Lo expuesto en este blog, solo responde a los criterios
personales de su autor como Maestro Masón, y tienen por tanto derechos de autor ©.

17 de febrero de 2019

LA GRAN LOGIA DE ESPAÑA (GLE) Y EL RETORNO DEL PASADO, a MODO DE CHIRIGOTA



 La Chirigota hace mella

Hace semanas, tal vez meses que no escribo nada sobre la cuestión de la Gran Logia de España, y su patrón D. Oscar de Alfonso (OdA),

Lo último fue Sobre los crecimientos masónicos españoles. con fecha de Enero, y lo anterior también referido de forma indirecta con la GLE fue La Masonería liquida. España como fondo.

Y tal vez el último artículo teniendo como diana a la GLE  fue el de Noviembre  ¿Camino hacia la normalidad en la Gran Logia de España (gle)?

Yo creo que bajo las etiquetas de Gran Logia de España= Oscar de Alfonso, debo de haber escrito unos 30 artículos de los 100 que habré dedicado a estudiar y a escudriñar los entresijos de la potencia masónica de la Tradición la Gran Logia de España

Lo cierto es que uno ya va siendo mayor, y lo sé, porque ya empiezo a revivir ciclos, y este en el que está ahora  la GLE con su patronazgo el Sr. OdA  ya lo he vivido otras veces, con respeto a otros Grandes Maestros de la GLE, como Carretero o Sarobe, las vueltas y revueltas, los armisticios, las condenas eternas y sempiternas que quedan en poco o nada, pues ahí los tenemos de nuevo ocupando plaza en la columnata de Oriente que tanto gusta, y que tan fraternal resulta a ojo de buen cubero, sabiendo las que ha armado cada uno. Para tirar el mandil y no volver.

Lo cierto es que esa vejez se siente además en la sensación de que este es un tema cansino, digamos que tiene poca marcha atrás, tanto la GLE como OdA, están condenados a soportarse hasta concluir el mandato de patrón …y luego el GADU dirá.

Había ciertas esperanzas en el que la elección de OdA como Gran Secretario de las Grandes Logias mundiales (CMI) cuya plaza sacó con cuño y marchamo a golpe de sala y melones  brasileños, o sea mostrarse como dice la RAE como un patán, se vino abajo no solo con su reelección como GM de la GLE, sino ocupando tal puesto en mundial, que es como poner a de Presidente Europeo a la caricatura de Chiquito de la Calzada, a la que tanto se asemeja OdA.

Quedaba en la recámara el tema de MESA, ese intento de democratizar la GLE, por medio de la toma del bastión con formas constitucionalistas, intentando decirles a los Hermanos Ingleses instalados en la bicoca mandilera y eterna fábrica de extraños deseos de velos y ceremonias secretas, que bueno que se hicieran a un lado, que fueran colonia y buque insignia, pero que dejarán el mando en plaza a un lado, y sobre todo en los momentos  más cruciales. Pero todo eso importó un pito, tanto a los “inglis” como al propio sinvergonzón de OdA, que se rio de la pájara pinta al ver como los honorables Hermanos acudían a poner el sello de «entregado» y par su estudio y consideración, ó sea la propuesta de NUEVOS ESTATUTOS PARA LA REFORMA DE LA GLE (MESA).

Era mucha la ilusión  y poca la eficacia, pero se intentó, aunque OdA sabe mucho como pleitero que es sobre como dilatar y dilatar determinadas consideraciones, al menos tiene fama de eso en los mentideros leguleyos, y lo ha demostrado ni las filtraciones propias, ni las interesadas, o las de terceros le han quebrado su mano férrea para el mandado y algo tonta para las acciones autopublicitarias en Twitter o Instagram, donde se puede decir que lo peta.

Ni la MESA fue adelante, ni OdA ha dejado la GLE, pensando que si se iba a CMI, saldría de la trinchera española por elevación, pero el tiro fue errado y ahí está tan pancho  y tan ancho, dejándose publicitar a trocho y mocho, pues ahora es toda una potencia dinámica donde las haya, si alguien lo duda que entre en el book de OdA y la GLE y tendrá cientos estampitas de melones, de frases y haciendo de Chiquito de la GLE.

Ante tanta potencia, se ha retornado a las viejas usanzas, unos a irse discretamente a casa, otros a instalarse en otras columnatas con sus mercaderías varias, pues hay quien ya ha puesto en la calle el puesto de reclutamiento para irse a los Flandes simbólicos con patentes corsas de por medio.

El patio se ha quedado tranquilo, OdA es de los de o te degüello a risotadas que no a risottos, o ten pongo puente de plata y olé, pero ahí se van colocando unos y otros, eso si para mi extrañeza aún queda gente dentro de la GLE, supongo que los acérrimos esperando un mandilón más grande, y los otros pues supongo que esperando que venga el espíritu santo y los ilumine,, y sobre todo a OdA y de la libertad a los escribas camino del valle de Josafat, la verdad es que esa obra solo falta ponerle el Coro del Nabuco de Verdi, y quedaría planchados.

Hay quienes siguen en la GLE, férreos ante el ademán chulesco, grotesco a veces, y de quien se sabe amo y patrón del barco, y bien sabe con que tripulación navega, ni esto es la Bounty,  por más melodramáticos que se pongan los sublevados, aunque OdA sabe llevar adelante el papel que le toca jugar en este largo guión que ya va de largo y tomazo, y pesado como el mismo.

Pero ahí están los Hermanos de la GLE, silenciosos, leyendo y escuchando las barbaridades que antes contaron a través del blog Bosque de Serwood, 

Ahora le toca el turno al flautista de Hamelin que representa el Blog TRANSPARENCIA MASONICA, llegados a este punto indicar que ni mi firma, ni mi autoría ni calzas tienen nada que ver con tal publicación , por mucho que algunos se empeñen en endiñarme tal divulgación que suscribo al 90%, pero ni la GLE es de competencia, ni es mi guerra, ante ella solo juego un papel de escudriñador, a veces de historiador o relator de lo que veo, observo y escucho.

Y veo mucha trinchera y la vuelta a las andadas, cada uno meterá su cabeza en la trinchera no sea que se la vuelen, aunque no parece que los hooligans de OdA  están muy activos, alguno queda, y se han quedado tan panchos una vez recibidas las palmadas  y las prebendas prometidas, ahora es el momento de la siega y colocarse en primera fila con Chiquito de la GLe, y hacer una carreritas por aquí  y por allá y unas memeces de mimo para cabreo y vergüenza de todos.

Digamos que unos han puesto tierra de por medio, Australia es lo más aconsejable una isla continente y muy distante, otros se han enrocado una vez más en el Supremo, y hasta reciben sus grados y prebendas, cuando yo pondría pies en polvorosa, ya se sabe la cordonitis en España tira mucho y se olvida mucho también, y se vuelve a las viejas retrancas de vendrán tiempos mejores, y no hay más que cien años dure, 

Por tanto mejor meterse cada uno en  lo suyo y oDa en los de todos , que ahora después de aquellos soberbios aires de Ser Masones al cabo de la calle, e inaugurar farolas, y honorabilidades a golpe de talonario y apretón de clavijas y favores  a los políticos conocidos, pues eso lo mejor volver a los Antiguos Deberes, de que la Logia es el centro de universo masónico en torno al Maestro de Logia, los Vigilantes y pueblo masónico bajo la vela del GADU, y lo demás que le den, pues está claro que ni la GLE es la GLNF ni los rebeldes de la Bountiy son de la raza de quienes encabezaron la rebelión de las Miyosotis francesas, ni OdA , Mel Gibson…Aquí se dice más que se habla, y se juega más que se trabaja y para muestra la GLE y sus patronazgos.

He dicho. Victor Guerra

14 de febrero de 2019

Masona y Mujer y no morir en el intento




Masonería y mujer en España, y no morir en el intento

Cuando hablamos de la masonería española y la mujer estamos hablando de otros estadios, en general bastante tardíos, pues las noticias que tenemos de iniciaciones masónicas de mujeres, como miembros de la masonería de «adopción» nos llevan a los años del Sexenio Revolucionario (1868-1872) cuando las estructuras masónicas españolas empiezan a tener un debate interno en como abrir sus puertas logiales a la masonería femenina bajo la fórmula de «adopción».

