Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón, y tienen por tanto derechos de autor ©.

25 de marzo de 2019

La New Age de la Masonología hispanoamericana. A propósito de los Ritos Masónicos.


Decía muy inteligentemente Llorenç Lluel en su libro sobre Un proyecto de Masonería Transnacional, que «somos lo que se nos reconoce y no lo que decimos ser».


Eso es lo que me pasa con muchos de los nuevos autores de la masonología española, cuyos avales académicos son abrumadores, pero sus planteamientos escriturales e investigativos, creo que en general, son flojos y les falta recorrido y experiencia, y no porque carezcan de inteligencia y destreza profesional, pero tienen lecturas y visiones parciales de la historia masónica.

Y eso es lo que me ha pasado con el reciente libro de Fernando Gil González, y su libro: Ritos Masónicos en la Europa Ilustrada. Inquisición y las Nuevas forma de Sociabilidad en el siglo XVIII., y es que cuando uno lee la solapa, se imagina que se encontrará en las manos una auténtica joya investigativa, pero pronto la desilusión aparecerá en el rictus del lector tras las primeras líneas.

El autor se presenta así en el libro: Fernando Gil González ,es Doctor por la Universidad Nacional de Educación a Distancia con sobresaliente Cum Laude (2016), premio extraordinario de doctorado (2017). Además, es Investigador Senior en G.I. en Argentina, España, Italia, Inglaterra, Francia y Portugal. En la actualidad es Fellow del King´s College of London, donde ha publicado un gran número de aportaciones científicas e impartido medio centenar de conferencias relacionadas con la Hª de las Instituciones, en Argentina, EEUU, España, Francia, Hungría, Reino Unido y Portugal. También ha realizado estancias de investigación en University of Reading, University College of London, Université Panthéon-Assas, London School of Economics, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Universidad de Oviedo y como profesor-visitante en University of California, Columbia University, Florida International University o Universidad Pompeu Fabra. Por último, es Académico en The Royal Historical Society (London, U.K.) y Miembro de la Sociedad de Estudios del Siglo XVIII. ¡Impresionante¡

Pues bien, aquí me tiene ustedes un lector voraz de temas masónicos y un autodidacta historiador de la masonería sentado frente a un texto, del que dicho con franqueza esperaba con ansiedad algo más, pues necesitaba leer algo que me pudiera servir para los estudios que estoy realizando sobre el siglo XVIII en Inglaterra y Francia y la ritualidad masónica que es el proyecto editorial que llevo entre manos.

Nada más abrir el libo en el capítulo de Introducción, habla de una masonería española del siglo XVIII que estuvo perseguida a partir de 1738, y es considerada como «iniciática, incógnita, filantrópica y socio-cultural».

Estos primeros términos no parecen ajustarse mucho a una realidad masónica correspondiente al siglo XVIII, cuya masonería se puede decir que ni es «iniciática», por el motivo de dicho término no se conocía en ese tiempo, el cual aparece en el siglo XIX, salvo claro está que nos estemos haciendo portadores de las ideas guenonianas  acerca de los gremios canteriles y su supuesto misticismo y hagamos flashback, con imágenes y conceptos.

Pero el autor insiste una y otra vez en la cuestión «por parte de la Inquisición española es el juramento masónico que procede de los ritos iniciáticos de la masonería operativa», la fuente que se toma de referencia es la de otro colega   Felipe Corte Real de Camargo, cuyo trabajo sobre los mandiles presenta bastantes lagunas e inexactitudes, digamos que mucha introducción teórica y poca substancia.

Por otro lado, me resulta paradójico que un sesudo investigador como Gil González, que maneja lenguas y expone múltiples entradas bibliográficas en su libro utilice para hablar de la «vía iniciática» a la archivera del Archivo de Salamanca, que me parece buena profesional aunque toda su producción esta referida a manejo de archivos y  fondos, sobre manera del amplio archivo de Salamanca, y no la veo yo como muy metida, ni en el Siglo XVIII, y en las los desarrollos teóricos entre Inicializaciones, y Aceptaciones, y menos aun discerniendo sobre vías iniciáticas , porque Gil González, en la página 17 de su libro, nos plantea  de forma directa  el escenario de la INICIACIÓN como enseña masónica en el siglo XVIII.

Por otro lado me resulta extraño que se considere a la masonería del siglo XVIII, como de «incógnita» ya que la actividad masónica de ese siglo compuesta por gremios, guildas e Incorporations, en sus primeros estadios operativos, tanto en Inglaterra como en Europa en sus distintas  modalidades como la Bauhütte, o los picapedreros, etc., como para que fuese desconocida, pues sabemos que dichos gremios eran de sobra conocidos, al igual que sus  textos de referencia  como los Old Charges, o un poco más adelante con la masonería especulativa en marcha, las distintas Divulgaciones, y Panfletos, suponía estar todo el santo dia en los tabloides ingleses o franceses, y puedo decir que había muchos chiste en la calle sobre  «Mister Jalkin, y Mister Booz». Sin olvidar los grabados, y criticas satíricas como la Guerra de las Imágenes, que denotaban el estadio de la cuestión, además de alimentar el morbo de las gentes. O sea que de incógnita poco, salvo en España, que no llegó a tener tintes muy definidos.

Dice el autor que en lo referido a España, simplemente esa masonería apenas si tuvo presencia, y para afirmar tal cosa se coge un trabajo de Juan Ortiz Villalba, que en la pagina 26 de su libro La Masonería y su persecución en España, termina diciendo  que la «Gran Logia de Inglaterra (Londres)  tendrá autoridad  para crear nuevas logias, con lo de hecho, surge una legitimidad masónica  llamada »masonería regular» y a este respecto el señor Gil González, toma esto  para hablar de las «Obediencias que están patentadas  por la Gran Logia e Inglaterra».

Creo que hay una visión distorsionada, puesto que la Gran Logia de Londres cedió Patentes a otras estructuras masónicas, pero jamás se ocupó de esas Grandes Logias, acerca de cuáles eran sus inclinaciones y declinaciones, por tanto no se puede adjudicar a esta «patentización» el criterio de Patente que hoy se maneja, y menos sobre el modelo de regularidad y reconocimiento, que utiliza la Gran Logia Unida de Inglaterra, que en parte es lo que se está realizando.

Por otro lado, en esta primeras hojas del libro sobre Ritos en Europa en el siglo XVIII , l llama la atención que hablando de Ritos Masónicos del siglo XVIII, se incluya en el trabajo un solo juramento u Obligación de la logia Berna, cuando en realidad  es  parte de un catecismo,  no de la logia,  sino de Francmasonería de Berna de 1740, y aunque el autor dice que todos los juramentos son muy parecidos, pues creo que se el citado investigador debiera repasar esas formula  y leerse y confrontar los textos producidos a lo largo del siglo XVIII, empezando por aquellos que se desarrollaron en la fase operativa como los Old Charges ,  o como aquellos otros  textos que  fueron publicados  en las Divulgaciones y  Exposures, o los se quedaron ya como un referente en los proto rituales o pre-rituales del siglo XVIII..

