y COMPRA LIBROS DE MASONERIA

2017-09-10 15.12.15


No es que yo sea un buen vendedor de libros, por vender digamos que no soy lo bastante bueno como para hacerlo con lo que yo mismo  escribo, que por cierto en temas masónicos ya van sumando, tanto lo colectivo como lo individual, pues e la soledad una buena biblioteca y estar en lo que hoy se llama PLU (Parado de Larga Duración) pues uno tiene  todo el tiempo del mundo , y ya se sabe el refrán  de cuando el diablo mueve la cola…

En fin,.  que toca auto promocionar los libros en los que uno ha ido pergeñando ideas, deseos y utopías en medio de la fugar fraternidad logial que en muchas ocasiones es flor de un día…, como esto de los libros …que hay que ir dando la tabarra para que el personal se acerque a los libros, los cuales deben dar algo de grima, aunque no es mi caso que no solo los escribo, sino que lo compró si que me los vendan o me los envuelvan en papel celofán..

Y así se llena la casa de libros y más libros, pero sigo pensando que son necesarios para el alimento espiritual masónicos, dados los déficits que venimos arrostrando sobre conocimiento y formación masónica.

Aqui tienen ustedes mi bagaje de obras …
Resultado de imagen de Libros de Victor GuerraResultado de imagen de Libros de Victor GuerraResultado de imagen de Libros de Victor Guerra,Rito FrancesRito ModernoResultado de imagen de Libros de Victor Guerra, variosRitual del Rito Francés - Primer Grado SimbólicoRitual del Rito Francés - Tercer Grado Simbólico
En MASONICA,ES tienen ustedes todas estas publicaciones
image
También  existen otras publicaciones de amigos y Hermanos que os puede resultar interesantes e imprescindibles
En Oro y AzurEl origen de los grados masónicosMasonería, un ensayo de interpretación

6 de diciembre de 2017

300 años de la Francmasonería de la Gran Logia Nacional Francesa

GLNF

El 300 aniversario del nacimiento de la masonería moderna, aquella que nació en 1717, y aunque tenía una actitud latitudinaria de consenso con criterios amplios muy abiertos, pese a la tergiversaciones y retorcimientos que luego se hicieron sobre algunos postulados recogidos en las Constituciones de Anderson en 17123, pues al cabo de la esquina de esos 330 años hoy todos parecen contentos de subirse al carro de la celebración del aniversario del acto fundacional de 1717, sí de verdad fue esa y no otra fecha.

Creo que la masonería autodenominada de Tradición, o sea la «Masonería Regular», más allá de esta fecha de la cual descendemos todos como hijos de 1717, debiera sentirse hija predilecta de 1751, al menos en lo conceptual y en lo ritual, pues será a través de esa nueva fundación la que cimentará para siempre el añorado deseo del retorno de la masonería noaquita, y tener como referencia catecúmenal los famosos Old Charges, que tanto se citan y se prodigan , pese a ser auténticos códigos de un trabajo profesional y gremial como el de los canteros.

Pero bueno, disquisiciones aparte la representante de esa corriente masónica de Tradición en Francia que nos es otra que la Gran Logia Nacional Francesa, ha conmemorado tal fecha. editando un denso libro que ha puesto en pie su prestigiosa Logia de Investigación Villard de Honnecourt, y que creo fundamental en las bibliotecas de los Hermanos de la regularidad.

Un tomo de 617 páginas, que, a diferencia de otros, no se miran la barriga, y dicen patochadas sobre unos y tonterías sobre otros, o hacen loas al colocón de marras sobre la simbolatría masónica desde la perspectiva marxista, etc.


En algo debe notarse que Francia nos lleva tantos lustros de diferencia en el quehacer masónico, lo cual se muestra tanto en las logias, ) en trece años que he visitado Francia, he estado en unas cuantas y se deja notar en lo ritual y en la propia concepción masónica) y en otra faceta, la cual siempre me llama la atención, se trata del universo del pensamiento masónico que se genera en Francia, y desde la perspectiva de la Regularidad Masónica, este libro , es toda una referencia, y no puedo negar que me he cebado en su lectura pues el índice de trabajos es de los más sugestivo:

Orígenes y raíces de la Francmasonería bajo las firmas de Roger Dachez con Los talleres de la Alta Edad Media y los Antiguos Deberes; Jean François Blondel La logia u los secretos del oficio, y el amigo Jean Michel Mathonière: Masonería y Compañerismo: ¿Tronco común o ausencia de parentesco?

