Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón

27 de marzo de 2015

BIBLIOTECA DE PUBLICACIONES: BLOG RITO MODERNO / FRANCES

gilmour-david-lincoln-re

Desde hace años el Blog RITO FRANCES, que ahora está publicando una serie de entregas sobre el grado masónico del Caballero Rosacruz, vine publicando trabajos propios, traducciones, o trabajos de otros Hermanos, y como a veces no es fácil localizarlos en el blog, digamos que este  acaba de incorporar a su BIBLIOTECA-CONTENEDOR todos los trabajos publicados durante 2013 y 2014

Tales trabajos se hayan publicados todos ellos  en formato PDF, y reunidos todo los trabajos que tuvieron varias entregas, en el blog, pues ahora dichos post están en un solo archivo, para facilitar su lectura que pueden acceder a ellos en este enlace:


Los trabajos realizado durante los años 2013 y 2014, son 20 documentos, los cuales  van de las 5 a las 40 paginas cada documento, estos aparecerán como cargados en el 2015, y en general  tratan diversas realidades masónicas o rituales , tanto referidas al Rito Moderno como al Rito Francés, y en menor medida al REAA… pero su amplio espectro de publicaciones se puede comprobar en los 163  documentos que están en el contenedor BIBLIOTECA del blog RITO FRANCES, y que se pueden descargar sin mayores problemas.

En todo caso el la columna izquierda del blog, hay un icono dedicado a BIBLIOTECA que nos llevaría directamente a este contenedor de publicaciones.

Victor GUERRA,. Editor de Masonería Siglo XXI, y Rito Moderno/ Francés

23 de marzo de 2015

El MASON LIBRE en un ESPACIO LIBRE.


La masonería como todo en la vida tiene sus paradojas, y cuando uno vive esta peculiar parcela desde la cultura del libre examen, lo cual supone toda una escuela de reflexión, se le revelan ciertas paradojas que en parte vienen impuestas por las propias dinámicas las cuales dejan ver la complejidad del quehacer masónico cotidiano, tanto el interior como aquel otro que acontece a partir de las reglamentaciones que se van articulando en todo el entramado estructural creando y desarrollando el concepto de la masonería como Orden y Obediencias.

Aunque toda la filosofía masónica se cimenta sobre el «amor al otro» a modo de admonición ética, luego las propias dinámicas del trabajo grupal se construye muy a menudo sobre paradojas de contradicción, ya que por encima del respeto y de la libertad individual, se desarrolla en paralelo otro mundo que se articula en función del reglamento, de la estructura… con paradigmas como el silencio, el secreto, el magisterio masónico, emergiendo una serie de limitaciones en nombre a veces de conceptos como lo sagrado, lo iniciático y hasta lo  sublime…. etc.

Resulta curioso, y hasta paradójico, el hecho de cuando uno solicita entrar en masonería, se le pide y exige ser un hombre libre, aunque esto parece que a veces se ha relegado casi siempre a las cuestiones pecuniarias, o sea “ser libre para pagar las cuotas o capitaciones”, lo que en parte a valido para marginar a la mitad de la humanidad, aduciendo para ello  que las mujeres no podían ser recibidas masonas, porque no eran libres, para hacer frente a las capitaciones logiales...

Es un concepto reduccionista cuyo argumento en parte ha sido propalado por parte de las estructuras masónicas ya que de este modo  se constituye una membresía de  Hermanos a modo y manera de crear una legión de  «hombres de Orden», o sea en activos miembros cotizantes, cuyas funciones y cometidos suele venir muy bien muy expresado y recogido en los Reglamentos, así como sus funciones y articulaciones, sus premios y castigos

Cuando en realidad, esa entrada en masonería, debería servir para algo más que formar parte de logias a modo de «fraternales espacios de convivencia»;  ya que esa exigencia primigenia de ser Hombres Libres, debiera llevarnos de forma directa a las logias, pero entendiendo estas como centros libertinos al  modo de expectantes hijos del libre examen, inclinados hacia una mayor fraternidad, y como no proclives a la  mejora moral de la humanidad, para que esta sea  más justa y esclarecida, como dice el ritual, si ya el ámbito social reduce el espacio de hombre  libre, la logia no debería reproducir ese mismo esquema, debería agrandar más ese espacio de libertad.

No lo debemos olvidar,  que fue en el seno del protestantismo donde nació la masonería, y donde se desarrolla esa concepción del Hombre Libre.

Un hombre libre que entra también en masonería desde la concepción del libre examen, o sea que no se necesita un magisterio infalible para llevar a cabo el trabajo masónico (lo cual de algún modo nos situaría ante el dilema  libertario de «ni Dios, ni Amo, ni el Maestro».

Tal vez desde estas perspectivas podamos entender algo más los rituales, y las exigencias de admisión, y hasta sobre el desarrollo del propio trabajo masónico.

Porque es muy posible que desde una perspectiva católico-romana, toda esta concepción sea todavía algo difícil de comprender, y  aunque se ha reelaborado en parte la filosofía ritualistico-filosófica para facilitar los trabajos y las incorporaciones en logia en los ámbitos católicos romanos, es muy posible que hayan quedado posos en el seno íntimo de cada uno de nosotros, y  que en ese íntimo caldo aún esté sin resolver por que no partimos del libre examen, sino de una sutil contradicción entre el “ser y estar”, entre el símbolo y el magisterio, entre la logia y la Obediencias, entre la conciencia y el reglamento, y por tanto esa libertad que aporta el libre examen en parte se encuentra cercada por ese querer acotar al hombre libre dentro de las estructuras.

Es esa tensión cuasi permanente que se da en nuestros ámbitos continentales logiales al querer  poner siempre al masón, bajo las cuotas del poder de las Ejecutivas, del Reglamento y del dogma, cuando en realidad la  esencia como  Masón Libre en una logia que por ende debería ser libre, debiera construirse desde el libre examen, pero parece que ello no es posible, porque los Reglamentos y sus aplicaciones y aplicadores no lo permiten en función que plantea como falacia el tema del masón libre en una logia libre

Porque además esas acciones en general no proviene de los «Usos y Costumbres» como fruto lógico del tiempo y del roce, de la quemazón del día a día en el tajo canteril de los encontronazos logiales e individuales, o del interés propio y del común, de la compatibilidad entre la  libertad individual y la colectiva.

Cuestiones estas que van construyendo, la logia, a partir del sentido común con lo cual se va resolviendo toda una panoplia de conflictos en un «espacio de encuentro y consenso» , pero que enfrente tiene  ese poder del que hablo, que es una batalla en la que se articulan herramientas como los Reglamentos que se complementan con las acciones de aquellos Hermanos «institucionistas» que tienden  a querer acotar al detalle el quehacer masónico del masón libre, y de doblegarlo a los «intereses más altos» y no a lograr las altas cualidades a las que debiera estar enfocado reglamento para conseguir ese espacio de consenso, sino para en parte blindarse como estructura y jerarquía.

Les invito a leer los Reglamentos desde esa perspectiva que les expongo, desarrollos largos precisos sobre las condenas, los castigos, las estructuras... etc... y verán lo ajustado y preciso es cuanto a la protección de esos órganos

Son reflexiones que se convierten en paradojas extrañas que se dan en algunos Masones, en los «hombres libres» que se dan cuenta de que la construcción del mundo masónico con ambición de proyectarse, no puede quedar circunscrito tan solo  al uso del mallete y el cincel, o al compás o la escuadra, porque con esas herramientas el Hombre Libre, una vez ha aprendido las dinámicas primeras del tajo, de la relación, del consenso, del pensar libre, por eso no hay textos dogmáticos, o reguladores, o filosofías, o profesores dentro de la masonería, ni Maestros había, eran Compañeros Aceptados, caminantes y nómadas que se auto- construían y se auto-realizaban en conjunto.