Será el Gran Oriente de España  y la Orden de Memphis Mizraim,  junto con la Gran Logia Catalano-Balear, quienes irán dando un paso hacia esa nueva aventura, lo cual tuvo lugar a partir de la promulgación de la Ley de Asociaciones de 1877,  que será   cuando se permita la legalidad a los miembros de la Orden, pero no será hasta  1892 cuando  el Gran Oriente  Español de Morayta fije claramente los principios del Rito de Adopción,  y será mediante la presencia de Mª Cristina  Brouski de Borbón en los actos conmemorativos  de la Logia La Verdad de Sevilla, cuando se dé paso a las mujeres en masonería mediante el régimen de «Adopción», eso sí el sustrato masculino va a estar presente en el desarrollo conceptual y ritual de este tipo de masonería, cuando en la Cámara de Reflexiones se le pregunte a la Aprendiza: ¿Qué debemos a nuestros padres? ¿Qué se debe al marido y a los hijos?, Como se puede ver no se entraba en ese tipo de masonería en función de ella misma, la mujer, sino subordinada a las relaciones familiares.

Era una iniciación subordinada a una serie de criterios que se dejan ver en los propios enunciados que no están presentes en la masonería masculina:

  • Cámara de Aprendiza o de la Virtud
  • Cámara de Compañera o de la Ciencia
  • Cámara de Maestra o del Honor
Pero si bien es el GOE quien deja clara la posición años adelante, no por décadas antes otros organismos masónicos más pequeños y tal vez más progresistas empiezan a dar paso a la presencia de la mujer en masonería, bajo el modelo cuasi universal de la masonería de Adopción.

Tal y como indica la historiadora María José Lacalzada, que ha puesto una pica en Flandes con sus reflexiones masonológicas  «no era difícil imaginar, conociendo el sustrato histórico-cultural, que muchos hombres inmersos en la tradición masculina de la masonería no supiesen bien como tratar a las mujeres. Se debatían ante un dilema doble: de un lado, la defensa de la masculinidad, y de otro, el respeto al misterio de la feminidad.»

Esta situación alimentaba una reacción bidireccional entre hombres y mujeres masonas, de ¿si estaban ante universos mentales diferentes? Lo que unos y otro sentían abre el gran abanico de las especulaciones en muy diferentes campos, pero fuera como fuere, el campo de la Adopción se movió más bien poco, aunque no por ello dejó de haber nuevos paradigmas en este tipo de masonería, tal y como expone la citada investigadora, la Cámara de Adopción de la Logia Constante Alona, fue una de ellas.

Pero no deja de ser cierto que, en todo este discurso sobre la masonería de adopción y el papel de las masonas, no parece que se hayan dado muchas mujeres díscolas y rompedoras en lo que se refiere a sus estatus masónicos, aunque también es cierto que, en parte, no se han abordado con profundidad los diferentes periplos en pos de posibles e hipotéticas heterodoxias masónicas.

Digamos que hay mucha mitificación con respecto de las mujeres y su papel masónico, digamos que hay poco análisis crítico, como puede verse y comprobarse con el retrato que hace la propia Maria José Lacalzada, o Yolanda Alba, o el amplio retrato de la autora Rosa Elvira Presmanes sobre la figura de la escritora y masona Rosario de Acuña, digamos que hay mucho material hagiográfico, pero poco aparato crítico desde una visión apartidista y abierta a los prejuicios de género.

Como contraste a esos retratos  realizados por  diversas investigadoras y escritoras,  expongo mi libre examen  sobre la cuestión de Rosario de Acuña en Masonería,  cuestión bastante mitificada; con ello no deseo restarle ni un ápice su altura moral e intelectual, pero opino que como historiadores deberíamos alejarnos de las mitificaciones  y la madrileña Rosario de Acuña fue una de ellas, tras la cual hubo bastante utilización de su inclusión en la Orden, por parte y parte, hasta llegar una cierta clonación curricular con respecto al modelo Marie Deraisme.

Rosario de Acuña. Encuentros y Desencuentros Masónicos:


Frente a una masonería de «Adopción» sumisa y doblegada a las obligaciones de las estructuras masónicas masculinas en las que se encuadraban, hay un intento de las propias masonas de crear su propia identidad masónica como señoras, y lo harán posible bajo el Rito de Memphis Mizraim, de la mano, por ejemplo de la masona Isabel Galindo de la logia Nueva Uter de Córdoba, la cual va a marcar su impronta con un discurso en cuanto a los ideales masónicos  «sin marcar  las salvedades por cuestiones de sexo.»

A partir de ella, o en paralelo habrá una sucesión de modernas masonas, que irán poniendo las nuevas cimentaciones para lograr una masonería distinta, bien de carácter femenino o mixto.
En cuanto a una masonería de carácter femenino, será de nuevo la profesora Lacalzada quien no aporte la primera pista al indicarnos que «la primera logia propiamente femenina en la España masónica en el siglo XIX, pudiera ser Hijas de Memphis».

Logia con sede en el oriente de Madrid erigida en 1877, y dependiente de un muy progresista Gran Oriente de España, luego nos encontramos con las Hijas de los Pobres (1877) que se encontraba bajo los auspicios de la Gran Logia Unida de España, la cual amparaba esta «autodenominada masonería femenina». En dicha logia estaba inserta Ángeles López de Ayala.
Esto contagió a otros grandes Oriente y Grandes Logias, como el Gran Oriente de España, o el Gran Oriente Ibérico con la famosa logia Regeneración, en la cual se incardinan las Hermanas Carvia y Bernal. El taller tras unos diez años de trabajos se clausuró en 1897.

Lo cual puede parecer un tiempo infértil, pero no cabe la menor duda de que estas masonas prefiguraron «un espacio femenino, no subordinado», dentro de la poco dinamizadora masonería española. De todas formas, no olvidemos que estamos ante un feminismo masculinizado, siendo «abanderado por mujeres continúa siendo un universo integrado en el mundo del hombre.»

Muchos de estos retratos de la diversas masonas, más o menos mitificados, según que investigadoras se trate, se pueden encontrar en los bien estructurados trabajos de Maria José Lacalzada en Mujeres en Masonería; o en Rosa Elvira Presmanes García: La masonería femenina en España, una visión bastante critica y feminista de la cuestión, sin dejar de lado a Natividad Ortiz: Las Mujeres en la Masonería, realiza más bien un catálogo de las masonas españolas, o a Yolanda Alba  que lo que hace es una síntesis de todas ellas unida a un acierta visión del movimiento en clave europeo.

Finaliza el siglo XIX con el desarrollo de la  masonería de Adopción  prácticamente declinando, de forma paralelo con el resto de la masonería, que verá como sus columnas logiales  se irán abatiendo a medida que se finiquita el siglo de este naufragio a modo de Guadiana, renacerá a principios del siglo XX, la acacia en cuanto a los talleres masónicos masculinos refundidos todos ellos bajo una égida casi única como fue la del Grande Oriente Español, tan solo compartido dicho nacimiento con un pequeño trozo de la tarta masónica, de la cual disfrutará la Gran Logia Española (GLE)(Catalano -balear).

Esos mismos florecimientos trajeron, aunque ya vimos que en Europa, Estados Unidos venían  de un fuerte asentamiento y madurez conseguido durante el fin del siglo XIX, en cambio en la tramontana España, las cosas tardan en llegar, aunque no por ello dejan de ver la luz en nuestras piel de todo, y lo hará con esos perfiles que ya hemos analizado en Europa,  movimientos feministas de carácter sufragista insertados en las clases medias ilustradas de las cuales van devenir una interesante cantera de nuevas masonas como Carmen de Burgos, Hildegart Rodríguez, Clara Campoamor; Consuelo Berges, Margarita Nelken, y otras.
La incardinación de la mayoría de estas masonas, referentes masónicos de primera talla. estarán insertadas en su mayoría dentro del socialismo y el sufragismo, el perfil de sus predecesoras estaría en el seno de amplio y diverso abanico del republicanismo y el librepensamiento.

