Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

27 de enero de 2015

EL METODO MASÖNICO

 - Fotografía: Estatua de Newton esculpida por Paolozzi, 1995, Londres

El tema o temática del METODO MASONICO es un bello ejercicio al que se han dedicado varios y variados Hermanos, que por lo que puedo intuir se engarzan en dos polos, una desde la opción de la masonería de tradición y la otra la general la práctica del REAA y esa visión la comparten importante referentes intelectuales con Mircea Meliade y que un distinguido Hermano como Jose Luis Cobos (GLSE) reelaboraba de este modo el "método iniciático es una tradición. Método quiere decir camino, vía, procedimiento para hacer algo, que va perfeccionándose con la repetición de dicha tarea. Iniciático porque este camino está jalonado por una sucesión de ritos de paso que son conocidos en el ámbito masónico, con el término genérico de iniciación”

Y para ese viaje se nos propone una serie de preceptos de partida basados en las nociones de Mircea Eliade a cerca de la Iniciación, y como no partiendo también de consideraciones de que la Iniciación es la «Hermeneusis vivida» y el »Vitriol , e es pieza clave de interpretación que juega el mismo papel que la clave que pone el compositor al principio del pentagrama. De entre las múltiples interpretaciones que pueden darse a este enigmático símbolo yo me quedo con la siguiente, porque es coherente con la visión del método que presenta»

.Se entiende por tanto que una cuestión capital dentro de este desarrollo de la concepción del METODO MASONICO es contar con un elemento esencial un tanto hermenéutico y alquímico como es el Vitriol, que por cierto es un símbolo muy presente en el REAA, y deberíamos para seguir en la tarea que se nos encomienda de «descubrir las verdades» de dónde viene este elemento y como se introduce en masonería, y por tanto debiéramos saber también y cómo opera en nuestro desarrollo.

No menos importante sería saber algo a cerca de las reelaboraciones que de él se han hecho para adecuarlo a las necesidades conceptuales del proyecto masónico, sobre manera desde la visión escocista, pues nos queda por saber si ese esencial elemento para desarrollar el Método Masónico que se nos propone está en nuestros argot , en nuestro corpus ritual y si pudiera tener cabida si desde un rito como el que yo practico que se considera como el Rito de Fundación (rito de Los Modernos, practicado desde la primera gran logia, que se aleja de religiosidades y esoterismos varios y que no precisa para desarrollarnos como masones de ese misterioso elemento alquímico denominado VITRIOL.
¿Queda por tanto en el aire esa pregunta que sucede en aquellos Ritos, como el Moderno o el Rito Francés, en los que dicho elemento no está, o que se resistieron a dejarse penetrar a pesar de los mucho intentos que ha habido, y que lo rechazaron por considerar que tal elemento es un activo carro de venus conceptual fuera de la idiosincrasia masónica?

Introducir por tanto esoterismos para explicar nuestro desarrollo personal está bien y agudiza nuestro ingenio, y nuestras codificaciones llevándonos a milenarias escenas de alquimistas, las cuales podemos reelaborar para ajustar tales visiones a nuestras perentorias necesidades de explicarnos.

Mucho podemos hablar de Método Masónico y lo han hecho muy reputados Hermanos, que han escrito libros y libros, y en muchos de ellos han terminado yendo al mundo cabalístico, alquímico y hermético para explicar una realidad que ha ido creciendo con nuestros rituales.

Rituales que hemos ido construyendo como hemos podido y sabido, con nuestros marcos de referencia histórica y filosófica, y que a poco que escarbemos en ellos veremos sus imperfecciones, sus contradicciones, sus irrealidades, por tanto a mí personalmente no me valen las construcciones hermenéuticas tan bellas como se nos propone mediante el Vitriol.
Creo que nuestro método si es que hay alguno es como dicen nuestras Constituciones un método de especulación filosófica que nos permite, o nos facilita la “búsqueda de la verdad, el estudio de la moral y la práctica de la solidaridad”

Trabajamos pues con la especulación como herramienta para lograr el “mejoramiento material y moral y el perfeccionamiento intelectual y social” de nuestro entorno, y esa posición y conceptualización nos obliga de antemano a la reflexión, de acuerdo con el sentido etimológico de la palabra especulum/espejo.

Mirarse «reflejado» en el espejo es «reflejarse» tal y como lo hacemos cuando en nuestra iniciación se nos enfrenta con nuestra propia imagen en el espejo, con ello comienza un acto de «reflexionar-se». de repensarse, pero se nos dice que el reflejo que vemos es el “enemigo” cuando en realidad debiera considerarse desde el punto de vista del «reflexionar-se», del autoconstruirse.

Nuestro trabajo logial es un método de relación personal entre hombres y mujeres libres que cooperan para que la logia se convierta de un hipotético Centro de Unión que indicó el Pastor Anderson a un utópico Centro de la Unidad entre personas de diferentes edades, biografías, horizontes espirituales, ideológicos y filosóficos, los cuales desde esa diversidad se reconocen entre sí, en su grado y calidad y cualidad, y eso debiera darse también de igual modo en la llamada Cadena de Unión.

Por tanto hablamos sobre un método masónico que se ha ido creando, y reelaborando a la vez que conservado a lo largo de los tiempos, mediante una tradición que se transmite de generación en generación, con cambios y evoluciones y ese es nuestro mayor y mejor tesoro.

La comprensión de ese método supone la adquisición y la interiorización de una serie de conocimientos y corpus simbólicos que hemos de ir incorporando gradualmente a nuestra práctica masónica en el seno de la Logia, distinguiendo lo real de lo esencial.

Por tanto la unión y la intensidad de la relación fraternal de una Logia se funda pues, en la participación de todos los hermanos en el lenguaje común de los símbolos, y del rito como símbolo dramatizado que debe ser conocido, debatido e interiorizado por todos los miembros, pues ello nos permite a todos de esta forma comunicarnos a pesar, y por encima de nuestras diferencias espirituales, generacionales, o filosóficas; y no podemos ni debemos huir de ello, por banal que nos parezca, o por interesantes que nos parezcan otros debates u ámbitos conceptuales.

Debemos tener en cuenta que «El Rito crea el momento de la unidad y establece además la distancia justa entre los hermanos para poder sentir el calor del otro, sin invadir ni violentar el espacio vital del otro».

Por lo cual debemos velar por mantener la transmisión del método ritual a salvo de contaminaciones o variaciones, y ello exige la lealtad de cada masón para con la integridad y la riqueza del «thesaurus» masónico recibido, es decir: «manteniendo los mitos, símbolos, rituales, costumbres, y las virtudes morales e intelectuales sobre las que tradicionalmente se asienta nuestra tradición masónica y nuestra inclinación logial y obediencial».

Teniendo en cuenta que son referencias que debemos pasar de una generación a otra, sin que el contenido cambie, aunque los vehículos de transmisión tengan una increíble pátina de modernidad, pero ello no supone transmitir como papagayos los rituales, o los Usos y Costumbres, es necesario hacer un esfuerzo suplementario en esa labor de reconstruirse de reelaborar toda la simbiosis ritual, para saber lo que esencial de lo que son añadidos, lo que real a lo que es trampantojo, que nos puede también servir para caminar en nuestra demarche masónica , pero debemos ser capaces de tener esa agudeza de ver, y ver el sentido de nuestra autocontrucción.