Porque, como digo,  en ese momento es cuando uno, como Masón Libre,  empieza a dejar de ser miembro de una logia cerrada, de una logia de corral, circunscrita o condenada a ser un número más en la estructura obediencial; es en ese preciso momento  cuando se  construye el núcleo de la reflexión crítica, íntima y personal casi siempre a la luz de razón propia, y que paradójicamente en vez de ser una reflexión hacia lo externo, hacia lo profano , es una interiorización   hacia lo íntimo desde esta perspectiva de auto–conformación y auto-confrontación, que encuentra en la sencillez  del ritual el  fino  hilo de Ariadna que le va conduciendo a la plenitud del conocimiento, íntimo, personal e intransferible, que no se logra,  como se dice en la escenográfica iniciación masónica , esta nos pone en el umbral  y a través de un  continuo trabajo de introspección,  a lo largo de los grados y los años por eso los catecismos de los Rituales van teniendo ese grado de complejidad según se va andado por ese incierto camino.

Ese Masón Libre, que inicia su Tour del Compañero de forma nómada, solo puede lograr ese camino de libertad, cuando ha comprendido que el Arte Real, que dicen los puristas, se logra no en  base a definir columnas, o conocer el arte de los geómetras, o el saber dominar el triviun o el cuadrivun, sino mucho antes, sino justo cuando uno se da cuenta de que esas leves herramientas ya descritas, del mallete y del cincel,el compás y el escuadra,  poco ya dan de sí,  tras esos primero contactos con la labor de desbroce y el manejo de dichas herramientas.

Por eso ese Masón Libre, busca entre la simbólica de la logia y el adorno  de ésta, lo esencial, porque ahí está la inteligencia del libre examen, descubrir aquello que nos permite construir, edificar el templo de conocimiento, lo cual no viene de la mano del Maestro o del Gurú, sino que nace como tantas otras veces del dolor, y a través de una búsqueda dolorosa. No es de extrañar que eso sea así.

Habría  que preguntarse cuánto ha habido de dolor y exasperación en las edificaciones de la  Torre de Babel, o en el construir   templos como los  de David o Salomón, en cuando dolor pudo haber  en el Puente de Zorobabel, tal vez mucho, exagerado, pero justo hasta llegar a compresión del trabajo masónico como un  punto de la reflexión abierta, y  de comprender el quehacer individual que además se  construye  as su vez en una extraña ambivalencia   le conduce y le guía, pero eso sí,   en base a escuchar al otro y respetar sus opiniones, de crear espacios neutros, ni no institucionalizados.

Es ese preciso momento cuando el Hombre Libre, construido como Masón Libre, puede buscar y encontrar en el seno de una Logia Libre, no circunscrita al orden  ni a la Orden, que es evidente que como logia no  está libre de todos los istmos habidos y por haber, porque ello es casi imposible de conseguir, pero que ha de saber  que la logia a de ser un espacio de libertad, que es lo que permite buscar en los recónditos lugares de la simbólica la respuesta.

Es verdad que  algunos masones no desean llegar más allá  imbuidos en la placidez búdica de la simbolatría, en  un espacio  donde cada cual busca su proyección o su realización, y que permanecen  en general ignorantes a la razón de unas herramientas,  que están ahí, y que dan sentido al ser y el estar en logia, pero eso no debe ni  limitar ni coartar  la búsqueda de los demás, un búsqueda en libertad, que ha de ir concordancia en lo íntimo en una ambiente de consenso para poder definir lo esencial de lo accesorio.

Tal vez por eso en el seno del trabajo masónico se hallen masones de mallete y cincel, de llana y paleta, de compas y escuadra, de regla y palanqueta, masones como decía el viejo socialista, de afición y de afección, de aflicción y de defección, porque la logia en el fondo es eso, la vida condensada en un lugar en un tiempo, y en un espacio cerrado a la vista de todos, pero que se construye con el propio quehacer logial que luego se proyecta, lo cual  dice lo que somos y lo que queremos, a veces más de lo que deseamos.

El libre examen, la mirada libre en ese espacio nómada de la introspección, que es un permanente  preguntarse a cada momento, realizando el íntimo tour compañónico de sumirse en el “ser y la esencia”, no tanto sobre la piedra bruta, que ya poco más puede desbastarte sin hacerla añicos… sino sobre el sentido general y particular de cada uno en medio de esa simbólica.

Y será en ese tour cuando tengamos la  primicia de adivinar que las herramientas son otras, y que la vara que nos ilusiona cual serpiente rodante por el espacio logial de manos del Maestro de Ceremonias, unida al omnipresente adorno de una extraña cuerda de nudos, son en realidad los instrumentos del agrimensor, de la medición, del “levantar”, y es cuando uno se vuelve constructor,  porque sabe que esas herramientas le dan la capacidad de levantar, de construir y de construirse.

No es un camino de cuatro lecciones y tres grados, y de corifeos alrededor de candelabros  , o de luces o columnatas, recitando talmúdicamente el ritual; es un camino arduo de ver como lo accesorio se hace patente y esencial mediante esas sencillas herramientas que de puro adorno pasan a ser esenciales en el arte de pasar, de lo micro a lo macro, de la puerta baja que no existe a la tangibilidad del espacio.

Es en  ese preciso instante, cuando uno se hace MASON y se da cuenta de la fina finta que está cruzando, puesto que ya no hay amarras, ni Compañeros a los que sujetarse, salvo en la en el leve trazo de la Cadena de Unión .

Es para mí  en ese momento de consciencia cuando la logia explota en mil pedazos ya que ese espacio se hace universal , lo que te permite  convertirte  en el Maestro que empieza su periplo compañónico, sabiendo que sus “otras “ herramientas están con él que las domina, que se reconoce y le reconocen, por encima de escuelas, de dogmas y de GADUS, y puede dejar la grey logial, ya que no forma parte de la tribu,  ni de la logia como espacio local , sino  que es parte de una dura singladura amplia y universal que le permite el trabajo en  una inmensa soledad, solamente soslayada por la plenitud de ir descubriendo, el rito como sibilino hilo conductor, no como resultado de un quehacer nuevo, sino como fruto de saber épico que ha sido un espacio transitado por otros, que reconocen su profundidad,  su vértigo y que abre insondable e inmenso que es la Masonería.

Es muy posible que en como resultado de esa intensa búsqueda, ya no se precisen ni grados, ni guantes, ni mandiles, porque es ese momento, es cuando uno se da cuenta de la grandiosidad de ser un MASON LIBRE, de conformar parte de una Cofradía donde los MASONES LIBRES Y ACEPTADOS, como tales,  donde el martillo y el cincel, ya no son necesarios ya que las verdaderas herramientas son  el Libre Examen y la Libertad de Pensamiento.

Sabiendo de la fineza del trabajo masónico precisa más que nada de Libertad, para que se complete la cuadratura del círculo, en la quimera de un Masón Libre en un espacio libre , que como definición espacial  es una Logia Libre, lo que todo ello luego ya de sí es otro cantar.

20 de marzo de 2015

LA PUERTA BAJA: LA REALIDAD QUE NO EXISTE

a1

En la ceremonia de recepción de los profanos para entrar al mundo masónico se da una interesante sucesión de hechos en los que interviene una amplia panoplia simbólica, que comienza en el Gabinete de Reflexión y en parte concluye en la recepción como Aprendiz Masón, a partir de ese momento empieza otro estadio.

Sin embargo en la logia hay cosas que vemos, y otras que sentimos y otras que nos pasan totalmente desapercibidas, tal vez porque nuestra raciocinio nos hace rechazar aquello que no vemos, y simplemente nos quedamos con aquello que nos impresiona más: el espejo, las espadas, los ruidos, la sala de reflexión. Una amplia gama de sensaciones e impresiones que muy bien reflejan las planchas de los Aprendices masones en la lectura de su primer trabajo grabado.

A este respecto me llama mucho la atención en esas primeras impresiones que  leen los Aprendices la ausencia de un tema no menor y que es uno de los primeros actos al querer entrar ante la asamblea de los masones, como es el paso ante una puerta bajo la que pasamos todos: bajos y altos, cultos e ignorantes, operativos o especulativos, una puerta que en realidad no existe, y esa es la puerta baja, ante la cual bajamos la cerviz cuanto podemos, penetrando medio a gatas en la logia.

En masonería uno de los trabajos es la introspección  sobre la logia como espacio y sus relaciones con los símbolos que contiene, así como sobre sus «misterios»,  y es en este momento cuando el ritual deja de ser el soniquete de todos los días para convertirse en un destello que nos hace preguntarnos el por qué se hace de esta manera, y no de aquella en los trabajos logiales., aquella o esta maniobra.

