Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón, y tienen por tanto derechos de autor ©.

15 de abril de 2018

Contestando al melancólico Berengario y sus proyecciones…

71affb427455318d497c3e4ced93d3a7

Berengario y sus pretorianos

Hace unos días nació un nuevo blog La melancolía del Hermano Berengario, el cual no sé si nace con la intención de reflexionar de forma sutil sobre la masonería, o para constituirse en la cara «B» del blog Masonería siglo XXI, a modo de valeroso combatiente.


En todo caso, desde dicha plataforma el hermano Berengario, contesta a mi artículo Masonería y Librepensamiento ¿Una antimonia?


Realmente no sé si esta acción se trata más bien de una reacción a modo de confirmar su pretensión de constituirse en la pretoriana guardia de cierta ortodoxia masónica, y darlo por conocida a través de la polémica conmigo y con el blog Masonería Siglo XXI.

Fuera como fuere ¿Qué decir de esta reflexión del melancólico Hermano Berengario,? La cual creo más fruto de la testosterona residual por el tema de las elecciones del OdA al trono Salomónico, y las acciones de trolls y pretorianos, aunque conociendo a Berengario se puede pensar en que estos posicionamientos sean producto, más bien de sus gónadas que del intelecto.

Pues no creo que Berengario sea tonto, para llegar a interpretar que mi trabajo se base en similitud entre ateísmo y librepensamiento, que Berengario me adjudica, y máxime cuando yo estoy hablando de que no se puede generalizar en el binomio de masón y librepensador como hace el jefe el Gran Pretor, no tanto porque hay de por medio una creencia u otra, sino porque a ella se anexionan un conjunto de actuaciones.

Si una estructura masónica exige una determinada creencia, y además exige la sumisión a una serie de paradigmas de tipo cristiano, y para colmo pone como parapeto para la inclusión en ese tipo de organización masónica una serie de landmarks, creo que tal tipo de membresía se sujeta mal dentro de la consideración de que esa masonería pueda incluirse dentro del librepensamiento, y está claro que para ello no hace falta ser ateo, no todos los librepensadores ha de ser como insinúa Berengario, ateos, pues Toland pasa por ser uno de los librepensadores más ilustres, y no por ello era ateo.

El desenfoque del Hermano Berengario es impresionante, más allá de que para él unos sean buenos chicos, y otros hayamos caído de su pedestal, y se nos exponga como pertenecientes a una estirpe de sulfuroso olor, a pesar de haber sido alimentador de buenos volúmenes de información masónica en inglés de cara al aumento de conocimiento del tal Berengario, al menos aparte del encontronazo, podía dar las gracias.

Pero creo que a Berengario tiene algunas fallas historiográficas, en la cuales no me voy a meter, ya que creo que le contestará el Hermano Villalta en términos más académicos, pero no quiero dejar de anotar que Berengario lee poco y mal, porque debo indicarle que tanto yo, como Villalta hemos publicado abundante información sobre el tema del ateísmo en la fundación de 1717 y la afirmación en Constituciones de Anderson, y lo hemos hecho bien en nombre propio, o por boca de reputados historiadores como Charles Porset y P. Negrier, a la hora de tratar la cuestión tan traída y llevada sobre el «ateo estúpido» que cita Anderson.

Por tanto, no me voy a extender más, y dejo ese espacio para otros hermanos como Villalta, al que espero que Berengario, lea de forma atenta y recicle las informaciones que le van a ser aportadas, algunas de ellas de proveniente de estudiosos formidables sobre el siglo XVIII, como Porset y Negrier.

Por lo cual esas premisas que aporta Berengario, de que «ateo no podía ser salvo», o que expone sobre la idea de que «Dios en la cultura anglosajona va unida a la libertad»

Pero lo cierto es que cuando uno dejar salir sus demonios y que estos se entrometan de forma patente en la estructura histórica que se pretende hacer, se puede decir que uno la ha pifiado, pues indicar que en mi trabajo presento una visión atea desde la perspectiva masónica francesa, lo cual supone que el bueno de Berengario basado su idea en el hecho de que el Gran Oriente de Francia, se distanció de la GLUI en 1877, cuando marginó la presencia del GADU en los trabajos logiales, lo cual es ignorar la historia de que fueron los masones evangélicos los que promovieron tal cuestión, por tanto Dios no era la libertad, sino la tiranía en manos de otros masones que querían ir en contra de las tesis más progresistas y librepensadoras, pues obligar a la creencia en el GADU, bajo ciertos estereotipos que además venían encadenados a otros axiomas de exigencias, no era querer insertarse en las diversas corrientes librepensadoras.