De hacerlo así,  a buen seguro que el autor verá que no es lo mismo el Juramento que presenta el Dumfries nº 4, o el que expresa el  Kevan, o los que provienen  de la familia Regius o Grand Lodge, sin dejar de lado  los que presenta el Tradi, o Demasqué… etc, o los de la rama de los Antiguos, sin dejar de hablar del Régulateur.

Cuando se  termina la lectura del libro de Gil González,  se sacan en claro varias conclusiones, que el título del libro poco que ver con el contenido, ya que no habla de Ritos y Rituales, sino de algunas partes o elementos de estos rituales, contenidos dentro de las ceremonias masónicas como  la cámara de reflexión,  o la Iniciación, etc.

Sobre esto último, el autor se crea un cierto imaginario en base a diversas citas históricas las cuales conjunta con otras más actuales, creando una especie de «perfiles de composite» con los cuales va esparciendo por el libro adelante, creando y coreografiando esquemas los cuales responden más a perfiles actuales, que a genuinos modelos masónicos del siglo XVIII.

Este un error que comete muy a menudo, por ejemplo: el Gabinete de Reflexión, que plantea no es el del siglo XVIII, sino el resultante del siglo XIX y XX, complementado con detalles del siglo anterior y creado a modo de hacer historia en base a su perfil académico, y realizando un trabajo del  tipo corte y pega, a modo de un exultante composite, bonito pero no real.

Desajuste que se deja notar rápidamente cuando utiliza a Philippe Langlet como ariete para entrar en esas cuestiones, en lo que respecta a la determinantes de las ceremonias masónicas, pero si adecuarlas al ambiente y al desarrollo cotidiano de la masonería del siglo XVIII,  que es muy disimilar.

Aunque no deja de ser atractivo lo que expone, y mucho me temo que se dicho autor será muy citado por la New Age History hispano-americana,  tomando sus textos como verdaderos axiomas masonológicos, cuando en realidad el autor está dejando mostrar lagunas que un lector avezado enseguida se da cuenta de ellas., pero como estamos en la masonería líquida el personal publica de todo y los lectores o bien se lo tragan todo o lo ignoran casi todo.

Decía anteriormente que  Fernando Gil González, no hablaba de ritos, sino de elementos dentro de los Ritos, pero eso no es hablar de Ritos en la Europa del Siglo XVIII, por ejemplo cuando habla de ritos en dicho periplo espacio temporal, no discrimina geografías ni conceptos, pues no es lo mismo hablar de los ritos en Alemania, en Francia o en Inglaterra, por tanto utiliza generalidades del tipo «Rito del Gran Oriente de Francia», no sabiendo a cual se refiere pues el GOdF maneja mucho ritos , y lo mismo pasa cuando se refiere al RFGODF, ¿A que rituales se está refiriendo Gil Delgado? Acaso al Régulateur, a las reformas  de Murat,a caso a las de Amiable o al Groussier o acaso a los rituales de Referencia, 

El autor habla también del Rito Francés, luego cita los «Ritos Escocistas» y toma como referencia al director de la colección «Historiadores de la Masonería», al señor Yván Pozuelo a través de una nota a pie de página, para que allí busquemos los «ritos escocistas». Acudo al trabajo citado: La masonería. ¿Una organización discreta? Cuestión de definición. Páginas 72-74 , y me encuentro que ahí no hay nada en dichas paginas,  ya que  el artículo habla de la  discreción. Pero es más en todo el artículo el S. Pozuelo no habla para nada de «escocismo», ni emplea en ningún  momento de su artículo dicho vocablo, y apenas si se cita un par de veces en todo el artículo a palabra «Rito».

¿Entonces a qué estamos jugando a las citas corporativas? Estas solo parecen servir para darse relumbrón como historiadores citados, y  para juguetear entre miembros de la misma guilda en modo de trabajo corporativo.

Cita en la página 34 Gil González, otros «ritos europeos escocistas», sin referenciar cuáles son estos;  lo mismo hace al referenciar «los ritos franceses» o cuestiones como  «aparecen en los ritos escocistas y no aparecen en los ritos ingleses» …, creando más confusión cuando escribe «En los ritos escocistas o franceses» pag. 115., los cuales ni describe ni define, ni diferencia.

Estas son las tesituras en las que se mueve el académico investigador, que por cierto en el libro se refiere a todos estos elementos de las ceremonias, desde la perspectiva del Rito Escocés Antiguo y Aceptado,(REAA)  que por cierto hasta donde yo sé, tal y como lo conocemos , tal rito está adscrito al Siglo XIX, aunque derive de fundamentos del siglo XVIII, pero hablar así genéricamente y adjudicar escenas y ceremonias al Rito REAA, sin especificar de qué rituales estamos hablando, o sobre  las estructuras administrativas que lo soportan , nos puede llevar a patinazos importantes, pues si hay un Rito que en si mismo presenta diferentes divergencias, y máxime entre distintas épocas y estructuras masónicas,  y además importantes, ese es el REAA.

En todo el libro sobre Ritos en Europa en el siglo XVIII no encontrarán nada a cerca de otros posibles ritos que se dieron en el siglo XVIII:  Zinnendorf, o Schroeder, o el Rito Ecléctico, o el Rito Adonhiramita, etc..,   es algo que se ignora, y ni se menciona, ni se historiografía tal concepción.

Lo mismo sucede con respecto a la alta producción de textos rituales, los cuales ni son examinados, ni referenciados, tan solo alguno a modo de referencia tangencial, ni por supuesto se hace un desarrollo de las sociabilidades en cuanto a su desarrollo y cotidianidad como tales dentro de factor masónico, digamos que queda bien para la construcción del título y poco más.

Y no sigo escudriñando los diferentes elementos y ceremonias porque estaríamos hasta el día del juicio final.

En todo caso para el tema de la Inquisición y del procesos Coustos le recomiendo la obra de Antonio Loja: A luta do Poder contra a Maçonaria. Cuatro perseguiçoes no seculo XVIII, igual le da una idea al autor  de como abordar estas temáticas de la inquisición y la masonería

La verdad que esta New Age masonóloga hispanoamericana de corte universitario,  nos presenta una amplia referencia, de autores, y citas y repertorios bibliográficos de primera talla, pero con  aportaciones bastante pobres, de la cual tardaremos un buen montón de tiempo en deshacernos de sus entuertos, dado que las jóvenes generaciones  de masones y lectores  y se basarán en dichos predicamentos, haciéndose cada vez más amplia la brecha por ejemplo entre historiadores masones y los de esta nueva generación New Age.

Que el GADU nos salve de tanto desmán historiográfico a modo de new fake masonológica.

Victor Guerra

17 de marzo de 2019

El exotérico papel de Llorenç Lluell en Masonería.



La masonería se desenvuelve entre estos dos campos: el esoterismo, no me refiero al campo místico o de las creencias, sino al trabajo interno en la discreción de la logia, y el otro es el exoterismo, o sea  la parte visible de la actividad masónica, aquella que sobre todo ejercitan más bien sus jerarquías, al menos en España, porque en otras latitudes la cosa masónica se desarrolla de distinto modo.

