Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón, y tienen por tanto derechos de autor ©.

21 de noviembre de 2018

Historia no oficial de la Masonería 1717-2017

518Bh2OecmL

Hay pocos intentos en la actualidad en querer hacer algo que hace años era bastante común entre los estudiosos y los historiadores de la masonería, o sea resumir la historia de la masonería universal, y hacerlo de una forma inteligible para masones y profanos, y hay varios ejemplos con mejor y peor suerte: Cassard, Mackey en los ámbitos ingleses y en castellano pues está el gran diccionario enciclopédico de Frau y Abrines.

Pero en la actualidad digamos que es una material olvidada y más bien los estudios y reflexiones en torno a la masonería, son estudios más bien parciales y en general muy específicos, frente a este déficit que se constata con la publicación de diversas publicaciones a modo de s recensiones temáticas nacidas al calor cumpleañero de los 300 años del nacimiento de la masonería, en general son obras corales con cierta tendencia a mirarse más bien al obligo masónico de cada organización que ha promovido tales publicaciones, me viene al recuerdo una en clave española, publicación muy representativa de lo que estoy exponiendo: Francmasonería: Tres Siglos de la Refundación Moderna
Si embargo hay un trío de autores actuales, que cada uno por su cuenta han intentado, articular una visión histórica algo más completa y personal, de este modo hayamos los trabajos de Devrig Mollés con su Invención de la masonería, texto que sigue los dictados y los modos de la historiografía francesa; por otro estadio se sitúa Milton Arrieta desde otras perspectivas con su obra: Los masones en el mundo. La geopolítica masónica. La historia de los hijos de la Luz; y finalmente está la obra de Iván Herrera Michel: Historia No oficial de la masonería. 1717-2017.

Esta última obra es la que me interesar reseñar, aunque ya es una obra del 2016, pero no por ello ha perdido actualidad a través de una mirada muy personal sobre la masonería, como estudioso y como agente activo de esta, lo cual se deja ver a lo largo de sus trescientas páginas.

Lo primero que quiero indicar es la tarea loable del autor, en ese intento de abordar una mirada global a cerca de la masonería, tocando diversas corrientes historiográficas, y en cuyo texto el autor ejerce una cierta ambivalencia, por un lado, mostrando un cierto desapego como estudioso, y en otras sumergiéndose en las temáticas como parte de dicha organización.

He decir que es un trabajo sin red ya que se percibe que el autor no dispone de la amplia bibliografía masónica europea, y sobre todo referida a la gran producción francesa, ideal para tenerla como referencia a la hora de algunas temáticas que desarrolla, por ejemplo se embosca el autor en la historiografía masónica inglesa entre 1600 y 1700, y en el texto no acaba de sistematizar la cuestión jacobita y sus relación con las logias hannoverianas y sus relación dentro de la fundación de la Gran Logia de Londres, temas que ha tocado por ejemplo André Kervella, en muchas de sus obras, y que cuyo déficit en el manejo de dichas fuentes queda patente a la hora de tratar un tema tan complejo como conflictivo, al cual se han dedicado muy pocos estudiosos.

Ivan Herrera, digamos que sigue la línea sudamericana a la hora de plantearnos el nacimiento de la historia masónica, muy al gusto de Ricardo Polo y Eduardo Calley, este último es el prologuista de su libro.

Arranca Ivan Herrera con los Collegia fabrorum , pasando los Maestros Comacinos, o incidiendo en la masonería operativa como una continuación y transitorialidad con relación a la masonería especulativa, y en este difiero de ciertos estudiosos que no acaban de encajar que los famosos Old Charges, no dejan de ser estatutos y reglamentaciones profesionales, o sea las leyes, usos y costumbres de una organizaciones canteril , diversas en concepción y formulación, sobre sus actuaciones y su fe religiosa y política, que poco o nada tiene que ver con la masonería especulativa, tal vez por eso se quemaron tales documentos, porque servían más bien de poco, pues la fundación de 1717, era y así lo sostenía Desaguliers, una ruptura total con el estadio anterior, recuperar los viejos valores canteriles era cuestión de tiempo y vino de la mano de Dermot y sus «antients».

A mi esta historia de los fabrorum y los comacinos, etc que nunca me ha convencido, la cual por lo general su raíz nos llega de la mano de autores sudamericanos que mantienen y sostienen, como parte de la historia esencial de la masónica antigua, arrancar en ese punto si nos ponemos puntillosos, podemos vernos en problemas conceptuales y documentales importantes.

