Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón, y tienen por tanto derechos de autor ©.

30 de julio de 2019

Reflexión desde la Logia Atocha Grande Oriente Ibérico (GOI)


Frente a una masonería líquida que se disuelve en mil y en un conflictos internos como le sucede a la Gran Logia de España (GLE) con otra masonería de la cual poco sabemos, si es que algo hay que saber. Existen otras estructuras y otros Hermanos/as preocupados por la masonería y su entorno social, una sociabilidad en acción, y luchan  para sus propias estructuras se adecuen a una visión amplia y diversa, tal y como exponen en este caso los Hermanos de la Logia Atocha del Grande Oriente Ibérico.
Esta es su posición:


G.·.M.·. del G.·.O.·.I.·.
Comisión Permanente del G.·.O.·.I.·.

Or.·. de Madrid, 1º del mes segundo de 6019 (V.·.L.·.)

QQ.·.HH.·. Gran Maestre y miembros de la Comisión Permanente:
La R.·.L.·: Atocha con el número 3 al Or.·. de Madrid os saluda fraternalmente y os transmite las reflexiones sobre la situación actual de la Mas.·. liberal en España que han hecho, a lo largo del presente curso mas.·., nuestros hh.·. y hhas.·. de todo grado reunidos en log.·.
1.                  Introducción
La fragmentación actual de nuestra Orden compromete la eficacia de nuestro trabajo por el ideal humano que perseguimos y reduce nuestra actividad a la construcción simbólica del Templo interior de cada hermano a la vez que descuida o renuncia a la tarea de construir ese otro Templo tan necesario: el de una Humanidad libre, igual y fraterna a la que aspiramos.
La masonería liberal española, esparcida en más de doce Obediencias, ha disfrutado de un clima socialmente favorable en el que ha tenido y desaprovechado la oportunidad de sobreponerse a las décadas oscuras de la Dictadura y establecer una institución fuerte y unida, capaz de superar una división de raíces decimonónicas. No hemos sido capaces de hacerlo, perdiendo por ello la ocasión de desempeñar un papel como referente de transformación social. Las amenazas que se ciernen sobre las libertades en Europa nos recuerdan que nuestra institución no sólo es incapaz de proponer una alternativa eficaz y sólida, sino que adolece de una debilidad que puede desembocar en su desaparición en las hipótesis de evolución histórica más pesimistas.
La R.·.L.·: Atocha ha llegado a la conclusión de que nos encontramos ante la disyuntiva de unión o irrelevancia y ha decidido ponerse a disposición de la Comisión Permanente para trabajar en la consecución de un Oriente común para la masonería liberal. Por todo ello y, tras un breve repaso histórico y un análisis de nuestro pasado cercano y de la situación actual, solicitamos a la Comisión Permanente que dé los pasos necesarios para articular este proceso y el traslado del asunto a la Asamblea General con la finalidad de comenzar efectivamente la construcción de esta tan deseada masonería liberal reunida en una organización común.
2.                  Breve reseña histórica
El 5 de abril de 1888 se reunió en Madrid una asamblea de masones de toda España en la que se proclamó la imprescindible y necesaria unión de todas las obediencias y se instó, en consecuencia, a terminar de una vez con la excesiva proliferación de Grandes Orientes (veintiuno, creados a lo largo de un corto espacio de tiempo), para lo que era necesario redactar nueva Constitución.
El 24 de enero de 1889 Miguel Moraita Sagrario constituyó el Grande Oriente Español, como resultado de la unión del Gran Oriente de España y el Gran Oriente Nacional de España. Los talleres comenzaron a trabajar unidos y más Grandes Logias se fueron sumando con el paso del tiempo. El ideal de una Masonería unida parecía más cercano.
Sin embargo, en la Asamblea de 1916, un anciano Miguel Moraita, a la sazón Gran Maestre del Grande Oriente, comprobaba el triunfo de las iniciativas disgregadoras. Las fuerzas centrífugas del masonismo catalán habían triunfado: después de romper el pacto de amistad, en 1920 crearon la Gran Logia Española. Los enfrentamientos se sucedieron entre inmovilistas y reformadores, filosóficos y simbólicos, centralistas y autonomistas, abstencionistas e intervencionistas. La masonería se miraba en su espejo y despreciaba a su peor enemigo: ella misma. Iniciaba así un camino, que a la par que España, la llevaría a la autodestrucción.