En ese campo se mueve y se ha movido el Hermano Llorenc Lluel, el que cual ha sacado en estos días un libro de memorias, que titula Un Proyecto de Masonería Transnacional, y cuyo libro tuve que esperar bastantes días dado que estaba agotado,  el cual el amigo Joaquim Villalta me ponía por las nubes.

Esta es la reseña de sus editor:de Masónica.es: Llorenç Lluell 33º, Gran Maestro y Soberano Gran Comendador, nació en Barcelona. Abandonó las ciencias jurídicas para trabajar en la administración española hasta que dejó España, repartiendo su residencia entre Andorra, Italia y EEUU. Empresario y conferenciante. Fue coeditor de la edición andorrana de Le Monde Diplomatique. Altamente comprometido con la masonería, es vicepresidente del Instituto Masónico de España. Publicó en Italia I predatori. La truffa più grande del secolo. Miembro de la Academia del «Illuminati», y presidente de la Arcana Foundation.

Al final llegó el libro entre otros escritos de la New Age de la historiografía masónica hispanoamericana, sobre la cual las primeras reflexiones que hace Lluell en su libro me han sobre «ser reconocidos»  me ha valido para abrir la reseña de la recensión sobre tales obras que en breve estarán en este blog.

En fín volviendo a lo que estaba, a Lluell lo conocí junto al Hermano Imaz en el acto de cierre del Congreso de Rito Francés en Barcelona, 2010, de lo cual el reproduce una foto en la que no salgo,  pues además de ser el fotógrafo,  en dicho acto se me exaltó al Vª Orden de Sabiduría,   y se me nombró Director Internacional de la Academia del Vª Orden de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno,  y allí estaba Llorenç Lluell, interesado en hacerse fotos con los presentes, supongo que como acto reflejo de su condición jerárquica masónica.


Lo cierto es que yo soy bastante despegado, y debo confesar que debo padecer algo de Asperger, pues siento bastante desapego a los grandes cargos,  y los rimbombantes grados y títulos, y por  tanto suelo rehuir de fotos de alto copete, y a veces siento  no haber tenido esa preocupación por dejar testimonio de mis amistades, querencias y desazones.

Realmente Lluell, en su libro cuenta la historia y la intrahistoria masónica española, y como no, la andorrana, aunque es de suponer que para lo no vecinos, salvo los catalanes, . este desarrollo masónico interesa algo menos, pero sí que aporta datos muy curiosos e interesantes, los cuales si se ponen en paralelo con el libro Logia Azul, pues se va complementado y contrastado toda este periplo.

Es bueno que haya libros de este calado, porque también es parte de la historia de este país, al menos en lo masónico.

Llorenç aporta cuestiones interesantes, algunas de alta política masónica y las diversas implicaciones que tiene el andar jugando a las influencias, pero aporta ese lado esotérico que a veces dejar plasmado en algunos de los capítulos, y no sería nada malo que algunos Grandes Maestros llevaran un lacayo como en Roma, para recordarles a donde deben volver una vez terminado el negociado de la Gran Maestría.

Aunque por lo que se ve, la mayoría se van para su casa y a Dios muy buenas. Este es un fenómeno que debería estudiar, ¿Cuántos Grandes Maestros, conservan las Granes Logias Españolas a día de hoy, después de ejercido su cargo?

Está claro que esta cáscara ácida de la nuez masónica, no sé que compensaciones tiene pues además de dineros, hay que tener tiempo, ganas y vocación, tal vez ese deje andorrano del contrabandeo, no tanto por dineros sino por aquello de andar metido en lo oscuro, como el mismo autor cuenta sobre cuestiones fronterizas,  la muga de Dantxarinea la cual conocí y me hablaron los propios paisanos que se trajinaba con todo,  aunque lo hubiese al otro lado de la muga, era el gusto por los pasos, por los trapicheos, y en ocasiones hay algo de todo eso bajo las grandes sonrisas y los grandes acuerdos y los grandes mandiles, luego por debajo hay otro magma que no siempre se explica.

De todo eso tiene esa alta masonería,  celosa de sus prerrogativas, de sus componendas y de sus territorios, aunque cada vez más rotos y desbordados, por eso no es extraño que en España haya habido el Gran Oriente de Ros, o el de Pérez, al final es tan casera la cosa, que se conocen más las estructuras por sus líderes y lideresas que por sus propias siglas, que también.

Algunos de los protagonistas me son conocidos por la propia historia  masónica, aún sin contar del todo, a veces para contarla tenemos que recurrir a fuentes externas, como Pepe Rodríguez, que le vamos hacer. Aunque es verdad que ahora hasta los actos íntimos como las pendejadas varias...,  se transmiten y se publicitan por los  propios agentes o protagonistas del acto, ahí tenemos a OdA, él mismo se escribe el guión, y hace de protagonista, ejerciendo de cameraman y montador, de todo hace en pro de la divulgación  y la Transparencia  , con lo cual tenemos al filo de la calle buena parte de la historia de la GLE , lo cual me recuerda a la famosa Batalla de las Imágenes inglesa.

Digamos que los Grandes Maestros anteriores eran más “discretos” aunque los muertos y los entuertos enseguida traspasan el denso velo de la discreción, siempre en masonería hay un Hamlet, un Polonio o un Laertes y por supuesto hay numerosos Rosencrantz y Guildenstern por aquello de tener un cargo, o un mandilón, de eso también sabe mucho Llorenç Lluel, que es posible que bajo esa pose rompedora  de contarlo todo, vale más por lo que calla que por lo que cuenta

De eso habla entre líneas Llorenç de una alta masonería que se mueve entre bambalinas, aunque también en ella se pueden encontrar personas como Eliseo Bayo, con el cual coincidí en temas anarquistas y en la Revista Acacia, en la cual colaboramos  en aquellos tiempos en las estructuras no ponian vetos, y la verdad ha sido toda una sorpresa leer su retrato, muy bien desarrollado en el libro de Lorenç Lluell, aunque nunca he entendido el porqué de su adhesión a la masonería regular (ELiseo Bayo) dadas sus coordenadas ideológicas, pero en fín.. cada uno somos un misterio.

Como un misterio fue el acercamiento que tuve con otro hombre de la masonería andorrana, que había estado en la GLE, el G.M. Josep Corominas el cual una vez abandonada la GLE, me solicitó autorización para publicar algunos artículos míos en la pagina web de su Obediencia  ubicada en Andorra, los cuales he visto que ya no están ninguno de ellos presente en dicha pagina. Las cosas cambian...

En fin, resumiendo, un libro entretenido, con esa doble cara de Jano, la alta jerarquía y el masón de a pie que reflexiona, cuyos textos nos  aportan un relato ideal para completar aspectos de la historia e intrahistoria masónica española y de la adyacente, que buena falta hace, aunque para mi gusto me hubiera gustado algún otro detalle más, y ver  entrar en las oscuras cavernas de  revoltoso Llorenç que a veces intenta salir de los corsé  es toda una experiencia.

Interesantes los anexos tanto, los gráficos como los textuales y como no,  las aproximaciones esotéricas o filosóficas que también son interesantes para completar ese retrato que no hace tanta justicia a la rompedora foto y promoción de alguien que va a cantar la traviata... Es más ruido que nueces, pero aún así es una imagen nueva y distinta de lo que hasta ahora hemos visto en la España masónica, y un tanto desligado también pero menos de este género literario muy presente en Francia, con un buen catálogo de libros a modo de biografías masónicas. Gracias Llorenç.


