Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón, y tienen por tanto derechos de autor ©.

2 de enero de 2019

Sobre los crecimientos masónicos españoles.

desfile-masonico-canarias-es

Una vez concluido el período de buenismo masónico navideño del 2018 y arrancando el nuevo año 2019. Es bueno hacer balance y volver a coger la pluma, aunque ello suponga volver a caer en la vieja etiqueta de ser más malo que la quina.

Aunque ya se sabe que por más que uno escriba, investigue o publique en la España cainita todo ello de poco sirve, pues cuando se dice lo que piensa y como lo piensa, por más que siga y persista en la Guía Fraternal del lúcido Hermano Eynaud.

Volviendo al tema del título del post, creo que volveré a meter el dedo en el ojo o a pisar algún que otro juanete, pues el tema de los crecimientos y números de miembros de los distintos organismos masónicos españoles, es más bien una cuestión de secreto de estado y como decía Guillermo A. Sánchez Prieto en un ensayo Por Qué Masones. Estudio psicosocial de la masonería actual, que decía «Si hay algo que resulte de sumo interés para un sociólogo es, entre otras cosas, el número de miembros que completan las filas de una organización. Con la masonería esto es de extrema dificultad, pues el baile de cifras es continuo»

Digamos en este sentido, que casi que ninguna estructura masónica española podría firmar un contrato de transparencia, porque en la cuestión numérica se miente más que se habla.
Y esto viene, a que empieza a ser empalagoso como contraste, cuando uno se tropieza con los alter egos de turno y su afán de cantar en las redes sociales los buenos resultados, en cuanto a crecimiento de la Obediencia, de cada uno.

No hace ni tres semanas, un notable de la masonería española, comentaba en una de las redes la gran noticia: Que la Gran Logia Simbólica Española (GLSE) levantaba tres nuevas logias; y otro alter ego masónico, en este caso del Le Droit Humain, indicaba que se había abierto a 30 km., de la primera logia mixta en Asturias” [mentira en que fuera la primera], otro taller denominado El Trabayu.

A raíz de estos ejemplos debo decir que la mayoría de estas noticias son fuegos artificiales de una noche de verano, pues nadie dice a la par cuántas logias se cierran, decaen o se duplican, lo cual sería normal y natural, pero nadie quiere presentar o reconocer insidiosas bajas, y sobre todo, nadie parece interesado en analizar la cuestión en liza ¿Que está pasando?

Y ejemplos uno y cien, con respecto a uno de los casos mencionados decir que la logia madre, no hace ni tres años tenía problemas porque no podía gestionar sus trabajos de forma confortable porque le faltaban suficientes maestros, y ahora, tres años más tarde no solo parece resolver esa situación, sino que se revierte de tal forma que se puede presentar como éxito el levantamiento de otro taller, justo al lado de la logia madre, y en una región minúscula como es Asturias.

Ante esta cuestión del crecimiento masónico nadie quiere entrar al análisis. De por medio se dan varias situaciones: poderes masónicos locales fuertes, alter egos o Venerables Maestros propietarios de locales que tienen en sus manos todos los mecanismos, grupos logiales pequeños con falta de contrapesos en las logias, y todo ese conglomerado ha generado en las logias, un paradigma como es el numerus clausus de confort y control, que se establece en base a 25 miembros, lo suficiente para sobrevivir y manejar.

Por tanto, los grandes responsables orgánicos de las Obediencias, son incapaces de gestionar con mano dura el hecho de poner cortapisas a estas situaciones, por ejemplo, el GOdF, frente a una logia que quiere abrir trabajos en la misma región donde ya hay otra logia, obliga a que el nuevo taller tenga obligatoriamente 14 Maestros Masones para poder abrir trabajos. Así de fácil, esa exigencia asegura crecimientos estables. Eso sí, el marco referencial de miembros de una logia francesa supone muchos más miembros que los confortables 25 pininos de turno en conforman una logia en España.

Pues todos sabemos, y lo he publicado en algún otro momento, eso conlleva en el mejor de los casos, una situación que bien representa este estadillo de asistencias, referido a un curso masónico con 17 tenidas en grado de Aprendiz y con una membresía de entre 22 y 25 masones, cuando se supera esa cifra en el cuadro es que han asistido otros masones a modo de «Visitantes».

