Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón, y tienen por tanto derechos de autor ©.

13 de diciembre de 2018

Patrick Negrier & André Kervella, ni juntos ni revueltos

IMG_7939

Es muy posible que a los autores de estos dos libros no les guste verse compartiendo espacio, pero es algo que me da igual , pues como lector, creo que son dos importantes referentes de la reconstrucción histórica de la masonería, no es que sean fan de cada unos de ellos teniendo, y sigo teniendo en cuenta la opinión de mi viejo maestro Charles Porset, cuando le pregunté, y los  tenía catalogados, carolingios y teólogos de rancia estirpe con mandil, amén de historiadores de la masonería.

Ya sabemos cual era el talante de mi viejo amigo,Charles Porset, hoy en el Oriente Eterno, y en estos momentos hubiera venido bien sus acertadas y provocativas opiniones, pues estos dos grandes referentes desde que han publicado  sendos libros: Patrick Negrier: L´Essence de la Franc-maçonnerie. A travers ses textes fondateurs 1356-171, el cual defiende como origen de la masonería el calvinismo inglés y cuyo estandarte ritual sería el Mason Word, que tanta pasión defiende  y  difunde mi amigo y colega Joaquim Villalta, y que para mi a pesar de su consistencia y conceptualiza no  creo que conforme un rito, aunque no quiero menoscabar su importancia como silabarius de reconocimiento.

Por su parte André Kervella, ha publicado un denso libro titulado: James Anderson Impostor? A cuyo libro le dediqué una entrada en mi blog Masonería siglo XXI:


André Kervella, no es un escritor e historiador fácil ,al menos para los lectores españoles, textos densos con datos y referencias muy determinadas, en los cuales siempre planea esa parte de la historia olvidada por casi todos sobre los orígenes jacobitas (católicos) de la masonería, los cuales siempre aparecen como emboscados en las resurrecciones políticas de cada momento.

Realmente es difícil tomar partido por cada uno de ellos, ya que a ojos de buen cubero cada uno tiene una de cal y otra de arena, para mí como simple lector de sus obras, con unos de 5 a 9 libros de cada uno en mis estanterías, (creo haber regalado de Negrie al amigo Villalta, y en ese tono decir que me parece difícil tomar partido, por lo ya dicho, ni el Mason Word me parece tan importante para conformar un rito como luego se fue conformando a través de la molienda de los «modernos», ni me parece que la ascendencia católica-masónica fuera tan importante, no en esos primigenios momentos de la fundación de la Gran Logia de Londres, sino en el posterior desarrollo que es lo que a mi me interesa, por eso me salgo por la tangente cuando me preguntas al modo clásico de «a quien quieres más…?

Sea como fuere, para los que p quieran estar más al tanto de la polémica en la cual se han enzarzado estos dos grandes historiadores, cada uno con sus filias y fobias, que las tienen y generosas, pueden seguirlos en el blog de Hiram.be

Dicha polémica empezó cuando en el blog belga Hiram.be publicó: Notes critiques de Patrick Négrier sur le livre d’André Kervella sur Anderson.

Unas 60 notas, donde Patrick Negrier va poniendo su acento y disyuntiva, ante lo cual es evidente que André Kervella, no se ha dejado, y con un tono  más hiriente e irónico, pues ha contestado a unas y a otras alegaciones o puntualizaciones, y por medio en medio de la pela de «gallos» tienen ustedes a algunos pesos pesados del masonismo hexagonal  del área francófona como Jean van Win o Pierre Nöel..etc


Ya les adelanto que la polémica es larga pero muy interesante , eso si en francés.
Cuando concluya ambos libros les daré mi opinión, mientras tanto les dejo con estos enlaces.

Victor Guerra

9 de diciembre de 2018

El Poder y la masonería en Portugal siglo XVIII, por Antonio Loja


Desde Portugal, llega este libro a mis manos: A luta do Poder contra a Maçonaria, Quatro persuçoes no seculo XVIII, firmado por el historiador y político portugués Antonio Egidio Fernandes Loja, más conocido por Antonio Loja.

Presenta el autor una primera obra sobre temas masónicos que ha editado Ancora Editora en el 2017, la cual ya conocía de referencia, al verla reseñada en los cronicones bibliográficos de Masonería que ha coordinado el profesor Ferrer Benimeli, que consigna como publicada la obra por la Casa de la Moneda en 1986.