Victor Guerra.

8 de marzo de 2019

MUJER Y MASONERIA. Estado de la cuestión. Balance y Recensiones.




Ha llegado el momento de  cerrar este trabajo de reflexión dedicado a la mujer en la masonería, y en sus diferentes estadios. Confío en que trabajos de este estilo sirvan de referencia para el estudio y la reflexión.


Hacer a estas alturas un repaso final a la situación de la cuestión Masonería y Mujer, analizando las diferentes y diversidad de estructuras en las que se encuadran es difícil hacer ese resumen, aunque no imposible.

Estoy convencido que este acercamiento a la cuestión ha aportado algunas conclusiones, que creo interesantes apuntar.

Por un lado, la escasez de estudios sobre la cuestión de la masonería y la mujer, que dada su importancia y cuantidad, digamos que lo ha publicado es más bien escaso, y casi todos los estudios se circunscriben o están realizados por estudios/as del área francófona, habiendo de por medio grandes lagunas a la hora de estudiar este fenómeno.

Se denota en muchos de los estudios, una tendencia a la mitificación de la cuestión femenina, sobre todo a la hora de estudiar los personajes, salvo excepciones que las hay, estamos ante un aparato bibliográfico poco crítico, y poco inclinado al estudio de los paradigmas, por ejemplo, en el caso español, como ya apunté.

Estamos ante un desarrollo Masonería y Mujer, impulsado casi siempre por elementos masculinos, y bajo propuestas de una masculinización de muy distinto cuño, tanto en lo referido a la masonería femenina, como al cimiento mixto, aunque no por ello deja de haber excepciones que rompen la regla.

Aún en el siglo XXI el tema de la mujer y la masonería crea cierta bipolaridad: o indiferentismo o un incómodo combate, proveniente en su mayoría de la llamada Masonería de Tradición, aunque no se puede negar la crítica que hace a su vez la mixticidad del hecho monogénero.

No obstante, se están dando nuevas formas y posturas frente a la presencia de las mujeres en masonería y sobre todo en Francia:

Feminización de las logias mixtas, por ejemplo, Le Droit Humain, está sufriendo esta cuestión, un desequilibrio entre la membresía de uno u otro género, se calcula que sólo en Francia puede haber unos 17.000 miembros de los cuales solo 5000. Sería hombres.

La tentación que tiene la masonería europea tras resistirse a la entrada de la mujer en la masonería, convertirlas no en una masonería de Adopción, pero inclinándose por un estadio similar al anglosajón.

En todo caso, hay importantes movimientos innovadores, en el área francófona, como en ensayo que están realizando algunas organizaciones de la Masonería de Tradición aperturándose hacia la mixticidad.

La cuestión sobre le emergencia femenina en el espacio masónico, dejando atrás los modelos de sumisión como la Adopción, se producen bien entrado el siglo XX, lo que hace emerge mediante diversos mecanismos las grandes Logias Femeninas de Francia de Bélgica, Suiza, Portugal, sin olvidar el gran crecimiento que se da en Hispanoamérica, o finalmente la eclosión en países como España, y con desarrollos más diversos en Alemania, Italia o Turquía, o los últimos despegues de la masonería femenina proveniente de los diversos países del Este. Eso sí los perfiles de estas masonerías femeninas, son muy variados y muchas veces muy distantes entre sí.

Eso sí, el crecimiento ha tardado en hacerse patente, pero no ha sucedido lo mismo en cuanto a la necesidad de crear los necesarios organismos de coordinación, lo cual ha dado como fruto el CLIMAF: Centro de Coordinación de Masonerías Femeninas. (1982).

Las presencias masónicas femeninas y mixtas en Europa:

Partiendo de estas realidades, seguiré al estudioso Jean Pierre Bacot, en su trabajo Les Femmes et la franc maçonnerie en Europe, para dar ese repaso general y poder cerrar esta aproximación al tema concernido.

Tal y como nos explica el estudioso francés, estamos ante una masonería que en gran parte se haya muy fracturada y por tanto muy débil, aunque habría que ver en que medida esto no está en correlación con los moldes del masonismo clásico.

En este sentido Bacot, nos indica que por ejemplo en el espacio germanio, complejo dado el reparto geográfico e idiomático, se presenta una masonería como la que se da en un pequeño país como Luxemburgo de medio millón de habitantes, con una masonería liberal cuya cabeza de puente es una organización muy feminista y semi-germánico, como el Gran Oriente de Luxemburgo, creada en 1982 y de carácter mixto, la cual trabaja en tres lenguas y contaría una larga docena de logias, luego estaría el DH con un logia pionera, una presencia mínima de la masonería femenina representada por la Gran Logia Femenina de Francia con dos logias trabajando en francés y en alemán.

Esa presencia en cambio en Alemania parece imposible que se asiente, fue dificultosa si implantación tanto como masonería mixta como femenina, que lo hizo arrancado el siglo XX. Pero se constata un declinar general de la masonería que toca a los modelos clásico pero que interfiere a todos los organismos y todo el territorio, con un país que tiene 80 millones de habitantes y la masonería no sobrepasa con todas las organizaciones de un montante de más de 12.000 miembros.

Frauen Zirkel (Compás Femenino) bajo cuya denominación apareció en 1949 siendo más o menos tolerada por la AFAM, y es una de las masonerías liberales masculinas, que se convierte en 1982 en obediencia femenina, tomando el relevo la Gran Logia Femenina de Alemania (Frauen Grossloge von Deustscland) y cuenta con unas casi 400 mujeres agrupadas en unas doce o trece logias.  Existen cuatro logias de Menphis Mizrain.

Reducida es también la presencia del DH en Alemania, lo cual apenas si sobrepasa de unas tres logias, y debe compartir espacio con otra organización como es la SGOvD, implantada en el 2003 y que tiene unas seis logias de carácter mixto. Sin olvidar la Orden Humanitas. Y otras veinte logias repartidas en tres obediencias mixtas y una docena más de logias femeninas, lo que números totales no nos lleva a un número superior a 500 masonas en un país de 80 millones de habitantes.

En Austria, otro tanto de los mismo donde encontramos a tres obediencias mixtas, entre ellas la más antigua es el DH (1922) con unas nueve a diez logias, una versión austríaca de la Humanitas alemana con tres o cuatro talleres, y bajo los auspicios del Gran Oriente de Austria se federan unas seis logias mixtas.

Una baja presencia en los países que albergaron una pujante masonería y que tiene en su haber personajes de la talla de Mozart o Haydn, y sin embargo en la totalidad de masones en Austria no sobrepasa los 4000 masones/as.