Préstamos de la Francmasonería: Reflexiones sobre las Luces como parte de la historia masónica de Antonie Faivre; La herencia neoplatónica y hermética de Hermes el rosacrucismo y la alquimia de Thierry Zarcone; Aportes cotidianos del esoterismo occidental de finales del siglo XVIII de Jean Pierre Laurant.

Desarrollo de los Ritos: La herencia del temple y las rectificaciones europeas: Jean-Louis Duquesnoi; La difusión del REAA de Yves Hivert-Messeca; Formación y Desarrollo de los Ritos del “Unión. El rito de Emulación de Bernard Girod; Sucesos e historias de los rituales masónicos en Escocia de Thierry Thave, El rito de York de Pierre Meste; La Sabiduría del Rito Francés de Philippe Thomas, este articulo creo que merece una reflexión en el blog de Rito Francés la cual publicaré a finales del mes de diciembre, pues deseo analizar las propuestas del Rito Francés para la regularidad que Thomas que las hace arrancar de Las Instrucciones necesarias para tener una logia de Francmasones de 1750.

La Regla unificadora de la soberanía de las obediencias: La regla unificadora de Jean-François Variot; el Landmark central de la creencia en Dios:Teísmo o Deísmo. El hecho iniciático y los pensadores de la Iniciación: África tierra iniciática de Alain Roger Coêfé; El Sufismo y las dos tradiciones en la Iniciación en el Islam de Remzi Sanver; René Guenón y la iniciación de Pierre Notuma; Jean Baylot de la vía sustituida a la vía rectificada de Patrick Meneghetti; Momentos del Humanismo de Bruno Pinchard.

La Masonería en el siglo XIX: Lejos de la ecología. Lectura iniciática de la naturaleza; Al encuentro de Gilbert Durand de Ricoeur y el hecho iniciático; La masonería y la cuestión del sentido, todo ello bajo la firma de Gerard Charlassier; El arte contemporáneo de la Masonería de Norbert Hillarie.

Perspectivas Masónicas: Conversaciones entre Iniciados.

Y aquí lo dejo, hasta el desarrollo a modo de reseñas sobre las lecturas efectuadas. Buena compra para Navidades, para todos, y, sobre todo, para los Hermanos regulares que quieran conocer interesantes aportaciones de los Hermanos de la GLNF.
He dicho

Víctor Guerra . VM.:. Logia de Investigación Los Modernos.

28 de noviembre de 2017

A raiz de la lectura del libro: El Silencio en Masonería de Josep Lluis Domènech

Print

Este es un tema que siempre me ha interesado desde sus más variadas perspectivas, y no es para menos, porque según San Google, este tema tiene marcadas como entradas 318.000 referencias.

La cuestión del Silencio, en masonería cobra mucho más significados y significancias, y más cuando se le combina con otro tema como es el Secreto, lo que para mi no dejan de ser combinaciones forzadas, al menos dentro de algunos discursos, pues digamos que lo que me interesa en este caso,  es el silencio en logia ,y sobre todo aquel que se le impone al Aprendiz, a cuyo tema he dedicado algunas entradas al respecto:


Hoy me interesa traer el tema teniendo como referencia el libro que recientemente ha publicado el Hermano Josep-Lluis Domènech Gómez en Masónica.Es, con el título El Silencio Masónico.

No deja de ser paradójica la propuesta del título, puesto que se desarrolla evidentemente desde la subjetividad personal de un masón pero ello no deja de presentar una premisa inefable acerca de la existencia del SILENCIO MASONICO, lo cual nos lleva a planteamientos un tanto sofistas, puesto que el silencio como tal no existe en masonería, o mejor dicho, no existía, al menos hasta que se ha implantado esta seudomística del silencio como herramienta masónica de primer orden como vemos dentro del orden de defensores y proclamadores del silencio como valor absoluto en la formación masónica.

La prueba más evidente de la no existencia  no la muestra el mismo Domènech, el cual dedica unas 200 páginas a reflexionar sobre el hecho, y siendo por otro lado muy poco el espacio el que dedica al tema del Silencio en masonería, más allá de sus combinaciones con el Secreto, o el Silencio de los símbolos, o del pase al Oriente Eterno. Se hace toda una hagiografia un tanto santificada del silencio pasando por muchas escuelas y corrientes de pensamiento, y poco por las estaciones masónicas.