3.                  Situación actual
Tras los años oscuros de la postguerra y dictadura en los que la masonería española prácticamente desapareció, salvo cierta presencia testimonial en el exilo, la aprobación de la Constitución en 1978 y la legalización de la masonería en 1979 sentaron las bases para un regreso de la Orden a nuestro país con aire de refundación de la masonería española del siglo XX. Este regreso se sustanció en un cisma que anunciaba, tristemente, un futuro inmediato de fragmentación y desunión.
Rápidamente, con el mismo espíritu del XIX, las obediencias se multiplicaron. Ya en 1997 el se cuentan seis en Madrid. El Grande Oriente Español, como una terrible metáfora, había sido comprado como marca por la Gran Logia de España. Las mismas fuerzas disgregadoras y personalistas se apoderaron de nuestra institución y centradas en buscar la diferencia de unos con otros, se apartaron del universalismo. Como resultado de todo ello, las logias se convirtieron en máquinas de expulsar hermanos. Estudios sobre el número de pasaportes emitidos hablan de una proporción de ocho a uno entre los hermanos iniciados y los que permanecen activos.
Un trayecto empedrado de desencuentros y divisiones en el que no ha faltado el abono de las debilidades humanas, ha conducido a la situación actual, en la que la proliferación de obediencias de la masonería liberal ha llegado a extremos absurdos. Un recuento somero que, de seguro, no recoge el catálogo completo, proporciona una larga lista:
Gran Logia Simbólica Española -cincuenta logias y triángulos-, Gran Oriente Ibérico -seis logias-, Gran Oriente de Francia -diez logias-, Gran Oriente de Cataluña -trece logias-, Federación Española del Derecho Humano -veintidós logias y triángulos-, Gran Oriente Femenino de España -cuatro logias-, Gran Logia Femenina de España -once logias y triángulos-, Gran Logia de Canarias -catorce logias-, Gran Logia Federal de España (desconocido el número de logias), Gran Logia Provincial de Madrid -dieciocho logias-, Gran Logia Regular de España de Memphis-Misraïm -cinco logias- GLSLA: Gran Oriente Latinoamericano -siete logias-, Gran Logia Tradicional y Simbólica Opera -desconocido el número de logias-, Gran Priorato de Hispania -doce logias-…
Una estimación muy optimista nos permite pensar en la existencia de alrededor de doscientas logias y, como mucho, unos 2.000 masones liberales en España, distribuidos en una red orgánica altamente ineficiente que obstaculiza la adquisición del peso específico necesario para influir en la sociedad como, de acuerdo con los principios de la Orden, corresponde al trabajo masónico. Al mismo tiempo, las cifras mencionadas, si bien son modestas, revelan un potencial latente que, de ser aprovechado mediante una estructura organizativa adecuada, incrementaría exponencialmente la fuerza de la masonería española.
Por triste que resulte reconocerlo, reducidas y empobrecidas, las Obediencias fomentan la desconfianza entre logias y hermanos como herramienta principal para su supervivencia.
La historia de la masonería española del siglo XXI debe comenzar aceptando los errores que se han cometido en los siglos XIX y XX. De nada vale permanecer impasibles ante la silenciosa decadencia de nuestra centenaria institución. Falsificar la historia y los números reales es más peligroso que ocultarla. 
La construcción de un único templo en el puedan trabajar con calma y seguridad el pueblo masónico es la respuesta pendiente de la masonería española a esta grave crisis. Ese templo sólo se puede cimentar sobre un pilar: unidad.
4.                  Conveniencia de acometer un proceso de confluencia
Nuestro trabajo masónico y las tareas asociadas al devenir de cada obediencia nos impiden calibrar debidamente la gravedad de la situación, que la lectura fría de las cifras ofrecidas pone de manifiesto con absoluta claridad. La masonería liberal española está desorganizada, no ofrece un punto de encuentro bien definido a nuestros conciudadanos afines a los principios que nos animan y está, en palabras de un H.·., en vías de convertirse en una curiosidad arqueológica.