Suiza. Gran Logia Femenina con unas diecisiete o dieciocho logias, unos 400 miembros, y el DH unas tres logias

Quien resisten so los Países Bajos, que ya conoció las logias de Adopción en el siglo XVIII, y que cuenta con una Gran Logia Mixta: Nederlandse Grootloge der Gemengde Vrijmetselarij (1960) nacida de una crisis del DH de este país, y cuanta con una media docena de logias, o alguna más. Por su parte del DH (1905) ha tenido en los Países Bajos, diversas escisiones, y que, si bien en 1999 podía contar con apenas 500 miembros, hoy ese numero pude ser mucho menor, con la curiosidad que trabajan en diversos ritos hoy está en veintiuna logias y unos 500 a 600 miembros.

Escandinavia, como cuestión original cuentan con un rito propio como el Sueco específicamente cristiano protestante y masculino, presente en los tres países escandinavos: Suecia, Noruega y Dinamarca, siendo de una mentalidad muy restrictiva en cuanto a la implantación de estructuras masónicas mixtas o femeninas.

El DH se instala en la zona 1913 (Oslo), hoy la Federación Escandinava cuenta con unas seis o siete logias, tres en Dinamarca; dos en Noruega y una o dos en Suecia. La implantación femenina en la amplia zona escandinava solo cuanta con una logia de mujeres.

Lo mismo parece suceder en Finlandia, donde el DH está establecido desde 1931, siendo Islandia ella sola por ejemplo una sola Federación.

En la zona hay un cierto incremento mixto que vino de la mano de los exiliados latinoamericanos que crearon el GOLA (Gran Oriente Latinoamericano), pero hoy cuenta con muy pocos talleres y miembros.

En España la presencia mixta se comparte o se reparte en varias Obediencias, como La Gran Logia Simbólica Española (GLSE) que dice tener 700 miembros, hay quien no le aporta más de 500, repartidos en logias.

EL DH con una larga presencia que data de 1924, renació tras el franquismo muy tímidamente, hoy apenas si sobrepasa los 200 miembros reunidos en logias.

Por su parte la mixticidad comparte sitial con el Grande Oriente Ibérico, de capa caída que se dice con logias mixtas, femeninas y masculinas; y en el plano autonómico se ocupa el espacio con el Gran Oriente Catalunya (GOC) con unas quince o dieciséis logias; la Gran Logia de Aragón (2009) de tamaño reducidos dado su ámbito de trabajo y localización, pero no sobrepasa las 7 logias.

El espacio mixto es ocupado también por el recién instalado Rito de Menfis Mizraim, y por el Gran Oriente de Francia en España, donde algunas de sus doce o trece logias son mixtas, aunque no es una cuestión de la que se haga mucha gala.

La presencia de las mujeres como tales masonas llegó a España a través de la Gran Logia Femenina de Francia, desde donde se auspició en 1984 la logia Luz Primera, tras un periodo de asentamiento y desarrollo las logias dependientes de Francia se independizaron y crearon la Gran Logia Femenina de España (2005) que tuvo su escisión para ocupar, salvo algunas logias escindidas, en solitario el suelo español,

Victor Guerra.
  • Maestro Masón. IVª Orden del GOdF,y Vº Orden y 9º Gr. del Rito Moderno (Supremo Consejo del Rito Moderno del Brasil.
  • Venerable Maestro de la Logia de Investigación Los Modernos.
  • Miembro de la Logia Estrela do Norte. Grande Oriente Lusitano.
  • Presidente del Círculo de Estudios de Rito Francés Roëttiers de Montaleau 

17 de febrero de 2019

LA GRAN LOGIA DE ESPAÑA (GLE) Y EL RETORNO DEL PASADO, a MODO DE CHIRIGOTA



 La Chirigota hace mella

Hace semanas, tal vez meses que no escribo nada sobre la cuestión de la Gran Logia de España, y su patrón D. Oscar de Alfonso (OdA),

Lo último fue Sobre los crecimientos masónicos españoles. con fecha de Enero, y lo anterior también referido de forma indirecta con la GLE fue La Masonería liquida. España como fondo.

Y tal vez el último artículo teniendo como diana a la GLE  fue el de Noviembre  ¿Camino hacia la normalidad en la Gran Logia de España (gle)?

Yo creo que bajo las etiquetas de Gran Logia de España= Oscar de Alfonso, debo de haber escrito unos 30 artículos de los 100 que habré dedicado a estudiar y a escudriñar los entresijos de la potencia masónica de la Tradición la Gran Logia de España

Lo cierto es que uno ya va siendo mayor, y lo sé, porque ya empiezo a revivir ciclos, y este en el que está ahora  la GLE con su patronazgo el Sr. OdA  ya lo he vivido otras veces, con respeto a otros Grandes Maestros de la GLE, como Carretero o Sarobe, las vueltas y revueltas, los armisticios, las condenas eternas y sempiternas que quedan en poco o nada, pues ahí los tenemos de nuevo ocupando plaza en la columnata de Oriente que tanto gusta, y que tan fraternal resulta a ojo de buen cubero, sabiendo las que ha armado cada uno. Para tirar el mandil y no volver.

Lo cierto es que esa vejez se siente además en la sensación de que este es un tema cansino, digamos que tiene poca marcha atrás, tanto la GLE como OdA, están condenados a soportarse hasta concluir el mandato de patrón …y luego el GADU dirá.

Había ciertas esperanzas en el que la elección de OdA como Gran Secretario de las Grandes Logias mundiales (CMI) cuya plaza sacó con cuño y marchamo a golpe de sala y melones  brasileños, o sea mostrarse como dice la RAE como un patán, se vino abajo no solo con su reelección como GM de la GLE, sino ocupando tal puesto en mundial, que es como poner a de Presidente Europeo a la caricatura de Chiquito de la Calzada, a la que tanto se asemeja OdA.

Quedaba en la recámara el tema de MESA, ese intento de democratizar la GLE, por medio de la toma del bastión con formas constitucionalistas, intentando decirles a los Hermanos Ingleses instalados en la bicoca mandilera y eterna fábrica de extraños deseos de velos y ceremonias secretas, que bueno que se hicieran a un lado, que fueran colonia y buque insignia, pero que dejarán el mando en plaza a un lado, y sobre todo en los momentos  más cruciales. Pero todo eso importó un pito, tanto a los “inglis” como al propio sinvergonzón de OdA, que se rio de la pájara pinta al ver como los honorables Hermanos acudían a poner el sello de «entregado» y par su estudio y consideración, ó sea la propuesta de NUEVOS ESTATUTOS PARA LA REFORMA DE LA GLE (MESA).

Era mucha la ilusión  y poca la eficacia, pero se intentó, aunque OdA sabe mucho como pleitero que es sobre como dilatar y dilatar determinadas consideraciones, al menos tiene fama de eso en los mentideros leguleyos, y lo ha demostrado ni las filtraciones propias, ni las interesadas, o las de terceros le han quebrado su mano férrea para el mandado y algo tonta para las acciones autopublicitarias en Twitter o Instagram, donde se puede decir que lo peta.

Ni la MESA fue adelante, ni OdA ha dejado la GLE, pensando que si se iba a CMI, saldría de la trinchera española por elevación, pero el tiro fue errado y ahí está tan pancho  y tan ancho, dejándose publicitar a trocho y mocho, pues ahora es toda una potencia dinámica donde las haya, si alguien lo duda que entre en el book de OdA y la GLE y tendrá cientos estampitas de melones, de frases y haciendo de Chiquito de la GLE.