De hecho, esta forma de transmisión ha variado según han cambiado los estilos del «discurso intelectual» que se ha ido amoldando en cada momento a las ideas, a los conceptos, a las corrientes de pensamiento, o los tipos de cultura profana, lenguajes, vocabularios. etc.

Hoy este discurso es el que corresponde a «este tiempo», por cuanto que es el lenguaje de hoy que es el que nos podemos entender los hombres y mujeres en la actualidad pudiendo afirmar que «el espíritu permanece, pero la letra cambia sin traicionar al espíritu». Esa debe ser nuestra trayectoria como proyecto que camina hacia la constitución de la futura logia que busca el Centro de la Unidad.

El Ritual se ha de realizar mediante la transmisión oral, y ello debe asegurar su autenticidad, y debe descansar en esa oralidad como medio de comunicación personal por excelencia y como garantía del contacto humano y el secreto masónico.

Motivo por el cual la palabra, ha de ser pautada por el Rito, dicha de hermano a hermano, de cara al Oriente, pero no como un arma arromadiza, o como una pelota que se le cuela al hermano para que debata interminablemente, o para que el Maestro engulla y digiera sus propias contradicciones o ignorancias, o muestre sus sapiencias.

La palabra ritualizada tiene una fuerza y un calor que multiplica su eficacia comunicativa, por tanto nuestras planchas deben ceñirse al sentido del consenso, al concepto de ayuda, de superación dando a la transmisión masónica la intensidad que le corresponde, no sólo como adquisición de conocimiento sino como incorporación a una Tradición, a una cadena de hermanos de la que formamos parte como un eslabón más en continua formación .

Nuestro trabajo masónico ha tenido muchas reelaboraciones desde antes, durante y después de 1721, y cuyo producto llega a nuestras manos a través de muchos autores,. donde ha intervenido desde las Guildas, pasando por Anderson, hasta nuestros días y sin embargo el núcleo, la médula de la tradición masónica sigue siendo la transmisión oral y directa, de persona a persona a través de una herramienta ideal como es l Rito trasmitido mediante el ritual.

Por tanto podemos señalar que la masonería, o sea nuestra peculiar forma de trabajar es una forma compleja de interactuar en un medio, o un entorno, pero no de una forma sistemática sino desde la diversidad que es nuestra riqueza y nuestro valor, porque así de diversas y multifuncionales son nuestras propias herramientas.

Es esencial saber que pese a las grandes avances no se puede transmitir nuestro peculiar método masónico a distancia, porque no es sólo un conocimiento intelectual, sino una vivencia en un ámbito espacial muy determinado, donde ese “Thesaurus” nos dice mucho sobre el ser y esencia; y ello nos invita a un determinado comportamiento, y sabemos por propia experiencia cuando hemos intentado trabajar desde la distancia y sin el contacto y la vivencia ritual lo que nos ha pasado, malas interpretaciones, vuelcos del sentimiento sobre la razón, o el sobrepeso de la razón sobre el sentimiento.

Sólo la participación en el Rito nos puede dar la profundidad comunicativa que permite hacer masonería. Sin esa profundidad no hay trabajo masónico por mucho Vitriol que vertamos, el acto de «reflexionar-se», es personal y necesita de capacidad y de cualidad y sobre todo de sinceridad.

He dicho
Víctor Guerra.





























23 de enero de 2015

DE NUEVO CHARLES PORSET EN LA BIBLIOTECA

La intensa  y extensa obra de  Charles Porset, le precede aún cuando hace ya tiempo que ha pasado al Oriente Eterno, son de reseñar algunos de sus trabajos que he ido publicando en un blog dedicado a su obra y trabajo (Inmemorian Charles Porset) que hubo de cerrar por expreso deseo de su hermano Jean Claude Porset, aduciendo derechos de propiedad intelectual y permisos varios, lo cual  hecho desaparecer al menos para el publico de habla castellana,  la gran importancia que ha tenido y tiene Charles Porset en cuanto a la comprensión de la historia masónica.

 CHARLES PORSET, IN Memorian
Pues bien,  hoy sobre mi mesa además están además de una  buena parte de sus libros, a los cuales se ha sumado la obra magna que estaba abordando junto a  Cecile Révaguer, un trabajo póstumo: Le monde maçonnique des Lumieres . Europe.Ameriques y Colonias,

Un diccionario prosopográfico  compuesto de 3 tomos  y casi 1000 paginas por tomo,   con un precio de 475 E.

                                                2015-01-20 17.35.29
En dicha obra  podemos encontrar cientos de personajes  ricamente descritos con sus adscripciones masónicas, lo cual conforma todo un quehacer que junto a obras como la edición corregida de D. Ligou: Studia Latomorum o LES PHILATETES ET LES CONVENTS DE PARIS  en homenaje al maestro Ligou, y  trabajos HIRAM SANS CULOTTE ? FRANC - MACONNERIE, LUMIERES ET REVOLUTION, completan todo un saber enciclopédico masónico de primer orden.


Víctor Guerra

19 de enero de 2015

LOS ALTOS GRADOS REAA COMO JUEGO INTELECTUAL S.:.C.:.M.:. de España

Estos días ha puesto de nuevo en pie la Editorial Masónica.es su Revista CULTURA MASONICA nº 20,

Un numero coordinada por el Hermano  Joan Francesc Pont y  por el Hermano Gabriel Jaraba Medina, ambos miembros del Supremo Consejo Masónico de España del REAA, organismo ligado a la Gran Logia Simbólica Española  (GLSE)

CULTURA MASÓNICA Nº 20

Desde este enlace puede descargar la revista: 
http://masonica.es/documentos/PrimerCapituloPDF/409.pdf

Los autores y temas de este número son:
  • Sumario  Año VII / Nº 20 / ENERO 2015
    | Editorial
    EL CORAZÓN CÍVICO Y SIMBÓLICO DEL RITO ESCOCÉS
    LECCIONES DEL QUIJOTE PARA LA ACCIÓN MASÓNICA DE HOY por Xavier Miranda Sánchez
    EL MAESTRO SECRETO O EL ARTE DE VER, OÍR, CALLAR Y AC-TUAR EN LA SOCIEDAD PANÓPTICA por  Antonia Ordoño Muñoz
    RAZÓN, DEBER Y CAMBIO por Carmen Serrano Gómez
    LA LIBERTAD DE PASO  por Joan-Francesc Pont Clemente
    LA FRATERNIDAD COMO EXPRESIÓN DEL AMOR REPUBLICANO por Santi Castellà Surribas
    EL ARQUETIPO DEL CABALLERO EN LA DIDÁCTICA Y EN LA PRAXIS MASÓNICAS por Germán Venegas Díaz
    ROSACRUCISMO SOLIDARIO: ACTIVISMO ALTRUISTA EN EL SI-GLO XXI BAJO EL PARADIGMA CABALLERESCO por Mario M. Hospital
    LAS DUALIDADES DEL KADOSH: EL BLANCO Y EL NEGRO Y LAS HOJAS DE LA ESCALERA por Gabriel Jaraba Molina
    EL CAMPAMENTO O LA FUERZA TRANSFORMADORA DEL MI-TO COMO FUENTE DE LA RAZÓN por Ramon Salas Roig
    CERRAR LAS VENTANAS Y ABRIR LA PUERTA DE OCCIDENTE por Vicenç Molina Oliver
    BONUS VIR SEMPER TIRO por Rafael Fernández de Castro y Baras
    EL RITO ESCOCÉS EN LA TURQUÍA DE 2014 por Hüseyin Özgen
Víctor Guerra MM.:.

