Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

25 de mayo de 2017

André Kervella, y su libro: 1717 La Historia robada de los Francmasones

Andre Kervbella

Hace años le preguntaba a un importante historiador francés sobre algunos colegas historiadores y masones, y a unos los tachaba de  taimados teólogos como a P. Negrier, o a Snoek, y a otros como  André Kervella de imperturbables Carolingios, y veo que  aquello que me parecía una boutade de mi buen amigo bordelés, pues no dejaba de ser una opinión correspondida con  estima mutua, también muy propia de Kervella hacia mi amigo bordelés.

Fuera como fuere, puedo decir de primera mano, que Andé  Kervella , historiador, Doctor en Letras, con variados libros sobre francmasonería, es a mi juicio uno de historiadores más difíciles para un español, pues sus trabajos son densos, con muchos datos, y con muchas hojas en todos sus volúmenes, con ediciones un tanto amazacotadas en su diseño , lo cual unido a la profunda y específica temática escocista y jacobita (siglos XVII y XVIII) que desarrolla,  le hacen ser un escritor de una muy  alta dificultad  lectora y comprensión, en todo caso es un autor a tener en cuenta, y en mi biblioteca hay unos cuantos libros. como La Pasión Escocesa.

Sus ámbitos de estudio son Escocia, Irlanda, y Francia, y por ende el tan traído y llevado tema del Escocismo, y el desarrollo que tuvo en todo, ello los masones jacobitas, o sea los masones partidarios de Jacobo II, o sea los masones católicos, que tanto se partieron la cara con sus hermanos los hannoverianos.

Desde hace un tiempo se viene anunciando una nueva obra titulada: 1717 . L´historie volée des francs-maçons. Mythologies de notre temps,  la cual  hasta hace poco no estuvo a la venta,  y que solo parece venderse  en Editions  La Pierre Philosophale, y lo cierto  es que tenía ganas de leer el libro después de leer alguna pagina, y alguna particular opinión, que se me ha hecho llegar, y la verdad, que el autor hace gala  de su mano izquierda que siega igual las guadañas.

Es un labro ya de madurez, donde al autor le parece importar poco lo que digan de sus opiniones, y es un libro nacido del cabreo creativo, que tanto predica  mi amigo Jaime Izquierdo, porque la verdad es que no esconde sus opiniones acerca del trabajo y opiniones de una serie de historiadores gurús de la masonería francesa, y lo cierto es que a veces entran ganas de hacer cosas de este tipo, de tirar de la manta y destapar tanta vulgata como se nos cuenta y tanta paja mental como se nos lanza desde las orillas masónicas. Y en parte sigo sus pasos en este blog , a sabiendas que pago cara mi osadía y desfachatez que dicen algunos, pero digamos que paso el 99,8% de los libros que reseño, y digo lo que quiero y como quiero, y a estas alturas de la vida como que me da lo mismo, ni espero homenajes, ni que me inviten a las puertas giratorias masónicas.

Pasando a  lo que nos concierne, decir que concluido el libro, y quedando en reposo para relectura, la impresión que he sacado que es que este libro es un ajuste de cuentas en mucho sentidos, por un lado en contra de la triunfante historia que a modo de vulgata se ha venido construyendo, que pone hitos, fechas y mojones, que se corren en función de los más variados intereses, es un recordatorio acerca de como se roba, o sobrevuela, sobre una historia que se hace a la justa medida de algunas pretensiones, que luego vemos que tienen lagunas. De eso sabemos algunos algo.

Si uno es un lector y observador crítico  de la historia masónica, verá…, aunque se callará algunas cosas,  que  hay piezas que no acaban de encajar en el puzle histórico masónico en los comienzos nuestra historia, a caballo entre el siglo XVII y el XVIII , ya no se trata de la tan traída historia de la transición o los prestamos  entre operativos y especulativos, que nos expuso Roger Dachez,  sino de esa parte de la historia que parece nos fue robada para no tener que hablar de la presencia de masones católicos en las logias en ambos siglos, y donde curiosamente no estaba marcado el GADU como referente, ni la Iniciación era algo trascendente, sino la simple aceptación  de unos miembros por otros para pertenecer a un grupo. en este caso los masones.