Ante tanta potencia, se ha retornado a las viejas usanzas, unos a irse discretamente a casa, otros a instalarse en otras columnatas con sus mercaderías varias, pues hay quien ya ha puesto en la calle el puesto de reclutamiento para irse a los Flandes simbólicos con patentes corsas de por medio.

El patio se ha quedado tranquilo, OdA es de los de o te degüello a risotadas que no a risottos, o ten pongo puente de plata y olé, pero ahí se van colocando unos y otros, eso si para mi extrañeza aún queda gente dentro de la GLE, supongo que los acérrimos esperando un mandilón más grande, y los otros pues supongo que esperando que venga el espíritu santo y los ilumine,, y sobre todo a OdA y de la libertad a los escribas camino del valle de Josafat, la verdad es que esa obra solo falta ponerle el Coro del Nabuco de Verdi, y quedaría planchados.

Hay quienes siguen en la GLE, férreos ante el ademán chulesco, grotesco a veces, y de quien se sabe amo y patrón del barco, y bien sabe con que tripulación navega, ni esto es la Bounty,  por más melodramáticos que se pongan los sublevados, aunque OdA sabe llevar adelante el papel que le toca jugar en este largo guión que ya va de largo y tomazo, y pesado como el mismo.

Pero ahí están los Hermanos de la GLE, silenciosos, leyendo y escuchando las barbaridades que antes contaron a través del blog Bosque de Serwood, 

Ahora le toca el turno al flautista de Hamelin que representa el Blog TRANSPARENCIA MASONICA, llegados a este punto indicar que ni mi firma, ni mi autoría ni calzas tienen nada que ver con tal publicación , por mucho que algunos se empeñen en endiñarme tal divulgación que suscribo al 90%, pero ni la GLE es de competencia, ni es mi guerra, ante ella solo juego un papel de escudriñador, a veces de historiador o relator de lo que veo, observo y escucho.

Y veo mucha trinchera y la vuelta a las andadas, cada uno meterá su cabeza en la trinchera no sea que se la vuelen, aunque no parece que los hooligans de OdA  están muy activos, alguno queda, y se han quedado tan panchos una vez recibidas las palmadas  y las prebendas prometidas, ahora es el momento de la siega y colocarse en primera fila con Chiquito de la GLe, y hacer una carreritas por aquí  y por allá y unas memeces de mimo para cabreo y vergüenza de todos.

Digamos que unos han puesto tierra de por medio, Australia es lo más aconsejable una isla continente y muy distante, otros se han enrocado una vez más en el Supremo, y hasta reciben sus grados y prebendas, cuando yo pondría pies en polvorosa, ya se sabe la cordonitis en España tira mucho y se olvida mucho también, y se vuelve a las viejas retrancas de vendrán tiempos mejores, y no hay más que cien años dure, 

Por tanto mejor meterse cada uno en  lo suyo y oDa en los de todos , que ahora después de aquellos soberbios aires de Ser Masones al cabo de la calle, e inaugurar farolas, y honorabilidades a golpe de talonario y apretón de clavijas y favores  a los políticos conocidos, pues eso lo mejor volver a los Antiguos Deberes, de que la Logia es el centro de universo masónico en torno al Maestro de Logia, los Vigilantes y pueblo masónico bajo la vela del GADU, y lo demás que le den, pues está claro que ni la GLE es la GLNF ni los rebeldes de la Bountiy son de la raza de quienes encabezaron la rebelión de las Miyosotis francesas, ni OdA , Mel Gibson…Aquí se dice más que se habla, y se juega más que se trabaja y para muestra la GLE y sus patronazgos.

He dicho. Victor Guerra

14 de febrero de 2019

Masona y Mujer y no morir en el intento




Masonería y mujer en España, y no morir en el intento

Cuando hablamos de la masonería española y la mujer estamos hablando de otros estadios, en general bastante tardíos, pues las noticias que tenemos de iniciaciones masónicas de mujeres, como miembros de la masonería de «adopción» nos llevan a los años del Sexenio Revolucionario (1868-1872) cuando las estructuras masónicas españolas empiezan a tener un debate interno en como abrir sus puertas logiales a la masonería femenina bajo la fórmula de «adopción».

Será el Gran Oriente de España  y la Orden de Memphis Mizraim,  junto con la Gran Logia Catalano-Balear, quienes irán dando un paso hacia esa nueva aventura, lo cual tuvo lugar a partir de la promulgación de la Ley de Asociaciones de 1877,  que será   cuando se permita la legalidad a los miembros de la Orden, pero no será hasta  1892 cuando  el Gran Oriente  Español de Morayta fije claramente los principios del Rito de Adopción,  y será mediante la presencia de Mª Cristina  Brouski de Borbón en los actos conmemorativos  de la Logia La Verdad de Sevilla, cuando se dé paso a las mujeres en masonería mediante el régimen de «Adopción», eso sí el sustrato masculino va a estar presente en el desarrollo conceptual y ritual de este tipo de masonería, cuando en la Cámara de Reflexiones se le pregunte a la Aprendiza: ¿Qué debemos a nuestros padres? ¿Qué se debe al marido y a los hijos?, Como se puede ver no se entraba en ese tipo de masonería en función de ella misma, la mujer, sino subordinada a las relaciones familiares.

Era una iniciación subordinada a una serie de criterios que se dejan ver en los propios enunciados que no están presentes en la masonería masculina:

  • Cámara de Aprendiza o de la Virtud
  • Cámara de Compañera o de la Ciencia
  • Cámara de Maestra o del Honor
Pero si bien es el GOE quien deja clara la posición años adelante, no por décadas antes otros organismos masónicos más pequeños y tal vez más progresistas empiezan a dar paso a la presencia de la mujer en masonería, bajo el modelo cuasi universal de la masonería de Adopción.

Tal y como indica la historiadora María José Lacalzada, que ha puesto una pica en Flandes con sus reflexiones masonológicas  «no era difícil imaginar, conociendo el sustrato histórico-cultural, que muchos hombres inmersos en la tradición masculina de la masonería no supiesen bien como tratar a las mujeres. Se debatían ante un dilema doble: de un lado, la defensa de la masculinidad, y de otro, el respeto al misterio de la feminidad.»

Esta situación alimentaba una reacción bidireccional entre hombres y mujeres masonas, de ¿si estaban ante universos mentales diferentes? Lo que unos y otro sentían abre el gran abanico de las especulaciones en muy diferentes campos, pero fuera como fuere, el campo de la Adopción se movió más bien poco, aunque no por ello dejó de haber nuevos paradigmas en este tipo de masonería, tal y como expone la citada investigadora, la Cámara de Adopción de la Logia Constante Alona, fue una de ellas.

Pero no deja de ser cierto que, en todo este discurso sobre la masonería de adopción y el papel de las masonas, no parece que se hayan dado muchas mujeres díscolas y rompedoras en lo que se refiere a sus estatus masónicos, aunque también es cierto que, en parte, no se han abordado con profundidad los diferentes periplos en pos de posibles e hipotéticas heterodoxias masónicas.