14 de enero de 2015

EL DESENCANTO DE UN MASON, o la CONJURA DE LOS NECIOS.


EL PROYECTO DE LA MASONERIA REGULAR EN ASTURIAS

Lo cierto que este libro que traigo hasta este pizarrón, lo encontré por casualidad al rebuscar en Masónica.es,  tropecé con el libro de Hermano Roberto García Álvarez (Asturias) EL DESENCANTO, el cual  tal vez no me hizo llegar, ni el libro ni  la noticia de su publicación, debido supongo  a su tremenda timidez.

Para leer su PROEMIO

Solicitado el libro a la editorial me pongo a esperar con impaciencia, al final después de Reyes llegó, y digamos que lo devoré en una larga mañana invernal, oscilando mi impresión entre estadios muy diversos, ya que el libro tiene varios planos de lectura.

Es un libro de esos que de vez en cuando salen a la luz, muy de tarde en tarde, los que recuerdo ahora así de ese estilo y a la  carrerilla, son los de M. Caillet: Yo fui masón; el de Boeglin: Main basse sur la Masison Cadet?., y alguno más que rueda por la biblioteca…y cada uno en sus "marcas".

Es un libro, El Desencanto,  que muchos que ya peinamos canas en esto,  y que hemos sufrido periplos parecidos en esta montaraz masonerías española, quisimos escribir en su día, o hicimos algunas notas al respecto y que reposan en alguna gaveta…, y cuyo deseo se quedó en eso..., en esas notas ya casi perdidas en el olvido, puesto que el tiempo todo lo cura, y los resarcimientos ya han dejado paso, tras las penitencias y el dolo que impone el tiempo….pues al olvido.

Sin embargo hay, quien como Roberto García que se impone como tarea escribir estas dolorosas notas para resarcirse de toda una historia, que él cuenta de forma muy literaria y por cierto muy bien, envidio su capacidad de narración, y el  manejo de la lengua, pero la historia que nos cuenta es más circular y compleja de la que él quiere darnos a conocer..

Su tremendo libro, en el cual carga despiadadamente contra la GLE, tiene varios planos, muy interesantes de resaltar, por un lado está la vendetta contra la Gran Logia de España, la que fue su obediencia durante algún tiempo, por otro lado tenemos el plano histórico en que desarrolla su libro que versa sobre el proyecto de una masonería «regular» en Asturias, y luego está ese otro plano más personal con la exposición a cerca de lo que el autor concibe y expresa sobre la masonería como concepto y praxis.

Tres planos que se entremezclan y crean toda una atmósfera, donde unos relatos a veces rebajan la carga intensa de otros, y donde se transpira tristeza, resentimiento, terquedad, ilusión y voluntad de cambiar un mundo bajo unas determinadas coordenadas.

Pero veamos los distintos planos:

Cuenta la historia Roberto García (Maestro Masón) con algunos años de trabajo tanto en la GLE como en la GLSE,  y en el libro más enfrascado  en las peleas que en desarrollo masónico, de un proyecto de creación como fue el de implantar  una masonería “regular” en Asturias,

Esta historia no se entiende por más que él lo intente sin exponer  los antecedentes, y sin pintar más ricamente a algunos personajes, que quedan en su relato como rubicundos querubines de buen talante, cuando algunos han sido siniestros conspiradores ya desde su incardinación en masonería,  forzando, y utilizando a otros para saber quién estaba y no estaba en el seno de la logias asturianas, y saber quién era cada uno, incluso aún cuando por ejemplo  el significado «Demóstenes» solo era un impenetrante que quería entrar en masonería, eso sí como buen conspirador quería que se le revelasen las membresías para ver si estas eran o no de su conveniencia.

Este siniestro personaje, que Roberto retrata como la equidad personificada de la amistad,  es el mismo que conspiró todo lo que pudo, y más, el cual se asoció a unos y a otros, en función de poderíos y otras embajadas.... como coaligarse al entorno de Diaz Ron que fue su gran aliado, el cual le facilitó de todo y que como moneda de cambio  este le pagó con intenso reportajes en el Diario La Nueva España, no en vano Ron se codeaba con la monarquía y con poderosos liberales astures y todo venía muy bien a casi todos..

El Hermano « Demóstenes» al cual  se presenta en el libro como víctima de una mala jugada para descubrir su membresía masónica, «mediante el envío de un fax con un incardinación masónica al periódico en que trabaja»`[Diario  La Nueva España], pues es el mismo que escribió sobre mi persona aquello «de que yo venía a vivir de la masonería» y es el mismo que bajo la cobertura del colectivo nombre Arturo Román, ponía en solfa el aditamento (Mandil) que algunos prohombres astures habían olvidado en un avión ya que venían de un viaje procedente de Córcega invitados precisamente por Diaz Ron , colocando la foto cedida, se dice por algún despechado de no ser invitado a tal tertulia en tierras francesas,  en la foto estaban: A. Masip,(Eurodiputado) Blas Herrero (empresario de Radio Kiss), Francisco Rodriguez (Reny Picot) ... me pregunto si con ello se estaba  estaba delatando la supuesta membresía masónica de estos?, o haciendo recaer sobre ellos tal la  posibilidad de una posible membresía masónica..., y al final cabe `preguntarse ¿con que fin...?

Casi que no cabe imaginarse años más tarde, que  con este tipo de chantajes el Hermano Demóstenes, sería con algunos de estos nombres con quienes querría materializar  en Asturias, su pretendida  «LOGIA SECRETA» de la cual nos habla Roberto García, que por cierto dice que ha visitado. Las vueltas que da la vida y la masonería

Todo este preliminar lo viví en primera persona, y por tanto algo sabemos a cerca de toda esa terquedad de querer implantar una masonería regular en Asturias a toda costa, con unos comienzos más que contradictorios y complejos, cargados de desconfianzas y tejemanejes, que comienzan precisamente jugando al gato y el ratón, con aquellos que estábamos en la masonería liberal, pero digamos que nosotros éramos unos desarrapados y mejor incardinarse en una masonería elitista, que venía de la mano y la querencia de Díaz Ron.

Esa masonería  nació como una conjura de necios, y  empezó entre cosas con  la imposición del 1º Venerable Maestro de la 1ª logia que se estableció en Asturias: Miles Lucís, cuyo título distintivo no era este sino; Caballeros de la Luz, acto de levantamiento que tuvo bastante predicamento en la prensa regional, donde lucián con orgullo los grandes mandilones los prebostes de la GLE,  (LNE 16 y 17 Octubre 1999), (fotos muy significadas y significativas)

Dicho VM proveniente de la extrema-izquierda asturianista, aunque en petit comité luciera orgulloso, nobles  rangos abolengos, como buen izquierdista burgués que se precie, y que logró por encima del propio taller su nombramiento, tal vez  al tener un pie en las moquetas de la GLE en Madrid, ser Profesor de Estructura Económica (UAM) con plaza y mando en algunas Provinciales, y pisar, como no, algunas moquetas masónicas fuera del España  eso sí relacionadas con la Universidad.. y  a buen que estas cualidades hicieron que los conservadores prebostes de la GLE (Ron y Sabrobe) por aquello de clavar el banderín regular en Asturias pasaran por apuntalar el nombre de David M. Rivas, como futuro VM del proyecto astur, que pronto renunció o se le quitó el mallete.., aunque visto lo visto, no era de extrañar,  y para muestra un botón del talante que se  gastaba el Venerable Maestro.