A este respecto. tanto Berengario, como los distintos lectores, les recomiendo que pueden adentrarse en este tema a través de estos enlaces:
Meter en todo este sarao la «iniciación mística» , lo que ya raya el rizo seudo místico y religiosos, y máxime con relación a la pragmática Inglaterra masónica, llena de pedestales, que no altares, haciendo que el VLS, sea el corpus legislativo, y no la Santa Biblia, y querer hacerlo pasar como gen autentificador de los «Antiguos»,  y proveniente de una practica personal masónica como la de algunos masones ingleses anclados en el Levante español…, creo que es un atrevimiento total, así como indicar que los borbotones de liberalidad en la GLUI, o  en algunos de sus grandes oficiales como Ress o Hammill se deben a cuestiones no resueltas en la Unión de 1813, es algo que raya lo peripatético, y más cuando cuando se sabe que  los «Modernos» resignaron en 1813,  armas y bagajes para enjuagar sus millonarias deudas.

¿Cabría pensar que esos brotes de los cuales Berengario habla, se producen más bien a la cerdada estructura geopolítica y masónica de la GLUI como portadora de unos patrones cerrados, y unos roles de conservadurismo y puritanismo, lo cual unido a la flema anglosajona, les hace ser moneda de cambio hacia una u otra tendencia…, como en el tema de la elección de OdA?.

Indicar que «En realidad lo que los Modernos hicieron fue introducir la idea de razón dentro de Dios. Fue en el seno de los Modernos donde se introdujeron ideas como la del Gran Geómetra del Universo, imágenes recurrentes de Dios como un intervencionista benévolo, una concepción mecánica del universo, la introducción de la medida y la cuantificación que se aprecia en el Segundo Grado de York y Emulación, cierta obsesión con la simetría y los modelos, o la descripción de una mecánica ética que reflejase la que había en los cielos»

A Berengario entre tanto melancolía se le va la olla, debiera repasar de donde surge el tema del Gran Geómetra, y la conformación del GADU, además de revisar sus propias tesis, pues en su artículo nos habla de la ganancia de los «Antiguos» en la fusión de 1813, y ahora parece que algunas cuestiones rituales en el segundo grado del York y Emulación, se deben al imperio de los «Modernos», sin olvidar de que el tal Berengario hay que decir que él se lo guisa y él se lo come, al exponer que «bien no deja de ser cierto que si quieres ser librepensador no puedes pensar que exista Dios porque se supone que Razón y Dios son ideas opuestas» y parece olvidar que muchos librepensadores eran creyentes, aunque no dogmáticos como tales librepensadores.

Por otro lado cuando uno trabaja sobre temas historiográficos, y además uno presume de una pretoriana estirpe nacionalista, que le llevan indicar que el REAA no es masonería, o que el Ritual de Emulación es la masonería genuina, pues pasan estas cosas, y es que uno parece olvidar o ignorar que Inglaterra se dio la masonería en 1717, y en USA en 1730 ya estaba la masonería presente… o sea que uno debe reconocer las realidades pero no hacer de ellas el pan de comunión.

Cuando uno habla en estos términos, tal y  como lo hace el Berengario y dice «que he visto venir a demasiados hermanos a refugiarse en la Gran Logia de España, provenientes de obediencias que alardeaban de ser un paraíso de librepensamiento pero en las que no tenías sitio si no comulgabas con la línea oficial de pensamiento, [proyección de una realidad que se da en la GLE, sino mírense el libro Logia Azul] y he visto también como hermanos expulsados de la Gran Logia de España por querer convertir su logia en una cheka socialista acabaron recalando en esas obediencias que tanto dicen amar la libertad para allí dar gritos a la república, y proclamar el ateísmo que escondieron cuando juraron en falso para entrar en la GLE. »

Y estas opiniones son de un Hermano masón que cierra la Cadena de Unión, con el resto de los miembros de la organización regular española, es para empezar a mirar de reojo a quien uno de la da la mano fraterna.

Dar la gracias al tal Berengario el valeroso pretoriano, que parece ser querer pasar por derecha e izquierda a la GLUI, que quiere hacer del Ritual de Emulación, expresión genuina de la masonería mundial, y por tanto hacer bascular a la GLE hacia esa orientación bajo la égida de San Emulación y cierra España.

Está claro que ciertos placeres de la vida, pueden hacer acabar a uno, recomiendo al pretoriano y melancólico Berengario, se comedido en los excesos.

Indicar que le quedan abiertos los Comentarios del Blog, por aquello de la coherencia librepensadora., que por cierto ya que Berengario tiene restringidos los comentarios, puede leer parte de ellos en mi entrada de  https://www.victorguerra.net/2018/04/masoneria-y-librepensamiento-una.html, que es donde los lectores han dejado los suyos al no poder dejar recado en el blog de Berengario, supongo que  inmersos en los placeres de la vida.

Victor Guerra . Alias Bakunin

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...