Después de un tiempo sentado en la columna del taller te das cuenta de esa cuestión que te ha pasado desapercibida, y que fue tan esencial en un momento dado, y te preguntarás sobre ella, y su porqué.. Esa permanente interrogación es lo que nos hace caminar y avanzar en la senda masónica.

La realidad que no existe, o sea la puerta baja la forma o bien el Guarda Templo o el Hermano que hace de introductor del recipiendario ayudando en su labor al Gran Experto, este hará que el neófito llame a la puerta de forma abrupta para que este modo se le dé entrada,  tras algunos prolegómenos e intercambios de frases rituales, uno de los Hermanos ya citados coloca su espada en la puerta a modo de dintel, simulando una puerta muy baja, lo cual obliga al recipiendario a tener que agacharse de forma ostensible penetrando de este modo por una imaginaria y liliputiense puerta poco menos que a gatas.

Esta curiosa escena ignoro cuál ha sido su desarrollo ritual, pues un rápido rastreo en los rituales de referencia del REAA, la divulgación Tres golpes distintos o el tuileur Grasee Tilly o la Guía de los Masones escoceses, o el 6004 Ritual de los Ancients, o el ritual de los Antiguos Cuadernos de 5829 referentes todos ellos del REAA, y también en los rituales de lso «Modernos»  digamos que no existe tal escena.

Tanto es así que uno de los mayores expertos en simbolismo REAA como Jean Pierre Bayard para conectar este pase de la puerta baja con la realidad masónica, nos habla de la misma ceremonia dentro del Compañerismo (Compagnonage) o de los sistemas iniciáticos del Marques de Chefdebien, o aquellos otros que se daban en la Orden iniciática y ocultista de A. Crowley, por tanto no entiendo muy bien de donde proviene el origen masónico que ha dado lugar a la puerta baja, aunque puedo entender que sea una reminiscencia de alguna variación ritual «francesa» de los rituales del REAA, mantenida en algunas obediencias  y rituales por ejemplo esta presente en algunos rituales del REAA pero  también está dicha escena  está presente en el rito de Menfis Misrain.

Por tanto desde esa conceptualidad que sufrimos y que vemos los masones, se puede decir que la puerta de la logia que se escenifica es también de separación, de franqueo entre dos mundos: el profano y el masónico, de la oscuridad a la luz, y como todo buen símbolo funciona como una realidad intangible y dual, una puerta abierta para unos y cerrada para otros. De este modo el recipiendario entra al taller quedando entre las columnas de la logia, a merced de lo que pase.

Algunos autores y estudiosos ven en este gesto la simbología de la humildad, pues todos nos doblamos al entrar no precisamente por primera vez en la logia, despojándonos de dignidades para presentarnos ante la asamblea logial despojados de la dignidad profana, pues hemos perdido el sentido de la compostura ni vestido ni desnudo , que dice el viejo ritual y nos presentamos con los ojos vendados, desorientados mostrando un extraño ternario de desnudez y quedamos un tanto expectantes a lo que acontezca.

Estaríamos, por tanto, en la posición ideal que los filósofos herméticos definen como «la llave de su jardín secreto» o sea la humildad.

Llegados a este punto no crean  que la literatura sobre la puerta baja es muy extensa, es más una experta en REAA como Irene Manguy, se ventila el tema con una serie de consideraciones generales tomadas de aquí y de allá de muy amplio repertorio simbólico de muy diversas corrientes escuelas de pensamiento, pero sin aclararnos de donde proviene tal hecho y su adecuación en masonería. Digamos que estando presente  la existencia de tal puerta en masonería, la mayor parte de los estudiosos y de las planchas que se ven  se limitan a buscarle explicaciones posibles al «símbolo», pero nadie nos dice de donde demonios ha salido tal irreal realidad.

Es verdad que puede ser una puerta a modo de invitación que en masonería es inseparable de la ceremonia de iniciación. De hecho el verbo “ineo” significa precisamente “entrar o penetrar”; y el nombre de Jano, el dios de la Iniciación a los misterios, proviene de “ianua” = puerta, y ante esa puerta nos presentamos pobres, pues la puerta (Dalet en hebreo significa precisamente eso «pobre e indigente»

En este sentido se denota como lo hace patente un estudioso de los ritos , P. Langlet, que más allá de algunas otras significaciones, existe una cierta intención en esa atravesar dicha puerta, y ello tiene que ver con humillar al candidato, puesto que puede quedar en entredicho el planteamiento moral de tal acto en ese entrar a gatas, que por otra no se explica muy bien su significado, y si bien podría valer la explicación de la humildad, no es menos cierto que podemos estar ante un tipo de vaga novatada de las tantas que hubo en los trabajos masónicos y de los cuales se fue deshaciendo la ritualidad masónica, por aquello de no atentar contra  la dignidad de la persona.

Tema en el que abundan autores como Jules Boucher o E. Plantagenet, que plantean ese escabroso momento como algo «intrascendente y de una cierta penosidad» y poco instructiva más allá de la consideración de la humildad que se puede lograr con el tema de la puerta baja; en todo es que hay Obediencias, sobre todo mixtas que se han deshecho del ternario de la desnudez,  y creo que no debería ser tema menor evitar a los recipiendarios esa entrada tan esperpéntica y en particular poco útil, como hacerlo medio a gatas a modo de un gran batracio.

Frente a esta situación que se plantea por algunos notables estudiosos masones como algo  intrascendente ,  tal vez pudieran tenerse en cuenta otras  propuestas rituales como es la puerta entreabierta, que puede ser más idónea e ideal para con el concepto de la dignidad de la personal, cumpliendo de ese modo casi que el mismo efecto de la realidad que no existe y punto de incomodidad al franquear la puerta hacia la luz,  o sea la Puerta Entreabierta  puesto que no  conviene a este respecto confundir escenario iniciático  e iniciación.

El escenario que nos es visible se confunde lo esencial y lo superficial,  y ello mezcla lo importante que tiene  con lo secundario: el escenario, que  es más mítico que iniciático. La iniciación es puramente estructural y como tal surte efectos sobre los individuos en ese nuevo caminar masónico

El mundo simbólico que se nos abre tal como se puede ver es amplio y cada uno, como todo en logia, cogerá aquella interpretación que más le guste, o la que mejor se le acomode pues la cantera es amplia y diversa y en ella cabemos todos, pero es bueno no lanzarnos como especular sobre sentidos de la más altas escuelas  simbólicas , sin ser conscientes y sabedores de nuestra propia realidad, y de dónde partimos, pues de lo contrario es muy posible que construyamos muchos castillos de naipes simbólicos sobre una realidad que nos existe

He dicho. Víctor Guerra. MM.:.

13 de marzo de 2015

ARTICULOS de «MASONERIA SIGLO XXI» 2013 en la BIBLIOTECA


Al final he podido cargar los artículos del año 2013 publicados durante todo ese año, al menos la mayoría han pasado a formar parte de la BIBLIOTECA , que ya conforma un total de 420 artículos y trabajos varios.

Son artículos conformados en base a una  maqueta de PDF, y con la plantilla de Masonería Siglo XXI, los cuales se pueden descargar todos desde estos enlaces, para poder leerlos o imprimirlos si llegara el caso.

Biblioteca Masónica Siglo XXI

Las temáticas de los artículos son variadas, pero en general están muy centrados en el quehacer de la masonería española,  con una importante presencia sobre los temas que castigaron  en 2013 a la masonería francesa con las cuestiones como las Confederaciones Masónicas y la crisis de la GLNF, y los temas correspondientes a la gran potencia como masónica como el GODF.

SDin olvidar claro está la tanda de reflexiones sobre el GADU, la crisis y las respuesta masónica, o las cuestiones éticas frente a la crisis de valores y demás, con la aportación de un largo trabajo de casi 30 paginas sobre la librepensadora Rosario de Acuña, Encuentros y Desencuentros.

Un total de unos 56 artículos nuevos, que espero les plazca y que encontraran en este enlace o pinchando sobre las imágenes del post.