Les dejo en este enlace de una de sus primeras planchas dirigidas al taller que se levantaba en Asturias: PROGRAMA DE UN VM . CURSO MASONICO 2001 DE LA GLE en ASTURIAS

Estamos pues, ante una historia de terquedad de  querer poner algo en pie algo que pocos cimientos ha tenido, ni simbólicos ni rituales, primero porque la materia prima apenas si existía, segundo porque el universos “regular” genera muy pocas herramientas de lectura pese a su capacidad, lo cual hace que el poso para la formación quede en nada, si además a todo este trajín se le apartan los temas de debate sociales como religión y política..., pues al final de todo el recorrido queda poca cosa amen de hablar de muchos tópicos y leyendas ..., pues eso al final lo dicho, les queda la rimbombante lectura de los Decretos, y máxime en una combativa Asturias de aquellos tiempos. Pero bueno siempre hay sitio para todos.

Uno se da cuenta de las urgencias de la GLE y de algunos prebostes, cuando echa mano de la hemeroteca  y ve noticias  y reportajes,  entonces es cuando se explican ya de por sí envidias, premuras y ese querer  estar... y ocupar espacio, pero sin pagar el peaje de no querer estar en el candelero mediático, como hicimos en la masonería liberal.., eso sí luego recogimos nuestros frutos, lo que recogió la «regularidad» fue el desastre… En esos momentos el Diario La Nueva España parecía un periódico masónico del siglo XIX. Era increíble... y la GLE, sin tocar pandero...

Tampoco habla Roberto García, en su libro de como los «regulares» nos echaron a los «liberales» de su local como moneda de cambio en una de esas raras negociaciones para condonar esas extrañas deudas en las que siempre han andado liados, luego lo que son las cosas, los «regulares» serían recogidos previo pago del alquiler por los «liberales» en el local que todavía  hoy tiene la Logia Rosario de Acuña e en la Calzada, y donde aún están allí trabajando, tanto el GODF, como los propios "regulares" actuales.

Todo esto..., más el distanciamiento perpetuo entre «regulares» y «liberales», aun compartiendo local,  no se  ha cedido un ápice hacia una aproximación, institucional casi que imposible, pero es que no ha habido ni una sola para-institucional...., nada de nada, alguna visitilla.. pero ni mencionalos....; eso también conforma parte del complejo de isla que tiene toda  la masonería española, y más aún la asturiana, y ya no digamos la "regular".

Pues todo y más…,como ustedes pueden suponer es el magma en el cual se desarrollaron los proyectos «regulares» asturianos, con más cainismos y cambios de platos de lentejas que otra cosa,  estando siempre de por medios los mismos, o parecidos  personajes (unas veces unos y otras veces otros) actores, en uno u en otro proyecto repetidos como los cromos, o recogiendo a los que daban problemas en otros lugares, no sé por qué se extraña el Hermano Roberto de los resultados como estas estrategias y tácticas.

Si hiciéramos un árbol genealógico de como se ha estructurado la masonería asturiana veríamos a pervivencia de ciertos personajes en ella, y se podrían ver algunas cuestiones que nos llamarían la atención y nos darían cabales explicaciones sobre lo acontecido.

Esto se expone en parte en el epilogo del libro, donde el autor cuenta que otros proyectos se vinieron abajo de igual manera en la GLSE, [en parte porque se cometieron una y otra vez los mimos errores y teniendo como actores principales a las mismas personas], es más tras toda esa debacle de proyectos de traiciones, cainismos varios, lo que se ha logrado es dejar Asturias  como una tierra quemada para repescas de Hermanos, tarea imposible tras las acciones de algunos Hermanos que queriendo imponer modelos, al final lo que se ha generado es una desconfianza total después de tanto obscurantismo, traición y desapego.

Un ejemplo que dice mucho de cómo está el patio masónico asturiano, es la resultante de una acción que como Venerable de una Logia de Investigación, desarrollé, y fue la convocatoria a trabajos de unos 26 hermanos, de todas las Obediencias y en «sueños» que me venían insistiendo en hacer una Tenida sobre el Rito Moderno, pues bien entre los que estaban de viaje y ocupados, resultó que la mayor parte de ausencias  que se produjeron eran debidas a temas como «sí esta fulano y mengano, yo no voy..» y eso se produce en una aldea masónica donde nos conocemos todos, y somos cuatro gatos..., a esa Tenida al fina fuimos 8 Hermanos y creo recordar que al final nadie de la "regularidad".

Ese es el ambiente, y aunque se pinta un poco de color de rosa en el libro El Desencanto aún desde la crudeza del relato,  tal vez para justificar alineamientos propios, pero la realidad es más cruda y puedo decir que el proyecto de la GLSE que se estaba encauzando, se trataba de  empezar de nuevo, despacio, sin competencias.. pero aparecieron las prisas por emparentar con prebostes de la GLSE, y al final así se hizo y se les entregó como al Conde D. Julián, las llaves del reino, y la masonería asturiana de nuevo  se tornó en confidencias, en querencias, y en el querer empatar, aun a sabiendas, que la patita que por debajo de la puerta se enseñaba no era de corderillos... sino que era de viejos Hermanos que vieron oportunidades de jugar una vez más, como lo habían hecho años atrás a sus propios intereses, como le recordé una vez más a Javier  Otaola, que fue quien se le facilito con la mitológica llave del Conde D. Julián que el GODF entrase en España  y montásemos las logias que se montaron en un pis-pas,  cuestión acaecida durante su mandato, durante el cual nos fuimos muchos de los cuales luego trajimos el GODF a España, y desarrollamos un masonería más combativa y social que era lo que le pedíamos a Javier Otaola en esos momentos. COmo dice el refrán, no quieres taza... pues taza y media.

Pero los «vitorianos» encontraron en Asturias mucha contertulia , mucho juego báquico y escenográfico  y oportunismos por hacerse con los juguetes mediáticos, como así sucedió, y cuando ya la cosa del autobombo ya dejó de dar réditos y suponía mucho trabajo mantener el tipo, yo les hice mucha crítica interna y externa a algunos de sus productos editoriales, se abandonó el fuerte, aunque digamos que  mucho antes yo había dejado, casi que a buen seguro que con alegría de todos.

 El proyecto de levantar un proyecto de la GLSE de Rito Moderno en Asturias, justo se  iban tallando piedras y justo en ese preciso momento cuando parte de los actores de la «regularidad»  vinculados ahora a la GLSE me plantearon derivarlo al ejercicio del REAA,  porque así se encontraba augusto J. Otaola y Valentín Díaz, y otros…, en ese mismo instante que se planteó dije que no, y ya no me quedé al resto de la reunión, en la cual además estaba el autor del libro El Desencanto, emocionado con la presencia de Otaola.