Por otro lado, la misma bibliografía que se adjunta al libro, ya nos da algo que pensar, pues son muy escasas las referencias de pensadores masónicos que se adjuntan como referencia de estudio y lectura. En este sentido hago una llamada en cuanto a la exposición de temas masónicos varios, este o cualquier otro, en los cuales en general en vez de acudir las fuentes como pueden ser los rituales, lo que se hace es ir autores o diccionarios varios, entre los que se suele encontrar siempre al famoso Guenón, que ya es una referencia mítica, o cuando no al otro famoso Lavanigni, que está hasta en dudas su pertenencia a la masonería,  sin embargo no hay, por lo general, una aportación textual o referencial de lo que son nuestras estructuras esenciales, que son los rituales. Parecen invisibles a nuestra mirada.

Como mucho, Domènech, echa un vistazo a la Masonería Operativa para hablarnos del Silencio de la Piedras y concluir con un Código Moral Masónico que parece descender de las Constituciones de Anderson (1723), aunque el autor también nos indica que hay muchas variantes de este Código.

Cuando uno rebusca en las referencias rituales antiguas, llámense catecismos, pre-rituales o rituales del siglo XVIII, no se encuentra esa permanente llamada al Silencio en logia, que parece estar como encastrado en el sentimiento que se le ha ido pegando a la masonería en base a la fecunda idea de lo caballeresco y del hermetismo, donde el silencio juega un papel importante, al igual que lo juega en los ámbitos monacales en ese permanente accésit en busca de lo divino.

Pero la masonería, tanto operativa como la especulativa, son de otra pasta y consideración, y su silencio está circunscrito a la revelación de los secretos, que tanto problema ha traído a la propia masonería, y cuya cuestión, o sea la de guardar silencio sobre los trabajos, o sobre la pertenencia si que en parte son una realidad o algo entendible, pero la imposición del silencio a la columna del Norte es una concepción que ha instalado a modo de cierta mordaza en las citadas columnas del Norte, ignorando que la equivocación y la rectificación son también buenas escuelas de formación..

A mi entender es vano preguntarse sobre el silencio para qué, porque de eso se han encargado todos los autores masónicos y profanos, recordándonos una y otra vez y de forma machacona los beneficios del silencio  en las religiones místicas y mistéricas, en las culturas pitagóricas, herméticas y alquímicas, en los recintos monacales, obviando por un lado,que los gremios profesionales de cantería, los llamados masones operativos, no estaban en esa constante del silencio, tal vez los monjes canteros, lo estuvieran, pero puedo asegurar que el ambiente logial de los canteros, como hijo de albañil cantero que soy, ese gen del silencio  no está en su repertorio de conceptos a desarrollar.

El trabajo grupal de cualquier obra, conlleva el habla, la comunicación, y hasta si se quiere la ruptura de diversos mundos cotidianos, y el hablar nos abre a otros mundos y a los otros. 
No trataré aquí de ver como opera la palabra, y esta como medio de comunicación y formación, pero sí que quiero dejar una pincelada sobre estos temas.

La masonería operativa apenas si muestra una especial inclinación sobre el silencio más allá de acotar la discreción y cierto silencio, sobre el mundo interno de las logias, como gremios profesionales libres, y por tanto era entendible ese silencio a modo se mantener a buen recaudo como secreto, los quehaceres y las directrices internas y su propia libertad.

Y no deja de ser curioso que se habla del silencio del Aprendiz, subyugado al Maestro, aunqueno debiéramos perder de vista ni la época ni las circunstancias, ni las dependencias, en ese sentido traigo a colación el silencio ante la presencia de los más viejos del lugar, por respeto admiración y conocimiento, pues ellos ya habían viajado, visto y hablado, y mucho, incluso de aprendices....

Por otro lado, me inquieta que el Silencio, que tan bueno parece ser, solo se aplique a los Aprendices, cuando en consonancia con esa buena receta esta debiera ser aplicada a los Maestros, que debieran ser los primeros en mostrar las bondades del silencio, y no el pontificado hablar desde la maestría, puesto que negamos a la columna del Norte por su desconocimiento, y resulta que los Maestros se desenvuelven con apenas cuatro tópicos mal aprendidos en el manejo de la palabra.  En fin son las paradojas que contiene nuestro permanente quehacer masónico y logial.