Víctor GUERRA

10 de marzo de 2015

QUE LEEN LOS MASONES ESPAÑOLES?



Este tema no puedo negarlo es una preocupación constante en mis reflexiones sobre masonería, y a cuyo tema ya he dedicado algún que otro post
Fruto de esa preocupación, este blog ha ido reseñando durante toda su existencia lecturas varias, criticas de libros adquiridos,haciendo recomendaciones de libros, autores y editoriales,  cuyos post pueden encontrar en la biblioteca del blog, aunque he de decir que desde finales del 2012 para adelante no está actualizada tal sección, aun así  cuenta con unos 364 documentos
Pero a lo que iba,  viendo el escaso panorama editorial masónico español, donde a día de hoy solo supervive una editorial dedicada a temas masónicos, la cual  trabaja más bien sus libros desde la plataforma de Internet, y cuya razón social es MASONICA. es, uno se pregunta sobre ¿Cual  es el alimento intelectual masónico de los masones españoles.?

Mi preocupación como Masón es reflexionar sobre la obra masónica en su conjunto, por tanto creo que es necesario  conocer  el orbe masónico en el que uno se inserta, un mundo amplio en posibilidades y direcciones, pero no es menos cierto que el secarral masónico editorial, es como digo, impresionante, lo cual también es justo decirlo está en justa medida con la esterilidad en la elaboración de textos por parte de los masones, que  es más bien escaso.

Y claro, sí uno echa un vistazo al ISBN y mira lo publicado sobre masonería se le cae el mandil al suelo, aunque también es cierto que somos una comunidad pequeña que apenas sobrepasa los 4000. masones y cuya capacidad de generar textos, y de leer es también muy parca.

El ISBN  tiene recogida bajao el término  MASONERIA unos 336 libros, Este es el bagaje de lecturas que tenemos los españoles.  

Por tanto cabe hacerse otra cabal pregunta  ¿Cual es el alimento intelectual de los Aprendices y Compañeros de las logias españolas? teniendo en cuenta que la mayoría de los registros son  monografías de temas históricos recogidos en el compendium del CHEME.

AMAZON ESPAÑA tiene bajo el epígrafe MASONERIA, unos 885 libros versión libro y kindell, frente a un total de 6.952 referencias bajo la alocución FRANC-MAÇONNERIE que presenta AMAZON .Francia.

La verdad es que parece un  universo un poco escaso, el español, para la autoformación  masónica, y tal  vez  y debido a ello se producen cosas como estas a nivel de recomendaciones:
Por otro lado aparte de los rituales que son toda una fuente de trabajo importante, ¿qué más tenemos?, amén de las planchas que se presentan en logia por parte de los masones en sus diferentes grados, y el trabajo oral.. pero ante tal cuestión cabe preguntarse ¿donde se apoya este? dada nuestra gran ruptura de la cadena oral y la disposición de textos genuinos.

Pues la realidad es que todo ello es una incógnita… 

Y en parte no sé como resuelven los masones españoles el tema,   aunque pueda ponerme en parte como objeto de experiencia, lo cierto es que cuando he pasado de las 20 monografías históricas tipo CHEME, repetitivas a más no poder y trabajadas todas ellas bajo las mismas claves, uno se queda con muy pocas cosas para leer y si quiera profundizar en algo más intrínseco como la filosofía, o  el quehacer masónico, sobre cuestiones de rituales etc.. no le queda más remedio que tirar de otros idiomas, como sucede en mi caso, cuyo bagaje de publicaciones en mi biblioteca en lengua francesa, rebasa con amplitud a lo editado en castellano, como ya hemos visto 885 de  referencias en AMAZON ESPAÑA  algunas de ellas  agotadas , pues ya da una idea.

No parece pues  a ojos vista, que el mundo del papel sea nuestro pan más cotidiano en esto del mensaje masónico, y eso visto desde el numero de referencias porque el tema de las ventas ya es otro caso, y lo sé por propia experiencia como autor y como productor.

Parece claro que ante esta escasez la gran fuente de información es la internaútica, la gran torre de babel que representa el mundo masónico en la Red, cuenta por ejemplo bajo la referencia de  MASONERIA con  765.000 entradas, y FRANC-MAÇONNERIE  unas 903.000, 

Esto es lo que parece alimentar en el caso del mundo hispano la plausible avidez de información, si es que existe sobre la búsqueda masónica, lo cual no deja de ser cierta su masiva consulta cuando por ejemplo las planchas masónicas  son publicadas y se produce un rápido consumo y descarga .

El otro gran campo que en la  red social es Facebook donde podemos ver de todo como en botica, y todo ello  bajo la genérica denominación de MASONERIA, bajo cuyo paraguas  se esconden maximalismos religiosos de todo tipo, esoterismos de los más variados y variopintos y pelajes, máximas y sentencias por doquier, parabienes y otros placebos masónicos..amen de informaciones masónicas, y fostos y más fotos...

Esto no sería malo, si bajo todo ello no hubiese una especie de caballo de troya que trae consigo mucha confusión y una problemática añadida, y es que parece que todo este mundo internaútico está conformando  sobre la base de construir un MASON de 150 caracteres, tanto a la hora de expresarse como de capacidad de lectura, 

Esto sin citar el mundo imitativo que se da en el mundo masonico el cual  se denota en el «corte y pega» de muchos trabajos masónicos  que se escuchan en logia., y ya no digamos los que se pueden ver o leer en la Red.

En fin todo aquí les dejo estas reflexiones para el debate, reseñando que este debiera  ser una reflexión obediencial generalizada que debiera ocupar los primeros lugares en las preocupaciones de los responsables masónicos españoles.

Victor GUERRA

2 de marzo de 2015

LA ESTRELLA FLAMIGERA. LA ESTRELLA DE LOS CONSTRUCTORES

6_lzn

Está claro que estamos ante un símbolo complejo y poliédrico, que hallamos en Masonería, y  que se constituye en el centro sobre el cual pivota todo el corpus del grado de Compañero, en tanto que en los viajes del Compañero donde éste aún arrastra las herramientas operativas que le ayudan en su permanente búsqueda de la Verdad en su permanente labrado de la piedra bruta, pero no es menos cierto que la Estrella Flamígera es el primer de todo un universo cosmogónico de muy diversas características e interpretaciones que no siempre están de acuerdo con los promulgos Obedienciales o logiales al uso, y ante el cual el Compañero se encuentra en su exaltación.

No se puede negar que estamos ante un elemento de muy largo recorrido, que ya se recoge a decir de los entendidos en las constelaciones, a modo de grafitis neolíticos; otros reconocen dicha estrella dentro del corpus egipciaco, representado en Osiris, y dentro de la patrística griega esta peculiar estrella la representa Higía (hija de Asclepio) y la cual venía a representar a la Luna.

A su vez, dicho elemento está presente en el mundo de los pitagóricos que escogen dicha emblema: el Pentáculo (estrella de 5 puntas) a modo de saludo entre ellos y cuyo desarrollo va a sustentar todo un conglomerado de formas geométricas que nacen a partir de la estrella de 5 puntas, la cual será a su vez el clímax cenital de los jefes de obra que llevan adelante la construcción de las catedrales góticas, y cuyo paroxismo vemos mil veces representado bajo innumerables formas en el mundo de la piedra mediante arquerías de todo tipo o en vidrio, representando toda una gama vidrieras bajo mil motivos.

Tampoco se puede olvidar su validación como parte del desarrollo pentagrámico del ocultista Agrippa, que algún Compañero identifico como el Hombre de Vitrubio

Pero pese a ese gran peso histórico-geográfico la masonería primigenia no contaba entre sus elementos logiales con este símbolo, al menos como hoy lo conocemos, el cual rápidamente se ha constituido en una figura central de la masonería en el grado de Compañero, aunque sí que estaba su conceptualidad pero en modo textual, y sin embargo como paradigma de esta situación tenemos que su inclusión en el seno masónico es tardía, por mi parte lo localizo en la Divulgation de 1745 (Sello Roto) en pleno desarrollo de una masonería moderna, abierta ésta a cambios e innovaciones, y cuyo predicamento (estrella flamígera) como símbolo lo vamos a encontrar en otros muchos rituales como el Chartes de 1784 de la rama de los Modernos que van a sujetar este símbolo en el plano más «neutro» posible y ejemplo del pensamiento libre al relacionarlo con la «geometría», tal y como hace el Régulateur du Maçon..