En fin todo eso existió , porque unos y otros hemos sido partícipes activos de cosas como la que  comento.  Ahora se nos habla de un proyecto egipciaco, y de un ritual francés, y de una masonería más personal ...  tal vez antes que nada yo preguntaría primero: ¿Es eso MASONERÏA?.. y segundo ¿Quién está dentro..?. 

Porque mucho me presumo que en parte son los mismos que han sido activos agentes del cainismo «regular» asturiano, pues es  decir  tanto como que en todo este asunto están casi los mismos, digamos que  «ellos se lo guisan y ellos se lo comen»..., no pueden decir que las otras masonerías les hemos invadido o creado problemas.

Que por cierto ya hay algún damnificado que por ahí pulula echando pestes de algunas de estas últimas movidas masónicas, y que en una comida a tal penitente, le dije que «con él no contaría ni para comer» tardó mucho en reventar la cosa y el citado comensal en echar por esa boca..., hablando de masonerías secretas.. etc, y de las jugarretas de unos y otros…

Este es el gran trasunto del libro, una intrahistoria que no se cuenta, en la que tienen mucho que ver algunos principales actores que están en casi todos los repartos, y aunque no se les espera pues siempre están, aunque algunos nos  hemos salvado de toda esta coña, pues al ser la masonería una especie de vasos NO comunicantes, pues digamos que salvo el desembarco ahora en la GLSE, siempre la "regularidad  asturiana" se lo han guisado ellos solitos, que se bastan y se sobran.

Por cierto el capítulo El Juego de Tronos, es toda una vendetta, en la cual utilizar la fuente de Pepe Rodríguez, desmerece del libro, por más que sean episodios que se conocen y que se deba su articulación  a mucha garganta profunda, pero utilizar bibliografía antimasónica como la que hace Pepe Rodríguez por mucho que se quiera disfrazar de historia, a mi me parece poco apropiado.

Por otro lado en el libro EL DESENCANTO, está el plano personal, cuya lectura me resulta dolorosa como todos estos pasos que terminan en el extrañamiento masónico, forzado o voluntario,  pero en la lectura del libro denota como el autor  está en un medio precario, donde hay más voluntad que formación, y donde uno va adquiriendo no el conocimiento sino los tópicos masónicos al uso. En ese sentido la sensación de fracaso es la que expone el autor, desde la quemazón personal de verse desasistido y no tener horizontes claros, en parte porque no hay referentes claros, y esa sensación de fracaso se reafirma cuando, quien debiera ser referente, uno se da cuenta que tras el pavoneo masónico, hay mucho cimiento de barro y eso se generaliza mucho en todas las masonerías y obediencias, falta formación y fundamentación.

En ese sentido si es cierto que la masonería fracasa, y fracasará una y cien mil veces, porque no tiene base, y más aquella masonería que se quiere sustentar en la Razón y en el Espíritu, pero este hay que alimentarlo día a día, hora tras horas,  y tal y como le decía no hace mucho a un Hermano «regular» ¿con qué hacerlo? sin no hay formación, ni formadores, si nos alimentamos de cuatro tópicos que se desmontan a la mínima, si apenas bibliografía, ni lecturas aconsejables, y sin mencionar que la autoformación es tan extraña como escasa, ¿Cómo se va a alimentar a la nuevas generaciones con el escaso bagaje de conocimiento que les damos?, Y esa carencia la deja ver Roberto en su relato.

Una carencia de discernimiento entre elementos, herramientas y símbolos con muchísimas mitificaciones, sin analizar estructuras rituales o el propio trabajo masónico,  o la introspección sobre  qué es la masonería , y esto lo dice quien se considera un medio ignorante, que tiene todo un mundo por descubrir y que dedica horas y más horas a escudriñar y a discernir teniendo abundantes materiales a mi alcance,  por tanto pienso que será de los demás...pero también es cierto que tampoco se quiere perder tiempo, echar horas en esas labores.. y al final tenemos que todo el recorrido acaba en un proyecto de meditación seudo-mística de corte egipciaco, o en casa o haciendo planchas de corte y pega.

Otro de los planos que maneja Roberto García en su libro es todo ese edificio que construye son sus explicaciones simbólicas, rituales y estructurales sobre la masonería, que constituyen todo un corpus de lo que el autor va entendiendo sobre  lo que es la masonería, primero balbuceando, luego afirmándose, para en la plenitud de la maestría masónica, vérsele  más resuelto en el manejo de las estructuraciones metalingüísticas y las distintas definiciones que va soltando como perlas sobre lo que se entiende, o él entiende por una u otras cosa sobre : Masonería, ritual, el grado de Compañero, el del Maestro. Etc.

Esta parte del libro es distinta, sin juntásemos toda esta parte tendríamos una perfecta radiografía de lo que el autor entiende por masonería, sería algo así como la «filosofía masónica personal», que al final queda solapada por ese loor de desencanto y el resentimiento que aún tiene y que le ha llevado a publicar este libro, que a buen seguro que sin algunas cuestiones le pasaría menos factura al menos en lo masónico y en lo íntimo.

Para terminar agradecerle al autor las 3 citas que hace de mi persona, la cita bibliográfica, aunque creo que he publicado cosas más interesantes en relación a lo que escribe, como cosas sobre necedades, pensamiento único, gerontofilia en la estructuras obedienciales etc.. , algo mejor que citar el libro de Masonería en Asturias; luego con relación a un anuncio masónico, que dice que no he rastreado, eso creo que es mucho presumir de saber lo que tengo o no rastreado, aunque me supongo que a lo que se refiere es un aún anuncio que se publicó en la LNE al igual que se hizo en el 2001 y en otras fechas, que era una cuestión habitual en la GLE publicar este tipo de discretos anuncios.

Por último corregir al autor en la cronología masónica que ha pergeñado, y es que tras el decaimiento dela Gran Logia Masónica Asturiana, el primer proyecto llega a Asturias es de la mano de un triángulo en Gijón dependiente de la Logia Athanor de Madrid (GLSE) que llevamos adelante una serie de gentes (yo era aprendiz 1996) y estaba tal triángulo capitaneado por Pepe Iglesias y Juan Carlos Daza,. y desde aquí  se generó  a su vez la Logia Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad.. que concluiría  cuando yo me enfrento con Pepe Iglesias y Daza y su seudo-misticidad masónica de extraño cuño.

En ese contexto se solicita Otaola una triangulo de la GLSE más «social»  como no lo concedió, yo dejé la logia y detrás otros y tras un tiempo se pasó a conformar  un triángulo que nucleó los comienzos de  la Logia Rosario de Acuña (GODF), de los restos que no se integraron en el GODF algunos lo hicieron más tarde en la Logia la Indivisible (GLSE) y luego alguno terminó por la GLE..