Lo cual no obsta de que también desde el ala libertaria, se reconociera un espacio masónico para las mujeres, y en este específico y singular se registraba la presencia de figuras como las de Soledad Gustavo, Teresa Claramunt o Belén Sárraga. Este sector se va a aglutinar en torno a la organización autónoma de Mujeres Libres.

Todas ellas dieron los primeros pasos para el renacimiento de la Masonería de Adopción, lo cual se denota, sobre todo a partir de 1931 con el nacimiento de la logia Amor de Madrid, dependiente de la Gran Logia Española (GLE), taller presidido por la socialista Carmen Burgos.
Pero la idea que tenían estas mujeres era crear a partir de ese núcleo de la GLE, que dentro de su jurisdicción como organización masónica pudiera ser concedida a la mujer española los mismos derechos que al hombre, autorizando la creación de logias femeninas independientes con iguales derechos que las logias masculinas existentes».

El Grande Oriente Español (GOE) tenía también abierta de forma paralela en Madrid la logia Reivindicación, liderada por la republicana Clara Campoamor.

Estamos pues, ante un momento masónico de carácter femenino que se da a caballo entre los siglos XIX y XX, y entre el regeneracionismo y la modernidad, en un campo intergeneracional de masonas, en parte se registra como poco comunicativo, digamos que se observa como una ruptura generacional con el declive del siglo.

Eso en parte hace que estemos ante una masonería de Adopción, más libre, menos atada a las herencias del siglo anterior o la presencia de la viejas matronas republicanas y librepensadoras del siglo XIX,  por tanto se puede decir que eso facilitó que se pudiera  dar una masonería femenina más modernizada, con perfiles tal vez más novedosos como un activo sufragismo en una tierra tradicionalmente gestionada por el catolicismo rampante, o los precisos tonos laicos en su reivindicaciones, pero fruto también de grandes contradicciones y reticencias en torno a una España muy singular, cuyo ejemplo más claro se vio y vivió en la contradicción, que entraron algunas  de estas famosas mujeres políticas y masonas algunas de ellas a la hora  de facilitar el voto a la mujer española.

Está claro que estábamos alejados de los patrones de las corrientes más novedosas de la actividad masónica, como las que se estaban dando en otros lares como Europa o Estados Unidos, donde el cimiento mixto ya era una realidad.

Y llama la atención que, pese a ese criterio de modernidad, de independencia y preparación de las elites masónicas femeninas y de una importante actividad política y social estas mismas masonas no presentasen batalla frente a una Asociación Masónica Internacional (AMI) que, en 1933, negaba la posibilidad de incorporar a la mujer en plano de igualdad en la masonería.

Radicalismo de algunas de estas masonas antes citadas, en campos como el sufragismo, la posición anticlerical, o defensa de la igualdad en el campo social y político, luego estas beligerantes posiciones no eran ejercidas en el seno masónico, conformándose en líneas generales con tener una cierta independencia dentro del ordenamiento masónico de la Adopción, eso sí siempre subyugada a la masonería masculina.  Es evidente que a las radicales masonas españolas les faltaba el temple de las masonas francesa que se rebelan contra la masonería de Adopción o una actividad feminista masculinizada como bien representaron mujeres y masonas como la Pelliter, Louise Michel, Michel, Marie Bequet  de Vienne, Maria Pognon, Louise Barberousse, María Martín, Eliska Vincent, Louise Wiggishoff, Vera Starkoff masonas que presionaron desde la Gran Logia Simbólica Escocesa, al propio GOdF y e incluso al triunvirato de M. Deraisme, G. Martín, y Frederic Desmond, para  crear un cimiento mixto autónomo.

Es una paradoja que llama la atención, sin embargo, ninguna de las autoras que han tratado el tema de la masonería de corte femenino o mixta en España, han entrado a discernir tal singularidad.

No es menos cierto que el Alzamiento Nacional, dio al traste con toda esa presencia masónica en general y máxime la masonería con presencia femenina, cuyo desarrollo ignoramos como hubiera podido ser.

Nacimiento del Cimiento Mixto. Una novedad.

No parece que la visita la señorita Eugénie Dupuis, miembro del Derecho Humano parisiense, que giró en el verano de 1905 una visita por estos territorios, donde fue recibida en la logia  Ibérica nº 1 7, luego se fue a Sevilla donde visitó  la logia Fe la recibió como «hermana» lo que no está muy claro que sucediera en Madrid, ya que reconocer la calidad de «Visitadora», hubiera supuesto reconocer que la esta interesante «Hermana pertenece al cuadro de la respetable Logia Le Droit Humain… por su ilustración, profundos conocimientos del Arte Real y vastos estudios científicos y literarios, honra a la Masonería femenina de su país.»

A este respecto de la visita de la masona francesa del DH, y la diferente acogida, entre la logia madrileña y la sevillana, es que esta última provenía del Gran Oriente Ibérico, por tanto, venía de concepciones muy abiertas masónicamente hablando, aunque en ese momento (1905) carecía de presencia d un taller de Adopción dependiente de la logia, ni que decir que las dos logias visitadas del GOE, eran masculinas.

El viaje se enclavó en el «perfeccionar el idioma castellano, estudiar las obras de arte, conocer el movimiento científico y literario y finalmente asistir a los trabajos de nuestras logias».

En todo caso se denota que, en algunos organismos masónicos españoles, dieron el salto hacia nuevas concepciones masónicas, y María José Lacalzada, intuye que Nicolas Diaz y Pérez, tuvo en su mandato en el Gran Oriente Nacional de España y en la logia Comuneros de Castilla nº 63, una masonería mixta de hecho, aunque la muerte de este gran dignatario en 1902, rompió un posible hilo de conexión con Le Droit Humain.

Otro brazo fuerte en estos menesteres, resultó ser Francisco Rispa Perpiñá, ya que su concepción democrática también alcanzaba a la masonería, siendo un ferviente defensor del trabajo femenino, y con iguales derechos y deberes, como obrero de un taller. «En nuestra democracia, que consagra el derecho de ambos sexos, y en nuestro criterio progresivo no cabe excluirá la mujer de los trabajos de la Orden, cuando tantos y tan valiosos pueden ser sus servicios, por su delicadeza de sentimientos y apasionamiento por los ideales que aman.»

En todo caso se estaban alienando los planetas para que el cimiento mixto pudiera ser una realidad en España; la conjunción de las hermanas Carvia u la actitud  de Isidro de Vilariño y una de sus obra La Gran Logia Simbólica Española, iba a crear a partir de  la Logia Hijos de Rhea, y la actuación de Belén Sárraga «la torpeza- de esta Hermana truncó la posibilidad de a su vuelta a España hubiera sido ella la que hubiera podido contribuir a la dar la primera chispa de luz para la masonería mixta, en la misma órbita que la red internacional de Le Droit Humain»

Pero fue la teosofía la bisagra que movió el edificio a través personajes en general casi todos masculinos como Manuel Treviño, Joaquín Gadea, Manuel Velasco, Julio Garrrido con la ayuda de las hermanas Maynadé como fueron llegando  los primeros cimientos, en Barcelona en Madrid, en Sevilla y Alicante la acacia mixta fue tomando cuerpo de forma muy difuminada  y en la línea de Annie Besant , teniendo como sustrato: el clima cristiano, familiar en el inconsciente colectivo español masónico, no tan anticlerical como estaba derivando muchas logias del GOE y la GLE».

La rama teosófica era la tercera vía masónica por la cual se asentaría sobre una pequeña estructura, que según María José Lacalzada, darían cobertura en suelo española dos talleres como fue e San Albano (1924) y la logia Fénix, (1926) y el piloto del proyecto:  Manuel Treviño y Céline Guyard  y otros será sobre quienes se vaya asentar la masonería mixta en España bajo la bandera de Le Droit Humain (DH).

Organización que pasará por el calvario de los reconocimientos de las dos potencias masónicas españolas, el GOE y la Catalano-Balear (GLE) habiendo de por medio todas las tiranteces y todos los amores del mundo ante esta nueva presencia de la Co-masonería española.