Pero también en los rituales de tipo «antiguo» encontramos su huella, en el Ritual de los Antiguos 6004; Guía de Des los Masones Escoceses, se nos habla de la Estrella misteriosa, y en los rituales de la Gran Logia de Escocia se introduce además que existen ciertos caracteres hebraicos que se representan dentro de la logia de Compañero como «la letra G que representa al GADU».

Para el Ritual de los Tres Primero Grados del REAA según los antiguos cuadernos de 5827, este nos la describe como una estrella de cinco puntas, brillante y con un resplandor de llamas que llenan los huecos entre ellos (Estrella filante); en la instrucción de grado de Compañero de este ritual, en el catecismo se habla de una Estrella de 5 puntos que contiene los sentidos y en cuyo centro está la G que significa Geometría, pero también es la letra simbólica por excelencia ya que representa la inteligencia humana (Gab) que en hebreo significa la inteligencia, y el alma universal.

Frente a todo este desarrollo cabría preguntarse ¿Los masones operativos que trabajaban bajo los designios de los Antiguos Deberes, basada en una potente cultura religiosa católica tuvieron en cuenta tal concepto?

Antes de contestar he de decir que la denominada Estrella Flamígera, en un principio fue una «estrella filante» y luego se convirtió con el paso del tiempo y los pesos religiosos que ha soportado la masonería más bien en una Estrellas pentagrámica, amén de que no debemos de perder de vista que en algunos rituales se la denomina como Estrella misteriosa...en tanto que en ella se introdujo la letra G, a cuyo elemento se le fueron añadiendo valores y virtudes simbólicas.

En todo caso sí que los antiguos gremios operativos la utilizaban, y sus textos la recogen pero bajo otra categorización como la textual, el Regius habla de «el arte de la geometría» el Cooke de 1410 se interroga «como empezó al principio de la geometría» el manuscrito de la Gran Lodge n1, habla sobre la «quinta de las ciencias liberales, que es la geometría», el manuscrito Dunfries (1710) habla de la geometría como «ciencia que sirve al hombre para medir».

Por tanto la referencia cosmogónica de esta estrella está en un principio vinculada a la geometría como ciencia, pero será a partir de 1730 con la divulgación la Masonería Diseccionada cuando en el catecismo de Compañero, se le pregunte a éste qué significa el símbolo y la letra ”G» y el Compañero responde «la quinta ciencia la geometría». Aún estamos ante la estrella de los operativos que servía para medir, pero poco a poco pasa a ser elemento central del grado de Compañero.

Ese enriquecimiento conceptual y su presentación hay que buscarlo, más allá de la geometría y de su nacimiento en Inglaterra, puesto que su periplo de transformación se da precisamente en Francia donde las escuelas alquímicas y herméticas que penetraron a la masonería en el siglo XVII, van a realizar una reivindicación de esta estrella como símbolo alquímico, como así lo patentiza una publicación titulada precisamente La Estrella Flamígera (1766) texto insólito escrito o al menos se le atribuye, al Barón de Tschudy, cuyo texto es más que un instrucción para el Aprendiz, ya que manifiesta una antigua querencia por «devolver el sentido alquímico-hermético tanto a la iniciación como a los símbolos masónicos, intentando restituir a la francmasonería algo que los alquimistas creían que la masonería había abandonado».

Tanta va a ser la fijación con este elemento que se creará precisamente un rito llamado la Estrella Flamígera, cuya conceptualidad se va a fijar de este modo: «es el conocimiento del arte de perfeccionar lo que la naturaleza ha dejado imperfecto en el género humano y llegar al tesoro de la verdadera moral», lo cual nos puede sonar cercano a los masones, y ciertamente lo es, pero no deja de ser la definición clásica de la alquimia.

Por tanto, ya estamos ante la Estrella Flamígera evolucionada, que ha pasado de ser una ciencia a un elemento trasformado en símbolo inmenso todo el proceso en medio de una cultura religiosa protestante que representa la Masonería de 1717, pero con una caracterización que va a dar una nueva vuelta de tuerca en 1766 cuando el citado Barón, nos dice que esa estrella y esa G es el «soplo divino, el fuego universal que vivifica todo lo que existe», manteniendo en parte la misteriosa letra G de la Masonería Diseccionada como la representación de la «geometría como ciencia» pero adjuntando las interpretaciones hermético-alquimistas para de este modo relacionar directamente con Dios o la Gloria, o la divinidad de este modo podemos entender que la Estrella Flamígera se la está insertando en la traditio dogmática al velarnos su dimensión cambiante, y presentarla como un símbolo fijo sin más traducción que ser la representación del «Dios».

Analizando la estrella misteriosa tenemos por tanto la propia Estrella como un símbolo complejo ya de por sí, al que se le va unir la letra G, que ya hemos visto algunas de las representaciones que se le adjudican , además de ser la séptima del alfabeto hebreo y por tanto relacionada con el número 7, surgiendo otra duda acerca de su relación con el Compañero y el número que lo representa el 5.. y cuyas explicaciones ante este dicotomía no he visto muy claras en las lecturas realizadas.

En este corto periplo de exposición a la introducción de ciertos elementos reconvertidos como símbolos presentes en la logia, no es menos cierto que a veces presentan ciertas contradicciones.., y es lo que debe buscar el Compañero, la interrogación para llegar a la verdad.

Dar las cosas por hechas, porque lo digan unos u otros, sin cuestionarnos nada no nos resuelve nuestro caminar por el llamado Tour del Compañero, nuestra misión como masones y como Compañeros es esta: preguntar, indagar e interrogarnos.., y con esas herramientas seguramente que iremos viendo contradicciones, observando misterios... pero también iremos encontrando las respuestas que necesitamos dentro de la razón critica que se exige a todo masón.

Como ya está bien de liar la madeja sobre la evolución e incorporación de elementos-símbolos en masonería que plantea este magma de reflexiones sobre la Estrella Flamígera expondré mi visión personal, a la cual le proyecto el sentido primigenio el de ser un elemento cambiante pues no siempre se nos presenta igual y lo percibimos de igual manera y máxime dentro de la realidad adogmática el representar este un elemento de construcción como es la geometría, que viene a representar en cierto modo la búsqueda de la construcción masónica que se emprende a partir de 1717, a través de una relación operativa con elementos canteriles que terminará evolucionando hacia la “creación del nuevo templo masónico” como orbe y proyecto utópico de los masones.

Hay que tener en cuenta que dentro del mundo de las herramientas que maneja el Aprendiz, estas solo le sirven para desbastar la piedra bruta, o para levantar muros, por esa misma razón dentro de la visión humanista que desarrolla  la masonería liberal , y esa visión de la adogmática hay que ver este símbolo, no dentro de las divinidades o Verbos Divinos como orbes creadores, tan presente en el mundo anglosajón donde la G no puede ser otra cosa que “GOD” (Dios), (traditio dogmática) sino que nuestra diferencia como librepensadores masones (adogmátismo) es ver en esa presencia un potente elemento llevado a la categoría de símbolo, que se nos manifiesta por la capacidad que tiene de «construir» y de transformarse para tal fin.

Es la primera vez que al Masón tras su iniciación, en el grado de Compañero se le da capacidad simbólica de construir mediante una simbolización como sería la pléyade de propuestas constructivas que se pueden lograr: arcos, polígonos varios y diversos, que nacen a partir de la estrella de 5 puntas que llamamos Estrella Flamígera, que no es nada más ni nada menos, que la preeminencia del Maestro Masón en su labor de constructor de la humanidad como templo, y por tanto me quedo, tal como expone un Memento Masónico del grado de Compañero de 1921, en que: es el emblema del librepensamiento, el fuego sagrado del genio, que eleva al hombre a las grandes cosas

Víctor Guerra MM.:.
DH. Logia Progreso 1850 Asturias

25 de febrero de 2015

SEGUIMOS CON LOS TOPICOS EN MASONERIA. La Opinión de Murcia

"Aún hay quien ve a los masones como una secta porque no nos conoce"´


Como prolegómeno de la Mesa de Debate que se establecerá el Sábado: Masonería Hoy: laicidad, Mujer y Estado  de cuya convocatoria  nos hicimos eco en Masonería SIglo XXI: http://www.victorguerra.net/2015/02/laicidadmujer-y-estado-masoneria-hoy.html

Se presenta  esta entrevista a quien dirige los destinos de la logia Luz de Levante  (GOdF) de Murcia, el MM.:. Jordi Balaguer.