Por otro lado, si el silencio hubiera sido tan importante en pos del progreso del masón en ese sempiterna mejora de la humanidad, los padres fundadores de 1717 que venían de tiempos revueltos, hubieran hecho un esfuerzo para que tal regla estuviese claramente expresada en las Constituciones de 1723 o de 1738. 

Y puedo entender que el seno de la llamada masonería de tradición, embebida de cierto misticismo cristianizante se quiera instituir el silencio como norma en ese permanente arraigo por establecer parámetros seudo místicos, aunque luego resulte que tales directrices y normas no rijan en las logias inglesas, ni  en los rituales al uso.

En fin, valgan estas notas como contrapunto al libro de Josep-Lluis Domènech, que no por lo que yo he comentado  dejo de reconocer que ha escrito un libro interesante hilando distintas visiones acerca del silencio, aunque lo ha hecho tambien desde la honestidad de partida de indicar que son sus subjetivas reflexiones sobre dicha temática.´

Aunque  por mi parte ya digo eso «lo que no quiero para mi no lo deseo para los demás», y por tanto, tal posición deja a las claras que soy partidario de permitir el libre albedrío en la logia, y si los Maestros dan buen ejemplo, pues a buen seguro que el Aprendiz impetuoso irá tomando nota y rectificando, lo cual nos irá dando la medida de su mejora, sin olvidar que una de las artes de la masonería primitiva, era precisamente la Oratoria, que junto con la geometría, nos invitaba a trabajar en el mundo de la expresión y el raciocinio, cuestiones que parecen que se trabajan muy poco en muchas estructuras masónicas.

He dicho

Victor Guerra

22 de noviembre de 2017

LA ANTIMASONERIA ANTE LA SEDE DEL GRANDE ORIENTE LUSITANO (GOL)

ANte la sede del GOL

Hacia ya tiempo que la anti-masonería no salía de su caverna, al menos la más militante, pues  genera opta por mantenerse alejada de mostrarse en público, al menos en los escenarios masónicos, y por tanto no va más allá de lanzar consignas, hacer pintadas o jaquear redes informáticas de diversas estructuras masónicas, al menos eso es lo que estamos observando en estos ultimo tiempos.

Aunque luego está esa otra antimasonería que yo denomino como boba, proveniente de círculos culturales y religiosos en general ultra católicos,  que traen al pairo mediático un día sí y otro también, los anatemas a modo del Catecismo Patriótico Español del obispo Albino González, y que tomando como pilares de referencia , «la sociedad secreta, la alianza con el judaísmo, y la destrucción de la iglesia católica», se construye el discurso antimasónico, en el cual se inscriben figuras varias, tanto antiguas como modernas, con nombres como Leo Taxil, o Manuel Guerra en la actualidad.

Pero el antimasonismo militante, el día 18 en Oporto (Portugal), dio un paso no muy frecuente en este tipo de organizaciones, que, por supuesto tienen todo el derecho a manifestarse en los límites que marca la ley, y que yo respeto, y en esos parámetros me he movido en cuanto a la reseña de Facebook que realicé en su momento sobre la manifestación de NOS (Nuevo Orden Social), donde ponía el acento en lo que iría a suceder.

Su página de presentación como organización nacionalista, muy común a la hora de presentarse deja lugar a la ambigüedad, aunque si uno pasea por las entrañas en las redes sociales en las que están presentes, empieza a mudar esa ambigüedad,  al dejarse ver, en distintas poses  con armas,  fotografías a modo de militantes paramilitares, y en cuyos contextos encontramos parte de su filosofía con consignas que nos hablan de la justicia cósmica. Etc.



Sin embargo, el respeto deja lugar a un juicio más crítico, cuando estos grupos de corte neonazi se manifiestan ante la sede del Gremio Lusitano en Lisboa, en cuya sede se reunía la llamada Alianza Masónica Europea, y que componen varias obediencias adogmáticas, que lo hacían en clave al eje temático de Repensar a Europa, en ese  contexto y a modo de  Obediencias anfitrionas estaban el Gran Oriente Lusitano, la Gran Logia Simbólica de Portugal, la Gran Logia Simbólica de Lusitania, la Gran Logia Femenina de Portugal y la Federación Portuguesa de la OMMI El Derecho Humano y otras.