Un tema que he encontrado en el texto de Iván Herrera, y que además está presente en muchos otros autores, es la referencia casi continua sobre la bibliografía de Lomas y Knight, con relación a la estrecha relación entre el nacimiento de la masonería especulativa y la Royal Society, presentando a una buena parte de los fundadores de la masonería como miembros de la distinguida asociación científica, haciendo aparecer a la masonería a modo de brazo armado de la ortopraxis de la Royal Society.

Si nos tomamos la molestia de ir confrontando las diversas membresías masónicas más importantes con la posible membresía en la Roya Society, veremos que por lo general estas se producen en tiempos más tardíos, como poco, dos años después de la fundación de 1717, como sucedió con Desaguliers. Más allá de que las ideas de algunos prohombres de la Royal Society, con como Newton o John Locke, estuvieran planeando sobre la sociedad inglesa del momento, y estas fueran el engarce para las apuestas de gentes más progresistas como los precursores de la función de la Gran Logia de Londres.

La labor de Iván Herrera es encomiable a la hora de abordar esa historiografía que cojea a la hora de incluir el trabajo de Los Ritos Masónicos de Rodríguez Castillejos, como una herramienta interesante para conocer la articulación de los ritos.

Ya que dicho autor cae en errores de bulto, y no porque Castillejos no sepa del tema , sino porque carece del acceso a muchas documentaciones y desconoce el quehacer historiográfico que hoy se está produciendo en los contextos masónicos y para-masónicos, y lo que indico puede contrastarse con lo que expone Rodríguez Castillejos sobre un texto que el llama el Rito de Bristol, que debería denominarlo más bien, el ritual de Bristol, ya que en sí mismo no conforma un Rito, si lo desean compara lo que expone con mi libro Bristol, un ritual del siglo XVIII, podrán ver las diferencias de las que hablo y el poder contar con material de apoyo y consulta..

Esta claro que Castillejos, tiene extrañas fuentes para tratar por ejemplo el Rito de los «Modernos», sobre los cuales nos dice en su libro que «las impresiones [de los rituales del GOdF] estuvieron a cargo de Daniel Ligou: Rituels du Rite Français Moderne , publicada en el año de 1787 y la versión corregida de 1788» .

Alguien puede pensar leyendo el texto, que Daniel Ligou, es el padre de estas impresiones, cuando en realidad es el autor de una reimpresión de dichos textos rituales que editó en 1991. Esto puede ser un desliz en la redacción, pero me parece imperdonable el tratamiento que hace Rodríguez Castillejos del Rito de Fundación, o sea del Rito Frances, texto extraño y simplista, pero en parte viene dado por las confusiones que se han generado en Brasil, y también sobre las denominaciones y sus problemas que se viene de la mano de diversas fuentes francesas: ver denominaciones
A partir de que el autor, abandona el siglo XVIII, y entra en estadios más conocidos la temática ha desarrollar cambia casi que radicalmente, pues el autor irá abordando de una forma muy didáctica, al igual que hace en su blog Pido la palabra, que lleva desde el año 2007 publicando diversos trabajos de formal muy puntual e interesante.

Los trabajos de reflexión que abordar, son los que hoy constituyen buena parte de las preocupaciones masónicas del momento, la Regularidad, la preeminencia de la Gran Logia Unida de Inglaterra y su conformación, de cómo los negros se integraron en la masonería, el tema de la mujer. En fin, todo un repertorio amplio y diverso visto y analizado desde la perspectiva personal que en general me resulta muy útil en la manera de exponerlo, claro y sencillo.

La última parte del extenso libro expone sus trabajos, los cuales en general han ido presentados en foros internacionales de primer orden, en tanto que Iván Herrera conforma parte del establishment masónico internacional como Grado 33° del REAA recibido del Supremo Consejo del Grado 33° Para Colombia (1833), es actualmente miembro activo del Supremo Consejo OMEGA del Grado 33° del REAA de la Francmasonería para la República de Colombia.

Es autor de diversos libros en colaboración con Javier Otaola: Una Mirada a la Masonería Actual (2002). Historia de la Masonería, (2004); El Escocismo Masónico, (2009) El Toque y la Palabra. Diálogos Masónicos, (2011) y 2015). Las Herramientas Masónicas (2013). Realizador del Libro de Aniversario 2002-2012 de CIMAS (2012) y ahora este ultimo libro, una historia personal y particular sobre algunos temas que ya ha tratado en el blog citado.
Libro interesante para contrastar con otras aportaciones que nos dejaran ver y apreciar el estilo y conocimiento de Iván Herrera Michel, que además es respetuoso, hasta ciertos temas pues no es vano como parte de establishment masónico, a buen seguro que nos pondrá contar interesantes cuestiones sobre el quehacer masónico en las cúspides masónicas.

Libro pues, recomendable e interesante.

Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...