No voy hablar de la intrahistoria de todo este asunto, ni siquiera de la protohistoria de la que habla Kervella, en la cual no hay documentos directos, más allá de las referencias indirectas, y por supuesto no voy hablar del escocismo en casi ninguna de sus acepciones; pero lo que quiero reseñar es sobre este duro ajuste de cuentas que hace en su libro André Kervella, el cual entra de lleno en unas temáticas que ya he tratado aquí recientemente sobre las mitificaciones y los modelos, ese es el Kervella que me interesa, más allá de que ataque a quienes por otra parte son mis referentes como historiográficos como Dachez, Bauer, Porset, Beaurepaire, aunque son impresionantes las andanadas que Kervella lanza sobre los dos primeros ( Roger Dachez y Alain Bauer) digamos que son antológicas, a veces creo que con  razón, aunque no niego que  en otras parece que se le va la mano, aunque ignoro que habrá pasado  para que Kervella se muestre tan dolido como dejan traslucir las paginas de su libro, cuando por otra parte lo podemos ver en diversos debates reproducido por vídeo con Roger Dachez o Kalbach como tertulianos.

Pero el libro aportar reflexiones interesantes, como esta en la que expone que Europa  se percibe como «un modelo a imitar» y que la ideología dominante  es la de un activismo cuasi compulsivo  refiriéndose  a un  cierto engreimiento a  la hora de  justificar  una expansión universal» y por  tanto habla de  intelectuales a modo de «trompetas solapadas, de manipulaciones groseras y sutiles, de combinadas camarillas de silencios ostensibles , de bobas fábulas  inventadas para servir a una causa ideológica»  en una suerte de operación  falsa para reducir al silencio la tradición jacobita, que impone  una imagen cuasi sagrada  de una Gran Logia de Londres.

El ataque también lo dirige a la proa del Gran Oriente e Francia, y en esas cuestiones hay que darle la razón, cuando en algunos tiempos diversos  autores, incluso españoles, unos  intentaron  mover los mojones de la historias y otros justificarlo, para que el GOdF pudiera emparentarse primero con la Gran Logia de Francia de  1728 y luego a 1736 , lo cual abrió en este mismo blog una agria polémica a cerca de ese corrimiento de mojones que se recogen en lo sellos institucionales que mostraba el GOdF . Me alegro que al menos alguien con autoridad me de la razón en ese intento que ha habido de reescribir ciertas historias, y que la propia Orden ha ido rectificando.
André Kervella reivindica una historia  que ha quedado reducida en por de una mitificación, donde por ejemplo las Constituciones de Roberts han pasado como de puntillas por la historiografía masónica por «única razón  de que son conocidas por su influencia católica» siendo curiosos que los primeros grandes Maestros de la primera Gran Logia de Francia que el GOdF quisiera asumir como referente histórico de sus cimientos, han sido  católicos, y otra cosa curiosa y que ya he expuesto más de una vez , y es que las actas de estas primigenias logias  no contienen jamás alusión a debates teóricos con respecto a ideas filosóficas, y cuyo estadio de protohistoria pues digamos  que es una sociedad que no posee escritos«, pero se conocen ciertos aspectos gracias a otras sociabilidades de la escritura que les son contemporáneas »

A lo largo de libro André Kervella ya introduciendo temas, aunque en ocasiones los reseña o los plantea, pero no los desarrolla, muy al contrario de como ha hecho con el tema del igualitarismo masónico y que desarrolla en el capítulo Los Caballeros no son aquello que se cree, nos expone el autor francés, que a veces es un enigma de como se desarrollan diversas historias, y en esto menciona a muchos periodistas  metidos a descifrar los entornos masónicos, que crean más confusión que información, y difundiendo un concepto  como «es la ventaja  incomparable de favorecer  una igualdad  en logia por todo lo alto que la sociedad civil no permite».tal y como exponía un celebre periodista francesa.