Por las preguntas ya se ven que el periodismo no es que digamos que se esfuerce mucho en documentarse mucho, digamos que repiten una y otra vez el soniquete, en el cual además  contaminan al resto., incluyendo al interpelado que tampoco sale de las respuestas clichés de Franco, los 60 000 expedientes, ahora ya son 80.000, y se habla de 6000 masones, cuando no se llegaba a los 4000, escasamente , en cifras muy parecidas a las de hoy.

Por otro lado no tiene sentido hablar de secreto ritual, cuando los rituales están en las librerías, y hay cientos de facsímiles publicados, o que se entiende por secreto de la tradición masónica, es por otro lado ahondar en el secretismo que tantos persiguen
Tal vez habría que recordar la famosa frase de Fitche: “El gran secreto, es que los masones existen”.

Les dejo con las tópicas preguntas a las cuales responde Jordi Balaguer
VG

25.02.2015 | 13:59 La opinión de Murcia, Artículo de Salvador González
Jordi Balaguer, ayer, en la UPCT
Jordi Balaguer, ayer, en la UPCT F.G.P.

"En tiempos de Franco fueron fusiladas personas sólo porque se sospechaba su vinculación a la masonería"


La masonería sigue siendo una gran desconocida para los ciudadanos. Desde la logia de Gran Oriente de Francia buscan acercarla a la sociedad y eliminar las viejas creencias que la relacionan con sectas u objetivos oscuros. El presidente del colectivo a nivel local, Jordi Balaguer, cree que "el miedo a la masonería se basa en conocer poco de cuáles son sus objetivos y sus fines».

¿Está aceptada la masonería en España?
Ahora, con la libertad de asociación está todo en su sitio, pero hasta el año 79, cuando una sentencia del Tribunal Supremo concedió la libertad de la masonería en contra de lo que pensaba el Gobierno, estuvimos bastante perseguidos. De hecho, en época del general Francisco Franco, los masones eran perseguidos y se produjeron numerosos fusilamientos sólo por creer que eras masón. Fíjese que se investigó a 80.000 personas por creer que eran masones y España cuenta en total con unos 6.000 reconocidos.

¿Cree que ya se ha superado?
Aún cuesta. todavía hay gente que piensa que la masonería es una secta porque no conocen muy bien de qué va ni saben qué hacemos. Somos una institución esencialmente filantrópica, filosófica y progresiva que tiene por objeto la búsqueda de la verdad, el estudio de la moral y la práctica de la solidaridad.

Además, existe cierta leyenda negra en torno a la masonería...
Eso fue en los inicios de la masonería. Hubo ciertas publicaciones que se inventaban el origen de los masones vinculándolos al diablo y la gente se lo creía. Así que, hasta que no se desmintió categóricamente todo, los masones estábamos mal vistos. Lamentablemente siempre quedan ideas en la mente de las personas que no se ajustan a la realidad.


El secretismo de la masonería tampoco ayuda...
¿Secretismo? Publicamos libros sobre masonería, tenemos bibliotecas virtuales que se pueden consultar para saber más de nosotros... Sí que es cierto que hay algunos aspectos secretos, como el propio secreto de la tradición masónica y las vivencias de cada uno de sus miembros. Asimismo, existe el secreto ritual, que trata sobre no revelar el trabajo que lleva a cabo cada logia, pero son los secretos que cualquier organización tiene. Cualquier asociación vela porque ciertos aspectos de su actividad, sobre todo de origen interno, no se publiciten.


Se habla incluso de sociedad secreta...
Nosotros decimos que no somos secretos, sino discretos. En Francia, la masonería es parte importante de la sociedad, aunque eso en España todavía queda mucho para que llegue.



¿Ayudará la mesa redonda del sábado a acercar la masonería a los ciudadanos?
Eso esperamos. Confiamos en que puedan comprobar cómo la masonería está abierta a todos los seres humanos, cualquiera que sea su raza, nacionalidad, origen, creencia o tendencia sexual. En la mesa redonda participarán grandes personalidades de la masonería, como la ex ministra de Asuntos Sociales, Matilde Fernández; el presidente de Europa Laica, Francisco Delgado; o el gran oficial de Gran Oriente de Francia, Patrick Moron, para hablar del papel de la mujer en la masonería, el laicismo y las relaciones estado/masonería, respectivamente.


¿Existe igualdad en la masonería?
Nosotros trabajamos para que haya igualdad en todos los ámbitos. Nos proponemos aportar nuestra pequeña piedra para el reconocimiento de la mujer como ser humano en igualdad de derechos con el hombre.

15 de febrero de 2015

Francmasonería, Indignación y Compromiso,

 

La masonería liberal española toma partido frente a la crisis, para superarla, esgrime su ideario de libre pensamiento, tolerancia, defensa de los derechos humanos y resistencia a la opresión

Uno no puede moverse con facilidad, la crisis, los diferentes actos y la invernada, hicieron imposible asistir a la conferencia de Joan Francesc Pont. Soberanos Comendador del Supremo Consejo Masónico de España relacionado con la Gran Logia Simbólica Española, y de cuya conferencia dio buena cuenta  Rafael Fraguas, para el  Diario El Pais, y por tanto me hago eco de su crónica:

VGG

RAFAEL FRAGUAS Madrid 5 FEB 2015 -  DIARIO EL PAIS  RESEÑA CONFERENCIA DE JOAN FRANCECS PONT

Por primera vez desde su reinstauración en España en 1978, la Francmasonería liberal toma partido y se pronuncia frente a la crisis. Y esgrime, para superarla, la aplicación de su ideario de libre pensamiento, tolerancia, defensa de los derechos humanos y resistencia a la opresión. Así lo expuso este miércoles en el Círculo de Bellas Artes de Madrid Joan Francesc Pont, máximo responsable de la francmasonería liberal española de la que es Gran Maestro y Presidente del Supremo Consejo Masónico de España. Para el catedrático catalán, experto en Derecho Financiero y Tributario de la Universidad de Barcelona, la trayectoria histórica de la francmasonería es sustancialmente dinámica, versada a los cambios. Por ello preconiza salir de los planteamientos estáticos y recobrar su histórico carácter de dinamizadora de la civilización frente a una crisis sociopolítica y económica como la que la sociedad padece.

El conferenciante fue presentado al público asistente por Enrique Tierno Pérez Relaño, como presidente de la Asociación para la Reflexión y el Debate Enrique Tierno Galván (ARDET), quien, evocando el título de la conferencia, Francmasonería, Indignación y Compromiso, señaló que el planteamiento situaba a los masones “en el filo de la navaja”. Tierno definió la francmasonería –a diferencia de Francia, en España este término sinónimo de masonería-, como “un vector social, que pese a haber escrito la historia constitucional española del siglo XIX y buena parte del XX, estuvo a punto de ser exterminado por el franquismo”. Pese a ello, esta institución vive hoy un evidente auge en España. “Debatir sobre ella, tarea que merece la pena, implica abrirse a la sociedad española”, agregó el anfitrión.

Cambio de preguntas

Joan Francesc Pont comenzó su disertación con la propuesta de cambiar la pregunta, hasta ahora reiteradamente formulada, sobre “¿qué es la masonería?” y sustituirla por la de “¿qué hace la masonería?” Empero, tras definirla como “una reflexión individual de una enseñanza colectiva que se preocupa por el ser y se compromete con el devenir” apuntó que “las logias son espacios de sociabilidad”. 

En base a ello afirmó: “La idea de progreso es consustancial a la masonería, al igual que la idea de cambio forma parte de su esencia”. Sobre esta argumentación, Pont dijo que “la masonería puede comprometerse e indignarse, además de proponer algunas recetas para una sociedad que aspira a ser buena y madura”.