Ante la celebración de un debate masónico sobre Repensar Europa, se manifestaron no más de veinte militantes del grupo NOS, enarbolando sus banderas y parafernalia, dando  lectura a un comunicado en que se tacha a la «masonería de organización criminal que sirve para esclavizar al hombre… […] de cuyos procesos políticos en Portugal se le echa la culpa, «máxime a partir de la Revolución de los Claveles del 25 de abril»..

En ese comunicado se alabó la figura de Salazar;  encastrando el discurso leído en las ya conocidas tesis del antimasonismo más recalcitrante, y por supuesto ligándose a las reacciones fascistas de nuevo cuño.

Ante una pretendida manifestación multitudinaria, que luego quedó en nada , la reunión de los veinte neofascistas, decir qu hubo más bien pocas reacciones públicas desde el ala masónica, no sé si por aquello de no dar más publicidad al tema, o por no provocar más reacciones o por miedo, pero no deja de ser una realidad,   que más bien fuimos pocos los que en las redes sociales, nada más tener conocimiento del tema, nos hemos manifestado acerca de la situación que se estaba dando, yo creo que tan solo he leído la opinión del Hermano Ivan Herrera ¿.. Y a Quien le Importa? , que lleva fecha del 16 de Noviembre., y alguna  manifestación más... pero en realidad se puede decir que ha sido escasa.

Y no dejo de anotar una cosa curiosa,  que por otra parte suscita el artículo del Hermano Herrera, y es como otras estructuras masónicas más conservadoras no son molestadas,  cuando apenas unas semanas antes se reunieron en Lisboa…; 

Con este tema de la concentración ante el Gremio Lusitano de los neofascistas portugueses se aventuran opiniones paradójicas y sorprendentes acerca de e sus orígenes y apoyos … y hasta algunos hechos hacen pensar...por ejemplo presencias de algunos masones en los circulos  de amistad  de las redes sociales con algunos dirigentes de NOS, que pronto han reaccionado borrando tal cuestión.

Ante tanta mudez uno queda sorprendido, y más cuando repasa el noticiero último y ve como algunos Grandes Maestres, que se hacen fotos con estos y aquellos políticos de turno…y dictan grandiosas frases y discursos de estar en por de la legalidad y los Principios....,luego permanecen mudos ante estas cuestiones.. cuando la Masonería debería responder toda por un igual antes estas presiones.

Como le decía a un Gran Venerable y Sabio Hermano, ese mismo día en Oporto, ante su afirmación de que todos los masones somos iguales y remamos en la misma dirección, y yo le decía, que no era así, y a las pruebas me remito, y por eso viene muy bien lo que exponía  Iván Hererra  bajo el título de su artículo  ¿A quién le importa?. Pues digamos que a unos más que a otros.

A mi me parece que hay bastante hipocresía, mucha dejadez antes estos hechos por parte de algunas estructuras masónicas, que quedan mudas...

Por su parte el Grande Oriente Lusitano (GOL), ha sacado un comunicado, muy comedido, sin provocaciones ni insultos, sino ateniéndose a la reafirmación de los «principios masónicos que ayudan a estructurar sociedades democráticas, que su labor se consigna en salvaguarda de los derechos y libertades y garantías de los principios democráticos» que son además, los que permiten que NOS también se pueda manifestar.

En todo caso, lo que queda claro es que a los neofascistas de NOS, lo que  les interesaba era la publicidad, pues lo suyo no dejaba  de ser, como ellos mismos indicaban, un «hecho histórico» sacar sus banderas y colocarse ante la sede del Gremio Lusitano en Lisboa.

Desde aquí mi adhesión personal a la postura del Grande Oriente Lusitano (GOL), que ha sido justa y comedida, sin provocaciones, permitiendo que la libertad de expresión y manifestación fuera un preclaro derecho de todos los ciudadanos, nos guste más o nos guste menos, aunque traspasar algunos límites debe ser una labor de la justicia valorarlos en su justa medida

En todo caso, no he visto mucha preocupación, aunque sí que he notado inquietud, pero habrá que estar alertas en ese Repensar Europa, en el cual debemos reforzar nuestro tesón, a modo de centinelas y garantes de los Principios Democráticos, sin dejar de lado lo que nos dice el refrán de «cuando veas las barbas de tu vecino….