Una masonería que veía llegar a sus columnas nuevos conceptos como los antiguos misterios, el hermetismo en estado puro, la cábala hebrea, la mitología y hasta el tarot, todo se embridaba entre el Rama teosófico y la naciente masonería. En 1932 el DH en España contaba con las logias: San Albano (Madrid), Luz en Almería, Conde Saint-Germain en Barcelona, Hermes en Málaga y Zanoni en Sevilla, por tanto el «reclamo de una ciudadanía de pleno derecho era una realidad y comprender la verdadera razón de ser a fin que nuestra Orden crezca en BELLEZA en FUERZA y SABIDURÍA,»  fue un buen banderín de enganche

No fueron tiempos fáciles, pero el paso estaba dado, el cimiento mixto se establecía por primera vez en suelo español con marcado acento teosófico, y la masonería de Adopción no acababa de despuntar hacia una masonería femenina plena, esa transición hacia esa metanoia no se concluyó pese a los intentos de famosas como Carmen de Burgos (Colombine), y la llegada del franquismo dio al traste con todo ello.

Victor Guerra. MM.:.

9 de febrero de 2019

Enciclopedia de la Francmasonería de A.E. Waite.





Lo cierto es que hablar de las enciclopedias masónicas es remontarse al siglo XIX y  la primera mitad del siglo XX, cuando pulularon por los predios masónicos las diversas enciclopedias, en lengua castellana y más conocidas aunque difíciles de conseguir fueron por un lado el famoso Diccionario Enciclopédico de la Masonería  escrito y ordenado por Lorenzo Frau y Abrines, que se editó en dos tomos, en 1883 una edición realizada en La Habana presenta 3 tomos,  aunque la versión editorial que yo poseo es de 1979 editada en México, está ampliada y corregida por Luis Almeida. Y es un lujo contar con ella por su amplio repertorio de entradas y erudición.

Hubo otra enciclopedia masónica, mejor digamos una Historia General de la Masonería escrita entre 1882 1883, publicada por la editorial catalana Jaime Seix y firmada por  Dantón, grado 18, bajo cuyo simbólico se hallaba Fernández Merino, miembro del llamado Oriente de Pérez, al cual los Hermanos del Gran Oriente de España de 1883 le apuntaban ciertas erratas y comentaban que tal obra no era más que un plagio de la obra de Clavel. La obra levaba un prólogo de Emilio Castelar

Tal obra se reeditó en el 2002 por la editorial Xuntanza de Coruña y que como curiosidad lleva la firma de Álvaro Marcos Garzón como Gran Maestre del Gran Oriente Ibérico.

Es verdad que la tradición de grandes obras y diccionarios ha sido más una cuestión europea y americana donde destacan las enciclopedias y diccionarios como el de Georges Von Kloss en Alemania,  las obras de Gould, y de Knoop, Jones; Heron Lepper en Inglaterra, en Estados Unidos a Mackey (1801-1881)  o Pierre Chevalier en Francia.

Digamos que fuera del Diccionario de la Francmasonería de Akal, de Juan Carlos Daza, en lengua castellana no se editaba nada bajo esas coordenadas, hasta que hace unas semanas se puso a la venta bajo el sello de Ediciones Obelisco, con un tomo que recoge el Volumen I y II de la Nueva Enciclopedia de la Francmasonería bajo la autoría de Arthur Edward Waite.

El empeño de esta obra se debe a su traductor que no es otro que Galo Sánchez-Casado, que en su día publicó Los Altos Grados de la Masonería, en la editorial Akal. Miembro en su día de la Gran Logia de España (GLE), donde el autor decía  que “la regularidad no significa otra cosa que la AUTENTICIDAD de la masonería, La regularidad consiste en el respeto a los landmarks , usos y costumbres que fueron recogidos en las Constituciones de Anderson de 1723… EL GODF es irregular porque ha eliminado la necesidad de invocar al GADU, y porque ha ha convertido a nuestro institución en mera asociación profana al intervenir directamente en política y hacer debates en las logias de temas profanos… .. En el fondo no existe opción alguna, el masón si está bien informado y tiene una conciencia recta, no puede optar entre ser masón EN TODA SU PLENITUD o bien quedarse a mitad del camino de SERLO.” 

Hoy está en el seno de la Gran Logia Simbólica Española, (GLSE) en la otra orilla masónica, y al frente de una Cátedra Masónica.

Es paradójico que lo pocos autores españoles desarrollen una labor de traducción y abandonen en parte la región de la introspección histórico-filosófica, com ha sido el caso de Galo Sánchez que apenas si nos presenta al autor Arthur Edward Wite (1857-1942) de esta enciclopedia, el cual «fue iniciado en 1901, y se convirtió en Gran Primer Vigilante de la Gran Logia de Iowa, y prolífico autor de temas de masonería y ocultismo» y sobre todo muy relacionado con el tarot.

La obra se publicó en dos tomos y se editó en Londres, sin mucho éxito, pero no sabemos mucho más, y es una pena que no se haya incluido una larga reseña sobre el autor y el desarrollo de la obra y del porqué traducir una obra sobre masonería de más allá de Atlántico.

La obra se sitúa en la órbita del conocimiento americano, que es bastante superficial, no hay nada más que atender a las entradas, que suelen seguir un mismo patrón de confección, pero que en líneas generales sus aportaciones no son de eruditos o investigadores, sino más bien de divulgadores, que en el caso de Edwar Waite que fue capaz de sintetizar los temas y presentarlos de una forma de muy fácil comprensión.


En la entrada pues se deja notar lo citado, cuando lo hace sobre los Ritos, el llamada Rito Moderno se pierde en las descripciones sobre el Gran Oriente de Francia, ya que el autor está más interesado en desarrollar y explicar todo lo pertinente al Rito Escocés en sus más diversas variantes., y en general sigue A Thory, Clavel y Mackey.

Es interesante ver las posiciones del autor sobre entradas como Deísta y Libertino, o Cowan nos da la dimensión de sus conocimientos, lo mismo sucede con las entradas dedicadas a Anderson o Desaguliers.

En todo caso es una obra interesante para conocer la mentalidad y el nivel de conocimiento de dichos autores en aquellos contextos, aunque llama la atención de que su trabajo no profundice en el desarrollo de la masonería norteamericana.

·         Nº de páginas: 736 págs.
·         Encuadernación: Tapa dura
·         Editorial: OBELISCO
·         Lengua: CASTELLANO
·         ISBN: 9788491113768

Victor Guerra

2 de febrero de 2019

DEL ROSA AL VIOLETA MASONICO


En medio de la publicación de una serie de entrega sobre Masonería y Mujer, ya con dos entregas en este mismo blog, supongo que habrá otras dos más.


Un tema además que comencé con la coordinación del número de la revista Cultura Masónica nº 5 (2010) bajo el epígrafe Masonería y Mujer.

Coincidiendo con esas publicaciones ha llegado a mi mesa, a modo de revista bimensual un nuevo número de la revista Cultura Masónica, nº 36. Enero 2019, titulado del Rosa al Violeta. Masonería y Feminismo.

Habiendo echado una primera ojeada me ha parecido más bien una propuesta sobre feminismo, más que un tema bajo el enfoque masónico, es bien cierto que el manejo de fuentes masónicas referidas a las mujeres, no es que sea un fuerte entre las escritoras al uso, digamos que no hay nada más que ver las referencias en los trabajos que se han incluido en este número, en el cual se salva Yolanda Alba.

El ramillete de colaboradas que se reduce a tres colaboradoras: Ana María García Alonso y miembro de la Gran Logia Femenina que expone el trabajo de Masonería y Feminismo: del Rosa al Violeta. Que en general me ha parecido más bien un sucinto repaso de mujer por este mundo, y con algunas referencias a la masonería, donde se le ha ido la mano a la autora al decir que los «masones vivían en las logias», pues no querida Hermana, no vivían en las logias aunque en ellas echasen algún que otro sueñecito, las logias eran locales los justo para hacer de oficina del Maestro de Logia, guardan las herramientas y para las diferentes reuniones del gremio del Oficio, pero vivir digamos que cada uno lo hacía en su casa o donde buenamente podían. Sé que esto es una anécdota, un desliz, pero ello me lleva a la visión mítica que se tiene de los gremios del Oficio.

Tal vez sería bueno coger a un buen puñado de Hermanos y llevarlos hasta esos centros, que en Francia hay muchos, donde se reconstruyen edificios a la vieja usanza y vean en realidad y en vivo como era y se desarrollaba la vida de los picapedreros.