Una obra densa de 400 páginas y de abigarrado texto, que nos sitúa en un contexto al usual, en cuanto a que solemos ver a los estudiosos e historiadores trabajar sobre los archivos específicos, en el caso de España en el de Salamanca que recoge la documentación que desarrollaron los servicios de represión de la masonería española, o en el caso de otros países se trabaja en los contextos de los archivos nacionales.

Ya lo adelantaba hace tiempo Pierre-Yves Beaurepaire, al indicarnos que podía haber fuentes interesantes para el abordaje de la historiografía masónica fuera de esos habituales contextos, como podían ser las embajadas u otras instituciones o incluso en los archivos nacionales, pero cambiando los registros, que en el caso de Antonio Loja, esta ha centrado su trabajo sobre cuatro persecuciones y lo hace a través de toda la documentación generada por los tribunales del Santo Oficio los cuales ha ido hallando en diversos archivos.

Y ese trabajo es el que h sacado adelante la famosa logia Coustos, y su referente que terminó en manos del Santo Oficio, la cual siempre hemos visto reseñada o citada parcialmente, pero es ahora Antonio Loja el que saca a flote todo el embrollo acerca de las peripecias de esta logia y otros procederes, y lo hace como , digo no por las fuentes laterales, que también, pero en lo relativo a Coustos nos indica que The sufferings of John Coustos for Free Masonry, «sugiere situaciones diferentes a las que arroja la lectura simples de los procesos inquisitoriales».

Por tanto, Antonio Loja, a seguir en buen parte todo el proceso contra esta logia, a través de esas actas, de la declaraciones de unos y otros, de los inculpados y d ellos testigos y como no también de los delatores, por tanto aporta una total visión acerca de esta compleja persecución que sufrió la logia, tanto  Coustos  como el resto de sus miembros.

John Coustos (1703 en Berna - 1746) era un hombre de negocios suizo del siglo XVIII que vivía en Inglaterra . [1] Coustos es conocido principalmente por su participación en la masonería después de unirse a la Gran Logia Premier de Inglaterra en Londres (donde supuestamente fue un espía del Primer Ministro británico, Robert Walpole ). Posteriormente estuvo activo en la masonería en Lisboa y entró en conflicto con la Inquisición portuguesa. Las consecuencias de esto fueron un acontecimiento importante en la lucha entre el catolicismo y la masonería. Esto es lo que nos resume la página de Wikipedia.

Pero antes debemos incidir que ya en 1738 en Portugal, se establecía por medio de las relaciones vinícolas una comunidad masónica, o sea de Pedreiros livres, compuestas de extranjeros divididos en logias católicas y protestantes, la primera estaba compuesta mayoritariamente por católicos irlandeses, en la que se encontraban tres sacerdotes. Y designada como Casa Real de Franc-maçons da Luzitania, la logia protestante estaba compuesta por ingleses y era denominada como Herges Mercadores,(Herejes mercaderes)  y paradójicamente no tuvieron la presión del Santo Oficio por su carácter extranjero y protestante, aunque fue disuelta, indicando «que no había habido nada contra la fé, y que no era otra cosa que una congregación a modo de conciliar y fomentar la sociedad humana y ayudarse los unos a los otros».

En todo caso el libro sobre estas persecuciones se inscribe en un amplio escenario como es el agotamiento de la sociedad portuguesa exhausta por los descubrimientos y las conquistas, y los poderes en alza de Inglaterra y Francia, y las luchas contra la nobleza y la burguesía y el progreso de las ideas que desembocaron en las revoluciones liberales, y en cuyo trasfondo pues aparecen diversos sacerdotes en dichos procesos.

En dicho desenvolvimiento histórico la masonería se prestigia de tal modo que como recoge el libro y la reseña sobre este, «la mujer del mayorazgo Luis Vicente do Carvalhal Esmeraldo, miembro de la nobleza de Madeira y donde abundaban las logias, afirmara públicamente que todo hombre que no fuera Pedreiro Livre, que no debía tener el título de hombre».