Tabla de Tenidas y asistencias de una logia española

TENIDAS
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
Asistentes
10
12
13
14
16
15
16
9
16
14
14
15
11
11
14
13
10
Disculpados
6
6
5
5
4
6
4
7
2
7
7
8
10
10
6
6
10
No disculpados
5
3
4
4
3
3
4
6
5
4
3
4
4
4
4
5
5

Si a estos números les pusiéramos los grados de cada uno, y diéramos por sentado que nunca falta a la reunión el cuadro principal de los oficiales de la logia, tendríamos una radiografía muy interesante sobre el acontecer cotidiano de una logia española, cuya radiografía no parece que las jerarquías de las Obediencias presentes en España quieran entrar a debatir por aquello de no entrar en procelosas profundidades no deseadas, de este modo se articulan los distintos reinos de Taifas, serrallos logiales, que juegan al monopoly masónico a diario, y sobre lo cual se articula buena parte de la masonería española

Por tanto, se huye de una serie de exigencias que aseguraría una solidez de base, y no las saltimbanquis estadísticas de las masonerías españolas, las cuales son fruto de las trampas en su particular juego del solitario estadístico.

Como antes decía, el numero de miembros de la masonería española, es más una cuestión de cuentos que de cuentas, pues todos arrojan datos y más datos de miembros de tal manera que sí los sumamos todos España contaría con no menos de 10.000 masones en activo, eso sin hablar de toda esa ingente de Hermanos/as que han quedado en las orillas masónicas: irradiaciones, purgas, abandonos, etc.

Soy de la idea que España tiene una especie de numerus clausus, que en parte marcó en 1928 el Grande Oriente Español (GOE) cuando en su Asamblea de Gijón, indicó el número de miembros con los que contaba la potente masonería española, eso sí más pujante en la cualidad que le entidad, la cual presentaba sin ambages las cifras que publicaba en su boletín oficial:

Por las actas de la VII Asamblea (1928) sabemos que los efectivos del Gran Oriente Español (GOE) en ese momento: 

Regional Centro contaba con 326 miembros repartidos 10 logias y 6 triángulos.
Regional del Noreste contaba con 97 miembros, repartidos en 5 logias (3 en Asturias, y dos en Galicia, la Jovellanos tenía ella sola en Gijón unos 102 miembros, paralelamente había 2 triángulos.
Regional del Nordeste, tenía 8 logias con un total de 264 masones.
Regional del Levante: 273 masones, en 8 logias y 2 triángulos.
Regional del Mediodía: 1.124 miembros en 33 logias 17 triángulos
Regional del Sudeste: 79 miembros radicadas las logias entre Cartagena y Murcia, que sumaban 3 talleres. 

Luego estaban los Talleres que dependían del Gran Consejo Federal Simbólico, con 274 miembros recogidos en 7 logias que estaban en Salónica, Tánger, Casablanca, y Santa Cruz de Tenerife, y otros 211 Obreros que se encuadraban en las logias de Agrupación Masónica Española de la República de Argentina.

Estamos hablando que el GOE en 1928 presentaba un balance total de unos 2.784 masones en una estructura de 84 logias y 27 triángulos.

Situados en el siglo XXI (2019), indicar que no hay manera de saber cuantos miembros tienen las diferentes estructuras masónicas españolas, ni yo me voy a romper la cabeza con ello, más allá de dar algunas pinceladas que están en los mentideros masónicos, por ejemplo, la Gran Logia de España (GLE) se presenta como la gran potencia masónica regular, queriendo atomizar todo el frente masónico español, la cual ha colocado a su Gran Maestro como el Secretario de las Grandes Logias mundiales de la regularidad a pesar de su pequeñez.

Pues bien sabemos que su membresía nos pasa más allá de los 2.700 miembros, y 155 logias

Pongo un par de ejemplos para entender las trampas en el solitario masónico, el número de registro de logias en España bajo los auspicios de la GLE fue de 189 talleres y sin embargo por los propios listados que presenta la GLE, ésta solo tiene abiertas 155 logias, con esta distribución: Gran Logia Provincial de Andalucía 27 logias, Gran Logia Provincial de Baleares 12 logias, Gran Logia Provincial de Canarias 19 logias, Gran Logia Provincial de Castilla 15 logias, Gran Logia Provincial de Catalunya 29 logias, Gran Logia Provincial de Madrid 19 logias, Gran Logia Provincial de Murcia 7 logias, Gran Logia Provincial de Valencia 27 logias. En este sentido hay que decir que el numero de registro de Logias llega al número 185, o sea que por el camino la GLE ha perdido unas 30 a 35 logias, como poco.
Ya no hablamos de como se conforman estos diferentes talleres con miembros en primera filiación, los que están en segunda o tercera filiación, los miembros honorarios, los Visitantes asiduos, etc…

En cuanto a miembros natos, las cifras que expresa el Gran Maestro Oscar de Alfonso (GLE) habla de 4000 e incluso de 5000 miembros, sin embargo otras fuentes menos optimistas dan alrededor de 3.500 masones, los cuales trabajan bajo el estandarte de la Gran Logia de España, lo que haciendo una simple división nos daría unos 24 o 22 masones por logia, como media. Eso sin tener en cuenta de desde el interior se habla de 2700 a 3000 los cotizantes, esos sin que son cuentas.