La historia de nuestra orden, así como la de otras entidades de similar naturaleza, indica que la eficacia de estructuras organizativas llamadas a influir en el entorno social requiere una masa crítica por debajo de la cual están condenadas a la irrelevancia.
La fragmentación orgánica tiene además una serie de efectos nocivos que no debemos desconocer: dispersa el talento y hacer más difícil su identificación y aprovechamiento; malgasta energías y capacidad de acción en esfuerzos redundantes e innecesarios; debilita los recursos económicos y, con ello, la financiación de iniciativas de coste elevado; y fomenta, en fin, un sentimiento de pertenencia y exclusividad muy alejados de los ideales masónicos.
Ante todo esto, caben dos vías de acción: la inmovilidad y la confluencia. Los hh.·. y hhas.·. de la R.·.L.·. Atocha creemos firmemente que aceptar el actual estado de cosas y optar por el inmovilismo es un camino seguro a la desaparición. Por ello, tras numerosos y fructíferos debates en log.·., hemos llegado a la conclusión de que sólo un proceso de confluencia entre las distintas obediencias de la masonería liberal puede garantizar un futuro próspero, por el que, sobra decirlo, habrá que trabajar intensamente.
5.                   Solicitud al Gran Maestre y a la Comisión Permanente
La R.·.L.·. Atocha está convencida de que la fragmentación de nuestra orden en distintas obediencias nos hace débiles para transmitir nuestros valores basados en la razón, la tolerancia y la solidaridad, y vulnerables a las insidias y prejuicios heredados de nuestro pasado reciente. Si se pretende proyectar lo que somos sobre la sociedad en la que nos ha tocado vivir, la amplificación de nuestros mensajes será directamente proporcional, como es obvio, a nuestra dimensión cuantitativa. Nuestra capacidad de influencia precisa de un tamaño necesario para atraer a tantos masones sin mandil que en el ámbito profano comparten sin saberlo gran parte de nuestro ideario, pero también para que nuestra opinión se percibida como valiosa y respetada en la construcción de lo común.
Tal vez pueda haber matices diferentes en este análisis, pero difícilmente habrá HH.·. que no compartan lo esencial de esta reflexión, fruto de la legítima inquietud e interés por la búsqueda de un bien mayor que a todos incumbe
Decía el H.·. Salvador Allende en su plancha de quite “que es esencial el frío análisis colectivo para adoptar resoluciones de gran trascendencia”. Por ello y por todo lo anteriormente dicho, solicitamos al Gran Maestre y a la Comisión Permanente que den los pasos necesarios para contribuir a este propósito de integración y asuman esta ardua tarea como proyecto esencial del futuro inmediato asignándole la máxima prioridad. El eje fundamental del trabajo debe basarse en el compromiso del Gran Oriente Ibérico con la confluencia entre las distintas órdenes liberales de España y Portugal, transmitiendo nuestra solicitud a todas las logias para su involucración activa y promoviendo los encuentros necesarios y la elaboración de los correspondientes documentos de trabajo con los representantes de otras logias y obediencias.
Creemos que la próxima celebración de la Asamblea General de la Obediencia en el mes de junio proporciona una oportunidad inmejorable para incorporar este tema al orden del día, proponiendo un manifiesto y propuesta de plan de acción cuyo propósito último sea una obediencia única de masonería liberal en el espacio ibérico para que sea ratificado por los representantes de las logias.
Desde Atocha ofrecemos nuestra leal y solidaria colaboración en cuantas tareas se entiendan necesarias para llevar a buen fin este ambicioso proyecto cuyos resultados compensaran, sin duda, el inmenso trabajo que los hará posibles.
Os enviamos un T.·.A.·.F.·. y el Ó.·.D.·.L.·.P.·.
V.·.M.·. Plutarco
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...