Frente a un primer encontronazo benévolo en 1738, se produce el de 1742, que fue mucho más feroz teniendo a la Logia Lisboa como centro de la persecución, enlazándose tanto las cuestiones religiosas como políticas, en una total alianza absolutista entre el trono y el altar, llevando al desatamiento total de la logia lisboeta, y de nada les valió a los Livres Pedreiros hacer valer su fe protestante, ahora se trataba de no facilitar la propagación otras fes o las ideas liberales. En un Auto de Fe del 21 de junio de 1744 fueron quemadas ocho hombres y mujeres, y condenadas a penas de destierro y a Coustos a cuatro años en las galeras reales. Este escribió un libro a modo de memorias, pero sin la firma de John Coustos ,que dejan ver los graves atentados que sufrió en el reino de Portugal

La acción contra una logia de Funchal, (Madeira) en 1770, una logia genuinamente portuguesa, compuesta por ciudadanos portugueses, que son denunciados junto con el Marqués de Pombal, ya que algunos de los masones eran «importantes miembros de la isla».

En 1792 la persecución alcanza tanto al continente como a la isla de Madeira, cuya razia es promovida por el Santo Oficio y por Pina Manique, Intendente General de la Policía, que después de la caída de Pombal edita la Viradeira, fomentando la denuncia sobre los masones so pena de excomunión mayor, desbaratando la prestigiosa masonería madeirense, las persecuciones en el continente vinieron de la mano de un canónigo sodomita y del capitán Bernardino Henriques de Ornelas Vasconcelos, que terminaría suicidándose desde una ventana del Monasterio de San Benito.

Todo este acontecer nos lo va contando Antonio Loja, dando las claves de una situación religiosa que parte promueve la Bula In Eminenti, que proclama el 24 de abril de 1738 Clemente XII, d de persecución de la masonería en los países católicos, y va repasando toda la documentación sobre denunciantes y denunciados, interrogándose acerca de si la acción de los Livre Pedreiros era una cuestión ludia o ideológica, lo cual por otro lado no dejaba de ser una afirmación burguesa que tenía detrás un internacionalismo camuflado, aunque la preocupación de los masones perseguidos era mostrar que la masonería no era un instrumento de la influencia protestante, y por tanto no eran sirvientes de como masones irlandeses radicado en Lisboa, de una «tenebrosa organización extranjera con sede en Inglaterra, aunque Antonio Loja sitúa los orígenes doctrinarios en la conformación en 1743 de la Grande Logia Inglesa de Francia, ya que algunos de dichos miembros ya eran masones en Irlanda o en Francia, aunque afirman que eran de estricta observancia inglesa que no dejaba entrar a los judíos en las logias.

Esta masonería todavía no fue tratada como «maldita».

Antonio Loja, en el desenvolvimiento y desentrañamiento de todo el proceso nos va relatando no solo todas las vicisitudes sino también todo las distintas cuestiones, como el rito, los lugares de reunión, los secretos, hay que tener en cuenta que algunos de los masones represaliados practicaron en sus lugares de origen la masonería, y como no, se deja sobre todo en la logia represaliada en 1742 Casa Real dos Pedreiros Livres da Luzitania, la cual podemos situar dentro del pragmatismo ingles joanista, pero nada secularizada donde se deja claro el internacionalismo inglés, aunque la mayoría de sus miembros fueran franceses, y estaba separada de la Gran Logia de Londres, aunque entre ellos había algún irlandés como el Maestros Hugo O´Kelly, y al tal Coustos le tuvieran como un agente de la masonería protestante orangista, pero que de algún modo no dejaba de estar bajo el control de sus tuteladores, los ingleses, lo cual parece desprenderse de los procesos inquisitoriales y de las declaraciones del Venerable Maestro.

No por esa tendencia a presentarse ante los inquisidores a presentarse como hombres insertos en una sociedad lúdica, dejaban de estar enclavados en la innovación progresista del siglo XVIII, lo cual les valdrá para ser mirados con lupa, pero como nos presenta Antonio Loja, el mismo proceso del Santo Oficio pondrá contra la pared a este, con tesis sobre la legitimidad de la tortura o los ámbitos del derecho y las garantías… y aunque hubo movilizaciones masónicas estas no conseguirán que Coustos, Mouton y Bruslé sean presos, torturados y condenados, aunque luego por distintos caminos irán camino de la libertad.