Por su parte la Gran Logia Simbólica Española (GLSE), masonería mixta y liberal, presenta un cuadro de logias bajo su auspicio de unas 44 logias y según fuentes de la propia Obediencia contaría con una membresía alrededor de unos 700 masones/masonas, aunque hay quien indica que no pasan de 500 miembros.

Si uno echa cuentas y hace unas cuantas divisiones, pues verá los resultados.

El DH , en España, según la pagina web de la Orden tiene con la nueva incorporación de taller gijonés, estimo que unos 20 talleres, y aunque las cifras de pertenencia más optimistas les dan unos 350 miembros/as, en realidad las fuentes más críticas indican que malamente sobrepasan los 200 miembros, lo cual arroja números casi irrisorios en cuentos a miembros en las logias, al menos comparado con la media de miembros en las logias del DH, federación francesa.

En el 2016, dicha Orden presentaba de forma oficial un balance de 12 logias, o sea que a día de hoy ha crecido en número de talleres. En ese momento se daba una cifra de 210 miembros, aunque los Miembros Activos eran tan solo de 196, con una presencia de Aprendices del 19%, de Compañeros del 13%, y un 68% de Maestros Masones y sin embargo lo flipante es que dan una asiduidad de media a las reuniones (tenidas) entre el 84% y el 94%, lo cual se contradice con la tabla de asistencias que expongo.

Podía estar dando cifras y estadísticas de otros grupos como la Gran Logia Femenina de España (GLFE), el Grande Oriente Ibérico (GOI), la Gran Logia Federal, la Gran Logia de Canarias, el Gran Oriente de Catalunya, las logias del Gran Oriente de Francia, que en realidad son las únicas que han crecido exponencialmente.

Si bien se pueden alabar las nuevas incardinaciones y levantamientos de logias, se sabe que el crecimiento masónico español es un completo desastre.

Las Obediencias citadas son las que en 1980 estaban colocadas en la parrilla de salida para implantarse en el suelo patrio, pues bien, 38 años después, presentan unos números que algunas ocasiones dan algo más que pena, pero a nadie parece preocuparle, tal vez porque en ello se coloca el axioma de ver la botella medio vacía o medio llena.

Tabla de comparación de crecimientos masónicos con números de membresías más que abundantes, entre lo que dice y se estima* , sabiendo que los números están inflados.

Obediencias
Año
Logias
Miembros*
Francia arranca en 1773
GOdF
1973
430
21.369
GOdF
2018
1.200
55.000
España arranca en 1980  y tras 38 años arroja estas cifras
GLE
1980-2018
155
3500
GLSE
1980-2018
44
700
DH
1980-2018
20
300
GOdF España
2000-2018
13
300

En el cuadro vemos, por ejemplo, que el crecimiento del Gran Oriente de Francia (GOdF) en 45 años ha sido de 33.631miembros, o sea unos 748 miembros año, con un crecimiento en talleres que llega a las 770 nuevas creaciones, lo que arroja una creación de unas 17 logias al año.

Y es que las cifras lo las que son, que  en el caso francés, solo se está estudiando UNA SOLA OBEDIENCIA  que es capaz de reclutar  en 45 años  33.637 miembros, que es lo que tiene como ACTIVOS.

En España en 38 años TODAS LAS OBEDIENCIAS  JUNTAS (GLE-GLSE-DH)  no han sido capaces de superar los 5000 miembros

Y eso sabiendo las dificultades que pone la Obediencia para entra a formar parte de sus filas, y las dificultades para crear talleres.

Enfrente tenemos la situación española que parece más bien un coladero, donde nos encontramos con estadillos de crecimiento de miembros, donde un Aprendiz pasa a Compañero, con 18 tenidas de las cuales solo ha estado presente en 12, 

Y pasa al año siguiente a Maestro Masón con 8 tenidas presenciales de 12 tenidas habidas, y habiendo leído unas dos planchas.  Esto es muy habitual en la masonería española.