Nos indica Kervella que el mito del igualitarismo  es una cuestión muy falsa y respaldada más tarde  por la literatura republicana francesa de partir de un episodio que en 1737 en una logia parisina se que reunía en el albergue Ville de Tonnerre, hubo una protesta que se presentó como una innovación debida a Derwentwater al sabor que  se portaba la espada  cuando un candidato era recogido en la Orden. Y en aquellos tiempos en las logias parisinas no era obligatorio, y se comenta que ya que la Orden no es de caballería, todo hombre puede ser admitido sin portar espada.- Aunque habría que hacer la distinción entre Orden de Caballería y Orden Societal. En todo caso Kervella , nos va descifrando las claves de como se ha ido fraguando  ese pretendido igualitarismo que se extiende a otras cuestiones del quehacer masónico, y que dejan traslucir al Kervella historiador, pero no por ello menos insidioso al exponer sus planteamientos.

Puesto que el mismo al titular su libro de esta manera ya nos está indicando su posición ante todo este muestrario a veces un tanto folclórico de charlas, y conferencias, al que todos se apuntan sean de tendencia Moderna o Antigua, Jacobitas o Hannoverianos, todo vale y todos parecemos venir del mismo lugar, del mismo origen, cuando la realidad es que unos con todas las contradicciones queremos arrancar de 1717 y otros tienen sus raíces en 1751  y7 en una determinada forma de entender la masonería, en ese sentido me ha gustado el capítulo que Kervella dedica a la recuperación de la figura de Anderson en el seno del GOdF que se dá en tiempos de Arthur Groussier, y que para el autor  de 1717 plantea como una defensa muy ambigua, ya que participa de «cierta acrobacia para  afrontar la lacerante controversia de la Regularidad» tema que había impuesto la GLUI en uno de sus landmarks.

Y por ese motivo , y algún otro más retorna a  la mesa de los promesas  las Constituciones de 1723, y por tanto los autores se felicitan de ese olvidado retorno, olvidando por otro lado las diferentes exégesis , el propio espíritu del texto, las divagaciones en cuanto a la historia de las ideas que rodea todo el contexto, amen de las distintas filiaciones entre instituciones que rodean el hecho y como este puede engendrar espiritualices diferentes  que son inentendibles entre ellas.. en fín  es una  de como se ponen y mueven los mojones históricos aún ignorando los contextos. Un texto de un capitulo que se titula  «Reconocer que no ha sido así»  y que algún día traduciré  pues me parecen interesantes alguna reflexiones que hace.

Está claro que el libro de André Kervella, nace de ese cabreo creativo, que despide en algunos pasajes reflexiones interesantes ya que hay m,omentos en que abre la caja de Pandora masónica y no deja bien colocados a algunos de sus correligionarios y colegas de la historia de la masonería.  Pero creo que es un libro a leer, con lápiz en la mano, con vocación de emborronarlo, con apuntes, con subrayados varios, aunque no guste mucho su texto, formulaciones y planteamientos, pero debemos ser amplios y francos, y nuestra historia es compleja, muy pero que muy  compleja, con muchos claros –oscuros que se dejan para otra ocasión , y que de vez en cuando merece la pena abrir la ventana y ver que sucede y muy recomendado para todos esos nuevos masters  en masonologia  para darles un baño de realidad fuera de los tópicos  al uso.

Espero que el libro si lo adquieren , les merezca la pena, pues mucho me temo que será un libro poco reseñado.

Victor Guerra. MM.:.
 