Lo digo por aquello de ir despejando ideas míticas y tópicas en torno a la cantería operativa, que muy poco tiene que ver con la masonería especulativa, más allá de que en nuestros confortables locales haya una piedra un mallete y un cincel.

Además, indicar que «tras el declinar de la masonería operativa aparece la francmasonería primitiva de origen italiano que en Francia se organizó como sociedad secreta a la que se adhirieron intelectuales, científicos, y artistas dando lugar a una entidad de gran transcendencia, el Colegio de Francia que fundo Francisco I.»

Pasar de la declinada masonería operativa por todo ese periplo es no haberse leído el catecismo masónico de los propios rituales y relacionarlo todo ello con la el College de France, ya es tener poca idea de lo que se está hablando, primero porque la francmasonería Primitiva italiana no sabemos lo que es más allá de los escritos por ahí pululan de Charles Pompier, y que tanto prodigaba mi Hermano y amigos Ricardo E. Polo con el primero mantuve bastantes polémica a costa de este asunto.

Ese es el texto de Pompier y compárenlo con el de Ana Maria Garcia, lo cierto no sé para que investigadores como Negrier, Kervella, Le Bihan, y tantos otros se matan buscando informaciones sobre las primeras logias francesas, que se sitúan entre Burdeos y Saint Germain de Laye, tras la fundación de la Gran Logia de Londres en 1717, cuando estos señores ya tienen localizados a todos los masones desde el XV.

Tomar un titular de un periódico donde se reseña la novela de José Luis Corral y hacerlo universal «que un tercio de los constructores-trabajadores de la Catedral de León, eran mujeres».

Una extensión de la universalidad que llega para indicar que las mujeres estaban en las construcciones góticas, (que no en la masonería de la que hablamos) y se las ponga como constructoras, cuando estaban al igual que en las minas asturianas del siglo XIX y XX de simples acarreadoras, y no por reivindicación sino por hambre.

En fín, ese es el nivel que se nos aporta desde las columnas masónicas españolas, que por ejemplo ignora la existencia del gremio de las Costureras. Por otro lado, esas son las bases lectorales de algunos masones y algunas masonas

El otro trabajo intenso en longitud y contenido es de Yolanda Alba: Feminismo y Masonería. Transferencia cultura e integración necesaria.

Cincuenta y tres paginas intensas, donde no deja nada en el cajón para componer su relato, con pinceladas rosáceas, donde se ve poca mano crítica, tal vez en el episodio de la Gran Logia Simbólica Escocesa contraponiendo la visión vanguardista libertaria frente al seudo paternalismo burgués de carácter republicano que tan a la perfección representan Georges Martín y Marie Deraisme, ayudados por una potente maquinaria masónica del cimiento mixto, que enarbola como santos laicos masónicos d carácter masónico a G. Martín y a M. Deraisme, lo cual también se deja notar la pincelada amable de Yolanda Alba en la figura e Rosario de Acuña, de no contraponer los claros y oscuros, porque ello también forma parte del debe y el haber de la masonería y de las masonas.

Tan solo otro apunte el Ars Stuctoria tan afín a Lavagnini, como «arte divino» (indicar la preferencia de las féminas masonas por el Lavagnini, que está por demostrar su membresía masónica, pues aparece tal término en la pluma de Yolanda Alba, como factótum de «haber contribuido a los largo de los siglos a simbolizar la democratización».

Bueno este es otro de los grandes tópicos masónicos en los que habría que entrar navaja barbera en mano, y ver qué hay de míticas y  de leyenda en ello, y desde cuándo empezó ese empeño democratizador, porque la lucha que mantuvieron siempre los masones en el interior de sus organismos porque estos se liberalizasen fue titánica, ya que los Maestros de Logia eran uno d ellos grandes tapones contra esa democratización.

Tanto es así que tal vez la leyenda mítica de Hiram abría que repasarla, desde el punto de vista que la palabra solo estaba disponible para Salomón e Hiram, y no para el resto de los Maestros en este caso de los Compañeros, Hiram no dejaba de ser un contratiempo en su negativa a ceder la palabra secreta en esa universalización democrática.

Me viene a la cabeza los problemas que tuvo Montmorency- Luxembourg en 1771 en su intento de democratizar al Gran Oriente de Francia.

Hubiera querido ver alguna pincelada crítica al menos de alguien que maneja amplias fuentes y conoce otras realidades, pero parece imperioso hacer una serie de panegíricos históricos que van más de rosa que violeta, y que no son tan como se pintan a poco que se meta el dedo en la llaga. Un ejemplo de una visión distinta: Rosario de Acuña. Encuentros y Desencuentros Masónicos

El antepenúltimo trabajo es de la historiadora Natividad Ortiz, que ha publicado en Masonica,es el libro Masonas y Republicanas, y hora en la revista el artículo sobre el Feminismo de Carmen Burgos, que es un trabajo corto y en la línea de lo que está realizando dicha historiadora y que ya aporto en varias publicaciones, al que también le falta esa pincelada crítica de cómo La Colombine pese a su potencia y lucidez se embarca en la masonería de Adopción, que al final no deja de ser un proyecto patriarcal más o menos de baja intensidad.

El último trabajo de la revista es de Nieves Fernández, que desde una perspectiva hermenéutica ataca con Una Mirada, Otra sobre la Francmasonería.

La mirada es distinta, pero creo que hay que ser claros y leales con los lectores y no hacer trampas queriendo indicar que hay distancia, cuando en realidad no la hay, y se entra a desbrozar un tema tomando como referencia las palabras de un señor que es Gran Maestro de una Obediencia como es la Gran Logia de España, GLE, por el hecho de que le han elegido para el cargo, y sus citas son las que le llevan a la profesora Fernández a subir a la enésima potencia a este buen señor, más bien un patán,  para desde su opiniones  analizar una vertiente de la masonería, que puede gustar o no, pero que tiene  como referencia los Antiguos Deberes (Old Charges) de origen cristiano como referencia y que además proviene de un contexto singular y pragmático como el  contexto británico , el cual como estructura masónica se ha blindado con otros Landmarks, por tanto poco que rascar.

Tal vez hablar de los conceptos tradicionales de  la Masonería y su expresión, de la cual no  se ha de excluir a los movimientos masónicos femeninos, pues con sustanciales modificaciones, pero en general beben de los mismos caladeros, en los ritual de los Antients, por poner un ejemplo. y habrá que indagar si la llamada Regularidad Masónica la cual nos descifra Marc Halevy coincide con lo que dice el señor OdA, para la prensa,


Ellos la GLE representan una masonería decimonónica poco dispuesta a los cambios, salvo en algunas latitudes,con la cual pues algunas damas masonas han coqueteado masónicamente hablando, amén de que Nieves se equivoca al anexionar el tiple trilema de L.I.F a toda la masonería, porque no toda la masonería lo abandera, por tanto poner en el mismo paragón a OdA que a otros pensadores como Bacon, etc. es un poco excesivo.

No deja de ser paradójico que siempre se nos muestren aquellos pensadores que han estado inclinados a la incardinación de la mujer, a modo de bellos ejemplos, tal vez algo retozones algunos con lo rosáceo, y no  se aborde una visión crítica acerca del papel propio, y de cómo las mujeres han sido el instrumento privativo de los hombres y cómo estos han manejado a su antojo y conveniencia el tema de la mujer desde el principio de los tiempos masónicos hasta ahora mismo, y tengo ejemplos bien cercanos y de primera mano, sobre manejos y concomitancias.

La profesora Nieves Fernández se queda corta en su mirada, en una y en otra, porque si bien indica y define el patriarcado, nada dice acerca de cómo las mujeres masonas aceptaron y aceptan ciertos patrones masónicos de corte masculino, por ejemplo, el desarrollo de una masonería femenina excluyente,  y no integradora como la opción mixta, y por tanto optar por una masonería mono género , nos coloca desde concepciones distintas en la misma tesitura en la que se puede mover la Masonería de Traición,  o cómo las mujeres masonas trabajan con modelos rituales patrocinados desde la masculinidad y con arquetipos masculinos.

En todo caso  número para le lectura y el debate, que bien merece una lectura.