Y nos arroja la noción de nuestra capacidad formativa y de las situaciones que se producen a lo largo de los periplos masónicos españoles que bien se expresan en este tipo de cuadros de una logia tipo española, importa poco la Obediencia:

Presencias en un conjunto de 19 Tenidas con unos 26 miembros

PRESENCIAS
DISCULPADOS
NO ASISTEN
262 presencias (53, %)
110 disculpas
76 no asistencias
Miembros con = -+19 tenidas
Miembros con+ = 15 Tenidas
Miembros con = - 10 tenidas
2
7
9

ANTIGÜEDAD EN LA MASONERÍA EN UNA LOGIA TIPO de 25 MIEMBROS  NACIDA en el 2002

=+20 AÑOS
=+15 AÑOS
=+10 AÑOS
=+5 AÑOS
0-5 ANOS
1
2
3
5
15

Está claro que las magnitudes de Francia no son las mismas que en España, pues el país galo cuenta con más de 250.000 masones/as, pero debe quedar claro que por ejemplo una Obediencia como el DH en España, con 38 años de presencia presenta un crecimiento de entre 200 y 300 miembros, eso supone un crecimiento de poco más de 5 masones al año.

Está claro que estas cifras esconden otra realidad muy cruda, y es el nivel de abandonos, de irradiaciones y expulsiones de miembros por los más diferentes motivos, o las bajas de talleres y otras anomalías.

Por ejemplo el DH en el 2016 presentaba el mismo número de bajas que de afiliaciones, y pongo un ejemplo  un miembro en el 2002 el número tenía de número  de registro de su pasaporte masónico el nº 497, en el 2014 se afilia otro miembro y el pasaporte  expedido ese año, lleva el el nº 775, o sea que en esos catorce años han pasado por la Obediencia unos 278 miembros.

Hoy,en el 2018 la estructura española del DH apenas si rebasa poco más allá de los 200 o 250 miembros, ¿Que ha pasado...?  y desde el 2014 al 2018 cuantos miembros han pasado y cuántos han quedado?

Por lo cual queda la incógnita ¿Cuántos masones incardinados en el DH, o en la GLSE, se han quedado por el camino…?

Pero esto no solo afecta al DH, sino que es una situación generalizada con respecto a todas las Obediencias.

Por poner otro ejemplo, puedo indicar que, en la GLE, uno de las últimas asignaciones de matrícula de miembros se asignó el nº 9.563, lo cual quiere decir que si el buque insignia de la Regularidad española, tiene en el mejor de los casos, y por no andar regateando 4.000 miembros, que ya es regalar miembros, se han perdido por el camino casi 5000 masones. Que ya es decir. 

Esto teniendo en cuenta que los masones extranjeros en España, deben afiliarse a la GLE, y obviando cual es el peso de estos en la membresía de la GLE, y que solo corresponde a la GLE, imaginemos el número total de pérdidas de todas las Obediencias.

Pero algo parecido ocurre en la GLSE, donde he tenido pasaporte masónico, en el año 1996 mi pasaporte marca  el número 867 de registro de la Obediencia , y en el 2004 un viejo amigo  presentaba en su pasaporte de la GLSE  el nº de registro 1.497 , o sea que  8 años han pasado por  la Obediencia  630 miembros poseedores pasaportes masónicos , o sea entre 1996 y el 2004,  

Si tal Obediencia presenta un cómputo  total de 700 miembros,  ya me diran como se entienden todas estas cifras.  y tras  y tras 38 años de existencia esos son los números eso quiere decir que ¡Muchos Hermanos y Hermanas está fuera de las logias, pero muchos.¡ 

Y esto quiere decir algo, al menos frente a una realidad, como la que presentan las logias del GOdF en España, que en apenas 18 años se ha situado en una cifra que puede oscilar entre los 250 y 300 miembros, lo que no está nada mal, y hablamos de España y españoles. ¿Qué está pasando...?

y si volvemos al campo histórico y comparamos el número de logias del GOE en 1928, sabiendo que los Triángulos tienen entre tres y cinco miembros, y el GOE llegaba a  un total 2,748 miembros, lo cual arroja una media de unos 25 masones por logia, 

Si ese dato lo ponemos frente a las 211 logias actuales que tienen de todas  Obediencias reseñadas (GLE-GLSE- DH)  que segun los cálculos contienen con números alza  unos 4.800 masones, al final el n umero de media por logia es menor que el GOE en 1928.

Por tanto, nos debemos felicitar cuando se levantan columnas de logias y soy el primero, pero también pienso en clave prospectiva huyendo de los fuegos de artificio, y me pregunto 

¿Hasta cuándo se extenderá esta situación de no interrogarse sobre estas cuestiones?.

Victor Guerra.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...