He dicho

Víctor Guerra MM.:. Vª Orden de Sabiduría, 9º Grado del RITO FRANCES

Para saber más:

  • https://goo.gl/dtPzAt
  • https://goo.gl/Anczc4

12 de noviembre de 2017

ACADEMIA V IMPERIO. OPORTO 2017: ESPIRITUALIDADES. RITOS Y RITUALES

image

Un año más  la logia anfitriona  Estrella do Norte, federada al Grande Oriente Lusitano, junto con Gran Capitulo Cabaleiros Rosa-Cruz de Portugal, co-participando  las logias  Armonía 524 de Braga, Amizade 561, de Penafiel;   31 de Janeiro 565  de Oporto;  Texeira  de Pasçoaes 566  de de Amarante; Serra Nova  564 de Moncorvo;  y Martires da Libertade de Aveiro.

Todas ellas cooperan a poner en marcha su 5º Ciclo de Estudios del Rito Moderno o Francés, y que tendrá como punto de celebración la ciudad de Oporto  el día 18 de Noviembre del 2017, y la sede del encuentro será el Palacio do Gremio Luistano de Oporto.

En esta ocasión la temática a desarrollar será : Espiritualidades, Ritos y Rituales, cuyos temas desarrollaremos unos serie de ponentes entre las 9,30 horas  y las 18,30  , hora en la cual habrá una  sesión solemne con  ritual de cierre a cargo de la Respetable Logia Estrella do Norte.

Los ponentes elegido para esta Vª sesión será los Hermanos y Hermanas:

1ª Sesión:
Espiritualidades, Ritos y Rituales : Maria Jose Tavares  y Paulo Pita, Paulo Mendes Pinto y Víctor Guerra.
 Modera Jorge Antunes y Relator  Manuel Almedia Santos

2ª Sesión
PORTUGAL 2017 : Américo Figueiredo, Antonio Tavares, Rodrigo Moita Deus. 
Modera Rui Albuquerque y el Relator  Manuel Almedia Santos.

Víctor Guerra

27 de octubre de 2017

Alberto Moreno, y el Origen de los Grados Masónicos

Moreno 
¡Chapeau¡

Andaba escasa la bibliografía masónica española de trabajos de cierta enjundia, y que estuvieran alejados del sesgo obediencial, y creo que con este libro el amigo Alberto Moreno, se acaba de doctorar en masonología, sin falta de pasar por másteres jesuíticos, u otros tan al uso,.con su libro El Origen  de los Grados Masónicos.

Realmente no es que fuera difícil superar el listón que había, dado que la referencia que hasta ahora teníamos era el libro de Los Ritos Masónicos, de Manuel Rodriguez Castillejos.
Texto fácil superar dada la pobreza argumental, sino que el reto que ha hecho Alberto era el de afrontar desde una perspectiva histórica y documentada el nudo gordiano que supone desentrañar los Ritos Masónicos.

En este sentido Alberto Moreno, ha realizado un desembarque múltiple y pluridisciplinar, por un lado manejado textos y referencias inglesas y añadiendo la plusvalía de manejar otras fuentes de otros continentes geográficos y conceptuales como ha hecho siguiendo la escuela francesa, en el tema de la clasificación de los Old Charges a Patrick Negrier, al cual sigue sus pautas en cuanto al estudio y clasificación de los catecismos proveniente de lo que pudiéramos calificar, como Masonería Antigua, o sea los Antiguos Deberes.

Aunque el título del libro se sujeta más bien al desarrollo de los Grados Masónicos, es óbice que en su interior encontramos otros marcos de reflexión como son los propios Ritos y los rituales, como piezas esenciales para entender y comprender la masonería, que es algo que no parecen entender muy bien algunos autores españoles que se dedican a crear toda una corriente epistemológica y filosófica sin citar o traer a colación ni un trozo de los catecismos o los rituales para explicar los paradigmas masónicos.

Alberto Moreno, tiene varias ventajas a la hora de entrar en estos fangosos territorios masónicos de los siglos XVII y XVIII, por un lado, su conocimiento del idioma inglés, y por otro lado su membresía masónica, representada en una peculiar práctica dentro de la «masónica regular», lo cual para este libro le ha venido de maravilla, teniendo en cuenta la escasez de trabajos que se pueden hallar traducidos desde la lengua de Shakespeare, e incluso sin olvidar la real dificultad de hallar en esa misma lengua trabajos que aborden algunas vertientes de la historiografía masónica inglesa del siglo XVII y XVIII, cuyos autores en parte han obviado algunos enfoques, que desde el Continente se tiene como importantes y esenciales para entender la masonería y su desarrollo.