Víctor Guerra

20 de enero de 2019

Masonería y Mujer. El Cimiento Mixto de Eva a la Marianne (2ª entrega)



Tras la primera entrega https://www.victorguerra.net/2019/01/masoneria-y-mujer-una-aproximacion.html  continuo con este largo artículo repasando la presencia de la mujer en la masonería, ahora le toca al Cimineto mixto ysu diversas transiciones de Eva a la Marianne y de la masonería femenina a la masonería mista.


El carro del Librepensamiento.

El librepensamiento será el carro de fuego que porte el combate de Marie Deraisme, sobre manera en su incardinación en 1874 a la Libre Pensée, llegando a crear en el Seine-et-Oise una sección de esta prestigiosa organización anticlerical, luego la veremos presidiendo en 1879 el primer Congreso de Derechos de la Mujer, y presidirá a su vez, junto con el viejo abolicionista de 1844 Victor Schoelcher, el 1º Congreso Anticlerical, que tendrá como escenario los grandes salones del GOdF con la asistencia de cuatro mil congresistas que reclaman la abolición del Concordato y la separación de la Iglesia y el Estado.

El siglo XIX abandona el circulo de las Hijas de Eva y se enrola en el desarrollo de una nueva entidad masónica que desarrollarán las femmes de la Marianne, aunque dicho proceso no va a ser tan lineal y tan fácil.

El camino de la incorporación de la mujer a los trabajos masónicos en ámbitos masculinos estaba siendo liderado por hombres del radicalismo francés: Richier Poupin, Desmond, y Martin y las mujeres juegan el rol que de algún modo se les iba asignando, lo cual no era una cuestión menor, primero porque los resortes del poder social, cultural político y masónico estaba en manos de los hombres, y segundo, no hay que olvidar que esa misma época se está produciendo en el seno de la masonería una fuerte lucha social y política.

La masonería también se va a constituir en activo un tablero de presiones, entre los republicanos y radicales contra la coalición clerical, monárquica y bonapartista, de ahí que bajo es contexto se pueda entender la reacción tan importante del GOdF hacia el positivismo, sobre manera cuando parte de los grandes referente positivistas: Emile Littré y Jules Ferry, en lucha como digo contra de la facción gambettista que tiene fuerte presencia en el seno de la Orden, ven y apuran para el racionalismo positivista se imponga en los medios masónicos y lo hará de tal modo que hasta los rituales del GOdF va verse totalmente trastocados con la llamada reforma positivista de Amiable.

En ese contexto de luchas y cambios de pensamiento, pero también de orden social y masónico, pues da la reafirmación del GADU, por parte de los Grandes Supremos Consejos, sobre todo en Francia, con la presidencia en el Supremo Consejo de Francia de A. Crémieux, el cual en 1875 organizará una Asamblea mundial de Supremos Consejos a fin de «armonizar las Grandes Constituciones de Federico II y las exigencias de la civilización moderna» de cuyos debates la obligación de la creencia en Dios fue reemplazada por la creencia en un principio creador, lo que va conllevar una reacción en cadena, y se dará, como antes se hizo en Bélgica con la acción del Gran Oriente belga, de la derogación del GADU en el seno de los trabajos masónicos.

En ese hilo de grandes luchas y encontronazos nace como disidencia del Supremo Consejo de Francia una nueva organización como es la Gran Logia Simbólica Escocesa, organizando en 1880 su primera fiesta de Solsticio, enarbolando la bandera del principio enunciado por Goumain-Cornille «de un masón libre en una logia libre». Aun así con todo esta organización no dejará hueco a la logia que iniciaría a Marie Deraisme: Les Libre Penseurs du Pec .

Estamos pues, ante una masonería de combate en la cual se suscitan varias cuestiones, desde el tema del GADU, a las luchas en el seno de los Altos Grados del REAA, y los encontronazos y escisiones masónicas que traen consigo la creación de dos nuevas potencias como fueron la Gran Logia Simbólica Escocesa y El Derecho Humano (DH).

Toda esta mezcla de logias de masones y masonas deviene a su vez de escisiones tanto del Supremo Consejo de Francia, como del propio GODF, y de los errores tácticos y estratégicos de Georges Martín y su logia Les Libre Penseurs du Peq, puesto que un grano no hace granero, puesto que querer liderar el movimiento masónico mixto con iniciar a una sola mujer como Marie Deraisme, no era hacer masonería mixta, aunque eso viniera bien para según a diversos intereses personales y masónicos de algunos prebostes masónicos y republicanos.

Téngase en cuenta que la GLSE, llena de librepensadores anarquistas y socialistas tardó en reconocer la iniciación de Marie Deraisme, y por eso y otros motivos, ataque de cuernos, el GOdF no reconoció al DH en tanto que Obediencia, hasta 1922, en que se firma un protocolo de reconocimiento.

Es de imaginar que la transición virtual de la masculinidad del GADU hacia la mixtidad laica que representaba la Marianne, y que además esto el liderazgo mixto fuese arrebatado en suma por el DH, no le sentaría nada bien a la gran potencia masónica francesa como era el GOdF, y más viendo que una vez una vez constituido el DH como estructura masónica mixta e internacional, le empezaban a llover peticiones de Cartas Patentes y reconocimientos.

La GLSE, en la cual tenían cabida como fundadores o como miembros toda esa extraña melaza de hombres y mujeres de muy distinta procedencia que irán fundando y refundando a la Gran Logia Simbólica Escocesa (GLSE ) y luego en la GLSE 2), con logias que no creían en la mixtidad como la logia Les inseparables del Arc-en Ciel, la cual volverá más tarde al seno el GOdF, en cambio otras logias fueron auténticas puntas de lanza en defensa de la mixtidad como Le Philosophie Sociale y La Jerusalén Ecossaise,.

Andando el tiempo estas ultima plantearán problemas a Georges Martín, ya que había una parte de Hermanas masonas que no aceptaban y por tanto criticarán abiertamente el concepto paternalista desarrollado por G. Martín de que la emancipación de la mujer sobreviniera a de la mano de un hombre, en ese contexto Georges Martin tendrá enfrente a dos importantes mujeres como Madeleine Pelletier, iniciada en 194 en la logia La Philosophie sociale de la GLSE mixta, al igual que Lousie Michel, que se inicia junto con Charlotte Vauvelle, también algo tiene que ver en todo ese ataque a G. Martín por parte de la Pelletier en tanto que esta tenía la fuerte pretensión y compromiso personal de que el GOdF fuera mixto, y lo fue pero en la década del 2000.

El Cimiento Mixto del DH

De forma paralela, y frente a todas estas cuestiones, Marie Deraisme constituye su propia obediencia masónica, la Orden Mixta Internacional Le Droit Humain (DH) de la mano de Georges Martín, con el objetivo de «trabajar por la mejora material y moral de la sociedad».
Tras dicha fundación, seis meses más tarde fallece M. Deraisme, aunque de nuevo la mezcla de miembros sobrevenidos de unas y otras estructuras masónicas, por decaimiento o abandono, hace que afloren los conflictos y las concepciones más diversas, lo cual llevará a Marie Bonnevial, una de las fundadoras el primigenio DH, a indicar los conflictos internos que esta divide la lucha entre las faldas de seda (Pelletier) por las burguesas, las faldas de lana de las socialistas, (Louise Michel) y las militantes de choque.. [Segalen-Maria Pognon].

Digamos que el siglo XX entra de la mano de las peculiares Herederas de la Marianne, que representa una organización como el DH, muchos de sus miembros, sobre todo las mujeres van a estar en la primera línea social, no solo frente a medios de comunicación, sino liderando las más diversas ligas de defensa de la mujer, y la infancia, pero también luchando por la igualdad del hombre y la mujer en la sociedad, y entre las cuales se puede citar a Madelaine Pelletier, Louise Michel, Marie Bequet de Vienne, Maria Pognon, Louise Barberousse, María Martín, Eliska Vincent, Louise Wiggishoff, Vera Starkoff… muchas de estas masonas incluso habían tenido doble pertenencia masónica en la GLSE y al DH, y habrá momentos que una u otra organización prohibirán la entrada en las logias, bien fueran los visitantes o visitantas de una u otra Obediencia.