Antonio Loja, nos va contando con pelos y señales los procesos y la vueltas y revueltas de los masones en Portugal, de una manera un tanto particular a lo común, pero que nos aporta una visión muy completa de estas persecuciones, que tuvieron años más tarde su rebrote.

La isla de Madeira, un epicentro comercial de primera magnitud, con una profunda maduración política e ideológica con una burguesía lanzada a la conquista social en base al apoyo de un sector iluminado de la nobleza y una ciudadanía alentada por los procesos independentistas y el procesos revolucionarios de 1789, hace de Madeira un enclave en las rutas marítimas ideal para la emersión de ideas progresistas que se va a manifestar en la aparición de logias masónicas, tal como deja ver en 1793 una petición de persecución sobre el crimen de masonería en medio de la «frecuencia del comercio con los masones extranjeros de por medio»

En 1770 , ya estaba funcionando esta logia madeirense de Funchal, pero se desconocen muchas de sus realidades, aunque los elementos policiales conocen muchas de sus interioridades, y si bien el Santo Oficio en 1742, tenía claro que la «congregación [masónica] no era perjudicial a la religión ni al prójimo, ni a la República, ni a las cabezas coronadas» por ser extranjeros sus miembros, en 1770 la cosa cambiará, ya que expone que como tal sociedad «arruina toda la sociedad civil desde sus más sólidos fundamentos… encontrándose en un borroso plano de los más enormes delitos, la más diabólica secta…»

Este grupo de 1770, nos indica Antonio Loja que no tiene conexión con otros masones en Portugal, lo que le aporta un cierto rango de autonomía y máxime al tener dentro de sus filas a poderosos miembros que aun estando bajo vigilancia policial y del Santo Oficio, podrán aún desarrollar sus trabajos hiramistas, tanto es así que los madeirenses exportarán su masonería a la capital de continente, a Lisboa.

En estos talleres de la capital lisboeta de de 1792 se va a encontrar varios sacerdotes, militares e importantes miembros de la administración pública como el Corregidor de Madeira Antonio Rodrigues Veloso o el militar y Capitán de Artillería Bernardino Vasconcellos Hernriques de Ornellas, o el hidalgo de Guimarães: Joaquim Francisco Moreira.

Aquí ya estamos, como nos indica muy bien el investigador de Funchal, Antonio Loja, ante acusaciones de traidores, ateos y subversivos, aunque en algunos casos el Santo Oficio fue reticente a las apreturas a estos acusados, y en eso merece la pena seguir las elucubraciones del autor del trabajo, porque nos lleva de la mano, acerca de las intenciones de unos y otros ante esta delaciones sobre los Pedreiros Livres, que el autor recuenta las logias de Funchal y que llegan fácilmente a los cien individuos, aunque también se dejan sentir las políticas de apaciguamiento tanto en Madeira como en Lisboa provenientes de las autoridades civiles que optan por soluciones de compromisos como exilios a tierras liberales, mientras las policiales y los eclesiásticos eran partidarios de opciones más duras.
Se imponen las soluciones más suaves, llegando en poco tiempo a normalizar su vida y llegando al menos tres masones a estar en la Junta Gubernativa de la isla de Madeira en 1798, y esa normalidad también llegó a los masones clérigos que se vieron repuestos a sus cargos y encomiendas.

De este modo resumido se cuenta la historia de estas persecuciones, que Antonio Loja, nos va diseccionando de una manera interesante, aquí no existente tanto la primicia de testar a que ideología pertenece casa miembro de los Pedreiros Livres, sino desde la atestiguada membresía ir destejiendo toda la madeja social, profesional y los lazos y circunstancias que se dieron para terminar en medio de las persecuciones que hubo contra los diferentes masones, que ya digo que cada época y persecución fue distinta en tono y en consecuencias.

También es cierto que la propia evolución de la masonería, su penetración en la sociabilidad fue en aumento, así como su poder y asentamiento en el seno de la sociedad y de las instituciones públicas y políticas.

Un libro recomendable para conocer en detalle el nacimiento y en detalle como llega y se instala la masonería en Portugal, y el precio que pagó por ello.
  • · Autor. Antonio Loja
  • · ISBN 978 972 780 602 7
  • · Páginas: 416
@ Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...