Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón, y tienen por tanto derechos de autor ©.

14 de noviembre de 2018

El ÁGAPE (MASÓNICO). de Antonio Fernandes

image

Entre las publicaciones que está colocando en las librerías la factoría Ancora Editora, se encuentra esta obra firmada por Amando Fernandes, cuyo texto abre a modo de introducción el francmasón Armando Isaac.

Este libro nace, así no los indica el prologuista, como detonante de un Cónclave del Rito Francés, el cual se dio en febrero del 2009, en la sede del Grande Oriente Lusitano (GOL) en Lisboa, y en cuyo acto se entregaba algo que paradójicamente ya se había entregado hace ya mucho tiempo (1804), pero digamos que las estrategias y tácticas político-masónicas hicieron que de nuevo el Gran Capítulo General del Rito Francés del Gran Oriente de Francia (GCG-GOdF) entregará otra Patente para la práctica del rito Francés, a la vez que se aplicaba en la instalación de un nuevo organismo: O Grande Capitulo Geral do RF del Grande Oriente Lusitano que venía a rivalizar con el que hasta ese momento había mantenido la tradición de las Ordenes de Sabiduría en Portugal, o sea O Grande Capitulo Cavaleiros Rosacruz, y que sigue trabajando y expandiendo su luz.

Historia compleja y llena de trampas y medias verdades a cerca del Rito Moderno en lo referido a Portugal y Brasil que nos da el tal Armando Isaac, pero dejemos esta enrevesada historia que ya ha tenido bastante exposición como se puede ver por los enlaces que les dejo.
Como excusa ante tal magno acto que tuvo un solemne Ágape del que en parte estuvo encargado Armando Fernandes, como licenciado em Historia e investigador en temas relacionados con la historia de la cultura, y la gastronomía, con obras como: Cadernos de Receitas Transmontanas; Comeres Bragançanos e Transmontanos; À Mesa em Mação, Carta Gastronómica (Premio da Academia Internacional de Gastronomía); Cozinha Económica em Portugal.

Y supongo que se consideró que quien mejor que Antonio Fernandes, para desarrollar un trabajo, intenso y prolijo, como este que les presento, que por cierto he de indicar que sigue los pasos de otro singular autor como es Juan José Iglesias (Pepe Iglesias) francmasón asturiano que además fue mi primer Venerable Maestro, en la logia Los Amigos de la Naturaleza y la Humanidad al dual oriente de Gijón-Valladolid y bajos los auspicios de la Gran Logia Simbólica Española (GLSE) autor al Fernandes sigue a carta cabal remitiéndonos con largas citas al texto estelar del masón asturiano, como fue La Cocina Masónica, editado por Akal.

Aclarar de antemano que este libro de Antonio Fernandes no es un ritual masónico dedicado a los Ágapes fraternales, sino un intento de reflexión intelectual sobre la materia de la cual nos llegan las primeras noticias por unos de sus fundadores: John Toland, recogido del Quinto Dialogo del filósofo inglés Lessing, de lo cual da cuenta, el que fuera un activo colaborado de quien esto escribe: Saúl Apolinaire, que nos aportó este texto: Releyendo un texto de 1779 ¿Nació la Masonería especulativa de una sociedad de comensales)

Los encuentro fraternales los veremos retomados durante la construcción y desarrollo de la Gran Logia de Londres y Westminster, aunque dentro de las llamada logias jacobitas en el exilio después de 1689 ya tenían una cierta dimensión festiva, y como tal se recoge en las actividades preferenciales de la logia de Saint-Germain- en Laye, donde los ágapes y las canciones se van quedando prendidas de las reglas masónicas, y esa convivencialidad llevara por ejemplo, a que el músico Michel Blavet a escribir su famosa Marche des Franc-maçons en 1731.

Quedando tales usos vinculados al fuerte reflejo que se dio en la literatura masónica y antimasónica, durante los siglos XVIII y XIX, donde encontramos abundantes descripciones sobre los trabajos de masticación, como las que presenta el libro de abad Pérau Les Secret des francs-maçons (1744) o Le Repas des Maçons, o Les Liaisons dangereuses de Chordelos de Laclos.