Tal vez, por la propia cercanía al tema, los autores ingleses no han sentido la necesidad de explicar y explicarse algunas cuestiones, de hecho cuando los propios ingleses ven u oyen trabajos sobre su propia historia trabajados desde otras esferas geográficas o conceptuales, quedan hasta extrañados de los contenidos, y eso le pasó a Roger Dachez, en sus conferencias por Inglaterra, y a mí mismo, con el trabajo sobre el Ritual de Bristol, y la logia de Wigan, a cuya temática solo una autor como David Harrison, le dio cierta importancia.

Por tanto, Alberto Moreno nos aporta una interesante y dual visión aportando numerosos detalles y cuestiones a la hora de hablar de ritos y rituales, lo cual hace de este libro un interesante lexicón de consulta, pues quien crea que está ante un libro para leer de un tirón y en la cama se equivoca, puesto que aborda temas y temáticas varias y variadas, abriendo puertas e invitaciones otras posibles introspecciones e interrogaciones sobre los grados y los rituales, desde vertientes conceptuales, huyendo de otras prospecciones más historicistas acerca de las presiones para hacer desaparecer o reaparecer determinados grados.

Al respecto de este tema , me viene al recuerdo de cuando Roëttiers de Montaleau, apareció en la Cámara de Grados del Gran Oriente de Francia en 1782, y le fueron echando a la papelera como nulos para el progreso masónico, o por cristianizantes el grado de Maestro Secreto, o ser depositados en el Secretariado , grados como el Escocés de Clermont, o el Sublime Escocés de Inglaterra, o el grado intitulado de Águila Negra, que se estima por la cámara contrario al espíritu masónico y a la humanidad, o que fuera poco inteligible el grado de Principe Rey del Santuario.

Una de las cuestiones que se deja notar rápidamente, al menos para los que conocemos el paño, es el descubrimiento, tardío de la escuela francesa, por parte de Alberto Moreno, que ha tenido una cierta revelación a modo de Saulo, con Patrick Negrier, a la hora de ver y analizar los sujetos que han incidido en la conformación de los catecismos profesionales de los Antiguos Deberes, orientaciones, intromisiones y mixturas políticas -religiosas, difíciles de captar desde el Continente y desde una visión católica, y que fueron dando forma a unos pudiéramos llamarlos pre-rituales, originados desde la vertiente masónica católica, y reformados y posteriormente las nuevas hornadas reorientadas hacia el protestantismo más diverso, pues en ellos se encuentran nos solo las presencias católicas, sino rasgos calvinistas, episcopalianos, anabaptistas, luteranos, etc, disolviendo la raíz católica en la que se sumergió la masonería primera y en la cual se enraíza el Caballero Ramsay.

A este respecto hay un trabajo interesante que nos ayudará a entender los estrechos lazos entre una cuestión que aborda Moreno en su libro y que se estudió y publicó en Francia: Protestantisme& Franc-maconnerie. De la tolerance religieuse a la religión de la tolerance?
En cuyo texto hacen aportaciones Pierre Yves Beaurepaire sobre el ecumenismo cristiano y los masones católicos y protestantes en el siglo XVIII, o las espculaciones sobre el Templo de Salomón dentro del protestantismo masónico británico del siglo XVII de Pierre Tournu, contando con el trabajo de Eric Saunier con protestantes y francmasones en los años 1750-1830.

Por otro lado, sí ya Joaquim Villalta, nos introdujo en los estudios de Patrick Negrier, en el ámbito de estudios masónicos, en cuanto a la Mot de Mason, y con ello dio en el clavo, y nos puso en unas determinadas hondas de trabajo y estudio, ahora es Alberto Moreno el que nos trae a colación de nuevo al autor francés, para redondear la visión sobre la conformación de esa Masonería Antigua y su acercamiento o eclosión a partir precisamente de la Mot de Mason.