Precio  28,30 €, Référence  2-044 Disponible En stock  Ajouter Voir mon panier

22 de mayo de 2017

En breve: EL RITUAL DE BRISTOL, (siglo XVIII)

Portada definitiva

Hace unos años un fiel colaborador (Saúl Apolinaire) y yo mismo, empezamos una compleja investigación sobre el llamado Ritual de Bristol, un ritual del siglo XVIII que algunos investigadores plateaban como una genuina herramienta ritual correspondiente a los «Modernos» y algunos otros a los «Antiguos».

Esto no tendría nada de  especial si no contuviera un interesante ingrediente y es que este ritual (Bristol)  fue usado por la Gran Logia de Wigan, una efímera Gran Logia de Bristol  que se enfrentó a la todopoderosa Gran Logia Unida de Inglaterra (1813) , y enfrentó también sus rituales (Bristol y Emulación), en pro de la defensa de las autonomías de cada organismo. Esta es la historia y como a través de estudios comparativos, que se muestran se da deshilvanando un compleja madeja hasta presentar unas conclusiones que creemos interesantes.

Años más tarde hemos concluido la investigación, que pronto podrá estar en vuestras manos a través de la compra telemática en MASONICA.es. y es nuestra particular forma de estar presentes en este complejo tricentenario de 1717-2017.

Saúl ApolinaireSaúl Apolinaire (La Plata, Argentina, 1944) pasó al Oriente Eterno en 2015. Iniciado en 1972, trabajó en la logia Estrella Polar nº 78 de Bahía Blanca, fue miembro de la logia de La Plata nº 80 en la que fue Venerable, miembro de la logia Luz y Verdad nº 79 y Los Hijos de Quilmes nº 458 de Villa Dominico, provincia de Buenos Aires, y participó en la fundación de la logia Alejandro Korn 488 (ambos talleres auspiciados desde la Gran Logia Argentina de Masones Libres). 

Miembro del Círculo de Estudios de Estudios de Rito Moderno y Francés Roëttiers de Montaleau. 

Traductor de Freemasons Book of the Royal Arch de Bernard E. Jones. Editor del Blog Imprenta de Benjamín, donde se encuentra el grueso de su labor investigativa

Víctor GuerraVictor Guerra. Iniciado en 1997 en la Gran Logia Simbólica Española (GLSE). Incardinado en el Gran Oriente de Francia durante más de una década Miembro de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés y del Supremo Consejo del Rito Moderno del Brasil. (Vª Orden 9 Grado).  

Miembro actual  del Grande Oriente Lusitano, Logia Estrela do Norte (Oporto) . Venerable de la Logia de Investigación Los Modernos. Presidente del Círculo de Estudios de Rito Francés Roëttiers de Montaleau.

Ha publicado 
Aproximación a la masonería gijonesa siglo XIX y XX. Premio Investigación IES Rosario de Acuña/ Ayto. Gijón 2001. 
La masonería en Asturias 1850-1938 (Los francmasones de la Comarca de la Sidra), Edt. KRK. Oviedo 2000.
Juan González Río su vida y su tiempo. Oviedo 1824-1884. ATRA 2002. 
La masonería ovetense del siglo XIX. Una sociabilidad en acción. Cuadernos de Historia nº 7, Universidad de Oviedo, 2004. 
El Gran Oriente de Francia en Asturias (Las logias gijonesas 1850-2004), Colecc. Papeles Masónicos. AMLRA 2004. 
La masonería del Oriente de Asturias (siglos XVIII-XX), Editorial Masonica.es. 
Rito Francés. Historia, reflexiones y desarrollo. Editorial Masonica.es. Oviedo 2010. Coordinación, anotación crítica e introducción a los textos del Régulateur du Maçon, Rituales de Banquetes de Aprendiz; Compañero y Maestro.  
Rito Moderno, Una mirada desde el siglo XXI. Masónica.es
Masonería, Pedro González Blanco. Director de Latomia. Masónica.es

Editor de los Blogs Masonería Siglo XXI y Rito Francés, entre otros

UN saludo. Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...