En ese contexto fue cuando le dije a Javier Otaola, a la sazón Gran Maestro, lo que  suponía al dejarnos irnos y no enfrentarse a los hechos de ir hacia una masonería más social y combativa, me respondió muy bíblicamente. «el trabajo es mucho y los obreros pocos» esto se lo hice notar públicamente, cuando al final llegó a Asturias de la mano de Roberto García para lanzar el proyecto dela GLSE digamos que se vengó de mí derivando el proyecto al REAA.
Aparte que lo único que le interesó de Asturias es que se confirmara el levantamiento de una logia para poder tener su ansiado y añejo proyecto del Distrito Vasco, y Asturias hoy por hoy no es vasca, pero se contentaba con un Distrito Norte. "Quien no se contenta es porque no quiere"

Habría otras cosas que matizar a todo esto que presenta el autor del libro, pero la lectura ha sido intensa, al igual que esta reseña, y es un libro interesante pasa conocer la intrahistoria masónica asturianas que está llena de estas descalabraduras que el autor cuenta, que quiérase o no conforman parte de la historia masónica personal y colectiva de la masonería en Asturias.

En todo caso desde la masonería liberal asturiana siempre vimos desde la distancia, que el «grupo masónico regular» eran no solo un poco friquis, sino que además había más cocodrilos que otra cosa, y muchos ya venían de tener el colmillo retorcido de otros muchos otros  lares masónicos, o sea grupos muy cerrados de muy diversa procedencia, o sea  más conspiradores que pueblo llano, y además teniendo que lidiar con todo el peso que significaba levantar de nuevo  una masonería regular en una región como Asturias. No digo que no se pueda o no hay hueco... ahí esta la logia Jovellanos de la GLE subsistiendo después de tanto avatar

Porque eso sí alguien puede presumir  en Asturias de tener por las orillas logiales "muertos en combate"  esa es la regularidad.

En fin un libro para recomendar entre las columnas masónicas para que se vea lo que significó la auténtica  Conjura de los Necios asturiana.

Víctor GUERRA. MM.:.

9 de enero de 2015

EL FANATISMO RELIGIOSO. LA VERDAD ES QUE CAMBIAMOS BIEN POCO

10906056_632405880197481_7491898330627678613_n
La reciente acción armada en Paris, por parte de dos  yihadistas (neologismo occidental para describir las ramas violentas y radicales del Islam político,) contra la revista satírica Charlie Hebdo, donde han muertos unas 12 personas, entre ellas algunos Hermanos masones, hace que tengamos que reflexionar seriamente sobre una situación que se puede volver insostenible, y que puede ser todo un revulsivo para que se de  una convulsa situación de caos y persecución.

Al día siguiente de producirse  tragedia, y  aún con el dolor en el cuerpo y con el corazón  encogido, debemos como comunidad de pensamiento reflexionar en profundidad sobre el mundo que estamos desarrollando.

En nombre de la religiones, cristianas, mahometana, o de cualquiera otra, podemos decir que  han muerto miles de seres humanos, pero si queremos analizar este tema debíamos irnos a tiempos pasados,  muy lejanos… por los que nadie hasta ahora ha perdido perdón por tanta barbarie y ponzoña, aunque no deja de ser cierto que la historia se cuenta como se cuenta, y los defensores del  Islam ha aparecido la mayor parte de las veces como bárbaros del Sur que arrasaban pueblos y nuestra civilización , mientras nuestros Cruzados han sido valerosos Caballeros de noble espíritu a los cuales aún ensalzamos incluso en algunos lares masónicos se recrea su espíritu, retorciendo la historia para ajustarla a una serie de valores que habría que ver hasta que punto nos hemos inventado para crear un imaginario de cuento de fantasías lleno  de guardianes del sacrosanto espíritu occidental.

Tal vez en este artículo se revele mi ascendencia morisca y me revele por ese continuo maniqueísmo de contar  la historia en base a buenos y malos,  aunque no por ello dejo de reconocer que la barbarie venga de donde venga, política o religiosa, es siempre barbarie  y es repugnante y condenable, como lo es el atentado en el  corazón de la república francesa, contra 12 ciudadanos que han perdido la vida, por algo que aún no entendemos.

No entendemos como alguien que vive a nuestro lado, que convive codo a codo en una sociedad dura para con todos, de repente se vuelven  lobos solitarios, que muerden con rabia la mano que les ha sustentado, no hablo del estado, sino de la convivencia  del día a dia, y todo eso sucede de la noche a la mañana. Algo hemos hecho mal y seguimos haciéndolo aquí y allá para que se vayan generalizando este tipo de acciones.

Debemos  mostrar  una condena sin paliativos, tal como dice Jean Francesc Pont , sin enarbolar comunidades ni étnicas, ni religiosas ni políticas, pero dicho esto no debemos olvidar la corresponsabilidad que tenemos en multitud de casos, por nutras pasividad  en múltiples conflictos ante los cuales hemos cerrado los ojos como fue la permisividad que hubo con la  erradicación de los musulmanes en las tierras  Bosnia-Hergovina, o los conflictos de Afganistán, o Siria…, que han ido creando un juego sucio y solapado de intereses políticos y económicos, en un juego de estrategia que ha desembocado en un negocio del odio montado o disfrazado de religión que se inserta en esa aseveración que hacía el premio Nobel en física Steven Weinberg: “La religión es un insulto a la dignidad humana. Con o sin ella, se encontrará buena gente haciendo cosas buenas y gente malvada haciendo cosas malas. Pero para que la gente buena haga cosas malvadas, se necesita la religión”, religión como excusa.

No debemos perder de vista que estas situaciones traen consigo , no solo la barbarie contra la barbarie, sino también la puesta a punto de un sofisticado sistema coercitivo  que va recortando las libertades que Occidente ha ido conquistando, ya se habla de condenas por consultar o ver fuentes yihjadistas”, este tipo de declaraciones  y de planteamientos en caliente, sin reflexión, sin consenso, debieran ser condenables desde las instancias políticas, y sociales ya que al final conlleva a  la aparición y aumento de  cristianos-fascistas o mahometanos-fascistas, en una intensa compleja situación mundial  muy viciada, donde de poder y religión es toda una estrategia de terrorismo social.

Nadie puede entender como de la noche a la mañana pueden aparecer fenómenos como Al Qhaeda, o el  Estado Islámico, que se comen tierras y países, y las conciencias de tantos jóvenes autóctonos y occidentales que no dudan en rebanar el cuello de otros seres humanos en nombre de la religión, un Estado Islámico  que ya gobierna a ocho millones de personas, que tiene todo un ejército y enseña su bandera y bandería de la forma más trágica posible, y todo ello sostenido desde comunidades religioso –políticas eminentemente provenientes del Golfo, en las que estamos insertados como sus aliados y metidos de lleno querámoslo o no en su guerras de sunitas contra chiíes.

Pero no todo se puede cargar sobre el mundo occidental, también las comunidades árabes, y musulmanas (suníes y chiíes)  deben salir a la calle, y deben decir BASTA , porque de lo contrario ese gran lobo que es el terrorismo religioso nos irá devorando a todos, nos irá poniendo en contra unos de los otros, y entonces sí que tendremos un gran problema.

No es que solo se reúnan los lideres mundiales  en las Conferencias de Paz, sino que las comunidades sociales, religiosas del mundo musulmán deben también decir BASTA, no se pueden acoger al miedo, o a esa historia de que ellos son la parte débil del eslabón, porque entre todos  han convertido al Oriente Próximo  en el tablero de juegos religiosos, entre bandos religiosos,  con mucho trasfondo político, que han sido campo de abono  para  cuestiones como las que estamos asistiendo y hemos vivido apenas unas horas.