Evidentemente falta, y lo dice el propio autor, textos y referencias documentales, que nos ayuden a explicarnos algunas lagunas, y una larga trayectoria y misteriosa invisibilización de corte histórica, acerca de lo que se pregunta también François Cavaignac en su Mythes Maçonniques revisités, al reflexionar sobre las Columnas antidiluvianas, los criterios del Noaquitismo, o sobre el aspecto profesional y salarial de los Antiguos Deberes, sin obviar el olvido de la figura de Euclides como parte importante de los Old Charges, presente como tal figura, en el Regius, en el Ms. Grand Lodge nº1, o en el Dumfries nº 4.

En fin, digamos para poner un contrapunto que Alberto Moreno, llega tarde, a l amplio campo de la bibliografía masónica francesa, aunque eso se puede remediar con una visita a mi biblioteca, donde podrá encontrar los amplios y profundos estudios de los masonólogos franceses citados, y otros.

Por ejemplo cita como de pasada para otro tema, y para él (Alberto Moreno) sobre la cuestión escocista le hubieran sido esenciales, pues trabajos como los de André Kervella, que se ha adentrado en la mítica ramsiana con un trabajo sobre Le Chevalier André-Michel Ramsay, o la Franc-maçonnerie, La Légende des fondations, y sin dejar de citar La Passion Écossaise; y la Historie Volée des Franc-maçons, además de las aportaciones de Pierre-Marie Savaignac: Perspectives spirituelles de L´esossisme, o las Meditations sur les hauts grades du REAA de Jean Bartholo, que a buen seguro que de haberlos tenido a mano, hubiera encontrado algunas respuestas o textos de apoyo para su importante trabajo.

A este respecto indicar que Alberto, se preguntaba sobre algunas cuestiones acerca de la Guide des Maçons Ecossais, y a buen seguro que de haber podido contar con el interesante trabajo de introducción a este ritual, proveniente de un autor como Pierre Noël, publicado por editions A L´Orient, es muy posible que ese capítulo estaría más redondo, aunque no por ello dejarían de aflorar nuevas preguntas.

Eso sí, eso nos llevaría a que el libro que ya se nos muestra muy ambicioso, debería ser desdoblado en otras entregas, o tomos, pues la verdad es que la obra conseguida por Alberto Moreno, no es para llevársela a la cama o leerla en el metro. Mi ejemplar, puedo decir que está subrayado y anotado de forma marginal a lo largo de todo el texto.

Incido una vez más en la carencia, en cuanto al manejo de las fuentes francesas, que una vez más se deja notar en las citas bibliográficas al uso, y en los autores manejados, así como en las exposiciones acerca de lo concerniente al Gran Oriente de Francia, tema difícil y complejo, como lo sería para mi entrar en los grados colaterales de la masonería inglesa. Pero digamos que lo cortés no quita lo valiente, y el propio autor reconoce las limitaciones que tenemos los autores no profesionales de la masonología.

Me han  resultado muy interesantes las exposiciones sobre los Grados Colaterales,  La Marca, o  el Arco Real, dado que son temáticas muy poco, por no decir, nada tratadas en España, y dado que mi cultura masónica procede de  la rama moderna y liberal, es obvia mi ignorancia acerca de sus estructuras y conformaciones  como tal escalera  masónica sea iniciática o lúdica, lo cual me ha  parecido interesante, más que emboscarse en el tema del REAA que si bien es algo que aquí se ha tratado poco , en el seno del quehacer de los masonólogos franceses es un tema bastante trillado.-

En lo que a mí respecta, debe darle la enhorabuena al amigo, Hermano, y colega (Alberto Moreno) en las lides de los estudios masonólogicos, cuando indica desde la humildad y la cortesía, que dado que algunos hemos trabajado el tema del Rito Moderno, y el Rito Francés, el obvia en su trabajo el realizar una profundización a tal cuestión, pues cree que ya está bien respondida y conformada, tal vez por mi parte echo de menos una cita en la recetario final dedicado a la bibliografía, una reseña de los trabajos realizados a este respecto por varios de nosotros, y por tanto hubiera venido bien una segmentación bibliográfica de buenas referencias para profundizar en los distintos aspectos que trata en su libro.

Por lo demás, y sin añadir más a lo expuesto a la ya conocida reseña de Joaquim Villalta, dar la enhorabuena por este denso trabajo que a buen seguro tendrá en mi mesa un lugar preferente a la hora de la consulta sobre los grados masónicos.

Gracias.

Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...