Muchas de estas obras nacen al calor del afán vouyerista del populacho, bien alimentado por diversas esferas antimasónicas, que produjeron gran cantidad de libros de esta naturaleza; aunque hubo tiempos en que el desmadre fue de tal naturaleza, en cuanto a harturas y libaciones que estas sufrieron un férreo control como deja entrever carta que escribe la logia Triple Unión (1762) a la Gran Logia comentando punto por punto que los “Status Généraux de 1755: Artículo XXXII prescribían que «Está expresamente recomendado al Maestro hacer observar un profundo silencio durante la Logia de Mesa, y de castigar a los contravinientes, por una vez con un ejercicio sin honor, por una segunda con la demanda pecuniaria de tres libras, y por la tercera vez el Maestro cerrará la logia, se retirará del Banquete, así como todos sus oficiales. Nada mejor imita una Torre de Babel que una logia mal gobernada donde los Hermanos nunca obedecen».

Aunque en alguna ocasión tales reuniones fueron prohibidas, aunque a dia de hoy se puede decir que han vuelto conformar parte de las tenidas de la institución masónica, sin bien en España dichos ágapes se trasladan a los restaurantes, o a degustación de caseras viandas en las modestas salas húmedas de las logias, en cambio en Francia, el poderío masónico se ve y se demuestra en los edificios, y como no, también en las buenas cocinas que las logias tienen para su solaz y recreo, y de este modo proseguir con los debates en las llamadas tenidas de mistificación.

Volviendo al tema del libro de Antonio Fernandes, sí ya Pepe Iglesias realizó una singular y personal historia de la masonería con relación cocina masónica, todo ello producto de su natural sapiencia y conocimiento y divertimento, que se tradujo en todo un best seller , junto con el Diccionario de la Francmasonería de Juan Carlos Daza, que fue durante un tiempo mi Primer Vigilante, de la logia ya citada.

Aunque, hay que decir que ambos libros se dan mezcolanzas de muy diversa naturaleza y procedencia, pero manejados con pericia del buen escribidor y presentados bajo la etiqueta masónica, que es lo que vende.

En todo caso Armando Fernandes, nos aporta datos curiosos como la presencia durante la Iª República portuguesa de la Sociedad «secreta» dos Makavenkos, un grupo de gourmets, cuyo alter ego del grupo era el activo industrial y masón Francisco de Almeida Grandella, iniciado en la logia José Estevao de Lisboa donde tomó el simbólico de Pilatos, y de cuya sociedad formaron parte otros notables masones, relacionados la mayor parte de ellos con la República Portuguesa: Machado Santos, o el médico Miguel Bombarda, sin dejar atrás a personajes como Antonio Simôes Raposo, padres fundadores de la república portuguesa, los cuales llegaron a publicar un curioso libro: Memorias e receitas culinarias dos Makavencos (1994).

Otra curiosa noticia que nos aporta Fernandes sobre la singular masonería portuguesa, a entra en el capítulo de su libro: Del Ágape en masonería, deja dicho que sus fuentes, amén de la Biblioteca Maçonica ou Instruçao Completa de Franc-maçon, obra publicada en 1834 en París, por J. A Aillaud, la cual fue una auténtica referencia en dicha época, nos dice (Fernandes) «que los ágapes rituales que se venían dando desde 1746 en Portugal, eran debidos sobre todo a la presencia de industriales y vinateros ingleses en el país luso».

El capítulo citado, como ya he comentado, nos aporta noticias de ágapes, y sobre todo contribuye con recetas culinarias que los masones a su vez iban publicando en sus boletines. Como era de esperar sigue a su alter ego el gastrónomo Pepe Iglesias, en lo referido a estas contribuciones y si bien Pepe Iglesias pasa de dar las referencias bibliográficas sobre rituales de ágapes masónicos, el segundo lo sigue de igual modo, aunque nos indica que ha consultado: The Freemason at Work, en donde se expresan los procedimientos masónicos para la organización de los ágapes o trabajos de masticación.

Ambos (Iglesias y Fernandes) cierran el libro con la publicación de una serie de recetas y el sentido simbólico de los alimentos a utilizar

Estamos pues ante un libro sencillo, de apenas 140 páginas, y que puede interesar gastrónomos, y masones por aquello de implementar y aumentar el conocimiento gastronómico y culinario, aunque he de comentar que el autor portugués no se hace eco de trabajos rituales en cuanto a los Ágapes, ni por supuesto reseña el Ritual de los Trabajos de Banquetes , que se publicó desde el Circulo de Estudios de Rito Moderno y Francés Roëttiers de Montaleau y editó Masónica.es.
  • Autor: Fernandes, Armando
  • Idioma: portugués
  • Editorial Ancora Editora
  • Año de publicación: 2016
  • Formato Papel
  • ISBN 9789727805518
  • Número de páginas 142
Victor Guerra.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...