El mundo musulmán, las comunidades árabes, las mezquitas, deben decir BASTA, y desde ese dolor, desde esa solidaridad empezar a presionar y caminar para poder en la medida que se pueda  emprender de su mano el cambio de signo de ese  tour de force en el que nos hemos visto metidos, uno y los otros, sin esa muestra de dolor, de cansancio y repulsa por parte de la comunidades religiosas y étnicas de mundo oriental, el mundo occidental seguirá en esa escaleta de ver pérdida una guerra ficticia que puede devorarnos a todos en la vorágine política-religiosa que se está creando.

La masonería como think tank que representa la masonería en el orbe mundial debe reemprender el camino de la reflexión sobre asuntos como este, estudiar los hechos, deslindar linderos, religiosos y políticos, y empezar a elaborar en el tanque del debate interno de las logias  una pléyade de reflexiones que podamos presentar en los foros internacionales como una aportación del mundo de la reflexión. Esta puede ser una buena ocasión.


Y a los Compañeros, y Hermanos  fallecidos de Charlie Hebdo, Que el viaje al Eterno Oriente os sea leve¡¡

Víctor Guerra

1 de enero de 2015

BALANCE DEL AÑO 2014 En Masonería Siglo XXI


La verdad es que tras años de intensa actividad escribiendo y levantando MASONERÏA SIGLO XXI  , esta ha bajado de cuantidad de aportaciones, pues varias realidades se han dado en la existencia de este pizarrón que ha emprendido toda una cruzada masónica que dura hace  ya años, allá por el año 2005 escribía el primer artículo.

Y la realidad es que el esfuerzo de estar permanentemente ejerciendo de voz crítica, es cansina, fatigosa y con más bien ninguna, por mucho que se haya ayudado a algunos Hermanos y profanos a tener las mentes abiertas.. pero como ya he dicho el esfuerzo es agotador, y me ha quitado de hacer muchas otras cosas, por lo cual este verano me he visto en la tesitura de cerrar el blog decano en el universo masónico en castellano, o al menos en bajar el pistón de colaboraciones, para poder dedicarme a otras cuestiones.

La verdad es que es desazonador, ver por ejemplo como en Facebook triunfan las fotitos masónicas, o el batiburrillo de  noticias masónicas de todo tipo, color y materia, y todo en nombre de la masonería, y por tanto mantener el staus quo en medio de esta cierta barbarie de contenidos y sentencias, decires y expresiones plásticas… pues lo mejor es antes de cerrar el blog, bajar las aportaciones, como ya hecho otros hermanos, y como esto no es una plataforma profesional periodística masónica, sino la aportación personal e individual de un hermano (Víctor Guerra)  ello ha significado menos colaboraciones y artículos y por supuesto menor numero de lectores que Google Analytics sitúa  de este modo:
image

Los contadores de la pagina están también en esos números sobre  unos 34.600 Usuarios, para un contenido que se reporta en  unos 48 trabajos publicados, cuando otros años toda esta labor se situaba  en el doble de publicaciones, unas 82 en el 2013,  y también en muchos otros ranquing de lectores pues ese mismo  año (2013) estaba en 56.596, aunque la plataforma de google mide de ahora de  forma distinta  los índices de lectura.

En todo caso para aquellos que quieran consultar los baremos de las estadísticas pueden hacerlo aquí

Por otro lado, lo importante no son las estadisticas , que también , sino  los trabajos publicados en este blog bajo mi firma ha se han ido publicando  durante todo el año 2014 que han sido estos:
TRABAJOS SOBRE RITO MODERNO y el RITO FRANCES
CURIOSIDADES MASONICAS
Espero lo disfruten, porque además desde este soporte se editan y mantienen otras plataformas como las de FACEBOOK, donde se está presente con  otros perfiles: 


Víctor GUERRA

28 de diciembre de 2014

5 de diciembre de 2014

LA MASONERÍA Y LA RAZÓN CRITICA

clip_image002

No es que intente aquí hoy emular a Immanuel Kant, ni vaya a  descifrar las razones sobre el racionalismo  y el empirismo, e incluso prometo no decir nada sobre la dialéctica transcendental del método, esa teoría y conceptuosidad que tanto se usa en masonería.
Muy al contrario, hoy quiero reseñar o bosquejar uno de  esos libros que me parecen  esenciales  para la lectura de cualquier Maestro Masón que se precie de estar formado e informado, y el libro que aconsejo leer es el que  ha escrito recientemente Dominque Jardin: La traditión des franc-maçons.Historie et transmission initiatique, el cual viene acompañado de un Prefacio de Roger Dachez.

Lo cierto es que el libro viene de perlas para volver a cargar sobre temas muy al tan al uso  en estos momentos, y en ciertos entornos masónicos, y uno de ellos, muy de moda es el que yo mismo tocaba sobre  la labor de algunos historiadores profesionales  y la masonería, los cuales, personalmente pienso, que “nos están construyendo la historia masónica ” o sea esa que ellos quieren y desean , y como recoge el propio Dominique, la historia es demasiado seria como para dejársela solo a los  masones”, aunque dicho axioma también lo extendería a los historiadores, tema por otro lado, que mi amigo e historiador  P.Y Beaurepaire ha tratado de forma muy erudita en su Diccionario sobre Francmasonería, en la entrada Estudios Masónicos- hablando precisamente sobre los masonólogos y su labor.

Se cumple además de este modo con la lectura de lo que ha escrito Dominque Jardin otro  axioma, como es el de alejarse de una parte de la historiografía masónica española, la cual considero que una buena parte de ella en sus diferentes trabajos suelen oscilar en darse sus buenos “vuelos iniciáticos” por los limbos masónicos, o aquellos otros que se dedican a reescribir la historia a su merced y capricho, y lo digo no sin razón pues no en vano pueblan las estanterías de mi biblioteca algunos de esos ejemplos que hacen patente realidad lo que estoy comentando.

Luego tenemos en los anaqueles de las bibliotecas la historia profesional de cierto matiz positivista, que hace de la historia masónica la historia política de nuestro país, pareciendo que todo nuestro trabajo logial se resuelve en debates políticos, sin ritos ni rituales ni otras zarandajas, pues para dichos historiadores toda su labor parecer estar sobrevenida en determinar si una logia es derechas o de izquierdas, o sí cada uno de sus miembros es republicano federal, socialista españolista, o nacionalista....

En fin, salvo grandes excepciones, entre las que salvo las aportaciones de Alberto Valín y Luis P. Martín y algunas otras honrosas excepciones, como Casimiro López.. y alguno más en cuanto a los historiadores profesionales que tienen su mérito y labor.. pero a veces me parecen que se contentan con contar logias y masones..

Y por el contrario nos vamos a la literatura masónica (ensayos, novela, ritualidades, etc..) realizada por masones, aquí sí que hay bastantes excepcionalidades aparte de pocas aportaciones, y nos trasladamos al campo de la crítica masónica, entendiendo a la masonería como sociedad y como paradigma, aquí sí que es más raro y extraño no solo encontrar algunas publicaciones, y más aún toparse con textos que nos digan desde la razón critica lo que somos, y como nos vemos los masones. y como nos proyectamos, hoy por hoy, hay digamos que muy escaso material, por no decir que casi que ninguno.