Enunció siete ejemplos de escenarios sobre los que la Masonería trabaja, para comenzar con “la educación y la instrucción de todos los seres humanos”, meta que figura entre sus principales objetivos “desde sus orígenes en el siglo XVIII”. “La segunda tarea ha sido”, explicó, la de “racionalizar el pensamiento, recoger la herencia científica de Newton “y hacer como él, al amparar a los heterodoxos y herejes, como los hugonotes, y a todos aquellos que se han atrevido a pensar por su cuenta”. 

En tercer lugar aludió al “histórico combate francmasón para acabar con las guerras de religión y las confrontaciones derivadas del principio medieval “cuius regio eius religio””, cuya aplicación asoló Europa durante siglos. Más delante Joan Francesc Pont enunció la idea de tolerancia, “pero no en sentido de conllevancia con lo que uno detesta, sino más bien en su dimensión creadora de espacios de convivencia”.

“Contra toda tutela”

A juicio del Presidente del Supremo Consejo Masónico “el secularismo que preconiza la masonería obedece a la capacidad de las sociedades para construirse por sí mismas, sin ningún tipo de tutelas”. Sobre la laicidad evocó “el derecho de todo ser humano a eludir cualquier tipo de monopolio sobre su vida espiritual”, principio que relacionó con la libertad de pensamiento, “de modo que cada cual pueda atreverse a pensar por sí mismo”.

Pont aludió más adelante a la indignación atestiguada por la masonería a lo largo de la historia, mediante su oposición “a todo tipo de poder absoluto y arbitrario”; su rechazo “a cualquier alianza del Trono y el Altar –“perversidad ideada para someter a los pueblos a distintas formas de tiranía”, puntualizó- así como la oposición frontal de la masonería “a la injusticia, la corrupción, la miseria y señaladamente, a cualquier forma de odio”.

Dignidad de la mujer, aún amenazada
En cuanto a las propuestas, Pont destacó distintos compromisos masónicos: “La masonería está comprometida con la dignidad de todos los seres humanos”–hizo mención a la “equi-dignidad de la mujer, amenazada aún por peligros criminales”, dijo. Entre el público se hallaban Teresa Alavernia Domenech, Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de España y Ana Valet Felices, presidenta de la Federación Española de la Orden Mixta Internacional El Derecho Humano.

Prosiguió el conferenciante sobre el compromiso masónico con el Estado liberal –“en el sentido primigenio del término, de limitar el poder frente al conjunto de la ciudadanía”- para señalar después el democrático, “donde los electos representen a los electores, no a sí mismos”. Como colofón remarcó el “vínculo histórico de la masonería con la resistencia a la opresión, así como con la defensa de los derechos inalienables incluidos en la Declaración Universal de 1789”. Tras realzar el involucramiento de los masones “con el derecho de las sociedades a organizarse con normas que se otorguen a sí mismas”, el conferenciante evocó la “apertura masónica a las ideas nuevas”.

Joan Francesc Pont concluyó su disertación con la reivindicación del “universalismo masónico frente a los localismos y las fronteras”, además de “la denuncia del silencio ante la opresión” -que tildó de colaboracionismo- y con la formulación de una apuesta –opinión personal, precisó- por “la unidad europea, como espacio de convivencia en el que la reducción de las soberanías nacionales redunda en el beneficio de libertades para todos sus miembros”.

Garantía de intimidad

En el turno de las preguntas, a propósito de las autolimitaciones a la expansión de la cultura masónica, el catedrático recalcó que la francmasonería “debe garantizar la intimidad de sus miembros”, si bien precisó que “muchas de las reivindicaciones (cívicas y políticas) más avanzadas de cuantas se conquistaron en la vida pública, surgieron de talleres masónicos”. 

En cuanto a la explicación del sentido del rito masónico, Joan Francesc Pont, que destacó entronque histórico, se refirió a su propósito de “despertar los sentidos mediante su potencial simbólico”. Y en otra pregunta respecto a la supuesta necesidad de denunciar el capitalismo desde las filas de la masonería, por su responsabilidad en la crisis financiera, el ponente se refirió a “la pluralidad ideológica observada en las logias, donde se vive una atmósfera de libertad, en la que sus miembros discuten sin enfrentamientos, con respeto a las formas y con firmeza en las ideas con lo cual, todos y todas se enriquecen de su diversidad”.

Rafael Fraguas.

6 de febrero de 2015

“El trabajo intersubjetivo en logia


Hay en el libro El Pensamiento Masónico del siglo XIV al XX, de  P. Negrier en , capítulo titulado “El trabajo intersubjetivo en logia” que para mí gusto da en el clavo de una forma resumida en cuanto a ciertas situaciones que se dan en muchas obediencias y por ello dentro de las logias  y que a mi particular juicio, tal capítulo constituye todo un tratado a tener en cuenta, y sobre manera, cuando estudiamos tanta escisión masónica como ha habido, y tan poco reconocimiento mutuo.

La primera cuestión que Negrier pone encima de la mesa y que afecta al trabajo logia es la emulación intelectual y moral.

Según el autor , dentro del Discurso del Caballero Ramsay (1736-1737, ya se describe una gran diversidad de masones dentro de los cuales se reúnen las competencias más variadas dentro del gran campo del conocimiento. Materia en la que también entra Fichte al hablar del plano moral de cierta complementariedad entre los masones y sus iguales, y cuyas virtudes en este campo tienen- según Negrier- mucho que ver con ciertos ideales judeocristianos como la conciencia y la comunión de los santos.

Nada que objetar a la afirmación subjetiva de Negrier, aunque analizando ciertas masonerías e intentar descifrarlas a la luz de la razón, uno se encuentra con como de sopetón con un cierto enraizamiento juedo-cristiano  querido y hasta perseguido , y plasmado en algo que viene  a decir “ser mejores y más buenos”, y que constituye, casi diríamos, una especie de “comunión de los santos” en ayuda y progreso para el mejoramiento de la humanidad.

Tal vez desde las masonerías deístas tenga mucho sentido esta afirmación y regla o landmark, pero para algunos masones que nos situamos en la cultura del racionalismo, esto de la emulación moral nos suena un poco añejo, pero como estamos en una época de poca crítica y solemos dar por válido casi todo, pues al final nos tragamos, como dice el Maestro de Ceremonias de mi logia "un pan como dos hostias" y para colmo sin decir ni esta boca es mía, ni los unos ni los otros.

Esa emulación intelectual a veces no tiene parangón, pues vemos a Maestros coger de allí y de allá, dentro del amplio y escaso mundo bibliográfico masónico, salvo el internautico, muy agrandado por las aportaciones capitales al modo de los de los Incas y las Masonería, o la Eklesia y la Hermenéutica masónica.. etc  y todo ello sin distinguir sin son churras o merinas, por ejemplo y solo he como referencia,  todos hemos visto a masones de corte racionalista y liberales tomar prestados los textos de algún masón ocultista y enemigo de los rituales más positivistas, y encasquetarse tales enseñanzas dándolas por buenas para de este modo acometer una interesante plancha , pues no hace mucho veía yo una plancga de un preboste de Rito Francés , manejando como referencia intelectual a Lavanigni… o cuando se hace un libro- o diccionario sobre el simbolismo y se intenta educar  a otros masones pretendiendo crear con ello un modelo de masón a emular.

Por eso es siempre interesante releer a Fichte, en su Filosofía de la Masonería “Cartas a Costant” y muy en concreto en esos párrafos con respecto a lo que hablamos, y para ello sugiero repasar la carta séptima que le dirige a Costant.

«El masón ha de ser libre, y por libertad se ha de entender que el modelo que se escoja debe tener campo suficiente para desarrollarse, sin pretensiones de crear escuelas de emulación tan al uso, el masón debe constituir un modelo de independencia que suscite entre sus iguales un modelo que debiera corresponder con el lema introspectivo y librepensador».