Digamos que hay mucha mitificación con respecto de las mujeres y su papel masónico, digamos que hay poco análisis crítico, como puede verse y comprobarse con el retrato que hace la propia Maria José Lacalzada, o Yolanda Alba, o el amplio retrato de la autora Rosa Elvira Presmanes sobre la figura de la escritora y masona Rosario de Acuña, digamos que hay mucho material hagiográfico, pero poco aparato crítico desde una visión apartidista y abierta a los prejuicios de género.

Como contraste a esos retratos  realizados por  diversas investigadoras y escritoras,  expongo mi libre examen  sobre la cuestión de Rosario de Acuña en Masonería,  cuestión bastante mitificada; con ello no deseo restarle ni un ápice su altura moral e intelectual, pero opino que como historiadores deberíamos alejarnos de las mitificaciones  y la madrileña Rosario de Acuña fue una de ellas, tras la cual hubo bastante utilización de su inclusión en la Orden, por parte y parte, hasta llegar una cierta clonación curricular con respecto al modelo Marie Deraisme.

Rosario de Acuña. Encuentros y Desencuentros Masónicos:


Frente a una masonería de «Adopción» sumisa y doblegada a las obligaciones de las estructuras masónicas masculinas en las que se encuadraban, hay un intento de las propias masonas de crear su propia identidad masónica como señoras, y lo harán posible bajo el Rito de Memphis Mizraim, de la mano, por ejemplo de la masona Isabel Galindo de la logia Nueva Uter de Córdoba, la cual va a marcar su impronta con un discurso en cuanto a los ideales masónicos  «sin marcar  las salvedades por cuestiones de sexo.»

A partir de ella, o en paralelo habrá una sucesión de modernas masonas, que irán poniendo las nuevas cimentaciones para lograr una masonería distinta, bien de carácter femenino o mixto.
En cuanto a una masonería de carácter femenino, será de nuevo la profesora Lacalzada quien no aporte la primera pista al indicarnos que «la primera logia propiamente femenina en la España masónica en el siglo XIX, pudiera ser Hijas de Memphis».

Logia con sede en el oriente de Madrid erigida en 1877, y dependiente de un muy progresista Gran Oriente de España, luego nos encontramos con las Hijas de los Pobres (1877) que se encontraba bajo los auspicios de la Gran Logia Unida de España, la cual amparaba esta «autodenominada masonería femenina». En dicha logia estaba inserta Ángeles López de Ayala.
Esto contagió a otros grandes Oriente y Grandes Logias, como el Gran Oriente de España, o el Gran Oriente Ibérico con la famosa logia Regeneración, en la cual se incardinan las Hermanas Carvia y Bernal. El taller tras unos diez años de trabajos se clausuró en 1897.

Lo cual puede parecer un tiempo infértil, pero no cabe la menor duda de que estas masonas prefiguraron «un espacio femenino, no subordinado», dentro de la poco dinamizadora masonería española. De todas formas, no olvidemos que estamos ante un feminismo masculinizado, siendo «abanderado por mujeres continúa siendo un universo integrado en el mundo del hombre.»

Muchos de estos retratos de la diversas masonas, más o menos mitificados, según que investigadoras se trate, se pueden encontrar en los bien estructurados trabajos de Maria José Lacalzada en Mujeres en Masonería; o en Rosa Elvira Presmanes García: La masonería femenina en España, una visión bastante critica y feminista de la cuestión, sin dejar de lado a Natividad Ortiz: Las Mujeres en la Masonería, realiza más bien un catálogo de las masonas españolas, o a Yolanda Alba  que lo que hace es una síntesis de todas ellas unida a un acierta visión del movimiento en clave europeo.

Finaliza el siglo XIX con el desarrollo de la  masonería de Adopción  prácticamente declinando, de forma paralelo con el resto de la masonería, que verá como sus columnas logiales  se irán abatiendo a medida que se finiquita el siglo de este naufragio a modo de Guadiana, renacerá a principios del siglo XX, la acacia en cuanto a los talleres masónicos masculinos refundidos todos ellos bajo una égida casi única como fue la del Grande Oriente Español, tan solo compartido dicho nacimiento con un pequeño trozo de la tarta masónica, de la cual disfrutará la Gran Logia Española (GLE)(Catalano -balear).

Esos mismos florecimientos trajeron, aunque ya vimos que en Europa, Estados Unidos venían  de un fuerte asentamiento y madurez conseguido durante el fin del siglo XIX, en cambio en la tramontana España, las cosas tardan en llegar, aunque no por ello dejan de ver la luz en nuestras piel de todo, y lo hará con esos perfiles que ya hemos analizado en Europa,  movimientos feministas de carácter sufragista insertados en las clases medias ilustradas de las cuales van devenir una interesante cantera de nuevas masonas como Carmen de Burgos, Hildegart Rodríguez, Clara Campoamor; Consuelo Berges, Margarita Nelken, y otras.
La incardinación de la mayoría de estas masonas, referentes masónicos de primera talla. estarán insertadas en su mayoría dentro del socialismo y el sufragismo, el perfil de sus predecesoras estaría en el seno de amplio y diverso abanico del republicanismo y el librepensamiento.

Lo cual no obsta de que también desde el ala libertaria, se reconociera un espacio masónico para las mujeres, y en este específico y singular se registraba la presencia de figuras como las de Soledad Gustavo, Teresa Claramunt o Belén Sárraga. Este sector se va a aglutinar en torno a la organización autónoma de Mujeres Libres.

Todas ellas dieron los primeros pasos para el renacimiento de la Masonería de Adopción, lo cual se denota, sobre todo a partir de 1931 con el nacimiento de la logia Amor de Madrid, dependiente de la Gran Logia Española (GLE), taller presidido por la socialista Carmen Burgos.
Pero la idea que tenían estas mujeres era crear a partir de ese núcleo de la GLE, que dentro de su jurisdicción como organización masónica pudiera ser concedida a la mujer española los mismos derechos que al hombre, autorizando la creación de logias femeninas independientes con iguales derechos que las logias masculinas existentes».

El Grande Oriente Español (GOE) tenía también abierta de forma paralela en Madrid la logia Reivindicación, liderada por la republicana Clara Campoamor.

Estamos pues, ante un momento masónico de carácter femenino que se da a caballo entre los siglos XIX y XX, y entre el regeneracionismo y la modernidad, en un campo intergeneracional de masonas, en parte se registra como poco comunicativo, digamos que se observa como una ruptura generacional con el declive del siglo.

Eso en parte hace que estemos ante una masonería de Adopción, más libre, menos atada a las herencias del siglo anterior o la presencia de la viejas matronas republicanas y librepensadoras del siglo XIX,  por tanto se puede decir que eso facilitó que se pudiera  dar una masonería femenina más modernizada, con perfiles tal vez más novedosos como un activo sufragismo en una tierra tradicionalmente gestionada por el catolicismo rampante, o los precisos tonos laicos en su reivindicaciones, pero fruto también de grandes contradicciones y reticencias en torno a una España muy singular, cuyo ejemplo más claro se vio y vivió en la contradicción, que entraron algunas  de estas famosas mujeres políticas y masonas algunas de ellas a la hora  de facilitar el voto a la mujer española.