Para estos menesteres yo suelo que tener que tirar de los veneros franceses,  que en mi caso empieza a ser ya unas constante, hasta tal punto que los libros “gabachos” empiezan  a ocupar más espacio en mi biblioteca que los escritos en castellano  por autores españoles.

El libro que hoy  traigo, como ya comenté es de Dominique Jardín, un  profesor agregado y Doctor en Historia, o sea que habla con conocimiento de causa ya que su doctorado lo obtiene tanto en Historia  como en Ciencias Religiosas. En el año 2012 se le premió por su anterior libro :El Templo esotérico de los francmasones, y lo fue por el Salón del libro Masónico de París; y llegados a este punto sí me preguntan sobre su filiación masónica pues no  tengo ni pajolera idea.

En dicho libro ya en las primeras páginas nos mete en  la “caja negra” de la tradición y nos divide  a los masones en dos grupos:   los que “creen” en la Tradición,  y los que se interesan  por las tradiciones, que no es lo mismo y con tal paradigma, como se suele decir nos da en el cielo la boca, sobre todo cuando Jardin se interroga sobre sí  El concepto de tradición no será una cortina de humo que oculta un "vacío" para aquellos que no creen?. O una manera de proteger el Conocimiento por el secreto  para los que creen?.

Y no crean que Dominique se planta aquí tras este pulso, sino muy al contrario abre nuevas interrogantes en concreto, sobre lo hace un debate acerca del pensamiento hermenéutico, pero no adelantemos acontecimientos puesto que Dominique para plantear una posible contestación nos coloca ante dos planteamientos:

El primero que nos hace llegar es: ¿Hay un contenido  "tradicional" y en este caso, ¿es transferible,  o no? Y de qué manera?

En el segundo nos plantea: Este contenido es un hecho intangible y  transferible sólo por los iniciados  que solo se da a conocer por medio de la  iluminación  aquellos que   "obtienen la luz"?

Es evidente que ello nos lleva por derivas interesantes en las que debemos recordar, refiriéndonos de nuevo a la historia y la masonería y es el hecho de dejar los metales  a la puerta  de la historia “ ya que no debemos confundir  historia y mito, historia y creencia, e historia y meta-historia”. Dominique nos enreda con las cuerdas de nuestras propias sandalias,  cuando plantea el tema de la “Démarche Hermenutique  et la démarche historienne” ante lo cual nos recomienda separar ambas disciplinas puesto que la deriva hermenéutica por muy respetable que esta sea, en general ésta se revela, como él dice, incapaz de cambiar de “théâtre” " y de efectuar un distanciamiento crítico de su objeto.

Y nos advierte que la historia de las teorías sobre la historia y la tradición masónica es plural e inseparable de los posicionamientos ideológicos con los que se relaciona, puesto que la historia y el simbolismo son portadores de la complementariedad y de la conflictividad, a partir aquí es cuando nos suelta a bocajarro: ¿Es por tanto la francmasonería una sociedad tradicional que se pretende iniciática...?

En este sentido viene a corroborar toda esa afición de los libros antiguos a ser portadores de bellas teorías esoteristas en las que parecen creer los masones, y que por otro lado reflejan mucho libros actuales, más bien de una forma alegre y en general sin recoger las fuentes, y muchas otras veces sin contrastarlas, lo cual viene muy bien ilustrado, con un tema que expone sobre los discursos de los serifots en el seno de los Altos Grados masónicos, de importación o de construcción propia que ilustra de forma maravillosa en el Arte Real, aunque también podían servir todas esas teorías que no son nada más que humo de chimenea vieja para anestesiar toda reflexión crítica de muchos de los masones, y que tanto predicamento se ve en las columnas de los talleres.

El libro para mí ha sido un mazazo en toda la cocorota y bien me recuerda a mi recordado amigo y Hermano Charles Porset, al cual a veces Dominique trae a colación puesto que trata temas como las tradición y sus distintas corrientes, aportando textos interesantes sobre las influencias herméticas, rosacrucistas o el papel de Las Luces , y situando dichas escuelas y su transversalidad en la masonería de una forma coherente y el modo vehicular utilizado.

Pero es más plantea, y en ese sentido para los lectores de lengua castellana nos resulte dificil de entender, y es la llave para entender buena parte de la historia masónica y los rituales de una forma cabal, y en eso los españoles tenemos un déficit importante pues no somos de la “cultura del Libro”, no me refiero a que seamos más o menos lectores, sino al papel de la Biblia, y los movimientos religiosos, que tanto han tenido que ver con la masonería.

Dominique Jardín nos sitúa ante una primera inmersión masónica-religiosa de carácter católica, que se deja ver en los textos antiguos “Old Charges”, luego hay otra inmersión con la aparición de las culturas protestantes, que van a dejar cada una de ellas sus constantes en el seno de la masonería de una forma sibilina en símbolos, en tapices y en rituales, y así es donde patinamos, pues Dominique nos hace ver como las corrientes protestantes fueron haciendo llegar sus posturas al seno masónico, y así nos lo muestra en ejemplos como lo tapices u otros elementos, llegando a diferenciar elementos masónicos bien de la procedencia “unitaria “ o de los “trinitarios”., cuestiones estas que a los españoles de cultura católica y cuya cultura del LIBRO, no tenemos y en ocasiones nos resbalan estas cosas...

Esto es lo que nos falta muchos masones españoles poder superar los atavismos religiosos, y poder entrar en la historia masónica con cierta lucidez y cada vez tengo más claro que tener una cabal idea de la construcción ritual de la masonería, que es su columna central y que nos diferencia de otros grupos, se debe no perder de vista el nacimiento de todas estas escuelas y corrientes protestantes, y como no también las filosóficas, como las Luces, cuya influencia también Dominique intenta situar apoyándose adecuadamente en la sapiencia de Charles Porset que nos vienen  a decir  que cierto deseo de unidad nacional asentado sobre  el liberalismo reinante y el protestantismo, condujo a los hombres a reunirse por encima de la religión pero teniendo a esta en cuenta " unidos por la común convicción de que su convergencia moral y religiosa era representada por el GADU" A, Combes.

En fin, ha sido uno de esos libros intensos, por sus propuestas y también por su gran didáctica no exenta de grandes aportaciones, y cuya lectura recomiendo para una composición de lugar del “hecho masónico”. Y no deja de ser impresionante sus últimas tres hojas de conclusiones , donde explica la máquina de poder que es el Arte Real, con el control que se ejerce por los “grandes Guardianes” y el control de la lecturas, el manejo de los textos en los distintos grados.. etc.., de tal manera nos dice que la reescritura de los rituales permite y ha permitido manipular y cambiar o no cambiar, una invariante/variante simbólica muy fuerte.. y ahora comprendemos cuan difícil e ilusorio es el enfoque al modo de percepción de nuestros ancestros y sus campo de experiencia tan distinta a la nuestra., .. ya que los campos metafísicos y religiosos y la propia comprensión y percepción de los corpus esotéricos del siglo XVIII son muy diferentes a los nuestros.

Y concluye: En cada época los masones se reconocen entre sí y como tales deciden quienes son sus herederos así como el corpus a trasmitir”


Víctor Guerra. MM.:.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...