Las rivalidades interpersonales
Ciertas posiciones dentro de la logia como en la propia vida, unas  a veces son más confortables que otras. Los detentadores el poder, del saber estar, los maquiladores de la estructura, se vuelven aparentemente aventajados aunque en el fondo con esa “voluntad de poder”,  crean una espiral silenciosa de rivalidades interpersonales, de la cual nos habla Nietsche y el propio Negrier, en relación a la emulación. Lo cual puede ser beneficiosa  en tanto que es un importante estimulo de la creación, pero en conjunción con lo que los franceses llaman La “volonté de puissance” puede provocar graves reacciones en las logias.

Es evidente que los masones poseen casi por naturaleza, o por razón de su trabajo personal, las ventajas del poder, o del saber, y con ello contraen- consciente o inconscientemente- también la posibilidad de servir de ejemplo y de modelo, incluso para inspirar a los otros un modelo de desarrollo masónico o personal, y esa es una responsabilidad que debe ser reflexionada dadas sus consecuencias, aunque no siempre está en las manos de uno abordar tales discernimientos.

Se da un problema en muchas ocasiones en las logias, y es que algunos Hermanos terminan por establecer el propio modelo como una referencia de vital importancia para el desarrollo masónico del grupo , de hecho hay masones que intentan vehiculizar y modelar todo el conjunto hacia esa “figuración idealista propia” que se ha obtenido evidentemente por el mérito personal, y desde luego puede ser una ventaja, aunque también un importante factor de desestabilización.

En el caso de la primera parte de la premisa es cierta y es buena , y no siempre está en la mano de uno constituirse como tal, sin embargo si hay una responsabilidad en la injusticia que se crea cuando ese rol de intentar modelar al conjunto logial en función de los “arquetipos propios” .

Y esto último, es una cuestión que muchas veces los Venerables orquestan como marcos de trabajo su propio modelo, marginando otros modelos como no idóneos para el conjunto de la logia, o de las responsabilidades del ejercicio de los oficios de la logia, perdiendo de ese modo la singularidad de lo diverso, y la posibilidad de la contrastación.

Con esas acciones desde “volonté de puissance”se va hacia la perfidia del lema masónico de “Reunir lo disperso” haciendo que lo “disperso se configure en torno a un modelo único”.
Al final de todo el proceso nos podemos encontrar en que si los espíritus no son libres en la logia, y son atenazados por la ignorancia y desconocimiento de otros miembros, o por esa “volonté de puissance” que se ejerce muchas veces por voluntad propia, saltaran no las singularidades, sino la rivalidades, y eso ha traído a la larga la desaparición de muchas logias.

Es un juego sutil entre el “ser y estar”, entre el “poder y el ejercer”, un juego que se puede desarrollar entre la vanidad y la ambición personal en el convencimiento de que se trabaja por el bien de la logia, y cuyo juego termina por llevar a la logia a una situación a veces insostenible, fortaleciendo de este modo no el trabajo singular y diverso, sino la suscitación de las rivalidades a veces enfrentadas entre modelos y ambiciones. ¿Cuántas veces no hemos visto juegos de esta naturaleza en logia…?

La Amistad
Si la propia vida en sus múltiples facetas nos aporta una serie de amistades, un centro de encuentro, regular como es la logia, no podía ser menos, y ya de hecho Anderson en sus Constituciones nos habla de ello. Y ello es bueno en un circulo tan cerrado como la logia desde la perspectiva de constituirse en una convergencia entre las dos orilla que en ella se citan.

Dice Negrier , que la amistad es el resultado de coaptación mutua y reciproca entre dos personas y que artificialmente es muy difícil de crear, ya que la amistad es libre por esencia y por naturaleza, constituyendo un don misterioso, y tan frágil como un milagro suspendido en el factor temporal que los suscita.

La amistad unida a lo que anteriormente comentábamos no puede o debiera acabar en gregarismos en parte auspiciados por la “volonté de puissance” o en cratofilias tendentes a sostener el “stauo quo” y cuya consecuencia más inmediatas es la restricción de libertad de los otros, no tanto porque se prohíban ciertas manifestaciones (expresión o propuestas de actuación) sino porque una gran parte del modelo de convivencia y actuación va a estar definido de antemano por esa dependencia relacional que se suscita en función de los enunciados que Negrier nos expone.

Por eso la amistad en logia debe ser un modelo de independencia y de transparencia hacia el otro, de tal modo que la logia tenga la seguridad de que las decisiones, gusten o no, no podrán estar hipotecadas por esa dependencia relacional que ha procurado un mal desarrollo de la Amistad.

La dualidad de las vías de acceso al conocimiento.
Nos dice Negrier en el citado capítulo que en masonería hay dos tipologías de espíritus: por un lado aquellos que estudian la tradición esotérica (los simbolistas) ; y los que se creen dignos sucesores de René Descartes y las Luces del siglo XVIII (racionalistas) . Los primeros tienden a interpretar objetivamente los símbolos tradicionales y ellos representan la tendencia hermenéutica de la masonería. Los segundos utilizan los símbolos como simples soportes de su meditación subjetiva y ellos representan la tendencia profética de la masonería.

Las dos tendencias coexisten en la masonería y son una parte representativa de las fuerzas que mueven a los masones y a la propia masonería, y nadie debe sentirse ni legitimado , ni desligitimado por estar en una u otra posición, el enunciado de una por la otra , el intento de descubrirse, de interpretarse o de interpelarse la una a la otra no puede ser entendido por un ataque o una guerra, sino por la propia acción dialéctica que se produce entre la coexistencia de dos visiones en la logia.

Unos representan el espíritu griego de Homero y Platón, los estoicos, los cínicos o los seguidores del epicureísmo, y los otros al esoterismo cristiano como vía del conocimiento.
Car tu n´as pas besoin des choses cachées. Dans ce qui te dépasse ne vas pas t´immiscer, car ce qu´ont t´a montré est déjà trop pour l´íntelligence humaine.

Pero ambos grupos han de saber separar las esencias de lo superfluo, los dogmas y tópicos que ambas posiciones arrastran sin una consideración crítica hacia ellos, la aceptación de estas dos cuestiones en logia, en planos de igualdad sin balanzas autobasculadas, sino muy al contrario por la acción de la compresión de las diferencias del otro, que es lo que nos debe mantener unidos en el trabajo logial.

En logia se han de saber respetar la distintas vías, que pasan por la introspección llevada desde la acción individual de cada Hermano de penetrar en los misterios, en las amplias lagunas de la historia masónica, del simbolismo, etc. Los Hermanos deben saber que cada uno de sus iguales debe ser respetado por ese valor de plantear en solitario aquellos resultados de sus experiencias y estudios, pues han salido de la búsqueda de la verdad y no de la recitación coránica del tópico o dogma al uso.

Las afirmaciones dogmáticas
Otro de los problemas que surgen en el trascurso de los trabajos en logia, es el dogmatismo, entendido este como la universalización de ciertas afirmaciones. El problema teórico pasa por la cuestión de los dogmas en tanto que el pensamiento se reduce a una subjetivación puramente individual, y como tal no es universal, y como consecuencia es incompatible con cualquier extensión dogmática.

Hay que tener en cuenta el relativismo en que se mueve la masonería y por tanto entramos en las dinámicas del funcionamiento del pensamiento y sus enunciados y los problemas de la universalización de las verdades o de los dogmas.

Un pensamiento dotado de fundamento ontológico no tiene derecho a ser afirmado como una verdad universal ante otros interlocutores. Es más un locutor no puede enunciar un pensamiento ontológico como una verdad universal que no sea capaz de ser reconocida por sus interlocutores ese reconocimiento del origen ontológico de es este pensamiento y por consecuencia de su carácter universal..

No debemos olvidar que en logia el locutor se dirige al grupo, y puede enunciar una verdad universal sin que ninguno de los Hermanos de la logia la ratifique, dentro de ese encuadramiento de la comunicación pública. Digamos que el locutor propone y el interlocutor dispone.

Pero todo ello debe plantearse el trabajo en logia desde un ángulo neutro, donde lo anteriormente expuesto no tenga, no cabida, porque ello sería utópico, pero si es menester que siendo conscientes de todas esas subjetividades en logias, estas consideraciones tengan el menor peso posible. Sería todo un deseo.

Víctor Guerra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...