Está claro que estábamos alejados de los patrones de las corrientes más novedosas de la actividad masónica, como las que se estaban dando en otros lares como Europa o Estados Unidos, donde el cimiento mixto ya era una realidad.

Y llama la atención que, pese a ese criterio de modernidad, de independencia y preparación de las elites masónicas femeninas y de una importante actividad política y social estas mismas masonas no presentasen batalla frente a una Asociación Masónica Internacional (AMI) que, en 1933, negaba la posibilidad de incorporar a la mujer en plano de igualdad en la masonería.

Radicalismo de algunas de estas masonas antes citadas, en campos como el sufragismo, la posición anticlerical, o defensa de la igualdad en el campo social y político, luego estas beligerantes posiciones no eran ejercidas en el seno masónico, conformándose en líneas generales con tener una cierta independencia dentro del ordenamiento masónico de la Adopción, eso sí siempre subyugada a la masonería masculina.  Es evidente que a las radicales masonas españolas les faltaba el temple de las masonas francesa que se rebelan contra la masonería de Adopción o una actividad feminista masculinizada como bien representaron mujeres y masonas como la Pelliter, Louise Michel, Michel, Marie Bequet  de Vienne, Maria Pognon, Louise Barberousse, María Martín, Eliska Vincent, Louise Wiggishoff, Vera Starkoff masonas que presionaron desde la Gran Logia Simbólica Escocesa, al propio GOdF y e incluso al triunvirato de M. Deraisme, G. Martín, y Frederic Desmond, para  crear un cimiento mixto autónomo.

Es una paradoja que llama la atención, sin embargo, ninguna de las autoras que han tratado el tema de la masonería de corte femenino o mixta en España, han entrado a discernir tal singularidad.

No es menos cierto que el Alzamiento Nacional, dio al traste con toda esa presencia masónica en general y máxime la masonería con presencia femenina, cuyo desarrollo ignoramos como hubiera podido ser.

Nacimiento del Cimiento Mixto. Una novedad.

No parece que la visita la señorita Eugénie Dupuis, miembro del Derecho Humano parisiense, que giró en el verano de 1905 una visita por estos territorios, donde fue recibida en la logia  Ibérica nº 1 7, luego se fue a Sevilla donde visitó  la logia Fe la recibió como «hermana» lo que no está muy claro que sucediera en Madrid, ya que reconocer la calidad de «Visitadora», hubiera supuesto reconocer que la esta interesante «Hermana pertenece al cuadro de la respetable Logia Le Droit Humain… por su ilustración, profundos conocimientos del Arte Real y vastos estudios científicos y literarios, honra a la Masonería femenina de su país.»

A este respecto de la visita de la masona francesa del DH, y la diferente acogida, entre la logia madrileña y la sevillana, es que esta última provenía del Gran Oriente Ibérico, por tanto, venía de concepciones muy abiertas masónicamente hablando, aunque en ese momento (1905) carecía de presencia d un taller de Adopción dependiente de la logia, ni que decir que las dos logias visitadas del GOE, eran masculinas.

El viaje se enclavó en el «perfeccionar el idioma castellano, estudiar las obras de arte, conocer el movimiento científico y literario y finalmente asistir a los trabajos de nuestras logias».

En todo caso se denota que, en algunos organismos masónicos españoles, dieron el salto hacia nuevas concepciones masónicas, y María José Lacalzada, intuye que Nicolas Diaz y Pérez, tuvo en su mandato en el Gran Oriente Nacional de España y en la logia Comuneros de Castilla nº 63, una masonería mixta de hecho, aunque la muerte de este gran dignatario en 1902, rompió un posible hilo de conexión con Le Droit Humain.

Otro brazo fuerte en estos menesteres, resultó ser Francisco Rispa Perpiñá, ya que su concepción democrática también alcanzaba a la masonería, siendo un ferviente defensor del trabajo femenino, y con iguales derechos y deberes, como obrero de un taller. «En nuestra democracia, que consagra el derecho de ambos sexos, y en nuestro criterio progresivo no cabe excluirá la mujer de los trabajos de la Orden, cuando tantos y tan valiosos pueden ser sus servicios, por su delicadeza de sentimientos y apasionamiento por los ideales que aman.»

En todo caso se estaban alienando los planetas para que el cimiento mixto pudiera ser una realidad en España; la conjunción de las hermanas Carvia u la actitud  de Isidro de Vilariño y una de sus obra La Gran Logia Simbólica Española, iba a crear a partir de  la Logia Hijos de Rhea, y la actuación de Belén Sárraga «la torpeza- de esta Hermana truncó la posibilidad de a su vuelta a España hubiera sido ella la que hubiera podido contribuir a la dar la primera chispa de luz para la masonería mixta, en la misma órbita que la red internacional de Le Droit Humain»

Pero fue la teosofía la bisagra que movió el edificio a través personajes en general casi todos masculinos como Manuel Treviño, Joaquín Gadea, Manuel Velasco, Julio Garrrido con la ayuda de las hermanas Maynadé como fueron llegando  los primeros cimientos, en Barcelona en Madrid, en Sevilla y Alicante la acacia mixta fue tomando cuerpo de forma muy difuminada  y en la línea de Annie Besant , teniendo como sustrato: el clima cristiano, familiar en el inconsciente colectivo español masónico, no tan anticlerical como estaba derivando muchas logias del GOE y la GLE».

La rama teosófica era la tercera vía masónica por la cual se asentaría sobre una pequeña estructura, que según María José Lacalzada, darían cobertura en suelo española dos talleres como fue e San Albano (1924) y la logia Fénix, (1926) y el piloto del proyecto:  Manuel Treviño y Céline Guyard  y otros será sobre quienes se vaya asentar la masonería mixta en España bajo la bandera de Le Droit Humain (DH).

Organización que pasará por el calvario de los reconocimientos de las dos potencias masónicas españolas, el GOE y la Catalano-Balear (GLE) habiendo de por medio todas las tiranteces y todos los amores del mundo ante esta nueva presencia de la Co-masonería española.

Una masonería que veía llegar a sus columnas nuevos conceptos como los antiguos misterios, el hermetismo en estado puro, la cábala hebrea, la mitología y hasta el tarot, todo se embridaba entre el Rama teosófico y la naciente masonería. En 1932 el DH en España contaba con las logias: San Albano (Madrid), Luz en Almería, Conde Saint-Germain en Barcelona, Hermes en Málaga y Zanoni en Sevilla, por tanto el «reclamo de una ciudadanía de pleno derecho era una realidad y comprender la verdadera razón de ser a fin que nuestra Orden crezca en BELLEZA en FUERZA y SABIDURÍA,»  fue un buen banderín de enganche

No fueron tiempos fáciles, pero el paso estaba dado, el cimiento mixto se establecía por primera vez en suelo español con marcado acento teosófico, y la masonería de Adopción no acababa de despuntar hacia una masonería femenina plena, esa transición hacia esa metanoia no se concluyó pese a los intentos de famosas como Carmen de Burgos (Colombine), y la llegada del franquismo dio al traste con todo ello.

Victor Guerra. MM.:.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...