Estas preocupaciones masónicas que representaban las estructuras masónicas de las que hablamos se pueden ver muy bien expresadas en el libro de Alain Bauer, titulado: Las Cuestiones de Estudio de las logias en la Obediencias de la francmasonería francesa, con su lectura se pueden contrastar las preocupaciones de las diferentes estructuras masónicas, quedando de manifiesto los intereses, las manifestaciones de cada una ellas, y como no, sus ópticas de prospectiva.

Es evidente que el gran paso de la mixtidad masónica, llevado a cabo de la mano de la Orden Mixta Internacional Le Droit Humain (DH) fue importante, hasta tal punto que la todopoderosa Gran Logia Unida de Inglaterra, será muy clara al respecto de su existencia dejando caer que la admisión de mujeres en masonería tiene un efecto paralizante.

De la Mixtidad al Internacionalismo.

Pero si hay algo que sobrepasará la dimensión sexista, es el efecto de la internacionalidad, algo que ya estaba en el gen anarquista y de los socialistas utópicos será recogido por el DH por las trasfusión de miembros y conceptos en parte sobrevenidos de la Gran Logia Simbólica Escocesa, que lo proyectará de tal modo que la mixtidad no será ya una cuestión de la cultura masónica francesa, sino que romperá fronteras, y por tanto se verá florecer la acacia de la mixtidad en muy diferentes países como Inglaterra y la India o Norteamérica.

En parte, la gran columna central de ese desarrollo vendrá de la acción de la controvertida Annie Besant, de la cual George Shaw nos dice que «fue una excelente actriz y sucesivamente una evangelista, una atea rompedora la biblia, una libre pensadora darwinista, una líder de huelgas, en fin, una teósofa… igual que Lady Macbeth», ya no nombro el libro el Mandril de Madame Blavatsky de Peter Washington, que no deja como en buen lugar a la Besant.

A Inglaterra llega la mixtidad para quedarse y se instala en los foros sufragistas de tinte teosófico, en base a las figuras de Maria Martin o Francesca Arundale, pero el gran pivote será Annie Besant. sobre la cual descansará el amplio y complejo desarrollo de la Orden Mixta Internacional Le Droit Humain (DH).

Tanto es el peso de Besant como de sus teósofos, que la cuestión en el articulo 45 de las Constituciones, que indica que las federaciones internacionales son soberanas en cada país, hace que dada la inclinación de Besant se reoriente la cuestión, que por otra parte había piedra de toque en la laicista Francia, y se llega al llamado Concordato Besant, que basándose en esa autonomía manifiesta en el artículo 45 se permita que cada Federación haga o referencia al GADU según crea conveniente, y es evidente como indica Prescott, «que la inmensa mayoría de Hermanos y Hermanas de la francmasonería mixta del Imperio Británico eran teósofos». y por dicha consecuencia se impondrá el modelo personalista de Annie Besant en el desarrollo del DH en Inglaterra.

Es un vuelco importante, y marcará para siempre al DH que no será capaz durante años en poder borrar el sello teosofista de su quehacer, e incluso de sus rituales, tanto es así, que una Orden basada ritualmente en el desarrollo del REAA, en Inglaterra termina desarrollando un ritual propio como es el Laurderdale, de carácter eminentemente teosófico.

En Inglaterra, se puede decir que este esqueleto saldrá una costilla a modo de escisión protagonizada por un miembro dual del DH y la GLUI, William Cobb, que en 1908 pondrá en marcha la Honourable Fraternity of Antient Masonry que terminará deviniendo en una masonería femenina cuando en 1958 se refunde en la Order of Women Freemasons, de la cual hablaré más adelante.

Por otro lado hay que tener en cuenta que mientras Europa la iglesia arremetía contra la masonería mostrándose hostil en cuanto a la luz que esta pudiera irradiar, y máxime con relación a la emancipación de la mujer, pues ya se sabe el refrán castellano, de la mujer en casa y con pata quebrada que pregonaba la Santa Madre Iglesia, en Inglaterra sucederá al contrario, importantes hombres de la iglesia anglicana y parte de la disidencia evangélica, como los cuáqueros o los metodistas, van a sostener gran parte de estas reivindicaciones sociales hasta el punto, como nos dice Cécile Révauger, que el «17 de junio de 1911, 40.000 mujeres desfilaron en Londres para reclamar el derecho del voto un poco antes de la coronación de George V, en ese gran contingente, el número 45 de este colectivo reivindicativo, lo conformaban los masones/as de DH, que desfilaron con sus decoraciones y estandartes» evidentemente liderados por la Besant.

La Mixtidad al otro lado del Océano
Sin embargo el desarrollo de la mixticidad en Estados Unidos tuvo no solo otra apariencia, sino que se enarboló bajo otro concepto, no van a tomar como punto de partida el Human duty, sino que irán más allá de la noción abandera y desarrollada por el DH inglés, en Norteamérica la base del movimiento mixto será en base a otro concepto como Human right, más próximo a la tendencia europea que marcará la mixtidad francesa, y aunque la aparición de logias mixtas en una y otra latitud, Inglaterra y Norteamérica solo tiene un año de diferencia, las condiciones políticas y sociales, y la idiosincrasia de sus referentes fundadores son totalmente distintas.

Dos de estos referentes sobre los que pivotaran el crecimiento del cimiento mixto serán los masones Antonie Muzzarelli socialista y redactor de periódico La Republique Française, profesor de lenguas en Nueva York, y representante del GOdF, antes de ser miembro del DH. Y de la figura de Louis Goaziou, este era un militante sindicalista y defensor del feminismo; y sobre él cual cito y enlazo un buen trabajo del profesor John Slifko.

Muzzarelli será en 1903 Gran Inspector General delegado del Supremo Consejo Mixto Universal para América, el cual hará en ese momento un fuerte discurso en pro de la de los derechos de las mujeres, en el que dirá que «la masonería de nuevo se muestra titubeante ante la ruta de la justicia social», lo cual tuvo mucha repercusión publica y en los medios masónicos, incluso dentro del Derecho Humano.

Ellos serán el buque insignia para el desarrollo de la masonería mixta en Norte América, cuyo nacimiento será muy precario, se da en 1903 con la articulación de la logia Alpha nº 301, que se ubicará en el oriente de Charleroi (Pensilvania), en un principio arrancará con la presencia de catorce hombres y dos mujeres, aunque las acción de los dos alter ego del cimento mixto en USA, lo harán crecer rápidamente haciendo cambiar a Muzzarelli su discurso, ahora habla, en apenas poco tiempo, de que «en las logias masónicas se aprende a pensar y a exprimir el pensamiento sin miedo […] los trabajos de vuestros talleres deberán estar consagrados a multitud de cuestiones de interés público, ellos deberán ser instructivos interesantes, adquirir la propagación de los sentimientos sociales y los actos de solidaridad y la practica de una beneficencia activa, generosa y sincera».

En 1908 Louis Goaziou, será el encargado de reagrupar todo el acontecer del DH en una Federación americana que va a tener una cierta distancia del Supremo Consejo, ya que este no era miembro del Supremo Consejo, en ese crecimiento de la mixtidad también va estar presente la larga estela de Annie Besant, que llegará también a Norte América, ella si era miembro del Supremo Consejo, casi que se diría que ella era el Supremo Consejo... la cual fundará logia en Chicago.

Pero como recoge Cécile Révauger de la revista American Freemason, aunque la Besant hizo su aparición y proyectó su masonería en Norteamérica «la francmasonería mixta no tiene más lazos con la teosofía que con la masonería masculina, solamente algunos miembros de la Federación americana son teósofos y que la masonería mixta no está fundada por teósofos, sino por partidarios de los derechos de la mujer, y la igualdad de derechos para los dos sexos».

Aun así el teosofismo en la masonería americana va a ir triunfando aunque la crisis de 1929, y la Segunda Guerra Mundial, va hacer descender los efectivos del DH en Norteamérica, siendo hoy varias la ramas masónicas que se reclaman herederas de ese espíritu que quisieron imprimir sus dos fundadores Muzarelli y Goaziou, y queriendo alejarse del espíritu teosófico de la Besant.

Las paradojas de la masonería femenina , de la new look de Francia de Eva a la Marianne?

Nos habíamos embarcado en el nacimiento y desarrollo de la masonería mixta, y atrás nos ha quedado la masonería femenina, que como había dicho se fue constituyendo también en una de las cabezas de puente masónicas entre la masculinidad y la mixticidad de cara al siglo XIX.

Esto según Cécile Révauger, presenta tres grandes paradojas:
  • Primera paradoja: Las logias femeninas existentes se reclaman como parte de la masonería de Adopción desde la perspectiva de las Luces, pero sin embargo eran mixtas, dado que no había otra opción.
  • Segunda paradoja: Parte de esas logias se sitúan bajo la autoridad de una obediencia que jamás había tenido logias mixtas como la Gran Logia de Francia
  • Tercera paradoja: Las logias, ancestros de la GLFF son creadas bajo la demanda de masones que trabajan específicamente en masculino.
En ese contexto paradoxal se crean un tipo de logias new look dependientes de la Gran Logia de Francia, que resulta de la fusión de 1899 entre las logias simbólicas del Supremo Consejo y las logias de la GLSE, los cuales demanda la creación de talleres sobre el modelo del siglo XVIII, pero sin la presencia de masones masculinos, y la primera que se crea es precisamente en 1901 en París: Le libre Examen Adoption.

Y de este modo se van creando una serie de talleres de este new look, en París y en provincias justo hasta que se separan de la Gran Logia de Francia, quedando en una extraña posición a modo de logias de estudio.

En todo caso el hecho de ser logias de adopción new look, es lo que las convierte en singulares, porque que sus periplos va a estar muy entremezclados con los de otras obediencias como la GLSE o el DH, va a feminizar todos los títulos de los oficiales de la logia, y sus temas de debate no van a ser muy distantes de los que se desarrollen en el DH o en la GLSE, eso si tenían cierta diferencia con respecto al DH, dado que la presencia del espíritu teosófico en los trabajos de esta obediencia, creían que era contrario al espíritu de la masonería liberal en la cual ellas se engarzaban.

Y de por medio estaba también la reclamación en el plano histórico de la herencia de las logias de Adopción del siglo XVIII.

En ese tiempo mediaban posibles entendimientos con el DH, pero las distintas concepciones masónicas y los intereses de unos y otros no hacía posible fusión, amén de que las logias femeninas de la GLDF empezaban a ser algo incómodo, ya que constituían una piedra en el zapato en la carrera que la Gran Logia de Francia tenía hacia el reconocimiento de la Gran Logia Unida de Inglaterra, y constituirse como La Primera gran Logia de Francia, y en esos años (1930) la Gran Logia creía firmemente poder alcanzar dicho reconocimiento, aunque la piedra de toque, estaba en el artículo de 1723 de Las Constituciones… «ni mujeres ni esclavos», pero la GLdF porfiaba en su intento manteniendo un cierto discurso feminista pero poniendo a la vez en la puerta de salida a la mujeres que trabajaban baso su tutela.

El tema se establece a modo de una amplia polémica en la que participan Marie Bernard Leroy Gran Maestra de La Nouvelle Jerusalén Adoption que junto con el ocultista Oswald Wirth defensor de este tipo de masonería, los cuales se enfrentan en duro combate dialéctico con Amélie Gédalgue, dignataria del DH.

Pero la partida estaba echada y tras muchos cruces dialécticos y polémicas varias sobre la riqueza ritual de unos y otros, o el carácter más esencial del simbolismo que pudiera desarrollar unas u otras logias, y la aquiescencia de la GLdF al final tras la Segunda Guerra Mundial se crea en 1945 la Unión Masónica Femenina de Francia, heredera de la Gran Logia Femenina de Francia.

Y no deja de haber una gran paradoja y es que pese a todas esas diferencias de concepto e institucionales, muchas de las mujeres masonas de una y otra Obediencia: DH, GLdF, GLSE, estaban inmersas a título personal en los mismos combates: libre examen, pacifismo, defensa de la mujer, lucha por la enseñanza pública. Etc.

Inglaterra de la Marianne a Eva.

En el relato se nos había quedado atrás la opción femenina que se dio en Inglaterra la Honorable Fraternety of Antient Masonry, o The Order of Women Freemasons, (HFAM) que varios masones junto con el reverendo Coob en 1908 fundaban tal organización masónica desde una opción mixta tras descolgarse del DH, tras no verse reconocidos en la espíritu teosófico que desarrollaba el DH en Inglaterra, al decir de algunos de «tendencia algo siniestra» y que aportaba la alter ego Annie Besant, ya que ellos estaban más en la línea laica que marcaba el DH en Francia, con la paradoja de que Coob era un ardiente sufragista y defensor de la mixtidad, aunque tal paradoja se refuerza cuando escuchamos a Coob decir que su Obediencia, no «ella no busca oponerse a la masonería que practica la Gran Logia Unida de Inglaterra, sino complementarla».

La Obediencia que desarrolla Cobb, busca mediante los estatutos que hubiera equilibrio entre hombres y mujeres, en tanto de que no habría jamás más de dos tercios de hombres y de mujeres, y todos serán Hermanos. Por otro lado, Coob que había sido a la vez miembro de la GLUI y del DH, inicia una serie de fuertes ataques a la GLUI, por ser un organismo retrógrado, lo cual reafirma a la GLUI en reforzar su posición de irradiar a todo aquel que estuviese cooperando con «organizaciones dudosas o irregulares ó espurias».

Las posturas criticas de Cobb tanto con la GLUI, como con la propia corona inglesa, por el casamiento de Eduardo VIII con una americana divorciada no podía tolerar como pastor anglicano, y en 1912 se ve forzado a dimitir de su logia y del cargo de Gran Maestro, dada la cerrazón en algunas de sus exigencias para con los propios, dicha dimisión abre una grave crisis en la HFAM que conllevará una lucha entre aquellos que se van sin autorización a practicar el Arco Real, cuando en esos momentos se estaba más en la tesis de la práctica de los grados simbólicos, por aquello además de no «asustar a la GLUI» a la cual algunos retornaran tras crear otra organización en oposición a la primera que impulsará Jane Elizabeth Boswell-Reid (HFAFM).

La primera Gran Maestra Marion Halsey, hija y esposa de miembro notables de la GLUI, como Gran Maestro. Marión es miembro de una asociación hermética Stella Matutina que proviene de la Golden Dawn, y como tal va a desarrollar una notable actividad de caridad como la Guild of Ecucatión as National Service, o apadrinando un colegio que llevara su nombre Halsey Training College (1916) destinado a la formación continua de enseñantes.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Marion Halsey, presenta ante la GLUI y de forma oficial el reconocimiento de su Orden, en base a que era respetuosa con los preceptos de la GLUI, con el solo hecho de admitir mujeres, y que nunca demandarían visita las Hermanas el derecho de visita. Es evidente que la respuesta fue un tanto negativa y mordaz, pero era hija de noble padre, que había sido Gran Maestro de la GLUI, Sir Thomas Halsey, y en ese momento desarrollaba el puesto de Adjunto.

En todo caso Marion Halsey para no crear distancias con la GLUI, en 1935, fuerza a que la Obediencia deje de iniciar hombres y pasa a ser una obediencia femenina, la cual en 1958 adopta el titulo distintivo de The Order of Women Freemasons, y más conocidas actualmente por las Women Freemasons.

Tal y como le habían aconsejado a Marion Halsey, paciencia y empeño, al final se consiguió en 1999 la GLUI reconoció a la The Order of Women Freemasons, según su Gran Maestra Brenda I Fleming-Taylor, con la paradoja de que, si fuese en Europa y en USA, la GLUI considera que la «mujer nos es iniciable»

En todo caso está las contestación mordaz e irónica en el año 2000 de John Hamill, encargado de la comunicación de la GLUI que decía al preguntársele por este tema, de que «Nosotros las conocemos, pero no las reconocemos».

Este es pues el resumen de toda una compleja historia masónica que se dió en nuestros entornos europeos y americanos, y que he tratado de resumir y extractar de la mano de importantes estudiosos, cuyas obras han servido para desarrollar este tema y que pueden encontrar en estos enlaces:
Victor Guerra.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...